Grandes escritores en el Mundo.

Bueno primero que todo no encontre otra seccion asi que lo mande aca:


GRANDES ESCRITORES

La Literatura ha sido el ámbito donde muchos grandes pensadores expresaron sus ideas sobre el Universo, la cultura, la ciencia, la belleza, el sentido de la existencia, la moral, la libertad. Algunos de ellos eran filósofos; otros, científicos; otros, artistas.

La razón de esto debe buscarse en el hecho de que los más profundos cuestionamientos existenciales y morales sólo pueden ser comunicados con éxito haciendo uso de un lenguaje metafórico o indirecto.

La Academia de Ciencias Luventicus abre aquí un espacio para el redescubrimiento de la vida y la obra de los grandes escritores-pensadores. Se trata de un espacio amplio, de cuya construcción puede participar todo aquel que lo desee, enviando reflexiones sobre obras de los autores que figuran en la lista. (También aceptamos sugerencias para ampliar esa lista.) Con ello la Academia busca simplemente despertar la pasión por la lectura, en la seguridad de que nada puede suplir el encuentro personal entre el texto y el lector.

De la frondosa lista de escritores-pensadores, por el momento sólo tenemos información acerca de los siguientes autores:


Albert CAMUS


Camus nació en Mondovi, la actual Drean (Argelia), en 1913. Su madre era de origen español. Su padre falleció cuando el pequeño Albert tenía tan sólo dos años. Su infancia transcurrió en la ciudad de Argel, en uno de los barrios más humildes. A pesar de la falta de recursos, gracias a una beca, pudo completar sus estudios primarios y el bachillerato.
Ingresó en la Facultad de Filosofía y Letras de Argel. Cuando quiso ejercer allí como profesor no fue admitido a causa de su avanzada tuberculosis. Trabajó durante algún tiempo como corresponsal del Alter Republicain. Quiso ingresar al ejército como voluntario pero no fue admitido por su debilitado estado de salud. Durante este período publicó Bodas (1939). Paralelamente, fundó una compañía teatral, desempeñándose en ella como actor y director. En 1940 se instaló en París, trabajando como corresponsal de París-Soir. Allí comenzó a adquirir renombre. Escribió su primera novela, El extranjero, y el ensayo El mito de Sísifo (1942). Durante la ocupación nazi fue un activo miembro de la Resistencia. Fundó y dirigió el periódico Combat que, desde la clandestinidad, colaboraba con la resistencia francesa. Durante este período escribió Cartas a un amigo alemán. Su labor de escritor se extendió también al teatro. En 1944 estrenó su obra teatral El malentendido y, al año siguiente, Calígula. En 1947 escribió La peste, una de sus novelas más famosas. En 1951 publicó El hombre rebelde y, posteriormente, La caída (1956), la obra teatral Estado de sitio (1948), El exilio y el reino (1957). En forma póstuma fueron publicados la novela Una muerte feliz, su obra inacabada El primer hombre y sus Cuadernos. En 1957 ganó el premio Nobel de Literatura y se negó a recibirlo. Halló la muerte en un accidente automovilístico el 4 de enero de 1960 en Villeblerin (Francia).

Su pensamiento se halla bajo la influencia de Schopenhauer y de Nietzsche, así como del existencialismo alemán. El sin sentido, el absurdo, el suicidio, la alienación y el desencanto —sus temas centrales— son abordados por él desde una perspectiva existencial y desde un pesimismo extremo. Con ellos se articula dialécticamente la afirmación de la dignidad humana y de la fraternidad. Suele relacionárselo con el existencialista francés Jean-Paul Sartre, con quien comparte en gran medida la visión del mundo; sin embargo, difiere de él en cuanto a la opinión sobre el comunismo, ya que Camus lo rechaza abiertamente.

El amor por España, heredado de su madre, lo llevó a realizar adaptaciones de obras de Lope de Vega y de Calderón (El caballero de Olmedo, La devoción de la Cruz) y a ambientar su novela El estado de sitio en la ciudad española de Cádiz.

Fernando Savater dijo de él: “Sin duda Albert Camus es uno de los protagonistas literarios de nuestro siglo que más amistades entrañables han despertado en sus lectores. Y desde luego también de los que ha concitado, al menos cuando aún vivía, antagonismos más irrevocables. Estos últimos son no menos comprensibles, porque hay en torno a Camus una aureola casi insultantemente positiva: fue atractivo, elegante sin afectación, moderno, valiente, recto, deportivo, un chico de la calle humilde pero arrollador, tocado por la gracia del fervor popular en cuanto hacía, fuese periodismo, novela o teatro, radical humanista de la política en tiempos especialmente inhumanos, laureado con el Premio Nobel más joven que nadie… Se enfrentó a todos los totalitarismos en una época en que prácticamente no se encuentra ningún intelectual que no coquetease antes o después al menos con uno de ellos… ¿cómo no envidiarle mucho, cómo no detestarle un poco, igual que se siente ojeriza por el infalible primero de la clase? Y sin embargo, despierta amistad: porque sabe mostrar el lado irrepetible y frágil de cada uno de nosotros, porque se declara incompleto, insatisfecho, falible, porque sostiene principios elevados pero demuestra amar hasta lo menos excelso de la vida, porque cultiva los razonamientos pero no escamotea su desenlace absurdo, porque muestra más de lo que demuestra, porque no se le puede confundir con un profesor y guarda siempre en él algo de trémulamente joven e inmaduro. Hasta la muerte fue galante con él, ahorrándole ¿ahorrándonos? las redundancias o las dimisiones de su envejecimiento.”


Fiodor Dostoievski:

Fiódor Mijáilovich Dostoievski nació en el año 1821, en Moscú (Rusia). Durante su juventud se vio influido profundamente por su padre, un médico retirado del ejército, alcohólico, avaro y sensual. Cuando el pequeño Fiódor tenía 11 años, su padre adquirió unas fincas en la provincia de Tula con la intención de llevar una vida de terrateniente y trasladó su familia allí. En 1838, el joven Fiódor partió, por decisión de su padre, hacia San Petersburgo, para ingresar en la Escuela de Ingenieros Militares, aunque él no se encontraba a gusto con sus estudios técnicos.
Murió su padre y, luego de graduarse, decidió dedicarse a la Literatura, al punto que llegó a publicar su primera obra, Pobres gentes, obteniendo una gran repercusión. A esta obra la siguió El doble que, al igual que otros trece esbozos escritos por Dostoievski en los tres años siguientes, centró su atención en la situación de los pobres y desheredados, en sus humillaciones y sus reacciones ante ellas.

Paralelamente, se sumó a un grupo de jóvenes intelectuales que estudiaban las obras de los socialistas franceses, prohibidas por el zar. En el grupo logró infiltrarse un miembro de las fuerzas de seguridad y todos los integrantes del grupo terminaron en prisión. Sufrieron el destierro a Siberia y fueron condenado a muerte. Pero salvaron sus vidas minutos antes de la ejecución, al recibir una conmutación de penas. Fiódor fue condenado a cuatro años de trabajos forzados en Siberia y a desempeñarse luego como soldado raso. Tal vez como consecuencia de las situaciones de extrema tensión vividas, comenzó a padecer ataques de epilepsia, que lo acompañarían durante toda su vida. Durante su período en prisión sólo leyó la Biblia. Influido por esa lectura rechazó el socialismo ateo, del que había sido partidario en su juventud. La cárcel le permitió también descubrir cómo entre los mismos delincuentes se daban gestos de altruismo y nobleza, lo que le permitió profundizar en la complejidad del espíritu humano. En 1854 fue liberado de prisión y enviado como soldado a una unidad militar en Mongolia. Allí vivió por un lapso de cinco años, luego de los cuales lo autorizaron a regresar a San Petersburgo.

Regresó junto a la mujer con la que había contraído matrimonio, una viuda enferma de tuberculosis. Luego de diez años de prisión y exilio, pudo retomar su carrera literaria. Fundó, junto a su hermano Mijáil, una publicación mensual llamada Tiempo. Allí fueron apareciendo, por entregas, algunas de sus nuevas obras, como Memorias de la casa muerta y Humillados y ofendidos (1861). Luego publicó Notas de invierno sobre impresiones de verano (1863). La revista Tiempo fue cerrada por las autoridades por haber publicado un artículo supuestamente subversivo. Junto a su hermano inició una nueva publicación, Época, que tendría una vida más corta aún. Allí publicar la primera parte de Memorias del subsuelo.

En 1864 falleció su esposa, luego de una penosa convalecencia, y también su hermano, cuyas deudas, de las que tuvo que hacerse cargo, lo dejaron en la ruina. Para salir de su situación económica desesperante tramitó un crédito que le fue concedido contra el compromiso de presentar una nueva novela en no más de un año. Cumpliendo con ese compromiso escribió El jugador (1866). Al poco tiempo contrajo matrimonio con Anna Snitkina, la mecanógrafa que contratara para transcribir su obra.

Escapando de sus acreedores, Dostoievski pasó los años siguientes fuera de Rusia. A pesar de su situación económica angustiosa, durante este período continuó su labor de escritor, publicando Crimen y castigo (1866) y Los endemoniados (1871-1872). Retornó a Rusia recién en 1873, portando ya el halo del reconocimiento internacional como escritor. En 1880 publicó Los hermanos Karamazov. Poco tiempo después murió en San Petesburgo; corría el mes de febrero de 1881.

En toda su obra mostró Dostoievski un inmenso interés por el hombre de su tiempo. Estaba convencido de que el futuro de la humanidad se hallaba en juego. Por eso sus obras no abordan temas históricos sino actuales. “El hombre en la superficie de la tierra no tiene derecho a dar la espalda y a ignorar lo que sucede en el mundo, y para ello existen causas morales supremas", decía. Y su realismo no se detuvo ante las facetas más oscuras del espíritu humano sino, por el contrario, penetró en ellas, colocando a los héroes de sus novelas en las situaciones más extremas, rastreando sus conflictos interiores y sus motivaciones más profundas. Consideraba su deber, en cuanto escritor, encontrar el ideal que late en corazón del hombre, "rehabilitar al individuo destruido, aplastado por el injusto yugo de las circunstancias, del estancamiento secular y de los prejuicios sociales.”

La temática, y el modo de abordarla, de sus novelas trágicas se adelantó en el tiempo a los estudios psicoanalíticos sobre el inconsciente, al surrealismo y al existencialismo. En cuanto a lo estrictamente literario, tal vez haya sido su mayor aporte el haber colocado al narrador dentro de la obra, dejando la postura externa de quien relata una historia ajena. Este estilo fue retomado posteriormente por autores de la talla de Thomas Mann, Unamuno y Sartre.


Hermann Hesse:

Hermann Hesse, el escritor de lengua alemana más leído del siglo XX, nació el 2 de julio de 1877 en Calw, en la Selva Negra. Su padre era un misionero alemán y su madre, de origen francés, había nacido en la India también de padre misionero. Ingresó en un seminario pero lo abandonó en poco tiempo. A causa de una pena de amor, intentó suicidarse cuando tenía quince años. Por ese motivo los padres lo pusieron bajo atención profesional. Como no soportaba el régimen estricto de reclusión, se escapó del Colegio para dedicarse a trabajar, en un comienzo, de aprendiz en un taller mecánico y, luego, de bibliotecario. Gracias a esta última ocupación pudo leer una gran cantidad de libros.
Cuando tenía veintiséis años publicó su primer volumen de Poesías. Esta primera obra tuvo una repercusión favorable entre los críticos y la segunda, la novela Peter Camenzind (1904), fue un verdadero éxito editorial, siendo reimpresa más de cincuenta veces en un lapso de cinco años.

En 1904 contrajo matrimonio. Al año siguiente fundó un periódico con la intención de atacar el excesivo personalismo del gobierno del emperador alemán Guillermo II. Al mismo tiempo, continuó con su labor de escritor, consolidándose como uno de los escritores más reconocidos de Alemania. Publicó Bajo la rueda (1905), Diesseits, Vecino (1908), Gertrud, Rotzhelde (1914). Su vida era apacible: esposa, hijos, reconocimiento público, viajes por Europa central y la India. Pero todo cambió en 1914 con el inicio de la Primera Guerra Mundial.

Hesse no se plegó a la corriente exacerbada de fervor patriótico que recorría Europa. Se mantuvo fiel a sus convicciones: «Cuando odiamos a alguien, odiamos en su imagen algo que está dentro de nosotros»; «el amor es más fuerte que la violencia». Por eso se declaró desde un comienzo contrario a la guerra. Trató de enrolarse como voluntario para colaborar en un hospital militar. Pero al mismo tiempo expresó su desacuerdo y su disgusto a través de un artículo periodístico, lo que le valió ser declarado traidor a su patria. Alejándose de este clima hostil, partió hacia Suiza (Berna), país cuya nacionalidad adoptaría en 1923.

Siempre mantuvo distancia de los temas políticos: “Sigo sin compartir la opinión de que la vida y la humanidad enteras deben ser politizadas, y rechazaré hasta la muerte cualquier intento de politizarme. Tiene que haber también gente desarmada, a la que se pueda asesinar. A este sector de la humanidad pertenezco y, por lo tanto, nunca convendré […] en que la poesía pueda ser menos importante y necesaria que el partidismo y la guerra.”

Una vez concluidos los horrores de la guerra publicó la novela Demian (1919), en la que se percibe la influencia del psicoanálisis con el que había tomado contacto en Berna (se psicoanalizó con un discípulo de Jung). Esta obra le permitió recuperar rápidamente su popularidad en la Alemania de post guerra. A ella le siguió el volumen Viaje al interior (1922), que incluía el cuento El último verano de Klingor y otras dos narraciones, y Siddharta (1922). En esta última se traslucen sus experiencias vividas en la India y su fuerte contacto con el budismo. Luego vendrían El lobo estepario (1827), Narciso y Goldmundo y El juego de abalorios (1943).

Su amigo, el famoso escritor Thomas Mann, lo convenció para que formase parte de la Academia de Berlín. Pero Hesse, que era muy poco afecto a la exposición pública, terminó dejando la Academia en 1930, a pesar de los ruegos de su amigo. Este rasgo de personalidad, su gusto por la soledad y la vida apartada, se reflejó también en su negativa a conceder entrevistas, en que nunca firmó ejemplares, en lo marcadamente escasas que fueron sus apariciones públicas y en su nulo interés por enrolarse en alguna de las corrientes literarias o filosóficas de su tiempo. En 1946 fue distinguido con el premio Nobel de Literatura y, si bien lo aceptó, no concurrió a la ceremonia en la que se le iba a hacer entrega del mismo. Falleció en Montagnola, Suiza, en 1962.

Dijo Hesse en cierta ocasión: “Mi fe política es la de un demócrata; mi concepción del mundo, la de un individualista. Lo que ha ocupado, atraído y conformado mi espíritu no han sido los problemas sociales, sino los del individuo, y la tendencia de la nueva Historia a subordinar la personalidad al capricho de las masas arbitrarias, es algo que odio a muerte. Mis libros, entre los que se incluyen muchos de naturaleza puramente lírica, no han sido escritos con un propósito determinado. En el curso de los años, no obstante, ellos me han proporcionado un público, compuesto en su mayor parte de jóvenes atraídos hacia mí personalmente y como escritor y para los cuales me he convertido en consejero. Las dificultades que el individuo debe confrontar hoy día en el mundo y la manera como poder construir una personalidad armónica, son experimentados por muchos, principalmente por los jóvenes, dentro de los estados e iglesias autoritarios, y parte de esta juventud es la que parece haber encontrado en mí al poeta con el cual siente mayor afinidad.”



Franz KAFKA


Franz Kafka nació en Praga, el 3 de julio de 1883. Su padre, Hermann Kafka (1852-1931), era un comerciante israelita de no muy buena posición social que con la ayuda de su suegro había abierto hacía poco una tienda de artículos de fantasía que le permitiría amasar una pequeña fortuna. Su madre, Julie Löwy (1856-1934), era una joven bonita e instruída de origen judío, hija de un acaudalado fabricante de cerveza.

Hermann se fue desentendiendo poco a poco del judaísmo, hecho que dejaría su huella en el pequeño Franz.

Dos hermanos menores de Franz murieron durante sus primeros meses de vida. Finalmente nacieron sus tres hermanas: Elli (1889), Valli (1890) y Ottla (1892).

En 1889 comenzó a concurrir a la Escuela ubicada junto al Mercado de la Carne. A la misma asistían los alemanes de origen judío. El alemán era la lengua materna para Franz, mientras que el checo era su lengua paterna.

El pequeño Franz trataba de pasar desapercibido. Era tímido y se mantenía al margen de las disputas entre sus compañeros alemanes y los checos de una escuela vecina, entre quienes había una profunda rivalidad.

Entre 1893 y 1901, cursó sus estudios de nivel medio en el Gimanasio Estatal de la Ciudad Vieja (bachillerato humanístico de lengua alemana). Poco apegado a las Matemáticas, se destacó en Geografía, siendo en general un alumno estudioso.

Durante esos años tomó contacto con las teorías de Darwin y con el socialismo (1897) y leyó a Nietzsche (1900).

Concluídos sus estudios medios, ingresó en la Universidad de Praga para estudiar química, pero al poco tiempo dejó la química por el derecho. Durante el año siguiente (1902), cursó Germanística e Historia del Arte. En una conferencia dada por Max Brod sobre Schopenhauer, Franz trabó amistad con él, que sería a la postre uno de los principales difusores de su obra y el encargado de compilarla tras su muerte. Por ese entonces participó también de cursos sobre la filosofía de Franz Brentano.

En 1903 escribió su primera obra, El niño y la ciudad, que lamentablemente no ha llegado hasta nosotros, y al año siguiente Descripción de una lucha. Lee por entonces memorias, diarios y cartas de Byron, Göthe y Eckermann.

En 1905 tuvo sus primeros amoríos con una mujer desconocida que, según él mismo confesara, fue una de las dos únicas mujeres con las que tuvo una "verdadera intimidad".

Se doctoró en Derecho por la Universidad de Praga en junio de 1906. Trabajó de abril a septiembre en el bufete de su tío y a partir de octubre realizó por el lapso de un año su práctica legal en tribunales.

En 1907 escribió Preparativos para una boda en el campo. Al mismo tiempo, ingresó como empleado en una empresa de seguros (Assicurazioni Generali). Sus tareas en la empresa le insumían mucho tiempo y no podía continuar con su labor de escritos. Ello le generaba gran angustia.

Al año siguiente, luego de realizar un curso sobre Seguro Obrero en la Academia Comercial de Praga, ingresa como empleado en el organismo seminacionalizado de la Compañía de Seguros de Accidentes Laborales del Reino de Bohemia. Franz conservaría ese cargo hasta su jubilación, dos años antes de su muerte. Si bien el trabajo era de media jornada, Franz era muy responsable y no le quedaba tiempo suficiente para escribir, por lo que debía dedicar a esa tarea horas de la noche, debilitando su salud. La carencia de tiempo que le impedía realizar con plena dedicación sus actividades laborales y de escritor lo llevaron a un estado de surmenage, de agotamiento nervioso y de conflicto moral.

Junto a Max y Otto Brod, pasó sus vacaciones en Brescia. Escribió Los aeroplanos de Brescia. Por ese entonces trabó relación con un círculo de anarquistas, si bien nunca llegó a formar parte de él ni a tener actuación política alguna.

En 1910 trabó relación con el teatro yiddish (lengua primitiva de los judíos de Europa Central), hecho que lo llevó a profundizar sus indagaciones sobre el judaísmo. Comenzó a escribir su diario y viajó a París con los hermanos Brod. Hacia fin de año viajó a Berlín.

Asistía a cabarets y cafés literarios. Su salud se había transformado para él en una preocupación. Había adquirido algunas prácticas con las que esperaba reforzarla y preservarla: nadaba, remaba y caminaba mucho; se hizo vegetariano; no bebía ni fumaba; dejó de utilizar abrigo y solía bañarse en los ríos helados; pasaba sus vacaciones en colonias naturistas.

En el verano de 1911 viajó a Zúrich, Lugano, Milán y París. Comenzó ese mismo año a trabajar en América.

En marzo de 1912 tuvo que hacerse cargo de un emprendimiento industrial de su cuñado, en el que él mismo y su padre tenían intereses. Esto recargó notablemente su trabajo y dificultó aún más su labor de escritor, profundizando su contrariedad y su angustia.

Viajó a Weimar con Max Brod. Los editores Ernest Rowohlt y Kurt Wolff, gerentes de la editorial Rowohlt, lo visitaron con el propósito de conocerlo personalmente. Por ese entonces, conoció a la joven empresaria Felice Bauer en casa de la familia Brod. Escribió La condena, El fogonero (que sería la primera parte de América) y La metamorfosis. En diciembre de 1912 hace su primera lectura pública con La condena, en Praga.

En la Pascua de 1813, luego de haber publicado Meditación, visita a Felice Bauer en Berlín. Publica La condena y El fogonero. Viajó por entonces a Viena, Venecia y Riva, manteniendo una relación amorosa con una muchacha suiza. Ese mismo año trabó relación con Grete Bloch, una amiga de Felice Bauer. Grete tuvo un hijo de Franz que falleció al cumplir siete años y del cual el propio Franz jamás tuvo noticia.

En 1914, durante las Pascuas, se compromete en Berlín con Felice Bauer, compromiso que rompería en julio del mismo año. Escribió Memorias del ferrocarril Kalda. Conoció al poeta Ernest Weiss y viajó con él al mar Báltico. Por ese entonces se hallaba un tanto distanciado de Max Brod. Escribió el último capítulo de América, En la colonia penitenciaria y comenzó a redactar El proceso.

Durante 1915 se encontró varias veces con Felice Bauer, pero la relación se veía dificultada porque Felice exigía una vida normal y Franz no estaba dispuesto a renunciar a su vida bohemia de escritor. Ese mismo año fue galardonado por El fogonero con el premio Fontane, viajó a Hungría con su hermana Elli, publicó La metamorfosis y se mudó de la casa paterna a una de huéspedes.

Entre diciembre de 1915 y enero de 1916 escribe El maestro de pueblo. Viajó con Felice al balneario de Marienbad, mientras seguía sopesando las ventajas y desventajas del matrimonio. Escribió los cuentos que conforman Un médico rural. En Múnich dio una conferencia en base a fragmentos de sus obras y poemas de su amigo Max Brod. Buscando más tranquilidad y menos ruído, se muda en Praga a la calle Alchemist.

Durante 1917 Kafka aprende hebreo, escribe El cazador Gracchus y La construcción de la muralla china y vuelve a comprometerse con Felice Bauer. La preocupación que desde hacía varios años tenía respecto de su salud se ve confirmada cuando durante el mes de agosto comienzan sus problemas pulmonares. En septiembre le diagnostican tuberculosis. Se muda con su hermana Ottla, que administraba una explotación agrícola en Zürau, y en diciembre rompe definitivamente con Felice.

Durante el período que pasó en el campo, Kafka se dedicó a leer las obras de Kierkegaard y la Biblia, y a profundizar sus estudios del hebreo. Además, continuó con sus Aforismos y su Diario.

Hasta junio de 1918 permaneció en casa de Ottla. Ese mismo año escribió Una sociedad de trabajadores pobres.

Al año siguiente publicó En la colonia penitenciaria y Un médico rural. Además escribió Carta al padre y más aforismos. El agravamiento de su enfermedad lo llevó a pasar más tiempo en sanatorios y centros residenciales de salud.

Durante 1920 mantuvo una tortuosa relación amorosa por correspondencia con Milena Jesenská, traductora checoslovaca de gran talento. Ese mismo año publicó Un médico rural y escribió varios cuentos (Poseidón, De noche, Sobre la cuestión de las leyes y La peonza).

Llegado el invierno su salud empeoró y debió internarse en un sanatorio ubicado en los montes Tatra (Eslovaquia). Se hizo amigo allí de Robert Klopstock, que dejaría sus estudios de Medicina para dedicarse a cuidar a Franz.

Durante 1921 le regaló sus diarios a Milena, viajó con ella a Praga y escribió Primer sufrimiento y la primera parte de Un artista del hambre.

En mayo de 1922 se encontró por última vez con Milena. Ese año escribió El castillo e Investigaciones de un perro.

Al año siguiente, luego de pasar por Praga, va con su hermana Elli a Müritz. Allí, en un campo de descanso del hogar de la Gente Judía de Berlín, conoce a Dora Dymant, joven judío-polaca de unos veinte años con quien compartió sus últimos meses de vida y en quien encontró la felicidad que le había resultado siempre tan esquiva. Escribió Una mujercita y La madriguera. En septiembre se radica en Berlín con Dora.

En 1924 escribió Josefina la cantora. Motivado por el agravamiento de su enfermedad se trasladó a Praga. En abril se interna en el sanatorio Wiener Wald. Pasa luego a la clínica del Profesor Hajecek en Vieja y de allí a Kierling, cerca de Viena. Junto a él se encontraban Dora y Robert Klopstock. Kafka, percibiendo que su tiempo se acababa, escribió al padre de Dora pidiendo su mano, con el fin de formalizar su situación. El padre le respondió que no. Murió allí, en Kierling, el 3 de junio de 1924. Sus funerales tuvieron lugar el día 11 del mismo mes en el cementerio judío de Praga.



Ernesto SÁBATO


Ernesto Sábato representa un fenómeno muy particular a nivel humano y literario. Formado desde muy joven en el ámbito de las Ciencias Duras (la Matemática y la Física) ha estado signado por una constante búsqueda y revisión crítica de su propia postura política y de vida, revisión que marcó el profundo y definitivo viraje hacia la Literatura. Siempre ha defendido ferozmente, más allá de partidismos y posturas políticas, valores éticos como la dignidad del hombre, la libertad de expresión, la democracia. No ha pertenecido ni pertenece a escuela estética o literaria alguna. Se ha mantenido ajeno a todo tipo de afiliaciones artísticas. Puede resultar sorprendente, entonces, que Ernesto Sábato congregue a un público amplio y fervoroso en la Argentina, que sus obras estén traducidas a casi veinte idiomas y que haya sido invitado a disertar en Universidades de América y Europa. Más aún, el público que lo sigue está formado principalmente por jóvenes. Quizás la razón de este seguimiento se encuentre en el testimonio de vida de Sábato y en sus búsquedas y respuestas a los interrogantes sobre la vida, la muerte, la soledad y la esperanza, sobre la angustia y la desesperación, sobre todos aquellos interrogantes que acompañan a la vida misma.

Hombre y escritor constituyen una unidad indisoluble en Sábato. En innumerables ocasiones, sobre todo en reportajes, ha aclarado su no filiación a la categoría de "literato", hombre de letras. Se identifica como un hombre que ha encontrado en la escritura una vía para canalizar su angustia, sus interrogantes. Escribe para continuar vivo, para no morir.

En el Arte, particularmente en la Literatura, ha encontrado un espacio de expresión y de denuncia de lo que considera la escisión del hombre contemporáneo. Así mismo, su compromiso político le ha valido no pocos críticos y detractores. Esta conjunción de Literatura y vida está presente en sus textos, entre los que se encuentran novelas, ensayos, numerosísimos artículos, entrevistas y memorias.

Día a día, en ámbitos diversos y hasta opuestos, la obra de Sábato sigue siendo discutida, analizada, confrontada. Es que Sábato integra en la actualidad, sin duda alguna, esa posmodernidad americana que, lejos de ser deconstructiva es instauradora de sentidos.

Cronología:

1911 Nace en Rojas, Provincia de Buenos Aires. Décimo entre once hijos varones.

1917 Comienza la escuela primaria en su pueblo natal.

1924 Inicia sus estudios secundarios en el Colegio Nacional de La Plata. Vive en casa de unos tíos junto con uno de sus hermanos.

1929 Ingresa en la Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas de la Universidad de La Plata.

1930 Sábato, hasta entonces relacionado con los grupos anarquistas, se incorpora al Partido Comunista.

1933 Es designado secretario de la Juventud Comunista de La Plata. Dicta cursos sobre marxismo. Vive en la clandestinidad. Conoce a Matilde Kusminsky. Hace frecuentes viajes al interior.

1934 Concurre como delegado por la Argentina al Congreso Internacional contra el Fascismo y la Guerra, presidio por Henry Barbusse, en Bruselas. Comienza a escribir La Fuente Muda, novela que nunca publicará. Renuncia a la Federación Juvenil Comunista.

1936 Con autorización de un juez de menores, se casan Matilde Kusminsky y Ernesto Sábato.

1937 Sábato obtiene el doctorado en Física por la Universidad de La Plata.

1938 Nace Jorge, hijo de Matilde y Ernesto. Le conceden a Sábato la beca anual al mejor candidato del año para realizar trabajos de investigación sobre radiaciones atómicas en el Laboratorio Curie de Paris.

1939 Frente a la inminencia de la Segunda Guerra mundial, colegas y amigos de Sábato consiguen que se lo transfiera del cargo del Laboratorio Curie en París al MIT (E.E.U.U.), donde investiga sobre radiaciones cósmicas. Matilde y Jorge, el pequeño hijo de los Sábato, viajan a Buenos Aires.

1940 Regresa a Buenos Aires. En la Universidad de La Plata dicta clases de postgrado sobre mecánica cuántica.

1941 Publica su primer artículo en la revista Sur por iniciativa de Pedro Henríquez Ureña.

1942 Publica Tres glosas en la editorial Teseo de La Plata.

1943 Abandona la Ciencia. En una casa de Córdoba escribe Uno y el Universo.

1944 La familia Sábato regresa a Buenos Aires.

1945 Nace Mario, segundo hijo de Matilde y Ernesto. Editorial Sudamericana publica Uno y el Universo. Un jurado integrado por Vicente Barbieri, Francisco Luis Bernárdez, Adolfo Bioy Casares y Ricardo Molinari le otorga el Primer Premio Municipal al libro. La Sociedad Argentina de Escritores le concede el Gran Premio de Honor.

1946 El 24 de febrero triunfa en elecciones presidenciales la fórmula Perón-Quijano. Las universidades están intervenidas. Sábato firma una declaración repudiando la violencia policial contra estudiantes. Junto con otros firmantes es despedido de su cátedra en el Profesorado.

1947 Julian Huxley gestiona y obtiene para Sábato un puesto en la sede de la UNESCO en París. Sólo trabaja dos meses allí, renuncia y viaja por Europa. En ese tiempo esboza El túnel. Regresa más tarde a la Argentina.

1948 La editorial Sur publica El túnel. Albert Camus recomienda la edición de esta novela en Francia.

1950 Borzoi Books edita El túnel en Nueva York.

1951 En Buenos Aires la editorial Sur publica Hombres y engranajes. El túnel se traduce en Italia, Alemania y Japón.

1952 En los estudios de Argentina Sono Film, León Klimovsky inicia el rodaje de El túnel.

1953 Editorial Emecé publica Heterodoxia.

1955 Sábato es nombrado director de la revista Mundo Argentino.

1956 El gobierno militar sofoca un levantamiento pro peronista. Son ejecutadas más de veinte personas. La violencia, los fusilamientos y las torturas son denunciados en la revista Mundo Argentino. Intervienen la revista y piden la renuncia de Sábato a la dirección. Son editados dos escritos muy polémicos: El otro rostro del peronismo (Imprenta López) y El caso Sábato. Torturas y libertad de prensa. Carta abierta al General Aramburo, folleto de edición reducida que resume las denuncias publicadas en la revista. Aparece El túnel en Francia, por ediciones Gallimard.

1958 Arturo Frondizi es elegido presidente y nombra a Sábato director general de Relaciones Culturales.

1959 Surgen discrepancias y polémicas entre quienes apoyan al gobierno de Frondizi. Se inician una serie de planteos militares que condicionan al Poder Ejecutivo. Sábato renuncia a su cargo en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

1961 Fabril Editora publica Sobre héroes y tumbas.

1963 Editorial Aguilar publica El escritor y sus fantasmas.

1964 Sábato recibe el título de Chevallier des Artes et Lettres, orden instituida por André Malraux.

1965 Traducción italiana de Sobre Héroes y Tumbas. Nueva edición en inglés de El túnel, por Mac Millan de Nueva York.

1966 Editorial Losada publica el primer tomo de las Obras Completas de Sábato. Editorial Lagos pone a la venta el disco Romance de la muerte de Juan Lavalle, texto de Sábato musicalizado por Eduardo Falú (guitarra).

1967 Con el título de Alejandra se publica en Francia Sobre héroes y tumbas. La edición en alemán de dicha obra tiene un prólogo de Witold Gombrowicz.

1968 Traducción de Sobre héroes y tumbas en Dinamarca. Sábato recibe el premio del Instituto de Relaciones Exteriores de Estútgart, Alemania.

1969 Editorial Sur publica Itinerario, selección de textos realizada por Sábato a pedido de Victoria Ocampo.

1970 Losada edita el segundo tomo de las Obras completas de Sábato. Seix Barral publica en Barcelona una edición corregida y aumentada de El escritor y sus fantasmas.

1971 Alonso Editor publica Claves políticas. Sábato comienza a colaborar en el diario La Opinión.

1973 La editorial Crisis publica La cultura en la encrucijada nacional. Editorial Sudamericana publica Abaddon, el exterminador. Sábato obtiene el Gran Premio de la Sociedad Argentina de Escritores.

1974 Premio Consagración Nacional.

1976 Emecé edita Diálogos Borges-Sábato, a cargo del periodista Orlando Barone. L'Ange del ténebres, traducción de Abaddón, el exterminador, recibe el premio al mejor libro extranjero en Francia. A fines de este año aparece la obra colectiva Pensar la República, que incluye un extenso artículo de Sábato titulado Nuestro tiempo del desprecio.

1977 Diversos homenajes en el mundo. Sábato recibe en Italia el Premio Medici.

1978 La editorial Seix Barral publica la versión definitiva de El túnel, Sobre héroes y tumbas y Abaddón, el exterminador. Sábato recibe en España la Gran Cruz al Mérito Civil.

1979 Seix Barral publica Apologías y rechazos, en España, que incluye trabajos en los que desafía la censura impuesta por la dictadura miliar. Sábato realiza viajes a Europa, donde es homenajeado.

1980 En Buenos Aires, Librería La Ciudad publica Cuatro hombres de pueblo, ilustrado por Antonio Berni.

1981 Centro Editor de América Latina ,de Argentina, publica La robotización del hombre. Edición en inglés de Sobre héroes y tumbas.

1982 Seix Barral publica Narrativa completa de Ernesto Sábato, con prólogo de Pere Gimferrer.

1983 Raúl Alfonsín es electo presidente por la UCR. Ese mismo año crea la Comisión Nacional sobre la Desaparición de las Personas (CONADEP), comisión que integra Sábato junto con representantes de sectores intelectuales, religiosos y demás. Editorial Celtia, de Buenos Aires, publica Páginas de Ernesto Sábato con prólogo de Carlos Catania.

1984 La Municipalidad de la ciudad de Buenos Aires lo nombra ciudadano ilustre. El rey de España Juan Carlos I le entrega el premio Cervantes. Colombia lo distingue con la orden de Boyacá. La organización de Estados Americanos le otorga el premio Gabriela Mistral. El 20 de setiembre la CONADEP entrega el informe de sus investigaciones. El libro se publica bajo el título Nunca más, cuyo prólogo, que no lleva firma, se conoce como el "Informe Sábato".

1985 En Italia, Sábato es ungido Gran oficial de la Orden del Mérito.

1986 En Estados Unidos se organiza un homenaje a Sábato. Recibe la Gran Cruz de Oficial de la República Federal de Alemania.

1987 El presidente de Francia, Mitterand, distingue a Sábato con el grado de Comandateur de la Legión de Honor.

1988 La Universidad del Estado de Nueva York organiza un simposio acerca de la obra de Sábato. Nueva traducción al inglés de El túnel.

1989 Carlos Menen, presidente de la República Argentina, indulta a los integrantes de las Juntas Militares que gobernaron desde el 1976. Sábato expresa vivamente su repudio. En Israel recibe el Premio Jerusalén. Homenaje en la Sorbona de París. Expone sus pinturas en el Centro Pompidou. Se publica Entre la letra y la sangre, diálogos con Carlos Catania.

1990 Empieza a difundirse su pintura.

1991 Seix Barral inicia la publicación conmemorativa del 80° aniversario de Ernesto Sábato.

1992 Exposición de las pinturas de Sábato en el Centro Cultural de la Villa de Madrid. Expone en la Galerie de Paris.

1993 Seminario sobre Sábato en la Universidad Complutense de Madrid. Anticipa que escribirá una suerte de testamento literario.

1995 Muere en un accidente automovilístico su hijo mayor, Jorge. Sábato recibe en Albania el Premio Ismael Kadaré. Dicta conferencia en distintas universidades de Estados Unidos y Europa.

1996 Seis Barral inicia la publicación de sus Obras Completas. El primer volumen reúne sus ensayos literarios, a cargo de Ricardo Ibarlucía.

1997 Muere Matilde, su compañera de toda la vida. Se recluye en su vivienda de la localidad de Santos Lugares, en la provincia de Buenos Aires.

1998 Publica Antes del fin, especie de autobiografía y reflexiones.

2000 Publica La resistencia, obra presentada como primicia por Internet en la página del diario Clarín.



León TÓLSTOI


Nació el 9 de septiembre de 1828 en la finca que su familia aristocrática y terrateniente poseía al sur de Moscú. A los nueve años quedó huérfano y fue criado por sus tías, en un ambiente culto y religioso, con la asistencia de tutores franceses y alemanes que le impartieron la enseñanza secundaria. A los 16 años ingresó en la Universidad de Kazán, en la Facultades de Lenguas Orientales, y pasó luego a la Facultad de Derecho. Pero la lectura de las obras de Rousseau, y el contraste entre sus ideas y los retrógrados métodos de enseñanza de la universidad, despertaron en él inquietudes que lo llevaron a abandonar sus estudios en 1847.
Una vez fuera de la universidad, lo primero que intentó fue cambiar las condiciones de vida de los trabajadores de las propiedades de su familia, tornándolas más justas y dignas. Sin embargo, y no habiendo obtenido resultado alguno en su intento, al poco tiempo cambió su centro de interés y buscó reformar a la alta aristocracia moscovita. Para ello se vio en la necesidad de participar en las reuniones y encuentros pomposos y superficiales en los que los miembros de esta clase se hacían presentes.

En 1848 intentó retomar sus estudios de Derecho, esta vez en San Petersburgo, pero volvió a abandonarlos. En adelante, sería un autodidacta, inclinado naturalmente hacia la lectura y la música. La Biblia, Pushkin y Rousseau serían sus lecturas preferidas.

Luego de este segundo abandono universitario, se dedicó a viajar por Rusia y comenzó a escribir su diario. En 1851 publica una serie de cuentos en una revista, entre ellos Relato de la jornada de ayer.

Durante ese mismo año, impulsado por las graves dificultades económicas que lo aquejaban, visitó a su hermano Nicolás, oficial del ejército, que se hallaba acampando con su regimiento en el Cáucaso. Luego de permanecer unos días allí, decidió enrolarse él también en el ejército y participó como oficial allí mismo en las batallas contra las tribus de las colinas. Durante el tiempo libre, escribió una serie de obras autobiográficas: Infancia (1852), Adolescencia (1854) y Juventud (1856). A ellas se sumó La tala del bosque, Una tormenta de nieve, Felicidad conyugal, El degradado, Tres muertos, Dos húsares y Relatos de Sebastopol (1856), que incluía tres historias de la Guerra de Crimea. Las obras tuvieron una rápida y favorable repercusión. Si bien admiraba el heroísmo de los soldados rusos no deja de sentirse contrariado por lo absurdo de la guerra, por las muertes inútiles que la misma genera. Movido por estos pensamientos y estos sentimientos, decidió dejar el ejército.

En 1856 Tólstoi volvió a San Petersburgo y comenzó a interesarse por la educación de los campesinos. Viajó por Europa central y occidental y visitó distintas escuelas (en Francia y Alemania). Durante el viaje tomó contacto con Proudhon y Dickens. De regreso, guiado por sus propias convicciones pedagógicas y por lo visto en occidente, abrió una escuela para niños campesinos en la finca de su familia al sur de Moscú. La escuela se basaba en el respeto por la libertad del niño. Paralelamente editó la revista Yasnaia Poliana, a través de la cual expuso sus ideas. Publicó, además, Los cosacos (1863), basado en el contacto que había tenido con los mismos en sus años de oficial en el Cáucaso.

Contrajo matrimonio con Sophia Andreievna Bers en 1862. Tuvo con ella trece hijos y vivió dedicado a su familia y a la administración de sus propiedades. Ello no le impidió continuar escribiendo. De hecho, durante ese tiempo, compuso sus dos novelas más importantes: La guerra y la paz (1869) y Ana Karenina (1877).

A estos primeros quince años de matrimonio le siguieron tiempos de confusión espiritual. Los mismos quedaron registrados en Confesión (1882). Su existencia le resulta vacía, se convierta al cristianismo y busca la profundidad perdida en el retorno a los valores morales y sociales expresados en dos principios evangélicos: el amor al prójimo y la resistencia contra el mal. Las reflexiones de estos años dieron origen a una serie de ensayos tales como Amo y criado (1894) y ¿Qué es el arte? (1898). Se opuso a las desigualdades sociales y al autoritarismo del gobierno civil y eclesial. Por esto último fue excomulgado de la Iglesia Ortodoxa en 1901.

Tólstoi siguió escribiendo cuentos y novelas: Historias para el pueblo (1885), una serie de cuentos rurales edificantes; La muerte de Iván Ilich (1886); La sonata de Kreutzer (1889); El poder y las tinieblas (1888), obra teatral; y Resurrección (1899), su última novela.

Inspirado en el socialismo de Proudhon y en la pobreza evangélica, Tólstoi condenó la propiedad privada. Vio en ella una fuente de conflictos generados, fundamentalmente, por la desigualdad. De todos modos no admitió la utilización de la violencia como método para transformar las estructuras sociales. Se mostró partidario, por el contrario, de una revolución espiritual y pacifista. Expuso sus ideas al respecto en sus obras Qué debemos hacer y El reino de Dios está dentro de nosotros.

La discordancia entre sus principios morales y su riqueza material era una fuente de tormentos espirituales para Tólstoi. Sentía la necesidad de desprenderse de sus bienes, pero su mujer no estaba dispuesta a acompañarlo en esa decisión. Por ese motivo, a la edad de 82 años, se fue a escondidas de su casa una noche junto a su médico y a su hija menor. A los tres días enfermó de neumonía. Temblaba y deliraba. Finalmente falleció en la estación de ferrocarril de Astápovo. Corría el año de 1910.


Gilbert Keith CHESTERTON


-
Nació en Londres en 1874, en el seno de una familia de clase media. Según recuerda en su Autobiografía, el fin del colegio secundario y la consiguiente dispersión de los amigos lo introdujeron en un tiempo lleno de "dudas, morbos y tentaciones". En medio de un ambiente ateo, era él "un completo agnóstico". Por ese entonces se acercó al ocultismo, participó en reuniones para "iniciados" y centró su atención en la literatura espiritista y teosófica, mientras cursaba en el University College de Londres dibujo, pintura, literatura, francés y latín.

En 1895 dejó la Universidad sin haber terminado sus estudios y comenzó a trabajar en Londres para los editores Redway y Fisher Unwin. Inició su carrera literaria redactando artículos sobre arte y política para periódicos. En el año 1900 publicó su primer libro: la colección de poemas Greybeards at play. A éste lo siguieron las biografías de Robert Browning (1903) y Charles Dickens (1906); y las novelas El Napoleón de Notting Hill (1904), que critica al mundo mecanizado moderno destacando las virtudes de épocas anteriores, y El hombre que fue jueves (1908), que denuncia la decadencia cultural de finales del siglo XIX.

Con el paso del tiempo, Chesterton fue alejándose del ocultismo y renovó su fe cristiana (por entonces anglicana). En el año 1900 conoció al joven historiador Hilaire Belloc, con el que fundaría un diario para exponer sus ideas. En 1901 contrajo matrimonio con Frances Blogg, una joven y bella cristiana practicante, a quien conoció durante el otoño de 1896 y de quien se enamoró a primera vista.

En 1907 conoció al padre O'Connor, un sacerdote católico que igualaba a Chesterton en inteligencia y simpatía. Se sorprendió al comprobar que éste había sondeado los abismos del mal con mucha mayor profundidad que él: "Que la Iglesia Católica estuviera más enterada del bien que yo, era fácil de creer. Que estuviera más enterada del mal, me parecía increíble. El padre O'Connor conocía los horrores del mundo y no se escandalizaba, pues su pertenencia a la Iglesia Católica le hacía depositario de un gran tesoro: la misericordia". En la figura del padre O¨Connor se inspiraría Chesterton para crear al Padre Brown, el personaje principal de una exquisita serie de cuentos policiales cuya recopilación más famosa se titula El candor del Padre Brown.

En 1908 publicó Ortodoxia, una apasionada defensa de la visión cristiana de la vida. Al año siguiente dejó Londres para radicarse junto a su esposa en Beaconsfield, localidad ubicada 40 kilómetros al oeste de la capital inglesa. Y un año después publicó la novela La esfera y la cruz.

Durante la Segunda Guerra Mundial murió su único y amado hermano Cecil. Terminada la Guerra, Chesterton lideró el movimiento Distributista, que propiciaba la división de la propiedad en partes pequeñas y su distribución pareja entre todas las personas.

En 1922 dejó la iglesia anglicana para unirse a la católica. Al año siguiente publicó una biografía de San Francisco de Asís y, en 1925, El hombre eterno, que presenta la concepción cristiana de la historia. A pedido de los editores de la biografía de San Francisco, escribió diez años después una biografía de Santo Tomás de Aquino: "el mejor libro que se ha escrito jamás sobre santo Tomás", según palabras de Étienne Gilson.

Habiendo publicado en vida cerca de cien libros, murió el 14 de junio de 1936 en su casa de Beaconsfield. Notificado de su muerte, el papa Pío XI le otorgó el título de Defensor Fidei. Y el filósofo rumano Mircea Eliade, a los pocos días del deceso, dijo: "La literatura inglesa ha perdido al ensayista contemporáneo más importante, y el mundo cristiano a uno de sus más preciosos apologistas. Inglaterra está más triste y confusa después de la desaparición de G.K Chesterton".

Su contextura física era desproporcionadamente grande, por lo que algunos lo comparan con el "buey mudo" (Tomás de Aquino). Además del enorme físico y la inteligencia punzante, lo caracterizaban el buen humor y la risa franca y contagiosa. Solía bromear con expresiones como "Por lo que respecta a mi peso, nadie lo ha calculado aún".

A lo largo de su vida fue distinguido por diferentes instituciones: recibió grados "honoris causa" de las universidades de Edimburgo, Dublín y Notre Dame, y fue hecho Caballero de la Orden de San Gregorio el Grande.

5 comentarios - Grandes escritores en el Mundo.

@ottorene
On ta el pass pal rar?
@ber3gf
Felicitaciones. Buen post.