Cuento - ¿Le parece incorrecta mi respuesta?

.


Me llamo Líber, tengo 16 años. Estoy en 4to año de la secundaria y soy uno de los mejores promedios de la escuela. Mi mayor objetivo es ser el abanderado de la bandera de ceremonias para el año que viene, eso sólo puedo lograrlo siendo el alumno con mayor promedio de 5to año en todo el establecimiento.
Hoy es 11 de julio de 2010, y falta apenas un día para el examen de Historia Argentina, es la materia en la que más flojo vengo, pero me tengo fe para mañana. Como sabrán, debo sacar un 10 para seguir subiendo mi promedio, y no flaquear en ésta competencia con Ricardo, mi mejor amigo en el curso, pero también mi rival directo por la bandera de ceremonias.
Quizás la fecha de hoy no les diga mucho porque ustedes están un poquito más atrás en el tiempo, pero les comento que hoy es la final del mundial de Sudáfrica, y la juegan Argentina e Italia. Llegamos bien, y parece que tenemos muchas chances. A mí no me gusta mucho el fútbol, pero con ésta locura que se vivió en el último mes no me quedó otra que sumarme a la vorágine de éste deporte tan pasional.

-“¿Escuchaste que van a hacer billetes nuevos? Según comentarios, están queriendo poner la cara de Maradona en el billete de cien pesos”.

Era Ivan, mi hermano, futbolero de alma. Su pasión por éste deporte no tiene límites. Es hincha fanático de Barabajo Fútbol Club, un modestísimo equipo local.

-“¡Está bien! ¿Qué más le podemos pedir a éste tipo? ¿Qué sea nuestro Presidente y pague la deuda externa en dos años? ¡Ya fue! Habría que hacerle una estatua en Plaza de Mayo y listo. Si éste tipo nos dio más alegría que todos los políticos juntos en los últimos 200 años”.

Lo decía Juan, mi viejo, un cincuentón con la pelota número cinco en las venas desde siempre. Es de esos tipos callados, que va a todos lados siguiendo a su Huracán Corrientes, súper fanático, ¡pero nada de camisetas o gritos desaforados en la cancha eh!, ¡no señor! Él, todo un duque, pierda o gane su equipo, por goleada o sobre la hora, no importa, el nunca pierde la compostura, aunque la procesión va por dentro dicen.

-“¿Te parece bien papá? ¿No te parecería mejor en el billete de 100 un Belgrano o un San Martin? Me parece que a ellos les debemos mucho más. A Belgrano todavía se le deben hasta las Escuelas que mandó a hacer con su plata, y nunca las mandó a hacer el Estado, podríamos comenzar a desagraviarlo por ahí. Y de San Martín ni hace falta que te diga”.

Me salió del alma decirle eso, por más que notaba que estaba muy tenso el viejo.
Me miró con cara de pocos amigos, y me responde:

-“Líber, andá a estudiar que mañana rendís, que ya comienza el partido. No me jodas”.

Sí, el viejo estaba nervioso era evidente, mejor le hacía caso.

-“Dale María, vení, vamos a ver el partido. Traete el mate y los bizcochos por favor”.

-“Bueno, ahí voy”.
Respondía mi madre, una mujer que era puro amor. Compañera fiel. Hacedora de unos mates espectaculares. Y aunque odie el fútbol, se fanatiza mucho cuando juega la selección en los mundiales.

Por mi parte, les digo que, sinceramente, quería quedarme a ver el partido, a la selección la seguí durante los seis partidos anteriores, y los sufrí como todo argentino, pero ésta vez era a elegir. O mis estudios, o el entretenimiento del fútbol. Como toda persona que se jacta de responsable, me decidí por cumplir con mis responsabilidades de la secundaria. Por eso fui para la cocina a tratar de sentarme a estudiar. Y bien digo “tratar” porque apenas salió a la cancha Argentina, noté que tomar concentración durante las próximas dos horas iba a ser más difícil que remar el Titanic con dos palitos de helados.

Dos bombas de estruendo cayeron en el patio de mi casa, creo yo que habrán sido mis vecinos. El televisor de la sala estaba con el volumen al máximo, y el griterío de mi hermano, mi papá, y mi mamá eran realmente insoportables.

-“¿Pueden bajar el volumen y no gritar por favor?”. Les rogué.
No me dieron ni una canica de atención.

Volví a la cocina, pero no podía concentrarme, el griterío era constante.
Los gritos de mi madre sobresalían por encima todos los demás sonidos por su agudeza. Si éstos barullitos podían hacerme sentir escalofríos, ¡no me imagino a los presos de Guantánamo que los torturan con música al mango cómo la deben pasar!

El entretiempo fue un leve descanso para mis oídos, y hasta pude concentrarme un poco.
El partido iba cero a cero según lo que alcancé a escuchar. La tranquilidad para estudiar me duró lo que el entretiempo, tan sólo quince minutos.
Con el comienzo del segundo tiempo, volvieron los alaridos del otro lado de la pared.

-“¡Vamos Argentina, eh! ¡A no flaquear muchachos!”.

Mientras tanto, yo trataba de seguir memorizando nombres y fecha de nacimiento y fallecimiento de nuestros próceres.
-“José Francisco de San Martín nació en Yapeyú, Corrientes el 25 de febrero de 1778 y falleció en Boulogne-sur-Mer, una localidad del norte de Francia, el 17 de agosto de1850”.

-“¡¡¡Uuuuhhhhh, cómo nos salvamos por Dios!!!”.

Se me paraliza el corazón.
Si bien yo quería estudiar, deseaba con toda el alma que gane Argentina.
Parece que el peligro había pasado por el área albiceleste.

Siguieron pasando los minutos. Y sólo se escuchaban gritos de aliento.

Yo aún trataba de concentrarme:
-“Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano nació el 3 de junio de 1770, y falleció el 20 de (…)”.

-“¡Ay, no! ¡Ay, no!”.

Hago silencio y aguanto la respiración.

-“¡No puede ser! ¿Cómo lo van a dejar ir sólo? ¡Encima lo van a expulsar a Burdisso!”

Me levanto de la silla, y voy hacia la sala, cuando estoy por llegar a la puerta escucho a mi hermano gritar:

-“¡Nooooo! ¡Roja noooooo!”

Cuando lo miro, se está tomando la cabeza y hunde la misma entre sus rodillas para no ver más.
Mi viejo, sigue ahí, estoico, aguantando los sentimientos, evitando que salga a flor de piel todo lo que le corre por dentro en esos momentos. No se le mueve un músculo.
Mi vieja no emite más chillidos hirientes a los tímpanos. Está callada. A sus gritos se lo llevó el señor de los nervios, y dejó ahí a una señora casi sin alma, que sólo ve el televisor con los ojos enormes, sin pestañear, mientras se come las uñas.

Habían echado al defensor argentino por último recurso, y penal para Italia.
Corre el minuto 87’.

Andrea Pirlo acomoda la pelota.

La televisión enfoca a Maradona, que parece estar mandando a calentar a algún suplente.

Mi padre abre los ojos un poco más y dice:

-“Dale Romero, hacelo por el Goyco que no pudo aquella vez”.

Ivan no mira. Ahora mi mamá tampoco.

El jugador italiano toma carrera para ejecutar el penal.
Va corriendo y patea.
Romero se arroja a su derecha, y Pirlo la tira fuerte, al centro del arco.

Gol de Italia.

Y faltan 2 minutos.

-“Gaaaaaaal de Italia. Qué lástima Romero, te pasó tan cerca del pie. Italia uno, Argentina cero. Nos queda 2 minutos más el adicional para revertir ésta historia que se está repitiendo como hace 20 años. Cuando perdimos la final contra Alemania, aquella vez con un penal mucho más dudoso que éste. ¡Vamos Argentina! Aunque la veo difícil hacerle un gol con tan pocos minutos al catenaccio italiano”.

Mariano Closs y su optimismo habitual sólo nos dejaban lugar a la congoja.

De repente vuela el mate. Cruzó cerca de mi rostro e impactó contra la puerta dejando una mella muy importante. Era Juan, mi papá, quien se levantó de la silla de un salto, levantó los brazos al cielo y gritó:

-“¡Noooooooooooooooooooooo! ¡No tienen huevos, hijos de puta! ¡No tienen huevos, no podemos perder una final otra vez nooooooooo!”.

Estaba loco. Agarró la silla, y la tiró a través de la puerta que daba a la calle. Tratamos de pararlo entre todos. Estaba realmente sacado, fuera de sí.

-“¡Por quéeeeeeeeeeeeeeeeeeeee! ¡Noooooooooooooooooooo!”.

No había forma de pararlo. Hasta que después de casi un minuto de lucha, logramos contenerlo.

El partido aún no se reiniciaba, estaban haciendo un cambio. Entraba Palermo, salía Agüero.

Mi viejo se sienta en el suelo, y comienza a sollozar como un niño. Lo dejamos así. Parecía estar más tranquilo.

-“No nos puede estar pasando esto de vuelta”.

Decía por lo bajo, apenas se lo escuchaba.

-“Arrrrrrgentina cascotea el rancho tano. Ya no se puede llegar tocando, son todos pelotazos al cennnnntro del área. Bochazo de Heinze desde la línea de fondo, devuelve Cannavaro… la toma Verón… Verón la toca para Maxi Rodríguez por derecha… cennnnntro de vuelta y va al corrrrrner…corner arrrrrrgentino…”

Mi mamá ya no tenía más uñas y comenzaba a morderse la piel de los dedos, un asco.
Mi hermano comenzaba a lagrimear, y pedía a gritos que empaten, como si los jugadores pudieran oírlo a través del televisor.

-“Cennnnntro de Verónnnnn… Gianluigi Buffon atenaza la pelota, y ahoga aún más las ilusiones argentinas de empatarrrrr…”.

Ahora sí, mi papá comienza a llorar fuerte, casi a los gritos. Ya no tiene esperanzas.

-“Ya pasaron 2 de los 4 minutos que adicionó el árbitro neocelandés Michael Hester, Arrrrgentina ya no tiene mucho margen. Se nos está escapando una vez más la copa del mundo, una verdadera lástima”.

-“Listo, se terminó… se terminó…”.
Decía mi viejo, con la voz quebrada.

-“La tiene Maxi… se la pasa a Messi por derecha… vamos pulga… encare… ahí va… falta!... falta!... tiro libre argentino a la derecha del área azzurra… va Verón a ejecutar… apurate Bruja, no nos hagas lo mismo que contra Suecia en el 2002… ¡ahora sí apurate!”

Nos quedamos todos en silencio, nadie quería respirar, como si fuese que eso perjudicaría de alguna manera.

Verón lo ve entrar sólo por atrás a Palermo, y ejecuta rápido el tiro libre.

-“Vamos Palermooooooo…”

Era gol de Martín seguramente… pero al Titán lo toman alevosamente de la camiseta, y caen ambos jugadores dentro del área.

-“Penaaaaaaaaaaal… penaaaaaaaal para Arrrrrrrrrgentina… una picardía de Verón, quién ejecutó rápido la falta sobre la derecha del área, dejó habilitado a Palermo, y a Zambrotta no le quedó otra que camisetear al jugador argentino y cometerle penal… penal para la Argentina en el minuto 93’… de no creer ésta final señores… Argentina tiene la gran chance de enviar éste partido al alargue…”

A mi vieja le baja la presión, y se retira a la pieza.
Los tres varones de la casa quedamos frente al televisor.
La televisión enfoca al Diego, quién evidentemente por los labios se puede leer que pide que lo patee Verón. El remolino de los italianos alrededor del árbitro se va disipando de a poco. Buffon es uno de los más exaltados, y por eso se liga la amonestación.
A pocos metros de ahí, se encuentra Palermo con la pelota entre los brazos. No la suelta.
Verón está a su lado, y trata de manotear la pelota. Martín no deja que la toque y se zamarrea con el pelado volante de Estudiantes.
Se acerca Messi para mediar, le habla al optimista del gol, pero éste contesta con un movimiento horizontal de cabeza, aduciendo una clara negativa.
Se suma Mascherano, capitán del equipo, quién señala al banco de suplentes, seguramente señalando que las órdenes de quién debía patear el penal venían de más arriba. Pero nadie es capaz de quitarle la pelota a Palermo.
Maradona se da vuelta, se agarra la cabeza, y va camino al banco de suplentes.
Seguramente por su cabeza se remonta 11 años atrás, a la Copa América de Paraguay, en el nefasto partido contra Colombia donde el rubio y terco número 9 se empecinó en patear los penales de aquel encuentro. Fueron tres los penales cobrados a Argentina en aquella oportunidad, y él falló los tres.

-“Apagá la tele que me muero”.
Dijo mi hermano

Todos pensamos lo mismo. Pero mi vieja nos ganó de mano, y bajó la llave de la casa desde la pieza.
Salí al patio, y me quedé parado en el centro. Allí me quedé, estático, con un nudo en el pecho.
Mi hermano también salió, se arrodilló sobre el pasto, juntó las manos, y le comenzó a rezar a Dios. Eso lo ví por última vez cuando era muy chico, cuando mi madre estaba internada de gravedad por un cuadro severo de no recuerdo qué cosa. Ahí me dí cuenta que en los momentos más críticos, hasta el más ateo cree en Dios. Y sin dudas que éste era un momento crítico.

Allí esperábamos escuchar el grito de gol de los vecinos, o el de los insultos mandando al delantero boquense al mismísimo infierno.

Pasaban los interminables segundos, y nada sucedía, nada se escuchaba, tan sólo el cruel silencio.

Veo por la medianera a mi vecino, estaba comiéndose las uñas frente al televisor, y le grito preguntando:
-“¿Empatamos?”

-“¡Todavía no lo patea!”. Me contesta.

Listo, ya fue… salto la medianera, y voy corriendo hasta la ventana. Mi vecino acomoda el televisor para que yo también pueda verlo.

Y sí, ahí estaba él, no lo pudieron sacar. Seguramente habrán estado más tiempo discutiendo entre Palermo y el equipo (quizás el estadio) entero, que los mismos italianos protestando por el penal.

De frente a la pelota, a la altura de la medialuna. La cámara enfoca su cara, está colorado, parece nervioso.

“¿Si está nervioso, por qué no se lo deja a otro?”. Pensé

El árbitro da la orden. El Titán va. A poco de llegar a la pelota, se resbala. El arquero ya se tiró a la izquierda. Y Palermo le da con los dos pies, repitiendo lo del partido contra Platense en el ’99. Buffon la ve entrar por el medio del arco lamentándose por no poder parar tan débil disparo.

-“¡Gaaaaaaal argentino! Y sí, tenías que ser vos Martín, el hombre de la pelíiiiiicula… ¡¡¡enterrando para siempre el fantasma de los tres penales errados!!!. Arrrrrrrgentina uno, Italia uno… y vamos al alargue nomás…”

El partido fue a penales, y lo ganamos por esa vía.
Al final del día todos terminaron en los puntos de encuentro de las distintas ciudades, festejando, haciendo de las manos de Romero más famosas que las de Perón, hablando de Maradona se merece ser la cara del nuevo billete de 100 pesos y de Palermo siendo adorado hasta por los hinchas de River hasta el punto ridículo de pensar en retirar la camiseta número 18 del Club Millonario en honor al tosco delantero salvador.

Al otro día fui a rendir Historia Argentina. Cuando entregaron las notas, mi profesora se extrañó que saque un 9. Le pifié a una pregunta.

-“¿Qué te pasó Líber? ¿De dónde sacaste que el 7 de noviembre de 1973 en La Plata nació San Martín?”.

.

56 comentarios - Cuento - ¿Le parece incorrecta mi respuesta?

@CrazyWTF
es una historia real.
@Tomak0
jaja no soy fanatico de palermo ni mucho menos pero este final me encanto
-“¿Qué te pasó Líber? ¿De dónde sacaste que el 7 de noviembre de 1973 en La Plata nació San Martín?”.


10
@jsstagno +1
naaaa me quiero matar 10 min leyendo esto para eso??? andate a cagar la puta madre
@elbuscapie
Le encontré algunos errores sintácticos, nada que no se pueda pulir con un par de lecturas. Igualmente me atrapó y me encantó. Te dejo 10.
@puiti
yo no quiero leerlo para no quemar o salar al equipo...
@Elite89
me encanto.. felicitaciones !!!

te dejo +10
@lanoviadechuky



LPMQTP huracán... Si llega a ser verdad que pasa algo así me voy hasta Corrientes y después de patear un penal con tu teclado te doy un abrazo de hincha........!!!!!


Te debo los 10 de mañana capo...
@bannedman
jajaa me lo lei todo ^+10
@jairoskita
jajajajajajaj muybueno el final... consejko sacale el color a las partes imporrtantes del cyento porque yo, lector ansioso, me adelantaba y leia el color primero jajaja titanico cuento. ojala se nos de
@TyIerDurden
jsstagno dijo:naaaa me quiero matar 10 min leyendo esto para eso??? andate a cagar la puta madre



Anda a la ferreteria a comprarte 10 minutos de tiempo asi repones los perdidos... y ya que estas preguntale al ferretero el precio de una vida, porque deberias comprarte una para reemplazar la mediocre que tenes en este momento... quien dice, a lo mejor por la cara de perdedor que tenes te hace una rebaja.

Respecto al cuento (y luego de este tan desagradable episodio con "El Señor Importante que Destina su Tiempo a Generar Ideas Brillantes Nunca Vistas&quot, me encantó el cuento

LO que debo destacar es la narrativa, muy bien contado, simple, practico, directo al punto, me encantó la manera de narrarlo, lo que evidencia una evolucion en el cuentista.

Sobre la historia: impecable, popular, bien nuestra, divina!

+10 y me quedo corto

Salute
@Fraaanqito
+5 que me quedaron loco esta espectacular jaja lo mismo que dijo jairoskita te diria
Saludos !
@TUVIEJAPUTO
+5 me gusto pero no entendi el final explicalo por mp si ?
@Lorenloco1
jsstagno dijo:naaaa me quiero matar 10 min leyendo esto para eso??? andate a cagar la puta madre
@MacoBoedo
A medida que lo leía decía "qué pelotudez que va ser esto, pero ya fue tengo que terminar"
Me imaginaba otro típico texto de falso patriota, peero..
Nada que ver, alto final mandaste jaj, te dejo unos puntuelos
@jorlui
huracan... no lo puedo creer! se me cayo el menton, me sorprendiste, me apabullaste
ma´si! te dejo mis mejores deseos para un futuro lleno de letras. porsu +10!
@De_Toke_Nego
sarpado, muy bueno, se equivoco la profe jaja
@Gronista
no tngo puntos, esta muy bueno el cuentito, te digo q hasta me emocione y todo
@SanPsico
excelente te dejo 10 y vamos martin!!!Cuento - ¿Le parece incorrecta mi respuesta?
@fueunaccidente
Sabés que tus cuentos siempre me ponen la piel da gallina Hura.. Y el final me encanto.
Excelente, magnifico, etc y mas etc.
@milanesa
GRANDE HURRICANE!!!!!!!.... un lujo, gracias por la avant premiere.
@Carp_Jik
NOOOOO 15 MINUTOS PARA ESO HIJO DE PUTA !!!
@fueunaccidente
Te dejo los 10 que te mereces y que ayer no tenia..
(Los que dicen "10 minutos para esto?" "malisimo" es porque no lo entendieron.. vuelvan a leerlo)
@lanoviadechuky
volví a pagar lo que debía...
Grande huracán!!!! mirá los grosos que te comentaron...!!!!!!

(y encima te comentaron bien... )

italia
@Joorge91
Lo vi en los tops del dia y decidí guardarlo para cuando tenga tiempo. Lo lei todo y me encantó. Gracias, muchas gracias.
@Credulidad
Un día dijimos que los dos somos locos, pero no sé de verdad quién le gana a quién
@dogsilver
buena lectura, interesante, te llevas mis 10
@lampro
no entendi el final me lo pueden explicar lo lei 4 veces
@Pantera1010
Hermoso texto,tengo un nudo en la garganta...+10
@lampro
ya lo entendiiii jajajja san martin papa xD lo tube q leer 8 veces
@TyIerDurden +1
lampro dijo:no entendi el final me lo pueden explicar lo lei 4 veces


mira... empeza por aca:

propio

Lo que estas viendo en la foto es un VASO, el ejercisio es simple: lo pones boca abajo sobre un papel, y con un lapiz copias la circunferencia y quala! Tenes la "o".

Hace este ejercisio y luego pasamos a algo mas complicado!!!









@Sosi77a
Excelente el cuento Huracan! lo leí a todo todo! Te confieso algo? no pude evitar tentarme cuando leí esto
Mi mamá ya no tenía más uñas y comenzaba a morderse la piel de los dedos, un asco.




Te dejo mis 10 del día
Abrazo!!
@originalbot
TyIerDurden dijo:Lo que estas viendo en la foto es un VASO, el ejercisio es simple: lo pones boca abajo sobre un papel, y con un lapiz copias la circunferencia y quala! Tenes la "o".

Hace este ejercisio y luego pasamos a algo mas complicado!!!


@pepechh
naaaaaaaaaaaaaaaaaaa cuantos años tenes hablando enserio? la verdad es tarde, pero igual me ree atrapo la historia, digna de un escritor, impresionante, la verdad que muuucho ingenio te felicito si lo escribiste vos loco no sabes como compartí los nervios de los personajes también jajaja por eso me gusta tanto la lectura +10 y esto TIENE QUE SER TOP
@pavote
esta bueno..solo que si el arbitro sabia un poco del reglamento tendria que haber anulado el penal de palermo ..no se puede patear con las dos!!!
@TyIerDurden +1
pavote dijo:esta bueno..solo que si el arbitro sabia un poco del reglamento tendria que haber anulado el penal de palermo ..no se puede patear con las dos!!!


mi

No se lo busques... no tiene pelos!
@Run_Forrest_Run
lampro dijo:no entendi el final me lo pueden explicar lo lei 4 veces



a bueeeenooooooo