Observación Meteorológica: Pioneros en la Argentina

Observación Meteorológica: Pioneros en la Argentina

PRIMERAS REDES INTERNACIONALES DE OBSERVACION METEOROLOGICA, Y PIONEROS DE ESA ACTIVIDAD EN LA ARGENTINA

Lic. Miguel Ángel Rebolledo


En el mundo

En el ámbito meteorológico mundial, se admite que a partir de la segunda mitad del siglo XVII hubo dos redes de estaciones que pueden ser consideradas como las primeras afectadas a la tarea observacional.

Una de ellas, fue la que en 1663 creara Fernando II, Gran Duque de Toscana (1620-1670), a través de su “Accademia del Cimento” (Academia de Experimentación). La integraban siete estaciones meteorológicas ubicadas en Italia septentrional, y cuatro en otros países de Europa.

La invención, en esa época de algunos importantes instrumentos de medición de las variables meteorológicas, hizo posible que los trabajos de la “Accademia” aportaran un valioso caudal de nuevos conocimientos sobre la naturaleza y el comportamiento de la atmósfera.

La otra red, fue la que se denominara “Red Meteorológica del Palatinado”. El siglo XVIII fue el siglo de la ilustración, el esclarecimiento, la cultura, en síntesis, el “Siglo del Renacimiento”: En él adquirieron una enorme importancia las ciencias naturales. Los Monasterios de Europa comenzaron a estudiar las nuevas ciencias. Las distintas congregaciones se abocaron al estudio de la física y las matemáticas, al margen de la teología clásica.

Este período brindó condiciones muy favorables para que la Academia de Ciencias de Mannheim fundara, el 15 de setiembre de 1780, la “Societas Meteorologica Palatina” de la ciudad de Mannheim de la región del Palatinado (Sudoeste de Alemania), en la que en la segunda mitad del siglo XVIII, florecieron las artes y las ciencias.

En este ámbito científico, se establecieron las bases para la creación de la “Red Meteorológica del Palatinado”, la que estaba integrada por 39 estaciones distribuidas entre los siguientes países: Alemania, Francia, Italia, Suecia, Noruega, Dinamarca, Rusia, Holanda, Groenlandia, Bélgica, Austria, Checoslovaquia, Finlandia, Luxemburgo y los Estados Unidos de América.

Quienes más contribuyeron a su creación, fueron Georg Von Stengel (1721-1798), Director de la Academia de Ciencias de Mannheim, posteriormente su hijo Stefan (1750-1822). También participó muy activamente Jacob Hummer (1730-1793). Las estaciones integrantes de esta Red, iniciaron sus observaciones el 1º de enero de 1781.

Esta red de estaciones se mantuvo en operación durante algo más de 10 años; el sitio y la toma de Mannheim en 1795, provocaron la interrupción de estos muy importantes trabajos meteorológicos.

La única estación “Palatina” que ha mantenido hasta hoy una serie ininterrumpida de observaciones, es la que se instalara en el monte Hohengeissenberg, Bavaria, en una altitud de 988 m sobre el nivel del mar.

servicio

Imagen 1 - Vista del Observatorio Hohengeissenberg que se mantiene en operación continua desde 1780, fecha de fundación de la Sociedad Meteorológica Palatina. Integra también la Red de Vigilancia de la Atmósfera Global

En la Argentina

El Dr. Benjamín Apthorp Gould, Director de la Oficina Meteorológica Argentina entre el 4 de octubre de 1872 y el 31 de diciembre de 1885, contó para la publicación del Tomo I de los “Anales de la Oficina Meteorológica Argentina”, con una importante serie de datos observacionales, que él mismo denominó “observaciones antiguas”.

Algunas de ellas fueron las que se especifican a continuación, con indicación de quiénes y en que periodo las realizaron:

D. Antonio F. Cevallos, realizó observaciones meteorológicas en Buenos Aires, entre el 1º de agosto y el 24 de setiembre de 1801. Estas observaciones fueron publicadas en el “Telégrafo Mercantil”, primer periódico editado en la Ciudad de Buenos Aires, y posteriormente incorporadas al “Registro Estadístico de la Nación”.

El General D. Bartolomé Mitre, tenia en su poder un tomo de este Registro iniciado en 1857 que facilitó al Dr. Gould quien pudo así disponer de valiosas series “históricas” de informaciones meteorológicas.

D. Pedro A. Cerviño, integrante de una comisión luso-española enviada al sur del continente con la misión de establecer los límites de las presiones coloniales de España y Portugal, realizó observaciones meteorológicas entre enero y diciembre de 1805.

Formaba parte también de esta comisión D. Félix de Azara naturalista y marino español, y uno de los primeros que realizó estudios científicos en estas tierras.

Graduado en filosofía en la Universidad de Huesca (España) ingresó luego a la Academia Militar de Barcelona y en su condición de militar, realizó la campaña de Argel.

Una vez firmado en 1778 el Tratado de Paz entre España y Portugal, fue enviado al Río de la Plata como integrante de esta comisión que debía oficializar los límites coloniales.

D. Manuel Moreno (1781-1857), hermano de D. Mariano Moreno, prócer de la Revolución de Mayo y Secretario de la Junta de 1810, fue diplomático y escritor, Ministro de Relaciones Exteriores de la Provincia de Buenos Aires y Enviado Extraordinario, y Ministro Plenipotenario ante el Reino Unido. Realizó observaciones meteorológicas desde diciembre de 1821 hasta el 30 de junio de 1823.

Reclamó vehementemente al Reino Unido, la devolución de las Islas Malvinas, invocando la tesis de “contigüidad”.

En el Departamento Topográfico cuyo presidente era el Sr. Pompeyo Moneta, se realizaron observaciones meteorológicas (con algunas interrupciones) en los años 1829 y 1830. Estas observaciones fueron publicadas en el diario “El Lucero”.

El Sr. Octaviano Mossotti (1791-1863), astrónomo italiano, llegó a Buenos Aires a comienzos del decenio de 1820. Entre enero de 1831 y febrero de 1835, realizó observaciones meteorológicas; hasta agosto de 1832, las efectuó desde un pequeño observatorio que instaló en las celdas altas del Convento de Santo Domingo, desde el cual hacía también observaciones astronómicas.

Después de esa fecha, continuó realizando sus observaciones desde un mirador de una casa ubicada en el número 24 de la calle de Mayo (hoy calle 25 de Mayo de la Capital Federal).

Merecieron muy especial consideración sus observaciones del eclipse solar del 20 de enero de 1833, que oportunamente comunicara a Londres y París. También comunicó a la Real Sociedad de Londres los pormenores del paso por la latitud de Buenos Aires, del Cometa Enke.

El Sr. Mossotti, fue profesor de física de la Universidad de Buenos Aires y Director del Departamento Topográfico del Estado.

Entre setiembre de 1853 y enero de 1856, el Dr. Kennedy realizó, aunque con algunas interrupciones, dos series de observaciones meteorológicas, las que tenían como destinatario al capitán Page, quien al mando del vapor “Waterwitch”, había llegado a estas latitudes para realizar importantes estudios sobre las características y el comportamiento del Río de la Plata y del Paraná.

Estos trabajos fueron publicados en un informe especial de esa expedición.

Entre el 1º de enero de 1856 y el 31 de diciembre de 1875 (fecha en que perdió la vista), D. Manuel Eguía, prestigioso agrimensor, realizó con algunas interrupciones, observaciones meteorológicas “en la Capital y campaña”, según reza en los libros en que quedaron transcriptas.

El Dr. Benjamín A. Gould, primer Director de la Oficina Meteorológica Argentina, se basó en esta extensa y precisa serie de observaciones para la realización de su trabajo sobre el Clima de la Ciudad de Buenos Aires, que fuera publicado en 1878, en el Tomo I de los “Anales” de esa Oficina.

meteorologico

Planillas en las que D. Manuel Eguía, registró las observaciones meteorológicas por él realizadas en la ciudad de Buenos Aires, en el mes de junio de 1856

Argentina
Buenos Aires, diciembre de 1862

nacional
Buenos Aires, diciembre de 1865

Anotaciones realizadas por D. Manuel Eguía, en el reverso de sus planillas de observaciones meteorológicas correspondientes a determinados días del mes de diciembre de 1862, y de 1865. En algunos casos ellas incluían pequeños dibujos ilustrativos de los datos contenidos en esas planillas y también información adicional resumida sobre algunos sucesos o fenómenos de otra naturaleza.

El Dr. Germán Burmeister, geólogo, zoólogo y paleontólogo, realizó observaciones en 1857, en la Ciudad de Paraná. provincia de Entre Ríos, las que han sido conceptuadas como primeras observaciones realizadas con carácter científico, tendientes a satisfacer la necesidad que él mismo experimentaba en el sentido de disponer de información meteorológica vinculada con los estudios que realizaba en los campos de las ciencias naturales y la astronomía.

El Sr. Felipe Caronti, realizó observaciones meteorológicas en Bahía Blanca, provincia de Buenos Aires, a partir de 1860, las que se prolongaron hasta el 30 de setiembre de 1883, esto es hasta quince días antes de su deceso. Estos tan extensos como precisos trabajos, constituyeron la base sobre la cual el Sr. Caronti realizó su investigación sobre el Clima de Bahía Blanca, publicado en el segundo volumen de los “Anales de la Oficina Meteorológica”.

En el año 1867, el Sr. Leonardo Pereyra inició sus observaciones en la Estancia San Juan, ubicada unos cuarenta kilómetros al sur de la Capital Federal; posteriormente, se la denominó “Parque Pereyra Iraola”, nombre con el cual actualmente se identifica ese parque de la Provincia de Buenos Aires.

El Sr. Juan de Boer realizó una serie de observaciones en el período comprendido entre junio de 1868 y noviembre de 1869, las que fueron publicadas en el importante Anuario Meteorológico Holandés, del que el celebre meteorólogo Profesor C. H. D. BuyBallot era su Director. Se considera que estos trabajos meteorológicos del Sr. Boer, fueron los primeros realizados en la Argentina que trascendiendo las fronteras del país, se anexaron a un estudio de alcance global.

A partir de 1870, el Sr. Eduardo Séller, realizó las primeras observaciones meteorológicas de la Provincia de San Juan.

A partir del 1º de setiembre de 1872, se realizaron las primeras observaciones meteorológicas en el Observatorio Astronómico Nacional de Córdoba, que fuera inaugurado el 24 de octubre de 1871 con la presencia del Presidente de la Nación, D. Domingo Faustino Sarmiento.

Las necesarias instrucciones de carácter técnico para la realización de esas observaciones, fueron preparadas por el Dr. Benjamín Apthorp Gould, Director de ese Observatorio.

La Oficina Meteorológica Argentina

El 4 de octubre de 1872, el Honorable Congreso de la Nación, sancionó sobre la base del Proyecto que le enviara el Presidente D. Domingo Faustino Sarmiento con fecha 18 de agosto de 1872, la ley Nº 559, por la cual se creaba en el ámbito del Estado, la Oficina Meteorológica Argentina, predecesora del que es hoy, el Servicio Meteorológico Nacional.

pionero

Imagen 2 - Edificio construido especialmente para la Oficina Meteorológica Argentina en el predio que en la ciudad de Córdoba ocupaba el Observatorio Astronómico Nacional

En su Articulo 3º la Ley establecía: “El Director del Observatorio Astronómico, lo será también por ahora de la referida Oficina, la cual deberá recibir de él un reglamento y todas las instrucciones necesarias para el mejor logro del objetivo de su creación. Los servicios del Director, serán gratuitos”.

El primer Director de la Oficina que se menciona en ese Artículo, fue el Dr. Benjamín Apthorp Gould, astrónomo estadounidense, quien en 1869, había sido invitado por el Presidente Sarmiento “para organizar en nuestro país un Observatorio Astronómico Nacional permanente y provisto de los edificios e instrumentos necesarios”.

La temprana preocupación por el cultivo de la ciencia meteorológica en el país por parte de quienes gobernaban la Argentina en la segunda mitad del siglo XIX, queda claramente evidenciada por el hecho de que antes de la creación de la OMA en 1872, sólo existían en el mundo, los Servicios Meteorológicos del Reino Unido y de los Países Bajos, ambos creados en 1854, el de Hungría establecido en 1870, y los Estados Unidos de América y Canadá, creados en 1871.

Durante el año 1873, y entonces bajo la dependencia de la OMA recientemente creada, se realizaron observaciones meteorológicas en quince estaciones integrantes de la que podríamos calificar como la “primera red oficial”, con arreglo a las instrucciones técnicas especialmente elaboradas por el Dr. Gould.

Integraban esa red, las estaciones y los observadores que se especifican a continuación:

Buenos Aires (Ciudad) - Sr. Manuel Eguía
Buenos Aires (Ciudad) - Sr. Juan de Boer
Buenos Aires (Colegio Nacional) - Sr. Emilio Rosetti
Bahía Blanca - Sr. Felipe Caronti
Córdoba (Observatorio Astronómico) - Sr. Enrique Bachman
Corrientes - Sr. Santiago Fitz Simon
Buenos Aires (Palermo) - Academia Militar
Catamarca (Mina Pilchao) - Dr. Federico Schinkendantz
Río Negro - Cdte. Guerrico
Salta (Depto. Agricultura) - Sr. Roca Sanz
San Juan (Colegio Nacional) - Sr. T. Moyano
Santiago del Estero - Sr. Luis Roseron
Santiago del Estero - Sr. Augusto Helman
Buenos Aires (Sauce Corto) - Cdte. Spika
Tucumán (Colegio Nacional) - Dr. Eugenio Rab.
En el contexto de los hechos ocurridos en este “periodo fundacional” del Servicio Meteorológico Nacional, se estima de interés destacar que a partir de 1876, se realizaron observaciones meteorológicas con carácter regular en Ushuaia, Tierra del Fuego. Asumió esta responsabilidad, la Misión Anglicana destinada en el lugar, para civilizar e instruir a los indios Yah-Gan, o “indios de canoa”.

El obispo de la isla, Dr. Stirling, prestó su apoyo y dio continuidad a las tareas meteorológicas llevadas a cabo con anterioridad, por el Pastor Thomas Bridges, quien en 1871 había llegado a Ushuaia procedente de las Islas Malvinas, junto con su esposa, una hija y tres misioneros. Hasta su muerte, ocurrida en 1898, vivió a orillas del Canal Beagle, donde escribió el único diccionario Yámana que se conoce.

El Dr. Stirling, promovió y brindó el apoyo necesario para la instalación de una estación meteorológica en las Islas Malvinas, y se encargó personalmente del traslado del instrumental requerido para su concreción. Ese instrumental, fue provisto por la OMA, cuyo Director era entonces el Dr. Gould. Para su traslado a las Islas Malvinas, le fue entregado en Montevideo, dado que el Gobierno Argentino, decidido a no reconocer la ocupación británica de las Islas, no permitía que desde el puerto de Buenos Aires, zarparan buques que tuvieran como destino o como puerto de escala, el Archipiélago Malvinense.

La estación meteorológica fue instalada en Puerto Egmont y la tarea observacional quedo a cargo del Sr. James Lewis.

En la Chacra de la Matanza, propiedad de la Compañía “Tranway de Buenos Aires”, ubicada a unos 25 Km. De la Capital Federal, se realizaron observaciones meteorológicas a partir de enero de 1877.

El primer observador fue el Sr. Federico Enright; a él lo sucedió, hasta setiembre de 1883, el Sr. Barry F. Thomas, y luego se hizo cargo de esa tarea el Sr. E. W. Ford.

Estas observaciones fueron publicadas en 1890 en el Tomo VIII de los “Anales de la Oficina Meteorológica Argentina”.

En 1885, el Comandante D. Francisco Villarino, Subprefecto de la Isla de los Estados, recibió de la Oficina Meteorológica, los instrumentos que a partir de julio de 1886, le permitieron realizar las primeras observaciones meteorológicas, en un sitio ubicado en las proximidades del faro que se había instalado en el Noreste de la Isla, en el año 1884.

Si bien existen datos meteorológicos de la región de Santa Cruz obtenidos entre 1896 y 1902, es de interés destacar que en 1903, la Oficina Meteorológica Argentina estableció la estación meteorológica Puerto Santa Cruz. Esta estación funcionó en forma ininterrumpida hasta el año 2000. Sus primeros observadores fueron los señores Edelmiro Sumbland, Miguel Roquel y José A. Díaz.

Anteriormente, se habían instalado, también en la que es hoy, provincia de Santa Cruz, estaciones meteorológicas en Río Gallegos (1895), Magallanes (1900), Faro Cabo Blanco (1901) y Puerto San Julián (1903).

Un hecho de especial relevancia es el que se relaciona con la operación por parte de la Oficina Meteorológica Argentina, de la primera estación meteorológica y geomagnética antártica instalada en la Isla Laurie del Archipiélago Orcadas del Sur.

Entre 1902 y 1904 se realizó la Expedición Nacional Escocesa a la Antártica, comandada por el Dr. William Speirs Bruce, graduado en medicina en Edimburgo, quién ya había actuado como naturalista en varias expediciones polares realizadas entre 1882 y 1899.

A fines de 1903, encontrándose en Buenos Aires, el Dr. Bruce ofreció formalmente al Gobierno Argentino, las instalaciones de la estación meteorológica que habían construido en la Bahía Scotia.

Con fecha 2 de enero de 1904, el Presidente de la Nación, General D. Julio A. Roca, firmó un Decreto por el cual “En vista de la notas del Jefe de la Oficina Meteorológica y de los demás antecedentes y documentos relativos al establecimiento de nuevas estaciones meteorológicas y magnéticas en los mares del Sur de la Republica…”, autorizaba al Director de la Oficina para que recibiera la instalación ofrecida por el Dr. W. S. Bruce, en las Islas Orcadas del Sur y estableciera un Observatorio Meteorológico y Magnético.

El 12 de febrero de 1904, partió de Buenos Aires el buque “Scotia” llevando a su bordo a los Señores Luciano Valette, Hugo Acuña, E. Szmula y William Smith, quienes bajo las órdenes del Sr. Robert C. Mossman integraron la primera dotación argentina al observatorio, Meteorológico y Geomagnético Orcadas del Sur.

Observación Meteorológica: Pioneros en la Argentina

Imagen 3 – 22 de febrero de 1904. Transferencia del Observatorio Meteorológico y Geofísico Orcadas del Sur a la Nación Argentina. En la foto aparecen los miembros de la dotación escocesa saliente y los integrantes de la primera dotación argentina

El 22 de febrero de 1904, esto es 106 años atrás, esas instalaciones fueron oficialmente recibidas por la comisión argentina, quedando como Jefe del Observatorio el Sr. Mossman, quien permaneció en ella un año más.

Posteriormente, en el periodo 1929-1930, el Sr. Mossman, ocupo el cargo de Director de la Oficina Meteorológica Argentina.

En agosto de 1907, el Sr. Walter Gould Davis, en su condición de Director de la OMA, tomó posesión de la estación meteorológica instalada en las Islas Georgias del Sur, la que había sido establecida en 1905 por una compañía dedicada a la caza de ballenas.

La realización de las observaciones meteorológicas, quedó a cargo de un observador rentado, expresamente designado por la Oficina Meteorológica. La presencia continua del Servicio Meteorológico Nacional en la región antártica, iniciada a través de su predecesora, la Oficina Meteorológica Argentina, y el desarrollo ininterrumpido de sus actividades técnicas y científicas durante más de un siglo, constituye un hecho que muestra con clara evidencia el interés de la Argentina respecto del conocimiento de las condiciones geográficas meteorológicas y geofísicas de la región antártica.

Este especial interés se manifiesta también respecto de la preservación de las condiciones medioambientales y de las distintas formas de vida, propias de esa vasta región del hemisferio austral.

Fotografías:

Imagen 1 - http://www.meteohistory.org/bavaria02.htm
Imagen 2 - http://www.smn.gov.ar/blogs/?p=116&page=7
Imagen 3 - http://www.smn.gov.ar/blogs/?p=12&page=17

Fuente: http://www.smn.gov.ar/?mod=prensa&id=148

0 comentarios - Observación Meteorológica: Pioneros en la Argentina