A continuación les voy a mostrar una serie de historias que dejan lugar a la reflexión, quiero aclarar que es un recopilación hecha por mí y el fin del post es transmitirles un mensaje y dejarles una lección de vida...

Cosas de la vida...


historias El trompetero

saber


En una batalla que se estaba celebrando un trompetero animaba a los soldados en la pelea con los sonidos de su trompeta. Y habiendo tenido la desgracia de caer prisionero, alegaba para que no le matasen:
-Yo no he pelado en la batalla, pues sólo tocaba la trompeta.
-Esta misma circunstancias agrava tu delito- le contestaron los enemigos-, pues si bien tú no combatías, animabas el ardor de los demás con tus tocatas.

Moraleja: Más dignos son de castigo los que incitan a los otros para que cometan algún delito que los mismos que lo cometen.


reflexion

pensar El mulo

rana


A un mulo harto de cebada y redondo como una bola, preguntáronle en la feria quién había sido su padre.
-Mi padre fue el caballo-contestó el mulo con arrogancia-;veloz en la carrera y lustroso de piel, como yo mismo.
Pero al irlo a probar, no hubo fuerza humana que le hiciera correr velozmente.El comprador, bajándose, le dijo:
-Amigo mío, mientras hayas de estarte quieto, puedes insistir en que eres hija de caballo; pero cuando vayas a correr confiesa que eres hijo de burro.

Moraleja: Los necios sólo conocen sus errores en los tiempos de adversidad.


Leccion

moraleja Los dos perros

vida


Un hombre que tenía dos perros enseñó a uno a cazar y al otro le destinó a guardar la casa. Cuando el que cazaba, muerto de fatiga, volvía del campo caragdo de botín, lo comían conjuntamente los dos perros.
-Esto es una injusticia- díjole el primer perro al segundo, ¿porque tú, que no trabajas, has de alimentarte a mi costa?
Tienes razón; pero no me acuses a mí, sino al amo, que en vez de enseñarme a trabajar, hizo que yo comiese del trabajo ajeno.

Moraleja: Los padres tienen la culpa de que sus hijos estén mal educados.


Rosa

asno El ladrón y el perro

Cosas de la vida...


Un ladrón se acercó una noche a la puerta de una casa para hacer un robo, y se halló con un perro mastín que guardaba el dintel.
Temeroso de que ladrara el animal y deseando amansarlo, le echó un sabroso arenque que llevaba de prevención en el bolsillo. Cogió el perro el arenque, miró al ladrón con fijeza, y en tono despectivo exclamó:
* Cuando te acercaste creí que eras un bandido; pero ahora que me sobornas sin más ni más, voy a llamar a los amos para que vean lo malvado que eres.
Y el perro comenzó a ladrar como un desesperado ahuyentando al ladrón.

Moraleja: El soborno debe siempre infundir sospecha.


historias

saber El ratón, la rana y el milano

reflexion


En una hermosa laguna vivían en la abundancia más envidiable un Ratón y una Rana, a quienes su pequeñez había proporcionado todos los bienes de la fortuna. Pero la pícara vanidad, que casi siempre ciega, ispiróles a ambos el deseo de proclamar la propia soberanía de aquellos lugares.
* Yo dispongo de la fuerza terrestre-decía el Ratón.
* Y yo de la naval-contestaba la Rana.

Por lo que juzgándose cada uno en posesión de las fuerzas públicas, trabaron lucha fraticida, con ayuda de dos juncos puntiagudos. Violes en esta lucha un milano, que desde lejos presenciaba la escena. Y abalanzándose como un rayo, atrapó con sus garras a los contendientes y se los cenó aquella noche.

Moraleja: Muchas veces los que intentan perjudicar a otros sólo logran destruirse a sí mismos.


pensar

rana La Ranita y el Tren

Leccion


Una vez una ranita paseaba por una vía para trenes,
y estaba tan contenta saltando de una riel a la otra que no vio que un tren se aproximaba a gran velocidad!
Lo vio pero fue demasiado tarde: el tren le cortó la colita!!!
La ranita miró para atrás y gritó:
'mi rabito! dónde está mi rabito?',
miró en las rieles, ahí estaba su colita, y pensó
'nooo! cómo voy a dejar mi traserito ahí botado en las vías del tren! no puedo dejarlo ahí! ahora mismo voy y lo recojo!'.
Dicho y hecho, la ranita saltó de nuevo a las rieles a rescatar su colita, y cuando la estaba recogiendo vino otro tren y ZAS! le cortó la cabeza!!

Moraleja: Nunca pierdas la cabeza por un culito.


moraleja

vida Para reflexionar entre distintas opciones

Rosa


Estás conduciendo tu coche en una noche de tormenta terrible. Pasas por una parada de autobús donde se encuentran tres personas esperando:
1. Una anciana que parece a punto de morir.
2. Un viejo amigo que te salvó la vida una vez.
3. El hombre perfecto o la mujer de tus sueños.

¿A cuál llevarías en el coche, habida cuenta que sólo tienes sitio para un pasajero?
Este es un dilema ético-moral que una vez se utilizó en una entrevista de trabajo. Podrías llevar a la anciana, porque va a morir y por lo tanto deberías salvarla primero; o podrías llevar al amigo, ya que el te salvó la vida una vez y estas en deuda con él. Sin embargo, tal vez nunca vuelvas a encontrar al amante perfecto de tus sueños.
El aspirante que fue contratado (de entre 200 aspirantes) no dudó al dar su respuesta. Me encanta, y espero poder utilizarlo alguna vez en alguna entrevista. ¿QUÉ DIJO? Simplemente contestó: "Le daría las llaves del coche a mi amigo, y le pediría que llevara a la anciana al hospital, mientras yo me quedaría esperando el autobús con la mujer de mis sueños."

Moraleja: Debemos superar las aparentes limitaciones que nos plantean los problemas, y aprender a pensar creativamente.


asno

Cosas de la vida... El Embustero

historias


Un hombre enfermo y de escasos recursos prometió a los dioses sacrificarles cien bueyes si le salvaban de la muerte. Queriendo probar al enfermo, los dioses le ayudaron a recobrar rápidamente la salud, y el hombre se levantó del lecho. Mas como no poseía los cien bueyes comprometidos, los modeló con sebo y los llevó a sacrificar a un altar, diciendo:

-¡Aquí tienen, oh dioses, mi ofrenda!

Los dioses decidieron también burlarse entonces a su vez del embustero, y le enviaron un sueño que le instaba a dirigirse a la orilla del mar, donde inmediatamente encontraría mil monedas de plata.

No pudiendo contener su alegría, el hombre corrió a la playa, pero allí cayó en manos de unos piratas que luego lo vendieron. Y fue así como encontró las mil monedas de plata.

Moraleja: Quien trata de engañar, termina engañado.


saber

reflexion El Sol y el Huracán

pensar


El sol y el huracán discutían con un árabe, quien de los dos era capaz de hacerle quitar el abehi (la túnica) tejida de pelos de cabras que el beduino usa para protegerse del sol. El sol le dio la primacía al huracán para que comience a presionar con fuertes ráfagas, con tormentas de arena, etc., pero el árabe se hizo fuerte con su abehi y resistió, fracasando el huracán en sus intentos.

Entonces dijo el sol: "Ahora me toca a mí", paró el viento y el sol comenzó a irradiar calor intenso, tan intenso que el beduino no tenía más salida que desprenderse de su abehi y así le ganó la apuesta al huracán.

Moraleja: No siempre la fuerza es la que logra los objetivos.


rana

Leccion La Rosa y el Sapo

moraleja


Había una vez una rosa roja muy hermosa y bella. Que maravilla al saber que era la rosa mas bella del jardín. Sin embargo, se daba cuenta de que la gente la veía de lejos.

Un día se dio cuenta de que al lado de ella siempre había un sapo grande y oscuro y que era por eso que nadie se acercaba a verla de cerca. Indignada ante lo descubierto le ordeno al sapo que se fuera de inmediato; el sapo muy obediente dijo: Esta bien, si así lo quieres. Poco tiempo después el sapo paso por donde estaba la rosa y se sorprendió al ver la rosa totalmente marchita, sin hojas y sin pétalos. Le dijo entonces: Vaya que te ves muy mal. ¿Que te paso? La rosa contestó: Es que desde que te fuiste las hormigas me han comido día a día, y nunca pude volver a ser igual. El sapo solo contesto, Pues claro, cuando yo estaba aquí me comía a esas hormigas y por eso siempre eras la mas bella del jardín.

Moraleja: Muchas veces despreciamos a los demás por creer que somos mas que ellos, mas bellos o simplemente que no nos "sirven" para nada. Dios no hace a nadie para que este sobrando en este mundo, todos tenemos algo especial que hacer, algo que aprender de los demás o algo que enseñar, y nadie debe despreciar a nadie. No vaya a ser que esa persona nos haga un bien del cual ni siquiera estemos conscientes.


vida

RosaasnoCosas de la vida...


historias

saber