100 frases



En los últimos cien años la historia argentina regaló un sinfín de frases célebres, cantos populares, bloopers y slogans que quedaron marcados en la memoria. Algunas trascendieron por su comicidad. Otras, por su oportunismo. Muchas, tristemente célebres, pintaron de cuerpo entero a las etapas más negras de la historia argentina. Estos son cien ejemplos de la creatividad argentina para esbozar frases memorables.


“Que se pierdan cien gobiernos, pero que se salven los principios”
(Hipólito Yrigoyen, 1916)

“Ha sonado otra vez en América, para el bien del mundo, la hora de la espada”
(Leopoldo Lugones, 1924, durante el acto por el centenario de la batalla de Ayacucho)

“La Argentina, por su independencia recíproca, es desde el punto de vista económico una parte integrante del imperio británico”
(Julio Roca hijo, vicepresidente de la Nación, 1933, tras la firma del pacto por el comercio de carnes con el Reino Unido)

“Se conoce al nombre del matador, pero hace falta conocer al del asesino”
(Lisandro de la Torre, 1935, una vez que se apresó a Ramón Valdez Cora, quien mató al senador Enzo Bordabehere en el Congreso de la Nación)

“Se terminó el fraude”
(Edelmiro Farrell, en 1943, después del golpe de Estado contra Ramón Castillo)

“El aluvión zoológico del 24 de febrero parece haber arrojado a algún diputado a su banca”
(Definición del diputado radical Ernesto Sanmartino, en 1947, acerca del origen de la banca de varios legisladores peronistas)

“Por cada uno de los nuestros que caiga, caerán cinco de los de ellos”
(Juan Domingo Perón, 1955)

“No hay vencedores, ni vencidos”
(Eduardo Lonardi, 1955, después del derrocamiento de Perón)

“A las Fuerzas Armadas las queremos al servicio de la Nación y no como guardia pretoriana del presidente de la República”
(Arturo Frondizi, 1º de mayo de 1958)

“Hay que pasar el invierno”
(Álvaro Alsogaray, 1959, mientras anunciaba medidas de ajuste)

“Perón no viene porque no le da el cuero para venir”
(Alejandro Lanusse, 1972)

“Ahora resulta que esos estúpidos, imberbes, que gritan, pretenden tener más méritos que aquellos dirigentes sabios y prudentes que, desde las organizaciones gremiales, mantuvieron viva la llama del movimiento durante 18 años”
(Juan Domingo Perón, 1º de mayo de 1974)

“Me llevo en mis oídos la más maravillosa música que es, para mí, la palabra del pueblo argentino”
(Perón, junio de 1974)

“Este viejo adversario despide a un amigo”
(Ricardo Balbín, julio de 1974, durante los funerales de Perón)

“No habrá devaluación brusca. La tendencia de los últimos días se acaba esta semana”
(Celestino Rodrigo, 1975)

“No me le den mucho a Mondelli”
(Pedido de María Estela Martínez de Perón al periodismo en febrero de 1976, tras designar a Emlio Mondelli como ministro de Economía)

“Yo me borro”
(Casildo Herreras, secretario General de la CGT, marzo de 1976)

“Me estoy probando los pantaloncitos para bañarme en el Pacífico”
(Luciano Benjamín Menéndez, 1978, en pleno conflicto con Chile por el Canal de Beagle)

“El régimen de tabla cambiaria seguirá hasta el fin de la década”
(José Alfredo Martínez de Hoz, 1980)

“La inflación está muerta”
(Christian Zimmermann, vicepresidente del Banco Central, 1980)

“La gente nunca tuvo más plata que ahora”
(Martínez de Hoz, 1980)

“El que apuesta al dólar, pierde”
(Lorenzo Sigaut, 1981)

“Las urnas están bien guardadas”
(Leopoldo Galtieri, 1981)

“No digo ‘Adiós’. Digo ‘Hasta luego’”
(Martínez de Hoz, 1981, al dejar el Ministerio de Economía)

“Si quieren venir que vengan, les presentaremos batalla”
(Leopoldo Galtieri, 1982)

“¡Que traigan al principito!”
(Mario Benjamín Menéndez, 1982)

“El peronismo triunfará conmigo o sinmigo”
(Herminio Iglesias, 1983)

“Con la democracia no sólo se vota: con la democracia, se come, se cura y se educa”
(Raúl Alfonsín, 1983)

“Si querés que me baje los pantalones, me los bajo”
(Bernardo Grinspun, ministro de Economía, 1984, ante el emisario del FMI, Joaquín Ferrán)

“Señores jueces, quiero utilizar una frase que pertenece ya a todo el pueblo argentino: Nunca más”
(Julio César Strassera, 1985)

“Barrilete cósmico, ¿de qué planeta viniste?”
(Víctor Hugo Morales, 1986)

“A vos no te va tan mal, gordito”
(Raúl Alfonsín, 1987)

“Hoy podemos dar a gracias a Dios: la casa está en orden y no hay sangre en la Argentina. ¡Felices Pascuas!”
(Raúl Alfonsín, 1987)

“Les hablé con el corazón y me contestaron con el bolsillo”
(Juan Carlos Pugliese, 1988)

“Yo no dudo, los soldados no dudan. La duda es una jactancia de los intelectuales”
(Aldo Rico, 1988)

“Síganme, que no los voy a defraudar”
(Carlos Menem, 1989)

“Por los niños pobres que tienen hambre. Por los niños ricos que tienen tristeza”
(Slogan electoral de Menem, 1989)

“No me atosiguéis”
(María Estela Martínez de Perón, 1989)

“Si el mercado quiere dólares, le vamos a dar con el látigo”
(José Luis Machinea, presidente del Banco Central, 1989)

“En este país, nadie hace la plata trabajando”
(Luis Barrionuevo, 1990)

“Estamos mal, pero vamos bien”
(Menem, 1990)

“No sé si voy a sacar el país del problema económico. Pero seguro que voy a hacer un país más divertido”
(Menem, 1990)

“Con la convertibilidad, habrá más de seis décadas de crecimiento y prosperidad en la Argentina”
(Domingo Cavallo, 1991)

“La Ferrari es mía, mía, mía. ¿Por qué voy a donarla?”
(Menem, 1991)

“No importa de dónde vengan los capitales. Lo que importa es que vengan”
(Alberto Kohan, 1991)

“No tengo aspiraciones de ser reelegido en 1995. ¿Cuál es el propósito de la campaña Menem ’95. Que Menem se va en el ’95”
(Menem, 1992)

“En 1.000 días, vamos a poder tomar agua del Riachuelo”
(María Julia Alsogaray, 1993)

“Hacia 1997, la deuda externa comenzará a reducirse. Y hacia fin de siglo, será insignificante”
(Cavallo, 1993)

“Necesito $ 10.000 para llegar a fin de mes”
(Cavallo, 1994)

“Me cortaron las piernas”
(Diego Maradona, 1994)

“Voy a hacer m… a los evasores”
(Carlos Tacchi, secretario de Ingresos Públicos, 1995)

“En las sesiones largas, algunos legisladores se dan un nariguetazo”
(Alberto Lestelle, secretario para la Lucha contra la Drogadicción, 1995)

“Hay que dejar de robar por dos años”
(Barrionuevo, 1996)

“Dentro de poco tiempo se va a licitar un sistema de vuelos espaciales mediante el cual, desde una plataforma que quizás se instale en Córdoba, esas naves espaciales se van a remontar a la estratósfera y desde ahí elegir el lugar adonde quieran ir, de tal forma que en una hora y media podamos estar desde Argentina en Japón, Corea o en cualquier parte del mundo”
(Menem, 1996)

“Yo no escribo nombres en las servilletas, ni presiono a los medios de comunicación”
(Néstor Kirchner, 1997)

“La convertibilidad se mantendrá por los siglos de los siglos”
(Menem, 1996)

“Esos problemas no corresponden a mi jurisdicción”
(María Julia Alsogaray, secretaria de Recursos Naturales, en 1996, luego de un incendio que arrasó con más de 19.000 hectáreas en la Patagonia)

“Hay que meterle bala a los delincuentes”
(Carlos Ruckauf, candidato a gobernador de Buenos Aires, 1999)

“Cavallo es capaz de vender a la madre por un poco de poder”
(Gustavo Béliz, 1999)

“Dicen que soy aburrido”
(Fernando de la Rúa, 1999)

“Menem se cree Jesucristo”
(Cavallo, 1999)

“La causa de las armas me tiene podrido”
(Guido Di Tella, ministro de Relaciones Exteriores, 1999)

“Para los senadores tengo la Banelco”
(Frase atribuida a Alberto Flamarique, ministro de Trabajo, en 2000)

“Aquí no hay crisis, ni problemas”
(De la Rúa, 2000, horas antes de la renuncia de su vicepresidente, Carlos “Chacho” Álvarez)

“El 2001 será un gran año para todos. ¡Qué lindo es dar buenas noticias!”
(De la Rúa, mensaje de fin de año de 2000)

“Hay que sacar este gobierno a las patadas”
(Rodolfo Daer, líder de la CGT, 2000)

“De la Rúa es el Sarmiento del siglo XXI”
(Cavallo, 2001)

“Yo me equivoqué y pagué. Pero la pelota no se mancha”
(Maradona, 2001)

“El Estado nacional, en ningún caso, podrá alterar las condiciones pactadas entre el/los depositantes y la entidad financiera, esto significa la prohibición de canjearlos por títulos de deuda pública nacional, u otro activo del Estado Nacional, ni prorrogar el pago de los mismos, ni alterar las tasas pactadas, ni la moneda de origen, ni reestructurar los vencimientos, los que operarán en las fechas establecidas entre las partes”
(Artículo 2º de la Ley 25.466, de Intangibilidad de los depósitos, promulgada el 24 de septiembre de 2001)

“La situación del país comienza a mejorar”
(De la Rúa, julio de 2001)

“Que se vayan todos; que no quede ni uno solo”
(Clamor popular, diciembre de 2001)

“Voy a poner a la Argentina en orden y vamos a crear un millón de empleos”
(Rodríguez Saá, diciembre de 2001)

“Vamos a tomar el toro por las astas. En primer lugar, anuncio que el Estado argentino suspenderá el pago de su deuda externa”
(Adolfo Rodríguez Saá, diciembre de 2001)

“El Presidente no me convocó por mi prontuario, sino por mi capacidad”
(Carlos Grosso, diciembre de 2001)

“El que depositó pesos, recibirá pesos. El que depositó dólares, recibirá dólares”
(Eduardo Duhalde, 2002)

“La Argentina es un país condenado al éxito”
(Duhalde, 2002)

“Si el FMI no nos aprueba el préstamo, que sea lo que Dios quiera”
(Duhalde, 2002)

“Los argentinos son una manga de ladrones. Desde el primero, hasta el último”
(Jorge Batlle, presidente del Uruguay, 2002)

“Presidente, ¿es verdad que se viene el zurdaje?”
(Mirtha Legrand, a Néstor Kirchner, junio de 2003)

“No somos ni coimeros, ni corruptos”
(Aníbal Fernández, ministro del Interior, diciembre de 2003)

“Los piqueteros ven una pala y les da fiebre”
(Aníbal Fernández, agosto de 2004)

“Las discusiones fueron de peluquería”
(Fernández, marzo de 2004, después del Congreso del PJ en el que se enfrentaron Cristina de Kirchner, Hilda “Chiche” Duhalde y Olga Ruitort de De la Sota)

“Si Kirchner me dijera ‘Te necesito regando las plantas’, me iría a regarlas”
(Rafael Bielsa, diciembre de 2004)

“Sería inhumano traer gente y no proveerle el transporte”
(Julio Pereyra, coordinador de campaña del Frente para la Victoria en Buenos Aires, 2005)

“Cuando a alguien se le ponen escollos para gobernar, eso no es libreto peronista. Es más bien un guión de Francis Ford Coppola. Y no es doctrina peronista; es el Padrino”
(Cristina Fernández de Kirchner, julio de 2005)

“Señor Coto, yo lo conozco”
(Kirchner, 2005)

“Hay vida después del Fondo”
(Kirchner, 2005)

“Minga les vamos a aumentar las tarifas”
(Kirchner, 2005)

“El año que viene vamos a tener un candidato que será pingüino o pingüina”
(Néstor Kirchner, 2006)

“Espero poder ofrecerles a los porteños el mejor plan para el período 2007-2011”
(Daniel Scioli, junio de 2006, cuando su objetivo político era ser jefe comunal de la Capital Federal)

“No me asusta la posibilidad de tener que gobernar la provincia”
(Scioli, diciembre de 2006, luego de su postulación a gobernador de la provincia de Buenos Aires).

“En cualquier momento, Scioli termina siendo candidato en Santa Cruz”
(Gerardo Morales, presidente de la Unión Cívica Radical, 2006)

“En los próximos días, lloverá gasoil”
(Guillermo Moreno, secretario de Comercio Interior, 2006)

“Sí. Y nosotros vamos a estar con cucharas para juntarlo”
(Respuesta de Roberto Lavagna a la promesa de Moreno)

“No soy gay. Soy afrancesado”
(Jorge Telerman, jefe de Gobierno porteño, 2006)

“No me gorilée”
(Antonio Cafiero a un periodista, 17 de octubre de 2006)

“Si no disparaba, hubiera sido una masacre peor”
(Emilio “Madonna” Quiroz, empleado del sindicato de camioneros que disparó en los disturbios de la Quinta de San Vicente, durante el traslado de los restos de Juan Domingo Perón, en octubre de 2006)

“Cristina es un riesgo como Presidente”
(Duhalde, abril de 2007)

“Para ser buena política no me tengo que disfrazar de pobre”
(Cristina Fernández de Kirchner, 2007)

“Hoy lo pueden llamar Mauricio. Pero siempre va a ser Macri”
(Kirchner, 2007)

“Eso no es Pro”
(Mauricio Macri, 2007)

“Les pido a los porteños que dejen de votar como una isla”
(Alberto Fernández, octubre de 2007)

“La plata me la prestó mi hermano”
(Felisa Miceli, 2007)

“Me voy a ir a un café literario”
(Kirchner, octubre de 2007)

“No va a faltar mucho tiempo en que solamente los camioneros llenemos la Plaza de Mayo”
(Hugo Moyano, diciembre de 2007)

“Estos son los piquetes de la abundancia”
(CFK, marzo de 2008)

“Les dije que por ser mujer me iba a costar más”
(CFK, marzo de 2008)

“Soy un soldado de Cristina”
(Néstor Kirchner, marzo de 2008)

“Se nos escapó Moreno”
(Alberto Fernández, jefe de Gabinete, en referencia a las presiones del secretario de Comercio Interior al Campo, marzo de 2008)

Producción: Matías Fuentes



Fuente: La Nación.

Hasta acá el artículo de La Nación. Personalmente me voy a quedar con una de Perón que dice así: "A mí se me presentan todos los días y me dicen "Estos son los traidores" y vienen otros y me dicen "Los traidores son los otros". Y yo siempre les digo lo mismo, porque todos los que vienen me dicen "Pero nosotros tenemos razón!", y yo les digo: "Tal vez, pero yo no soy juez, no estoy para darles la razón. Yo estoy para llevarlos a todos: buenos y malos. Porque si quiero llevar sólo a los buenos me voy a quedar con muy poquitos".