Éste post no es religioso ni mucho menos. Tan sólo tiene la intenció de desear Feliz Navidad y compartir una anécdota personal. Las imágenes fueron agregadas como compensación por haber entrado y no considerar el contenido como "crap".


Reflexión para antes y después de Navidad...

Ya viene la Nochebuena, y con ella se unen familias, se reparten abrazos a los nuevos cuñados y cuñadas, a los nuevos sobrinitos y sobrinitas, a los hijos recien nacidos!! Y se rememoran a los que ya no están. No soy muy dado a compartir mensajes de paz y armonía, pero aquí va el primero:

navidad


Hace poco mi abuelito me invitó a que lo acompañara a Misa. Quedan pocos "fieles" en mi pueblito y por ende a la capilla a la que asistimos (con cupo para unas 50 personas) sólo acudieron 12 gentes. No hay coro así que el sacerdote tuvo que tomar su guitarra y dirigir él mismo los cantos para el oficio. Estaba por quedarme dormido en las lecturas porque las ancianitas devotas de toda la vida ya no pueden ver y sólo gruñen y murmuran "profta", "blén" y cosas así. Sin embargo, el sacerdote, ya en su homilía, soltó la siguiente frase:

Angelus Silesius, conocido poeta alemán del siglo XVIII, escribía: “Si Jesús naciera mil veces en Belén, pero no nace en tu corazón, de nada te serviría”.

frodo


Hizo la reflexión y después añadió otra cita que me hizo asentirle: "Cada bebé que viene al mundo nos recuerda que Dios aún espera algo del hombre".

Merry

Terminada la Misa salimos al último y mi abuelito quiso quedarse para acompañar a las familias en las "posadas". Entre cánticos navideños y letanías, poco a poco fueron agregándose los niños pobres de madres solteras, de padres alcohólicos o drogadictos, huérfanos del orfanato y vecinillos de la calle. Cantaron junto con nosotros y se llevaron sus bolsitas de dulces y chocolates al terminar de llevar a los peregrinos a una casa que quedaba lejos.

Feliz Navidad


Mi abuelito y yo volvimos a su casa. Él iba muy contento y todavía tarareaba algunos villancicos con mucha efusividad, contagiado hasta la médula de ambiente navideño. Me invitó a tomar un trago de un ron especialísimo que guarda con excesivo recelo, ya que la estampa de la botella asegura que data de 1927. En efecto, el ron estuvo delicioso, pero entre sorbo y sorbo me confesó que le gustaría vivir otros ochenta y cinco años para poder ver el futuro que me "va a tocar vivir".

pippin


"Yo no supe cumplir con lo que dijo el padre" me dijo, "asistí a ochenta nacimientos del niño Jesús, y fui un bebé más que creció y no hizo nada de lo que Dios esperaba". Yo le repliqué que no cualquiera deja 19 nietos en este mundo, que no cualquiera llega a los ochenta y cinco con buena vista y con sus piernas sanas... y sobre todo, que no cualquiera llega a los ochenta y cinco años siendo amado por siete hijos y 19 nietos y por todos sus amigos.

merry christ...
Reflexión para antes y después de Navidad...



Éso era todo, je je, ojalá os haya gustado!!