¿Fue Karl Marx un Satanista?

¿Fue Karl Marx un Satanista?


Este post esta hecho con mucho esfuerzo y con una seleccion del mejor material refenrente a lo tratado, es un buen materil a leer para expandir tus conocimientos.

De igual forma le pido a todos por favor no generar BARDO en los comnentarios, es solo multidiversidad de pensamientos y hay que respetar los de cada quien.





marx







Los Escritos Cristianos de Marx.



y mas


Antes de convertirse en economista y comunista de renombre, Marx fue un humanista. Hoy en día la tercera parte del mundo es marxista. El marxismo, en una u otra forma, es también abrazado por muchos en los países capitalistas. Hay aun hasta cristianos, más aún, hasta clérigos, algunos en altas posiciones, que están seguros de que mientras que Jesús puede haber tenido las respuestas correctas en cuanto a cómo ir al cielo, Marx tenía las respuestas correctas en cuanto a cómo ayudar a los hambrientos, destituidos y oprimidos de la tierra.

Dicen que Marx era muy humano, que lo dominaba una idea:
cómo ayudar a las masas explotadas. Lo que las empobrece, mantenía él, es el capitalismo. Una vez que este sistema corrompido es derrocado, tras un período de transición de dictadura del proletariado, surgirá una sociedad en la cual todo el mundo trabajará de acuerdo con sus habilidades, en las fábricas y granjas pertenecientes a la colectividad, y serán recompensados de acuerdo con sus necesidades.

No existirá un estado gobernando sobre el individuo, ni existirán guerras, ni revoluciones: solamente una hermandad perpetua y universal.

Para que las masas puedan lograr la felicidad, se necesita ir más allá de la derrocación del capitalismo.



"La abolición de la religión como felicidad ilusoria del hombre es un requisito para la verdadera felicidad. El llamado al abandono de sus ilusiones con respecto a su condición es un llamado al abandono de una condición que requiere ilusiones. La crítica de la religión es, por lo tanto, la critica de este valle de lágrimas cuyo halo es la religión".'


Marx fue anti-religioso porque la religión obstruye la realización del ideal comunista, considerado por él como la única respuesta a los problemas del mundo.

Así es como los marxistas explican, su posición. Hay clérigos que la explican del mismo modo.
El Rdo. Ostereicher (Inglaterra) dijo en un sermón: "El comunismo, en cualquiera de sus variadas formas de expresión presente, tanto buenas como malas, fue en su origen un movimiento en pro de la emancipación de la explotación del hombre por el hombre.Sociológicamente, la Iglesia estuvo y está aun básicamente del lado de los explotadores del mundo. Karl Marx, cuyas teorías apenas encubren una pasión por la justicia y la hermandad que tiene sus raíces en los profetas hebreos, aborrecía la religión porque ésta era usada como instrumento para perpetuar un status quo en el cual los niños eran esclavos y trabajaban hasta perecer para enriquecer a otros, aquí en Inglaterra. Hace cien años no era cuestión de broma decir que la religión es el opio de los pueblos. ... Como miembros del Cuerpo de Cristo, tenemos que venir en sencilla penitencia, sabiendo que tenemos una gran deuda con cada comunista."

El marxismo impresiona debido a su éxito, pero el éxito no prueba nada. Los curanderos a menudo tienen éxito también. El éxito confirma tanto el error como la verdad. Los fracasos son valiosos cuando abren el camino a una verdad más profunda. Se debe hacer un análisis de algunas de las obras de Marx, sin tener en cuenta el éxito que hayan o no tenido.

En su temprana juventud, Karl Marx fue cristiano. La primera obra escrita se titula La Unión de los Fieles con Cristo. En ella leemos estas hermosas palabras: "Por medio del amor de Cristo volvemos nuestros corazones al mismo tiempo hacia nuestros hermanos, quienes están interiormente ligados a nosotros y por quienes El se dio a Sí mismo en sacrificio".

Así que Marx conocía un ¡nodo mediante el cual los hombres pueden convertirse en hermanos queridos los unos de los otros. Es el cristianismo.

Continúa diciendo: "La unión con Cristo proporcionaría una elevación interna, un consuelo en la angustia, una calma confiada y un corazón sensitivo al amor humano, a todo lo noble y grande; no por motivos de ambición y gloria, sino solamente por causa de Cristo."

Aproximadamente por la misma época Marx escribió en su Tesis, Consideraciones de un joven al Escoger su Carrera: " La religión en si nos enseña que el Ideal hacia el cual nos dirigimos se
sacrificó a Sí mismo por la humanidad, y ¿quién se atreverá a contradecir afirmación tal? Si hemos escogido la posición en la cual podemos lograr el máximo para El, entonces las cargas nunca nos abrumarán, porque son sólo sacrificios hechos por el bien de todos."'



No hay conversión ni apostasía que cambie a un hombre cien por ciento. A veces, tras tales inversiones de pensamiento, las antiguas creencias o descreimientos, se abren paso de nuevo, demostrando que no estaban del todo borradas de las páginas de la mente sino sólo reprimidas en el subconsciente.

El viejo complejo-de-Cristo aparece en los escritos de Marx mucho después de haberse convertido en luchador militante contra la religión.

Aun en un abstruso libro de economía política como El Capital, en el cual reflexiones sobre la religión son obviamente de poco interés, el maduro y anti-religioso Marx escribió, enteramente fuera de contexto,
"el cristianismo, con su culto del hombre abstracto, especialmente en su desarrollo burgués, (protestantismo, deísmo, etc. ), es la forma de religión más adecuada.

Recordemos, Marx comenzó como creyente cristiano.


Cuando terminó la enseñanza superior, lo que sigue fue escrito en su certificado de graduación bajo el título "Conocimientos Religiosos": "Su conocimiento de la fe y moral cristianas está bastante claro y bien fundado. También tiene cierto conocimiento de la historia de la Iglesia Cristiana"




Quiere Venganza



creencia



Poco después que Marx recibió este certificado, algo misterioso sucedió en su vida: se volvió profunda y apasionadamente anti-religioso. Un nuevo Marx comenzó a emerger.

En una poesía escribe:


"Deseo vengarme de Aquel que gobierna en lo alto".' Así que estaba convencido de que hay Alguien que gobierna. El estaba en pleito con El. Sin embargo, Aquel en lo alto no le había hecho ningún daño. Marx pertenecía a una familia de relativamente buena posición. En su niñez no pasó hambre. Estaba mucho mejor que la mayoría de sus compañeros estudiantes. ¿Qué fue lo que produjo este odio terrible contra Dios?

No se conoce ningún motivo personal. ¿Estaba siendo acaso Karl Marx en esta declaración sencillamente el vocero de otro? En una edad en que todo joven normal tiene hermosos sueños de hacer el bien a otros y preparar una carrera para sí mismo, ¿por qué escribió estas líneas en su poema Invocación de un Desesperado?


Pues un dios ha arrebatado de mí todo
En la maldición y tormento del destino,
Todos sus mundos idos irrevocablemente
Solamente me resta la venganza.

Construiré mi trono en las alturas,
En una cumbre inmensa y fría.
Por su baluarte - supersticioso espanto.
Por su alguacil - la más negra agonía.

Quien lo mire con ojos sanos,
Regresará mudo, con palidez mortal,
En garras de mortandad ciega y fría.
¡Que su felicidad prepare su tumba!



Las palabras
"me construiré mi trono en las alturas" y la confesión que de quien se sienta en este trono sólo emana espanto y agonía, nos recuerda el orgulloso alarde de Lucifer: " Subiré al Cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios levantaré mi trono". (Isaías 14:13)

Pero, ¿por qué desea Marx un trono tal? La respuesta se encuentra en un drama poco conocido que Marx también compuso durante sus años estudiantiles, titulado Oulanem. Para explicar el título necesitamos cierta digresión.

Existe una iglesia de Satanás. Uno de sus ritos es la misa negra, la cual recita a medianoche el sacerdote satanista. Colocan velas negras al revés en el candelabro. El sacerdote se viste con su ornada túnica, pero con el forro hacia afuera. Dice todo lo que se indica en el libro de oraciones, pero leyendo desde el final hacia el principio. Los nombres santos de Dios, Jesús y María, se leen a la inversa. Un crucifijo es colocado boca abajo o es pisoteado. El cuerpo de una mujer desnuda sirve de altar. Una ostia consagrada, robada de alguna iglesia e inscrita con el nombre de "Satanás" es usada en una parodia de la comunión. Durante la misa negra se quema una Biblia. Todos los presentes prometen cometer los siete pecados capitales, según son enumerados en los catecismos católicos, y a nunca hacer ningún bien. Tras esto, sigue una orgía.

El culto al Diablo es muy antiguo. Deuteronomio 32:17 dice que los judíos "sacrificaron a io os demonios". Más adelante, el rey Jeroboam de Israel, ordenó sacerdotes para los demonios. (11 Crónicas 11:15)


De manera característica, Oulanem es una inversión de un nombre santo: es un anagrama de Emmanuel, un nombre bíblico de Jesús que significa en hebreo "Dios con Nosotros".

Tales inversiones de nombres se consideran efectivas en la magia negra.


El drama Oulanem se puede comprender solamente a la luz de la extraña confesión que hizo Marx en un poema titulado El Violinista, al cual trataron de restar importancia después tanto él mismo como sus seguidores.

Los vapores infernales suben y llenan la mente, (marihuana )
Hasta que enloquezco y mi corazón es totalmente cambiado.
¿Ves esta espada?
El Príncipe de las Tinieblas Me la vendió.
Para mí marca el compás, y da las señales.
Cada vez con más osadía, toco el baile de la muerte,



Estas líneas cobran significación especial cuando nos enteramos de que en los ritos de iniciación superior del culto satanista, se le vende una espada encantada al candidato, la cual le asegura éxito. Paga por ella firmando un pacto con sangre de sus venas, de que su alma pertenecerá a Satanás después de morir.


Y ahora, una cita del drama Oulanem:

Y ellos son también, Oulanem, Oulanem.
Nombre que resuena como la muerte, resuena
Hasta que perece, arrastrándose miserablemente.
Detente, ¡lo tengo ahora! Surge desde mi alma

Tan claro como el aire, tan fuerte como mis propios huesos.
Aun tengo fuerza en mis juveniles brazos
Para agarrarte fuertemente y triturarte

[es decir, a la humanidad personificada]
Con tempestuoso poder
Mientras que para ambos se abre el abismo
desmesuradamente en la oscuridad.

Te hundirás y yo te seguiré riendo a carcajadas;
Murmurando en tus oídos, "Desciende,
amiga: ven conmigo”.


La Biblia, que Marx había estudiado en sus años de escuela superior y que conocía muy bien en sus años de madurez, dice que el Diablo será atado por un ángel y echado en el abismo (Apocalipsis 20:3). El deseo de Marx es arrastrar a toda la humanidad adentro de este abismo reservado para el Diablo y sus ángeles.

¿Quién habla a través de Marx en este drama? ¿Es razonable suponer que un joven estudiante abrigue como el sueño de su vida una visión de la humanidad entrando en el abismo de oscuridad ("oscuridad exterior" es un término bíblico que se refiere al "infierno", y a sí mismo riendo a carcajadas mientras va tras aquellos a quienes guió en la incredulidad? En ninguna parte del mundo se cultiva este ideal, excepto en los ritos de iniciación de la iglesia de Satanás, en sus niveles más altos.

Llega el momento de la muerte de Oulanem. Sus palabras son:



Arruinado, arruinado. Mi tiempo ha terminado.
El reloj se ha detenido, la casa enana se ha derrumbado.
Pronto abrazaré la eternidad en mi pecho,
Y pronto rugiré gigantescas maldiciones sobre la humanidad.




Marx había amado el mundo de Mefistófeles en Fausto; "Todo lo que existe merece ser destruido". Todo, incluyendo el proletariado y los camaradas. Marx citó estas palabras en El 18 de Brumario.13 Stalin actuó basado en ellas y destruyó aun a su propia familia.

La secta satanista no es materialista. Cree en la vida eterna, Oulanem, la persona por quien habla Marx, no disputa el hecho de la vida eterna. Lo afirmó, pero como una vida de odio magnificado en extremo. Vale la pena hacer notar que eternidad para los demonios significa "tormento". Por eso jesús fue reprochado por los demonios: "¿Has venido para atormentarnos antes de tiempo?" (Mateo 8:29).

Lo mismo sucede con Marx:





¡Ah, la eternidad! nuestra aflicción eterna.
Muerte indescriptible e inmensurable,
Vil, artificialmente concebida para mofa nuestra,
Nosotros, mecanismos como relojes, ciegamente maquinales,

Hechos para ser los necios almanaques del Tiempo y el Espacio,
Sin más propósito que acontecer; ser arruinados,
Para que haya algo que arruinar.



Comenzamos a comprender lo que ha sucedido al joven Marx. Había tenido convicciones cristianas, pero no había llevado una vida compatible con ellas. La correspondencia con su padre da testimonio de su despilfarro de grandes sumas de dinero en placeres, y de sus constantes querellas con la autoridad paternal sobre éstas y otras cuestiones. Luego puede que haya sucumbido a las doctrinas de la altamente secreta Iglesia de Satanás y recibido los ritos de iniciación. Satanás, quien habla a través de sus adoradores en sus orgías halucinogénicas. Así pues, Marx no es sino el vocero de Satanás cuando pronuncia en su poesía Invocación de un Desesperado las palabras
"deseo vengarme de Aquel que gobierna en lo alto".


Escuchemos el final de Oulanem:


Si existe Algo que devore,
Saltaré adentro, aunque traiga el mundo a su ruina
El mundo que se dilata entre mí y el abismo,
Lo destrozaré en pedazos con mis perennes maldiciones.

Estrecharé mis brazos alrededor de su cruel realidad:
Abrazándome, el mundo sucumbirá estúpidamente,
Y entonces se hundirá en la nada absoluta,
Fenecido, inexistente: eso sería vivir verdaderamente.


En Oulanem, Marx hace lo que hace el Diablo: entregar la raza humana toda a la condenación. Oulanem es probablemente el único drama en el mundo cuyos personajes están conscientes de su propia corrupción, de la cual hacen gala y celebran con convicción. En este drama no hay blanco y negro. No existe Claudio ni Ofelia, lago ni Desdemona. Aquí todo es negro y todos revelan aspectos Mefistofélicos. Todos son satánicos, todos están corrompidos y condenados.ir al principio



Extraños Rituales en la Familia de Marx


Cuando escribió estas cosas, Marx, genio prematuro, contaba dieciocho años. El programa de su vida ya estaba establecido. Ni una palabra sobre servicio a la humanidad, el proletariado o el socialismo. Deseaba traer el mundo a la ruina. Deseaba construirse un trono cuyo baluarte fuera el temblor humano.


En esta etapa, encontramos algunos pasajes enigmáticos en la correspondencia entre Karl Marx y su padre. Escribe el hijo: "Ha caído el velo. Mi Lugar Santísimo se ha dividido en pedazos, y nuevos dioses han tenido que ser instaládos".' Estas palabras fueron escritas en noviembre 10, 1837, por un joven que hasta entonces había profesado ser cristiano. Antes, había declarado que Cristo estaba en su corazón. Ahora ya no era así. ¿Quiénes son los nuevos dioses instalados en Su lugar?

El padre replica: "Me cohibí de insistir en una explicación sobre un asunto muy misterioso, aunque parecía algo bastante dudoso':" ¿Qué era este asunto misterioso? Hasta ahora ningún biógrafo de Marx ha explicado estas extrañas frases.

En marzo 2, 1837, el padre de Marx escribió a su hijo:
"Tu progreso, la amada esperanza de ver un día gran reputación en tu hombre, y tu bienestar terrenal, no son los únicos deseos de mi corazón. Estas son ilusiones que mantuve por mucho tiempo, pero te aseguro que su realización no me hubiera hecho feliz. Solamente si tu corazón permanece puro y late humanamente, si ningún demonio es capaz de enajenar tu corazón de los buenos sentimientos, sólo entonces seré feliz".

Qué hizo a este padre expresar de repente el temor de una influencia demoníaca en su joven hijo, quien hasta entonces había confesado ser cristiano? ¿Serían las poesías que recibió como regalo de su hijo cuando cumplió sus 55 años?

La que sigue es una cita tomada del poema de Mayx, Sobre Hegel:

karl. satanismo. religionm. pens





Palabras enseño, enredadas en endiablada confusión.
Así pues, cada cual piense lo que quiera pensar.
En su poesía La Doncella Pálida, escribe:


Por tanto, el cielo he perdido,
Esto yo bien lo sé.
Mi alma, otrora fiel a Dios,
Seleccionada está para el infierno.

No se necesita comentario alguno.
Marx comenzó con ambiciones artísticas. Sus dramas y poesías son importantes por cuanto
revelan el estado de su corazón, pero careciendo de valor literario, no han recibido reconocimiento.


Falta de éxito en pintura y arquitectura nos dio a un Hítler, en drama a un Goebbels, en filosofía a un Rosemberg. Marx abandonó la poesía por una carrera de revolución llevada a cabo en nombre de Satanás en contra de una sociedad que no apreció su poesía. Es concebible que éste sea uno de los motivos de su rebelión total. Ser menospreciado como judío fue otro.

Dos años después que su padre expresara su preocupación, en 1839, el joven Marx escribió Diferencia entre la Filosofía de la Naturaleza de Demócrito y Epicuro, en el prefacio de la cual se adhiere a la declaración de Esquilo, "Abrigo odio contra todos los dioses" .21 Esto corrobora declarando que está en contra de todos los dioses en la tierra y en el cielo que no reconozcan la autoconsciencia humana como deidad suprema.

Marx fue un enemigo declarado de todos los dioses, un hombre que vendió su espada al príncipe de las tinieblas al precio de su alma. Manifestó como su objetivo el arrastrar a toda la humanidad en el abismo y seguirla riendo a carcajadas.

¿Había Marx realmente comprado su espada a Satanás?

Su hija Eleanor cuenta que Marx les hizo muchos cuentos, a ella y sus hermanas, cuando eran niñas. Su favorito era uno sobre un tal Hans Rockle. "Contar este cuento tomaba meses y meses, porque era un cuento muy largo, que no tenía fin. Hans Rockle era un brujo ... que tenía una tienda de juguetes y muchas deudas ... a pesar de ser brujo siempre estaba en dificultades económicas. Por lo tanto, tenía que vender, contra su voluntad, todas sus cosas hermosas, una a una, al Diablo ... algunas de sus aventuras eran tan horripilantes que nos paraban los pelos de punta.

¿Es normal que un padre les cuente a sus hijitos historias horripilantes sobre la venta de los tesoros más queridos que uno posee al Diablo? Robert Payne, en su libro Marx23 también recuenta este incidente detalladamente, según fuera contado por Eleanor: de cómo el infeliz Rockle, el mago, vendió los juguetes con renuencia, conservándolos hasta el último momento. Pero como había hecho un pacto con el Diablo, no tenía forma de evitarlo.

El biógrafo de Marx continúa, —Casi no hay dudas de que aquellas historias interminables eran autobiográficas. . . . El tenía una visión diabólica del mundo, una malevolencia diabólica. A veces parecía estar consciente de estar realizando las obras del Diablo.

Cuando Marx terminó Oulanern y sus otros poemas primeros en los cuales escribía sobre tener un pacto con el Diablo, no había pensado en el socialismo. Aun hasta luchó en su contra. El era editor de un periódico alemán, Rheinische Zeitung, el cual —no le concede ni siquiera validez teórica a las ideas comunistas en su forma presente, mucho menos desea su realización práctica, la cual de todos modos considera imposible. ... Los esfuerzos de las masas para llevar a cabo sus ideas comunistas, se pueden responder con un cañón tan pronto como se vuelvan peligrosos . . .



Poesía Diabólica


En las poesías de Marx "Invocación de un Desesperado" y Orgullo Humano, la súplica suprema del hombre es por su propia grandeza. Si el hombre está condenado a perecer por causa de su grandeza, esta será una catástrofe cósmica; pero morirá como un ser divino, llorado por los demonios. En la balada "El Violinista", Marx registra las quejas del cantor contra un Dios que no conoce ni respeta su arte. Surge de los oscuros abismos del infierno, "hechizando la mente y embrujando el corazón, y su baile es el baile de la muerte" El violinista saca su espada y la hunde en el alma del poeta.

Arte que surge de los oscuros abismos del infierno, hechizando la mente ... Nos hace recordar las palabras del revolucionario norteamericano Jerry Rubin en Do It (Hazlo): "Hemos combinado juventud, música, sexo, drogas y rebelión con traición; y ésa es una combinación difícil de vencer".

En su poema Orgullo Humano, Marx confiesa que su objetivo no es mejorar al mundo, ni reformarlo, ni revolucionalizarlo, sino simplemente arruinarlo y disfrutar su ruina:

Con desdeño arrojaré mi guante
En la misma cara del mundo,
Y veré el colapso de este pigmeo gigante
Cuya caída no ahogará mi ardor.

Entonces vagaré como un dios victorioso
Entre las ruinas del mundo
Y, dando a mis palabras fuerza activa,
Me sentiré igual al Creador.




La razón dominante de la conversión de Marx al comunismo aparece claramente en una carta de su amigo George Jung a Ruge. No es la emancipación del proletariado, no es el establecimiento de un orden social mejor. Jung escribe: "Si Marx, Bruno Bauer y Feuerbach se asocian para fundar una revista teológico-política, Dios hará bien en rodearse de todos sus ángeles y autocompadecerse, porque estos tres ciertamente lo sacarán del cielo .




El siguiente es un maravilloso poema cristiano escrito en su juventud por el hombre que más tarde se convertiría en el mejor cómplice de Marx en la destrucción de la religión:



Señor Jesucristo, Hijo Único de Dios,
Oh desciende de tu Trono Celestial
Y sálvame de mi alma.

Desciende en toda Tu bienaventuranza,
Luz de la Santidad del Padre,

Permite que pueda escogerte.
Amoroso, espléndido, sin angustias es el gozo con que elevamos Salvador, a Ti, nuestra alabanza.

Y cuando inhale mi último aliento,
Teniendo que sufrir de la muerte el tormento,
Que firme en Ti me afiance;

Que cuando mis ojos con oscuridad se llenen
Y mi latiente corazón se pare,

Que en Ti mi cuerpo descanse
Y allá en el Cielo mi espíritu alabe
Tu nombre eternamente,

Puesto que en Ti yace, salvo.

Oh, que estuviera cercano el tiempo gozoso
Cuando en Tus amantes brazos

Pueda extraer nueva y cálida vida.
Y entonces, Oh Dios, agradecido,
Abrazaré a todos mis queridos
Para siempre en mis brazos.

Por siempre y siempre viviendo,
Contigo morando para contemplar
Nueva vida para mí, que has de revelar.

Viniste para libertar a la humanidad
De la muerte y la enfermedad,
para que pudiera haber

Bendición y fortuna por doquier.
Y ahora con éste, Tu nuevo descenso,
Todo en la Tierra será diferente;

Y a cada hombre darás su porción.



Engels








Marx fue un intelectual de alto calibre. Así como Engels. Pero su correspondencia de ambos está llena de obscenidades, algo poco común en esta clase social. Abunda el lenguaje inmundo, pero no hay ni una sola carta en la cual uno escuche a los idealistas hablando de su sueño comunista o socialista.



La siguiente poesía describe la actitud del movimiento hacia el satanismo.




A vos mis versos, desenfrenados y audaces,
Ascenderán, oh Satanás, rey del banquete,
Apartaos con vuestras rociaduras, oh sacerdote, y vuestras letanías
Porque nunca, oh sacerdote, estará Satanás detrás de vos.



Vuestro aliento, oh Satanás, mis versos inspira,
Cuando de mi pecho a los dioses desafío.

De reyes pontificales, de reyes inhumanos:
Vuestro es el relámpago que hace temblar las mentes.

Oh alma que vagaste lejos del camino correcto,
Misericordioso es Satanás. ¡Mira a Eloísa!



Como el torbellino extendiendo sus alas,
Pasa él, oh pueblo, ¡Satanás el Grande!
¡Aclamadle, de la razón el gran Vindicadorl
¡Sagrado a vos ascenderán incienso y votos!
Vos, que habéis destronado al dios del sacerdote.




Este es el tipo de poesía que se recitaba en la casa de Marx.

La conexión entre el marxismo y la teosofía no es accidental. La Teosofía ha difundido en Occidente la doctrina hindú de la inexistencia del alma individual. Lo que hace la Teosofía a través de la persuasión, lo hace el marxismo con el látigo. Despersonaliza a los hombres, cambiándolos en robots sumisos del Estado.




Marx murió abatido, como todos los satanistas. El 25 de mayo, 1883, le escribió a Engels: " ¡Qué inútil y vacía es la vida, pero cuán deseable! "Hay un secreto detrás de Marx que sólo unos cuantos marxistas conocen. Lenin escribió, "Después de medio siglo, ni un solo marxista ha comprendido a Marx."







Versiones Blasfemas del Padrenuestro


El periódico soviético Sovietskaia Molodioj del 14 de febrero de 1976, añade una nueva y flagrante prueba de las conexiones entre el marxismo y el satanismo. El periodista ruso cuenta cómo los militantes comunistas asaltaban las iglesias y se burlaban de Dios durante el régimen zarista. Para este propósito los comunistas usaban una versión blasfema del "Padrenuestro":



Padre nuestro, que estás en Petersburgo,
Maldito sea tu nombre.
Sea hecho pedazos tu reino,
No sea hecha tu voluntad,
No, ni aun en el infierno.
Danos nuestro pan que nos robaste,
Y paga nuestras deudas,
así como nosotros hemos pagado las tuyas hasta ahora,
Y no nos lleves más lejos en la tentación,
Sino líbranos del mal-la policía de Plehve (el Primer Mininstro zarista)

Y liquida su maldito gobierno.
Pero como eres débil y pobre en espíritu
y en poder y en autoridad,
Abajo contigo, por toda la eternidad.
Amén.




El objetivo final del comunismo al conquistar nuevos países no es establecer otro sistema social o económico; es burlarse de Dios y alabar a Satanás.


La Unión Alemana de Estudiantes Socialistas también ha publicado una parodia del Padre nuestro, tratando de demostrar que el verdadero significado de esta oración es la defensa de los intereses del capitalismo:




Nuestro capital, que estás en Occidente,

Que tus inversiones sean seguras.

Que tengas ganancias, que tus acciones suban de valor,

En Wall Street, así como en Europa.

Nuestra diaria venta dánosla hoy,

y extiende nuestro crédito

Así como nosotros extendemos el de nuestros deudores.

Y no nos metas en bancarrota,

Sino líbranos de los Sindicatos,

Porque tuyo es medio mundo y el poder y las riquezas

Por dos mil años. Mammon
.

La identificación del cristianismo con los intereses del capitalismo es una calumnia. La Iglesia sabe que el capitalismo está manchado de sangre e impurezas. Todos los sistemas económicos llevan la marca del pecado. Los cristianos se oponen al comunismo no desde el punto de vista del capitalismo, sino del Reino de Dios, que es su ideal social.

Lo anterior no es más que una burla satánica de una muy santa oración, igual que la publicada por los soviéticos.






HASTA EL PROXIMO POST DEJA TU COMENTARIO_O EL DIABLO TE JALARA LAS PATAS









¿Fue Karl Marx un Satanista?

12 comentarios - ¿Fue Karl Marx un Satanista?

@Feli2195
wau buen laburo mas 1
@Germond
preguntas pelotudas si las hay
@wgjung -4
El comunismo es obra del Diablo, asi que debe ser cierto.
@ThePerfectTeam
estuve leyendo el post,y sigo pensando lo mismo...a lo sumo ateo,yo creo que ni siquiera se puede considerar a Nietzsche satanista,menos a Marx...igual,eso depende de la opinión de cada uno
de todos modos,te mandaste un laburo tremendo
@ThePerfectTeam
wgjung dijo:El comunismo es obra del Diablo, asi que debe ser cierto.

jajajajaj
@Asmann -1
wgjung dijo:El comunismo es obra del Diablo, asi que debe ser cierto.


Jaja. Interesante post.
@borispaider +1
Get a Lifeeeeee!!!!!!!!!!!!!.. SI EL COMUNISMO ES SATANICO... QUE QUEDA PARA ESTA MIERDA EN QUE VIVIMOS...