La tecnologia ¿bendicion o maldicion?

tecnologia computadora





Una explosion TECNOLOGICA

EN Albania no es raro ver a hombres mayores sobre un asno y hablando por su celular. En la India hay pordioseros que dejan momentáneamente de pedir limosna para hacer o recibir llamadas. Sí, los teléfonos celulares —o móviles—, las computadoras, la televisión y otros aparatos han llegado a todo rincón del mundo y forman parte de la vida de muchas personas, sean ricas o pobres.
Donde parece más obvia la omnipresencia de la tecnología es en la proliferación de los teléfonos celulares, muchos de los cuales no son simples teléfonos. Hay modelos avanzados que permiten acceder a Internet, enviar y recibir correo electrónico y mensajes de texto, además de ver la televisión, escuchar música, tomar fotos, orientarse con el sistema de posicionamiento global (GPS) y, dicho sea de paso, hacer llamadas.

De acuerdo con un informe del periódico The Washington Post, un teléfono inteligente multimedia “tiene hoy más capacidad de procesamiento de la que tenía el Comando de Defensa Aérea Norteamericano en 1965”. También dice que “actualmente hay 1 móvil por cada 2 personas”. De hecho, por lo menos treinta naciones tienen más móviles que habitantes. No hay duda de que estamos presenciando, para decirlo con palabras del periódico, “la más rápida proliferación mundial de un producto tecnológico en la historia”.
Casi el sesenta por ciento de los usuarios del mundo viven en países en vías de desarrollo, lo que ha convertido al teléfono celular en el primer dispositivo de comunicación de alta tecnología utilizado mayormente por personas de países en desarrollo. Por ejemplo, en 2008 Afganistán tuvo cada mes 140.000 nuevos abonados, y en África, el uso del celular ha aumentado anualmente en casi un cincuenta por ciento durante los últimos años.

Pero la revolución tecnológica en el mundo de las comunicaciones también tiene su lado negativo. Los teléfonos celulares, los buscapersonas (localizadores) y las computadoras portátiles permiten que la gente esté accesible en casi todo momento y lugar, por lo que algunos usuarios se sienten atrapados en una red electrónica. Luego están los que se han ido al otro extremo, los adictos a la tecnología, quienes sienten la compulsión de vivir siempre conectados, de saber qué está pasando.

Entre los problemas más comunes que ocasionan los productos populares ofrecidos por la tecnología multimedia y de la comunicación están la adicción, las distracciones y las interrupciones. Pero nadie puede negar que esos mismos productos son sumamente útiles. ¿Cómo podemos valernos de ellos de manera equilibrada y considerada? A continucion lo veremos.


Este informe se centra en los telefonos celulares, las computadoras, la televisión e Internet.

mensajes
internetcelular


Según el psicoterapeuta alemán Andreas Herter, cada vez hay más personas con adicción a los mensajes de texto (SMS) de los teléfonos móviles, una “enfermedad real y seria porque causa daños mentales y financieros”. En su país ya son 380.000 los ‘afectados’ por este motivo. Herter, quien asegura que “el problema lleva a una depresión y desórdenes de personalidad, por no mencionar las facturas telefónicas cada vez más elevadas”, basa su pronóstico en la creciente proporción de usuarios ‘enganchados’ a los móviles entre los pacientes que llegan a su clínica en Hanover para someterse a una terapia de adicción.
Entre los casos más extremos se encuentra un adolescente que gastó 8.900 euros en enviar SMS compulsivamente a personas que ni siquiera conocía y un matrimonio que sólo podía comunicarse a través de este tipo de mensajes, incluso cuando estaban sentados juntos.






Casos como este lamentablemente suceden a diario




COMO se acaba de ilustrar, los productos que ofrece la tecnología moderna pueden ser una bendición o una maldición, de nosotros depende. Pero lo cierto es que pocos querrían regresar a los artefactos de antaño, que, comparados con los actuales, podrían considerarse rudimentarios. Hoy las computadoras nos ahorran tareas tediosas, nos ofrecen la posibilidad de realizar cómodamente compras y operaciones bancarias en línea y nos ayudan a mantenernos en contacto con los demás vía correo electrónico, correo de voz o enlaces de video.
No hace mucho, las personas salían de casa por la mañana para efectuar sus diversas actividades y no volvían a hablar con su familia hasta la tarde. Pero ahora, de acuerdo con un informe del periódico USA Today, “el 70% de las parejas en las que ambos tienen celular se comunican todos los días solo para saludarse, el 64%, para coordinar sus horarios, y el 42% de los padres llaman a sus hijos por el celular todos los días”.

No permita que la tecnología lo perjudique
¿Puede afectarnos mental y físicamente el uso excesivo o inadecuado de la tecnología? Veamos lo que se publicó sobre dos recién casados de un país de Occidente. La noticia decía que “hablaban por teléfono constantemente; se llamaban el uno al otro desde sus respectivos autos, desde el gimnasio y hasta desde diferentes habitaciones de su propia casa”. Algunos meses llegaron a consumir 4.000 minutos —más de 66 horas—, y dijeron que no podían estar sin sus teléfonos. El doctor Harris Stratyner, especialista en salud mental, dijo que la pareja padecía los “síntomas típicos de adicción”. Y añadió: “Es como si mantuvieran su relación a través de un objeto”.
Ese es un caso extremo, por supuesto, pero refleja una tendencia preocupante. A muchas personas les resulta insoportable siquiera pensar en no poder comunicarse con los demás, aunque sea por una hora. Una mujer de veintitantos años dijo: “Necesitamos estar siempre revisando el correo electrónico, navegando por Internet o enviando mensajes de texto a nuestros amigos”.
Si estar conectado “le ocupa cada vez más tiempo y se ha convertido en su actividad preferida al grado de excluir todo lo demás, algo anda mal”. Estas palabras del doctor Brian Yeo aparecieron publicadas en The Business Times of Singapore. Por otro lado, quienes se aíslan por horas enteras con sus aparatos electrónicos no hacen ejercicio, o hacen muy poco, por lo que corren el riesgo de desarrollar alguna enfermedad cardiovascular, diabetes u otra afección grave.
También hay peligros de carácter más inmediato. Respecto a los celulares, por ejemplo, un estudio reciente indicó que “los reflejos del conductor que habla por teléfono —aunque use el ‘manos libres’— quedan tan mermados como si estuviera borracho”. Enviar mensajes de texto mientras se conduce también puede ocasionar accidentes mortales, y aun así, los resultados de una encuesta demostraron que aproximadamente el cuarenta por ciento de los conductores de entre 16 y 27 años de edad envían mensajes de texto mientras están al volante. De modo que si siente la tentación de usar el celular para hablar o enviar mensajes mientras conduce, recuerde que, en caso de accidente, la policía y la compañía de seguros pueden averiguar si usó el teléfono momentos antes. Una llamada o un simple mensaje de texto pueden salirle muy caros. Al investigar un accidente ferroviario ocurrido en California (Estados Unidos) en 2008 que les costó la vida a veinticinco personas, se descubrió que el maquinista había enviado un mensaje de texto segundos antes del siniestro. Ni siquiera intentó frenar.
telefono

¿Te ocupa cada vez mas tiempo estar conectado?


La tecnologia ¿bendicion o maldicion?


Katherine, de veintitantos años, usaba una computadora en el trabajo. Una vez en casa, estaba continuamente navegando por Internet, comprando en línea y revisando los incontables mensajes electrónicos. De todos modos, en comparación con sus compañeros más jóvenes, no dedicaba tanto tiempo a estas actividades. “¿Por qué tienen que molestarme siempre con sus bobos mensajes? —se quejaba—. ¡Soy una persona! ¿Acaso no me pueden llamar por teléfono?”



PARECE irónico que Katherine se quejara de que no la llamaran por teléfono, pues no deja de ser otra vía indirecta de comunicación. Pero en algo tenía razón: muchos aparatos ideados para acercar a las personas pueden acabar separándolas emocionalmente.

¿Bendición o maldición? De usted depende
Katherine, mencionada al principio, se asustó cuando se le dañó la computadora personal. “Al principio estaba muy tensa —explica—, pero decidí esperar un poco antes de comprarme otra. Al cabo de un mes me sentía más relajada, y noté que estaba dedicando mayor tiempo a la lectura. Como en el trabajo uso una computadora, aún puedo mantenerme en contacto con mis amistades fuera de horas laborables. Pero ya no necesito estar siempre conectada. La tecnología ya no gobierna mi vida.”
No puede negarse que gran cantidad de los productos que ofrecen la ciencia y la tecnología son prácticos y nos pueden ahorrar mucho tiempo y energías. Aprovéchelos si los necesita, pero hágalo de una manera responsable y considerada. Tenga presente que las personas están antes que la tecnología. No derroche su valioso tiempo y dinero en aparatos o programas que no necesita. No contemple escenas moralmente sucias o violentas a través de Internet u otros medios. Y tampoco se haga adicto a la tecnología.


tecnologia


Adicción al celular
Se entiende que algo complejo está sucediendo cuando alguien olvida el celular en su casa y sufre de:

Ansiedad.
Palpitaciones.
Sudores.
Temor.
El mismo sentimiento cuando se queda sin batería o destruye su móvil. De alguna forma estas reacciones muestran "dependencia del celular".

Paradójicamente las empresas que se dedican a vender celulares venden la idea que el aparato otorga libertad.

computadora


Leer más en Suite101: Adictos al celular http://www.suite101.net/content/adictos-al-celular-a19567#ixzz1HdIrgA00


La adicción a Internet presenta síntomas específicos

Síntomas psicológicos

Un sentido de bienestar en la computadora. Depresión o vacío cuando no está en la computadora
Ansiar más y más tiempo en la computadora. Incapacidad para controlar el tiempo en la computadora
Problemas con el trabajo o escuela debido al tiempo pasado en la computadora
Una falta de honestidad acerca de cuánto tiempo se pasa en la computadora
Ignorar a la familia y amigos

Síntomas físicos

Síndrome del túnel carpiano
Dolor de cabeza por migraña
Dolores de espalda
Ojos secos
Anormalidades alimenticias
Alteraciones del sueño

mensajes


En resumen, Al igual que yo muchoS disfrutan de la tecnologia, pero deberiamos hacernos un autoexamen para ver si la tecnologia no nos esta consumiendo ya que volvernos adictos es volvernos antisociales.