Mitos y leyendas Venezolanas, Historias d pueblo etc.....

Mitos y leyendas Venezolanas, Historias d pueblo etc.....

Hola Primero q nada grax x visitar mi post.

Q son las leyendas o mitos, etc....

Las leyendas sobre espantos forman parte de nuestra literatura oral, pasando de generación en generación y causando las mismas impresiones que, quizás alguna vez tuvieron nuestros abuelos, cuentos espeluznantes como el de La Sayona, aparición de una mujer elegante y alta, considerada como una señal castigadora de los hombres infieles.



Hola Aki les traigo unas cuantas historias d mi pais VENEZUELA XD


El silbon:

mitos

Seleccione la Leyenda de su preferencia

En los llanos venezolanos se conoce como El Silbón y la narrativa dice que es un hombre alto y delgado que mide como seis metros.

La descripción que presentan quienes lo han visto y escuchado; dicen que es la de un hombre desproporcionado, muy alto, que camina sobresaliendo por encima de la copa de los árboles emite un silbido espeluznante y lleva un costal lleno de huesos que los hace sonar como una matraca de Semana Santa.

La leyenda dice que el Silbón es el ánima en pena de un hijo que mató al papá y le comió la asadura (o sea el hígado, el corazón y el bofe). El muchacho fue criado toñeco (mimado), no respetaba a nadie. Un día le dijo a su padre que quería comer vísceras de venado. Su padre se fue de cacería para complacerlo pero tardaba en regresar. En vista de esto, el muchacho se fue a buscarlo y al ver que no traía nada, no había podido cazar el venado, lo mato, le sacó las vísceras y se las llevó a su madre para que las cocinara. Como no se ablandaban, la madre sospechó que eran las "asaduras" de su marido. Preguntándole al muchacho, este confesó la verdad.

De inmediato lo maldijo "pa' to' la vida". Su hermano Juan lo persiguió con un "mandador", le sonó una tapara de ají y le azuzó el perro "tureco" que hasta el fin del mundo lo persigue y le muerde los talones.

En los llanos orientales de Colombia se conoce como el silbador; se dice que es el espanto sin rumbo de un alma en pena de un hombre parrandero y mujeriego que murió solo y abandonado y busca la compañía de alguien que cabalgue a deshoras de la noche por los senderos de esta llanura.

Otros dicen, que persigue a las mujeres en estado de embarazo; este silbador emite un silbido largo y agudo que penetra por los oídos y al mismo tiempo se siente un frío intenso que congela a las personas. Hay la creencia de que cuando silba bien agudo es una mujer que se va a morir; pero si por el contrario el silbido es grueso, es un hombre o un amigo el que muere.

historias

leyendas

terror

Fuente: http://www.venezuelacoplasyleyendas.com/data/leyendas/index.htm

La Sayona:

Las leyendas sobre espantos forman parte de nuestra literatura oral, pasando de generación en generación y causando las mismas impresiones que, quizás alguna vez tuvieron nuestros abuelos, cuentos espeluznantes como el de La Sayona, aparición de una mujer elegante y alta, considerada como una señal castigadora de los hombres infieles.

La Sayona es un relato originario de los llanos y data de la época colonial. Se trata de la historia de una mujer muy celosa que mató a su marido y su mamá, pensando que éstos tenían un romance.

Su madre, en la agonía de muerte, la maldijo diciéndole: "Sayona serás para siempre y en nombre de Dios, que así sea". Desde ese entonces vaga sin descanso ni paz, persiguiendo a los hombres infieles para conquistarlos y luego matarlos.

Entre las muchas historias que se cuentan en los llanos venezolanos se encuentra la siguiente:

Una noche un hombre se escapó para encontrarse con su amante, en medio del camino se sorprendió al ver que ella venía a su encuentro, aunque le extrañaba su caminar tambaleante. Corrió detrás de ella, pero al llegar a su casa la mujer siguió de largo. El hombre desconcertado le dijo: Pero bueno, ¿Qué pasa? Cuando volteó, se encontró con una mujer blanca con cara de muerte, dientes afilados como hachas y unas enormes uñas como garras. Salió corriendo hacia su casa y el ánima lo persiguió con los brazos abiertos para estrecharlo.

El hombre logró escapar y al llegar a su casa, se encontró con su suegra despierta, quien al verlo tan agitado le preguntó:

Mijo ¿Y a ti qué te pasó?

¡Qué buen susto me llevé! Salí un momentico a orinar y me salió esa mujer...

¡Ay mijito, tú como que le estás montando los cuernos a mi hija! Déjese de eso, yo que se lo digo...

El hombre asegura que tras esa experiencia no le quedaron mas ganas de volver a engañar a su mujer.

Por lo tanto, es mejor que aquellos hombres que disfrutan engañando a su pareja, se lo piensen bien antes que se le aparezca LA SAYONA que tiene la particularidad de desdoblarse, es decir, puede aparecer como un perro o un lobo.

Mitos y leyendas Venezolanas, Historias d pueblo etc.....

mitos

Fuente: http://www.venezuelacoplasyleyendas.com/data/leyendas/sayona/index.htm

El hachador perdido:

"Si por la noche se oye cabalgar algún lamento en San Casimiro se pinta la sombra de tu
recuerdo, si es que te encuentras penando en las montanas del tiempo, con gusto hachador perdido, yo te rezare tu Credo... Así comienza el "corrio" del Hachador Perdido, canto popular que nos habla de un ser alto, calvo, con ojos "como dos brasas que queman el alma", de dientes filosos, pecho cubierto de lana y manos planchadas como las de una rana. Que lleva siempre si hacha en mano para arremeter contra todo aquel que va a las montanas a cazar, no por hambre, sino por ambición... Cuentan que en vida era un leñador que quería hacer su propia urna, pero un Viernes Santos salió al monte a realizar su tarea, cuando Dios lo castigo... Fulminándolo, en el instante en que levantaba el hacha para asestarla en un tronco, convertido en un anima en pena, su espectro vaga por los campos
y bosques donde eternamente ha de ejercer su cometido... Oyéndose el lúgubre retumbar de secos y Prolongados golpes de hacha"...

historias

leyendas

Fuente: http://www.venezuelacoplasyleyendas.com/data/leyendas/hachador/index.htm

Quirpa:

LEYENDA DE QUIRPA

“JOSE ANTONIO OQUENDO”

A mediados del siglo XIX, cuando cesaron un poco las revoluciones del país, como la Guerra Federal, la Revolución de Azul o la Guerra del 92, aprovechaban los comerciantes de la época para trasladarse por los difíciles caminos que venían ó Iván, desde los llanos orientales ó centrales a vender sus mercancías y a comercializar el ganado, siendo el único medio de transporte los burros, bueyes y mulas que conformaban los arreos, y por supuesto el caballo, animal importante y primordial del llanero parra arrear las madrinas de ganado que serían vendidas a las tropas del gobierno y exponiéndose al peligro de los asaltadores de caminos, los cuales asesinaban para robar el ganado y así satisfacer el hambre de sus tropas de forajidos, diezmados por la guerra.

Uno de estos tantos comerciantes, fue JOSÉ ANTONIO OQUENDO, al que apodaban “QUIRPA”, llanero de a caballo, buen ganadero de soga en mano y a píe, cantador recio de la sabana, buen coplero, buen contrapunteador, su voz era reconocida en cada uno de los pueblos y rincones mas apartados de la inmensidad del llano. Con certeza no se sabe su lugar de origen, algunos decían que era de Apurito, Palmarito ó Guasdualito, lo cierto es que era hijo de la inmensa tierra llanera.

Siempre le acompañaba su amigo y compañero de faena y parranda, “EL GUITARRERO”,y junto a ellos no faltaba la mula, la cual llevaba sobre su lomo, “la camoruca” ó arpa llanera, instrumento musical, el cual “QUIRPA”, ejecutaba magistralmente, convirtiéndose en el coplero que se auto-acompañaba, con su grito de guerra: “...llego “QUIRPA”, el arpista y buen coplero. Vamos a ver quien responde, acompáñame guitarrero” . y así se prendía la fiesta, donde se divertía la gente en tarantines y pulperías, entre palos de aguardiente y el relancino contrapunteo.

En uno de estos viajes, JOSÉ ANTONIO OQUENDO, “QUIRPA”, venía hacia Caracas, con una madrina de ganado llegando a San Sebastián, le comento a su “GUITARRERO”: “...mire compa ya vamos llegando a San Sebastián, dejamos allí los peones que cuiden el ganaó y usted y yo nos ajilamos un poquito más arriba, y nos llegamos a Güiripa pueblo fresco y de mujeres bonitas, yo tengo muy “guenas” relaciones con esa gente, y vamos a parrandeá tó la noche, y “jembra” que se me alebreste, me la llevo en los cachos...”

Fue así como ”EL GUITARRERO” preparo la mula con el arpa, en un saco metió unas garrafas de ron, su “porsiacaso” con queso, casabe y papelón, limpió y afino su guitarra (cuatro) y emprendieron el viaje hacia Güiripa.

Ya “QUIRPA”, era conocido ampliamente en el pueblo, su fama había llegado hasta Güiripa, y en una sola voz se oían a los lugareños: “...epa cuñaó a pararse que llego Quirpa..” Es así como uno a uno, los moradores se fueron preparando para el gran parrando, llegaron hasta las orillas del río, donde se prendió la gran fogata, y las treinta y dos cuerdas del arpa, ejecutadas por “Quirpa” y acompañado por el guitarrero; arrancaron con una “guacharaca”, la cual puso en calor a hombres y mujeres que al compás del zapateo, comenzaban la gran fiesta.

A medida que las horas pasaban, el parrando tomaba más color, y bajo los efectos del alcohol, “Quirpa” y “El Guitarrero” no dejaban de tocar, lanzando coplas tras coplas en recios contrapunteos, entre “Quirpa” y los cantadores de la zona, los cuales uno a uno caían vencidos por los versos “mata copleros” que con destreza “Quirpa” les refutaba. Bajo el fragor del baile, cuentan, que “Quirpa” puso los ojos en una morena despampanante que también le correspondía, haciéndole “ojitos”. “Quirpa” inspirado por la belleza de esta mujer, se olvido de sus contrarios, y comenzó a galantear con sus versos a la fémina, destacando todos los atributos que a ella adornaban; pero, como siempre hay un “pero”, la mujer tenía “dueño”, y su “dueño” también era coplero, y así salió retando a “Quirpa” improvisándole versos fuertes u ofensivos, los cuales a “Quirpa” no le hicieron mella y le replicaba en forma tan relancina, ridiculizándolo, viéndose ya perdido y muerto de rabia por los celos y la impotencia por no lograr su objetivo contra “Quirpa”, el marido celoso, dicen, lanzo este verso: “... si has llegado a estos lares, viniendo desde tan lejos, ya se te acabo el carburo, tu eres un pobre pendejo y que se sepa en Caracas también en el mundo entero que aquí en Güiripa señores, no quieren a los llaneros..”, he inmediatamente dando un salto felino, puñal en mano, de un solo tajo corto las 32 cuerdas del arpa que con maestría tocaba “Quirpa”, y es así como se prende el berenjenal, “Quirpa” como buen llanero, se enfrento a puño limpio contra quien ozó dañar su arpa, en medio de la trifulca “Quirpa” recibe certera puñalada, que le quita la vida en el acto. El Guitarrero en defensa de su patrón y compañero de parranda sale en su defensa, pero también es herido, dicen, recibió hasta dieciséis puñaladas, salvando la vida de puro milagro.

Cuentan, que después de la escaramuza, todo quedó en silencio, y en medio de la semioscuridad, solo se destacaban dos cuerpos tendidos sobre la tierra, el de “QUIRPA” y “EL GUITARRERO”, y la sangre que fluía de las heridas, llegaba hasta el río, tiñendo las aguas de rojo, los cuales serpenteaban corriente abajo, siguiendo su propio cause.

terror

Fuente: http://www.venezuelacoplasyleyendas.com/data/leyendas/quirpa/index.htm

El enano de la Catedral:

En Venezuela, en la caracas colonial, donde los fantasmas son sinónimo de cuentos pueblerinos, una de las leyendas mas resaltantes es el del enano de la catedral. Según se cuenta en la catedral de caracas, al pasar la medianoche, aparece un espectro de aspecto simpaticon, un enano con un aspecto de amabilidad y una sonrisa amistosa. Pero lo que en realidad es, un demonio del infierno capaz de matar de un infarto a aquel que se atreva a arriesgarse o simplemente quiera ser valiente y pasearse por ese lugar luego de las 12 de la madrugada y esperar encontrárselo. Una historia que he escuchado mucho cuenta que un hombre, un buen mozo como le decían en ese tiempo, se paseaba por los aledaños de la catedral, camino a encontrarse con su enamorada, el hombre iba caminando cantando y tomando ron, para poder calentarse y que se le calmara el frió del camino.

Mientras más avanzaba, mas nervioso se sentía, no sabia si era por la soledad del lugar o porque simplemente, ya estaba cerca de su enamorada. En un momento inesperado, sintió que alguien lo seguía, pensó que era un ladrón o, un espectro de esos que contaban los abuelos. El hombre sintió de repente ese "algo" a su lado y no quiso voltear, pero al sentir un aullido volteo espantando, y al ver a un perro harapiento y viejo, se hecho a reír tan fuerte que se escuchaba su eco un poco mas a una cuadra. Al llegar a la entrada de la catedral, visualizo una silueta detenida ahí mismo, se acerco y vio un hombre muy enano vestido de la época colonial, con un sombrero alas anchas y punta chata, el hombre al verlo lo saludo con una mano, y el muchacho algo confundido, pensando en que haría ese enano ahí hizo lo mismo, en ese momento el espectro le hace un gesto que se acerque y le dice que por favor le de fuego para su cigarro, el hombre para no querer ser falta de respeto saca su yesquero y prende su cigarro, pero la advertencia de los abuelos era cierta "no le des fuego al cigarro del enano" porque al hacerlo el hombre sufrió el mayor miedo mortal en toda su vida, el enano de repente sonrió diabólicamente, mostrando unos colmillos muy afilados, de repente el enano comenzó a crecer y a crecer, mientras el caminante veía aquel ser de inframundo, paralizado sin poder hacer nada, el enano seguía estirándose hasta que llego a la altura de la torre catedral, en ese momento vio al hombre, desde su altura y le dijo con voz infernal "gracias por el fuego, amigo, ahora, quieres ir conmigo a un lugar donde si hay fuego de verdad?" mientras se reía endemoniadamente. El hombre, asustado, aterrorizado, se persignó, rezo cuantas veces pudo mientras corría agarrando su cruz de palma que siempre guardaba en su bolsillo.

Demás esta decir que aquel hombre dejo de buscar enamoradas en la mitad de la noche, y las fiestas a altas horas de la noche.

Ya saben, recuerden, si pasan por la catedral de caracas luego de la medianoche, y ven de lejos a un enano, no se acerquen, y si pasan cerca de el, no lo escuchen e ignórenlo, mientras rezan hasta dejarlo atrás... porque sino verán lo mas terrible que puedan ver en su vida...

Mitos y leyendas Venezolanas, Historias d pueblo etc.....

mitos

historias

Fuente: http://www.pasarmiedo.com/leer_leyendas_urbanas.php?id=1284

Bueno esto fue toodo mi gente Saludos

leyendasterrorMitos y leyendas Venezolanas, Historias d pueblo etc.....mitos]


Fuentes de Información - Mitos y leyendas Venezolanas, Historias d pueblo etc.....

Dar puntos
8 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 0 Seguidores
  • 11.627 Visitas
  • 1 Favoritos

1 comentario - Mitos y leyendas Venezolanas, Historias d pueblo etc.....

@MoarKrabs Hace más de 3 años
Escribir un comentario...