Leyendas Urbanas de España

Bueno quiero llegar a ser New Full User, y se que con los posts que he hecho hasta ahora, fisica, matematicas, musica etc, no funciona ni funcionara.

Asi que hablemos de un tema tras el cual más de medio mundo no duerme por las noches.

Debido a que vivo en España sé bstante de las leyendas que rondan por las calles de Barcelona, la ciudad en la que vivo, asi que alla va.

La primera leyenda urbana es Veronica, la que todo el mundo conoce.
Veronica


Veronica era una chica normal, con amigos, popular, valiente, y sobre todo, con mucho ego, un dia en una fiiesta de pijamas con sus amigas, una comentó la ouija ( para los que nolo sepan la ouija esun juego para convocar a fantasmas, o como todos los llamamos espiritus)
Veronica comentó que era una soberana tonteria, ya que no conocia el relato de nadie que hubiera visto un fantasma jugando a ese juego, claro ver para creer.NO?

Una amiga suya le retó con un tono de burla, diciendo.

Es que te da miedo, o es que no crees.
A lo que ella contestó:

yo no creo en esas chorradas.

Todas las chicas que alli se encontraban le propusieron jugar al dia siguiente en el gimnasio del instituto al sonar el reloj de las 17:00.

Ella con un tono de superioridad y miedo al mismo tiempo, respondio que si.

Al dia siguiente llegó la hora.

Ding dong las 17:00 fin de las clases.

A las 17:05 ya se encontraban todos en el gimnasio con un tablero y un baso de agua.

Encendieron una vela y tras un suspiro Veronica preguntó: espiritu estas ahí.

El vaso sin razon aparente, se desplazo a la casilla si, provocando asi una reaccion asustadiza a Veronica, razon por la cual,se fue de la sala. para sorpresa de sus amigos que miraron como se iva, cuando tropezo con el agua del gimnasio recien fregado y cayodelante de las pesas, parecia su suerte cuando vio que ninguna le cayo en la cabeza, pero entonces ocurrió, Veronica, contenta de sobrevivir se levantó y una pesale cayo en la cabeza, cayendole asi, un hilo de sangre de la cabeza, su cara se volvió blanca como la nieve.
Sus amigos llamaron a su familia,y a unmedico, pero era demasiado tarde, habnia fallecido,al dia siguiente sus amigas, que dias antes estaban tan felices, aquel dia lloraban sobre el cadaver en el ataud de su amiga.
Todo acabó?
Ya descansa en paz?
Pues no.
Todos sabemos el resto de la leyenda, te pones delante de un espejo das tresvueltas diciendo su nombre tres veces y te mata, hay distintas versiones de como te mata pero, eso buscadlo en internet, esk si os digo todas no acabo, tal vez en otro post si me apoyais a seguir
Bueno, lo que no mucha gente sabe, es que hace poco un filosofo español, del cual no recuerdo el nombre,dijo que el modo de acabar con veronica era hacer el ritual y hacer que en vez de matarte ati, golppe el espejo, ya que asi ella desapareceria, ya que essu unica conexión con nuestro mundo.

Leyendas Urbanas de España



Bueno esta ha sido la de Veronica, aqui va otra.

El demonio en viernes santo

Una noche de viernes santo, en una discoteca de Acapulco llamada Paradise se encontraba la fiesta en su máximo momento, cuentan que alrededor de la media noche, entró a la discoteca un joven, que llamaba la atención y robaba la miradas de todas las chicas que se encontraban en el lugar, era alto, bien vestido, con ojos cautivadores.

Este apuesto joven se acercó a una chica para sacarla a bailar y ella encantada por la belleza del hombre aceptó sin contemplaciones, mientras bailaban él le advirtió que no mirara sus pies ya que se sentía un poco intimidado y no era capaz de seguir el ritmo, ella asintió con la cabeza.

Después de un rato no resistió la curiosidad de mirar sus pies, ella se quedó sin aliento al ver unas garras horribles y se desmayó de inmediato enseguida, todo el mundo al ver a esta joven en el suelo corrió a ayudarla, y el joven con el que bailaba ya había desaparecido del lugar.

La joven cayó en un terrible estado de coma, y sus padres hicieron revisar la cámaras de seguridad del lugar para identificar al hombre del que presumían tenia la responsabilidad de su estado, pero para sorpresa suya en el vídeo de seguridad se veía claramente que la chica bailaba sola por todo el lugar, es decir que el hombre no se reflejaba, lo que ya era bastante extraño, y para confirmar esta escalofriante historia en el baño del establecimiento en uno de los espejos decía:

“Viernes Santo, muerte de Cristo, Viernes Santo yo revivo y riego sangre y temor entre los humanos”

El lugar estuvo varios días impregnado con un olor a azufre y la joven murió después de un tiempo con unas marcas de quemadura en la espala.

mary

Ahora una mexicana

El difunto ahorcado

Este raro acontecimiento su cedió un día domingo 7 de marzo del año de gracia de nuestro Señor de 1649. Los habitantes de la ciudad de México vivieron ese día algo verdaderamente raro en toda la historia de la ciudad. La sorpresa se dio entre la gente que caminaba por la calle donde se encontraba ubicado el Palacio del Arzobispado. Presenciaron un acontecimiento que si bien es cierto era común para la época, también es cierto que no era común por las circunstancias ni por el día en que acontecía.

Los habitantes de la ciudad, vieron pasar cargando en una mula a un caballero y en las ancas del animal iba montado un indígena, sosteniéndole para que éste no se callese. Tal caballero era el cadáver de un portugués y haciéndole compañía, iba a su lado el pregonero a la usanza de la época, quien tocando la trompeta para anunciarse, hacía público el delito que dicho hombre había cometido en vida.

—Sabed habitantes, todos de México, que hoy día domingo, a las siete horas de la mañana, mientras oían misa los presos de la cárcel de la Corte, este hombre se quedó en la enfermería, a excusas de que estaba muy malo; y que se hallaba ahí preso por haber asesinado al alguacil del pueblo de Itztapalapan; mientras los presos oían dicha misa, se bajó en secreto y se ahorcó, sin que nadie lo viese ni lo sospechase. Acabada la eucaristía y buscándolo los carceleros, lo encontraron como se ha dicho; se les dio cuenta a los alcaldes de la Corte y hecha la averiguación correspondiente, en la que se probó que ninguna persona le había prestado ayuda, ni aconsejado a consumar en sí mismo tan temerario delito, se pidió licencia al Arzobispado para que se ejecutara con la pena capital, a la que había sido previamente condenado por la muerte del alguacil del pueblo de Iztapalapan, pues sin esa licencia no se le puede ejecutar, por ser hoy el día del Santo Doctor de la Iglesia Tomás de Aquíno, y además domingo, en el que por ley no puede haber ejecuciones; pero vistos los autos, concedió el permiso la autoridad eclesiástica; y la justicia ordena que hoy sea ahorcado el difunto en la Plaza Mayor de esta ciudad para que sirva de escarmiento y ejemplo a los que cometen este tipo de actos—.

Así el número de vecinos curiosos fue creciendo, pues de todo el mundo era sabido que cuando la Inquisición ponía en manos de la autoridad civil a un reo, éstos eran quemados en efigie si se encontraban ausentes, o en su caso se desentarraban los huesos si ya se encontraba muerto, pero lo que sí era raro es que se fuera a ejecutara un difunto.

Después de pasear el cadáver por las calles de la ciudad, toda la comitiva y el portugués hicieron alto en la Plaza Mayor y el difunto fue ahorcado frente al Palacio Real, en el sitio donde se encontraba precisamente la picota pública.

Todo el procedimiento se ajustó a las normas relativas al ajusticiamento de los vivos, a excepción de no llevarle el Cristo de la Misericordia, que por costumbre siempre acompañaba en las ejecuciones a los sentenciados, pero siempre y cuando no fueran suicidas o impenitentes, como era el caso del portugués.

Ejecutado por fin el difunto, se dejó colgado su cadáver por muchas horas; curiosamente ese día había estado soplando mucho aire por toda la ciudad con tal fuerza, que levantaba las capas de los hombres y los vestidos de las mujeres; se volaban también los sombreros y hasta tocaban solas las campanas de las iglesias y los monasterios. La superstición de la gente, atribuyó que dichos vientos, se debían a la ejecución del caballero portugués y desde luego se tomó que la cosa era del mismísimo demonio, y hasta decían que el portugués suicida era el diablo. Esta noticia se fue propalando por todas las calles de la ciudad y la gente curiosa acudía ver al pobre hombre colgado y le hacían cruces, diciéndole que era Satanás y que por esta causa estaba soplando el aire tan fuerte.

Los muchachos traviesos no contentos con ponerle cruces al cadáver, lo estuvieron apedreando toda la tarde, hasta que los ministros de justicia autorizaron a que bajaran el cuerpo del infeliz portugués y se condujera hasta el rumbo de San Lázaro, donde fue arrojado en las lucias y pestilentes aguas del lago.

bloody
La leyenda de la novia


De pronto, cuando la señora Juana Ortiz, viuda de Hernández, y su hija Teresa Hernández trapeaban el piso de la vivienda cinco que había quedado desocupada, vieron al ras del piso unos zapatos negros bien boleados y brillantes. Y al levantar más los ojos, perplejas y atemorizadas, observaron a un hombre con traje de novio: de camisa blanquísima, pantalón y saco negros y en la solapa, flores de azahar. ¿Su rostro? Blanco como la cera y una enorme tristeza en los ojos.

Doña Juana era la portera de las vecindades marcadas con los números 39 y 43 de la calle de Regina. Ese día, doña Elvira, la dueña, había pedido que hicieran muy bien la limpieza de la vivienda cinco, porque unas personas estaban interesadas en rentarla. Los anteriores inquilinos, doña Juana Ortiz lo sabía, habían dejado los cuartos porque, por las noches, los espantaban; alguien les movía muebles y camas. Por las mañanas, amanecía todo en su lugar. Suspiros y lamentos se escuchaban en la oscuridad. El corazón les revoloteaba en el pecho y en la cama. No aguantaron más y se fueron. ¿Quién habitaba antes de ellos esos cuartos del cinco?

Desde el año de 1940 vivió ahí Lucila Morales con sus papás y un hermanito que nació en esa vecindad, ese mismo año. Tres años más tarde, ella conoció a Pedro Almaraz, tornero de oficio, buen muchacho y buen trabajador en los menesteres del taller ubicado en 5 de Febrero en la colonia Doctores.

Ya con 19 años, la muchacha no se hizo del rogar cuando Pedro le propuso matrimonio -la espera suma años y las solteronas suman tantos vacíos y resentimientos-. Ella, por supuesto, le dijo que sí; la querencia le brotaba por los ojos, la piel y la humedad del cuerpo que sensualiza todo, hasta el mundo que siempre está luminoso y el caminar se hace leve, leve… A veces el amor es tan leve que vuela, y la realidad es tan pródiga y tan virtual…

A ambos se les vio caminar por la calle de Regina, juntos, de la mano, con la mirada llena de luz desde que le pusieron fecha a su boda: el sábado 13 de febrero. Y entonces vinieron las prisas. Invitar a los familiares de Pedro, que eran de Tlalpujahua, Michoacán. Para Lucila, las invitaciones fueron más ágiles y cercanas: de la colonia Guerrero y de Santa María la Redonda.

El vestido de novia había que comprarlo ya. Y así fue. Cuando sus amigas vieron el vestido blanco, lo alabaron por sus mangas abombachadas, holanes con encajes y los tres velos. ¡Bellísimo! Lucila, de rostro risueño y cabello largo, lucía su cuerpo delgado y moreno como en un sueño dentro del espejo de cuerpo entero. -¡Qué bonita se ve mi hija vestida de novia!- dijo la señora Concha, madre de la prometida.

El viernes 12 de febrero hombres y mujeres de experiencia, y muchachas preciosas, se dieron cita en el escenario de la despedida de solteros, cada quien con su sexo.
La despedida de Lucila fue en la casa de su amiga Marisol, en la calle de Regina. A la novia la desvistieron, la vistieron, le dijeron para qué sirve el sexo y cómo utilizarlo en casos de emergencia; cómo hacer pañales y cambiarlos… ¡ah!, y cómo lavarlos para que no queden tiesos: “Las nalgas de los nenes son delicadas”.

A Pedro se lo llevaron a una cantina en la Doctores para enseñarle, entre bromas, todo lo que debía saber un hombre para ser hombre en las sábanas, como esposo y como jefe de familia, faltaba más. “¡Hay que saberse bajar los pantalones, pero también tenerlos muy bien puestos, porque en la casa manda el hombre… Bueno, por lo menos que eso parezca!” “¡Ja, ja, jaa, cof, jaaa, coof, ayy, jaa!” “Que la mujer ya no trabaje, luego se vuelven independientes y respondonas ”. “¡Y quieren amante!”

Llegó el sábado 13 de febrero y mucha gente vio salir a Lucila vestida de novia, con muchos invitados tras ella. Su casa y los patios de la vieja vecindad colonial, los adornaron con esmero: el arco arabesco que daba al patio grande lucía un corazón rojo y dos novios de papel al centro; la escalera que subía al segundo piso, abriéndose en dos brazos rumbo a los pasillos, fue adornada con cadenas de papel de china de colores muy mexicanos.
Al paso de Lucila y la comitiva por la calle de Regina se escuchaba: “¡Qué bonito vestido de novia!” “¡Qué guapa se ve la Lucy!” “¡Mira, se ve contenta Lucila!” “Dime si no: en la noche va a dormir calientita…” “¡Cállate, envidiosa!” “¿Por qué? Si a mí no me hace falta casarme para dormir empiernada.”

El sol es benigno con su caricia y Lucila recuerda que por la mañanita fue a ver a Jesús, en su imagen de Ecce Homo que está en el enorme coro bajo del templo del exconvento de las Conceptualistas de Regina Coelli, y le pidió, como le habían dicho sus amigas, un deseo muy cerquita del oído. Y esperó a que moviera la cabeza para que le dijera que sí se lo cumplía. Eso le dijo Marisol, que ese Cristo mueve la cabeza para decir sí o no a los deseos que le piden. Esperó un rato observando a Jesús, con su bello y tranquilo rostro. Ella creyó ver una sonrisa y unos ojos nublados y amorosos del Hijo de Dios.

Ya en la iglesia, al cuarto para las dos, Lucila esperaba que llegara Pedro. La misa era a las dos. Al cinco para las dos miró nerviosa la bella portada en cantera del templo con la Sagrada Familia tallada en ella. El eco del esbelto campanario la puso más nerviosa; Pedro no aparecía.

A las dos salió el párroco y le dijo que no desesperara. Cuando el cura salió de nuevo… Lucila lloraba. Sus padres le dijeron que se fueran a casa. Ella sólo tenía un pensamiento: “¿Qué le habrá pasado?”… Las miradas, las voces que son un eco perverso: “La dejaron vestida y alborotada”. “Pobre muchacha”. “Ya valió gorro la fiesta”.

Al llegar a la vecindad, su hermanito le dijo a Lucila que Pedro estaba en la vivienda. Ella entró corriendo. Y sí, ahí estaba Pedro: dormido sobre su cama. Lucila, con los ojos enrojecidos y llena de una ira desconocida, tomó un cuchillo y se lo enterró al hombre una, dos, tres veces. Él despertó como de una pesadilla, sólo alcanzó a decir: “¡En la des-pe-di-da de sol-te-ro… me… me… em-bo-rra-cha…!” Ya no terminó la frase… Lucila, con las manos y el vestido ensangrentados, levantó el mismo cuchillo, con su filo mortal, y se lo enterró, desgarrándose el corazón y la vida. Los vecinos del seis escucharon ruidos, tras la ventana miraron una silueta vestida de blanco.

Años después, en una ocasión Teresa Ortiz, hija de la portera, bajó veloz las escaleras cuando, de pronto, le dieron ganas de orinar y se metió en una vivienda desocupada. En eso, frente a ella se le presentó una mujer vestida de novia: con las mangas abombachadas, holanes con encajes y tres velos. Teresa Ortiz quien heredó el trabajo de su madre, todavía miró sin poder pronunciar frase alguna cuando la novia se dio la vuelta y desapareció. Una señora se asomó y vio los ojos desmesurados de Tere… quien del miedo, ya no se acordó si ese día hizo lo que tenía que hacer en la taza del baño.
El tiempo ha pasado, pero Lucila y Pedro siguen siendo parte de los silencios y de la piel de la casa colonial de Regina 39.

difunto

Ya esta, gracias por ver el post

Fuentes: http://marcianos.com.mx/

12 comentarios - Leyendas Urbanas de España

@JULIO89750
Jajajaja dan un poco de susto, pero Yo se que no me pasara eso porque no me gusta estar en esos temas Te daria puntos pero soy novato A favoritos y cuando sea new full user mis primeros 10 puntos van para ti
@Dark_Ciro
JULIO89750 dijo:Jajajaja dan un poco de susto, pero Yo se que no me pasara eso porque no me gusta estar en esos temas Te daria puntos pero soy novato A favoritos y cuando sea new full user mis primeros 10 puntos van para ti

Es un mentiroso
@mahthiiixx
ojojojojoj no lei ni un carajo
@eMGi
muy bueno !!
@al4125
sinceramente no entendi la ultima y me aburri y no termine de leerla...osea, sigue con la del colgado?
Tantos nombres que marea, y cambia como si nada, sin titulo, no me la doy, pero para que se pueda entender mejor,deberias leer un poco mas antes de postear, hay demasiado errores notorios que hacen la lectura se pierda
@JULIO89750
Dark_Ciro dijo:
JULIO89750 dijo:Jajajaja dan un poco de susto, pero Yo se que no me pasara eso porque no me gusta estar en esos temas Te daria puntos pero soy novato A favoritos y cuando sea new full user mis primeros 10 puntos van para ti

Es un mentiroso

Jajajaja Como que mentiroso? Mis 10+ Van ahora o quieres que los deje en otro post?