historias de terror

Hola amigos de taringa! hoy les traigo unas historias de terror que ojala les gusten

EL CUERPO COLGANTE

Llegué a un nuevo país hace dos años. Recuerdo que no tenía mucho dinero y tuve que buscar una vivienda accesible. Encontré un conjunto de departamentos pequeños, construidos hace poco más de 30 años en una zona tranquila habitada solo por ancianos. El departamento que me ofrecían estaba deshabitado desde hace dos años.
Vi que solo tenía dos piezas separadas por una puerta corrediza de lo que era el baño y una mini-cocina y después ya estaba la puerta de entrada. No era muy grande pero para una o dos personas es más que suficiente, así que decidí rentarlo.
Lo primero que llamó mi atención fue aquel viejo aparato metálico, rectangular y un poco grande: era el calentador de agua. De él salían dos tuberías en la parte inferior y una más gruesa y corta de la parte superior, desembocando a una ventilación cuadrangular forrada también de aluminio. Me pareció algo extraño y peligroso tener un calentador de agua dentro de la vivienda en sí…Curiosamente el resto de los departamentos sí lo tenían afuera.
Me acostumbré a dormir en la pieza que estaba pegada a la cocina y el baño; solo me aseguraba de cerrar bien la puerta corrediza para que no se colara el viento desde la puerta principal. Pasó año y medio y estaba tranquilo y contento. Pero…
En octubre del 2010 comencé a tener insomnio, la última vez que lo tuve fue hace algunos años y ahora nuevamente, sin motivo aparente, no podía dormir. Pero lo realmente inquietante fue que empecé a sentirme observado, como si alguien me vigilara, no sabía de donde vendría aquella “mirada”, pero casi podría asegurar que alguien estaba ahí, conmigo.
Pasaron tres noches y entonces extrañamente tuve la certeza de que aquella “mirada” se colaba por una rendija a través de la puerta corrediza, como si alguien me vigilara desde la cocina. No me asusto fácilmente…pero desde ese día, la sensación de sentirme vigilado fue en aumento. Mi insomnio también empeoró y las dos o tres horas que lograba conciliar el sueño, tenía pesadillas. Al principio no lograba recordar el contenido de aquellas pesadillas, pero despertaba con una sensación de intenso temor. Gradualmente se hicieron cada vez más frecuentes: inicialmente una vez a la semana y después ya tres veces a la semana.
Una de esas noches, al sentirme observado, instintivamente voltee hacia la cocina y miré a través de la rendija de la puerta corrediza. Inicialmente solo vi oscuridad pero conforme pasaron varias noches, poco a poco pude ver que se asomaba algo: parecía una manta maltratada colgada de un perchero, me reí de mi “visión” al recordar que justo en ese lugar se encontraba el calentador de agua…Pero sentí la necesidad de seguir atento y entonces, después de un par de noches más, lo que vi me dejó perplejo: aquellas tuberías de la parte inferior finalmente tomaron la forma de algo parecido a unas piernas y a cada lado de lo que se suponía era el “cuerpo” del calentador, se asomaron un par de…brazos? Sí, todo aquello parecía un cuerpo colgado! Podía ahora ver entre la oscuridad que aquello ya no era el calentador de agua con sus tuberías sino que era el cuerpo de una mujer que colgaba de su cuello, vestida con algo parecido a una bata de hospital, la cabellera negra y larga, los brazos y piernas con un pálido tono azulado.
Conforme pasaron las noches mi insomnio era casi insoportable y las pesadillas aún más intensas pero desafortunadamente comencé a tener un recuerdo más vívido de lo que había soñado. En mi pesadilla volvía a revivir el descubrimiento gradual de aquel “cuerpo colgado” y después de varias pesadillas más, todo se concentró en la cabeza, veía cómo esa cabeza comenzaba a moverse lentamente de un lado a otro, balanceando su cabellera suavemente, como si aquella mujer se despertara!
A finales de noviembre, una noche desperté casi gritando: La cabeza de la mujer se había balanceado lentamente y al final, súbitamente la levantó!!…Fue horrible: Los ojos inyectados en sangre, los labios secos y con llagas, la piel con el mismo tinte azuloso y pálido a la vez, con una expresión de enojo incontenible!
Por aquellos días ya estaba yo bastante cansado y ojeroso. Uno de mis compañeros amablemente me invitó a visitar algunos templos sintoístas y fue ahí donde me atreví a platicarle de mi insomnio, mi sensación de ser vigilado, las pesadillas y lo que veía cada noche en mi cocina. Él solo me dijo: “Probablemente el insomnio te hace ver cosas porque tu mente está cansada…O crees que hay algo más?” No respondí nada porque no sabía qué decir. Transcurrió el día y traté de relajarme; Observé cuidadosamente cada uno de los amuletos que vendían en aquellos templos…pero no compré nada, no soy creyente de esas cosas. Ya casi al finalizar nuestra visita, mi compañero me extendió su mano al tiempo que me preguntó: “Los quieres?”.
En su mano tenía 3 papelitos rectangulares con algunas inscripciones negras y figuras rojas, no sabía que eran y al preguntarle por ellos solo me los dio diciendo: “Pégalos en tu casa: en las paredes y en la puerta de entrada”.
Esa noche, poco antes de acostarme, vi aquellos papelitos en mi escritorio y recordé las palabras de mi compañero. Sin saber exactamente la razón, simplemente decidí pegarlos como me lo indicó.
Pasaron varias noches y aunque el insomnio seguía, la sensación de ser vigilado había desaparecido. Y no solo eso: ahora aunque trataba de encontrar la figura de aquel cuerpo colgando en la cocina, lo único que lograba ver entre la oscuridad era el calentador de agua.
Hasta hace poco volví a ver a mi compañero y le dije:
-Recuerdas aquellos papelitos que me regalaste?
-Sí, los pegaste?
-Qué son?
-Amuletos. Un monje me los obsequió. Te sirvieron?
Al decirme esto, él me sonreía tranquilamente y sentí que no era necesario dar más detalles al respecto, así que solo correspondí la sonrisa y le dije:
-Gracias.

Este es uno de extaterrestre

RESISTENCIA FINAL

historias de terror

Todo comenzó aquel día, lo recuerdo como si fuera ayer, las naves bajando a tierra. Los seres destruyen todo a su paso personas muertas en todas partes, el paso obstruido por el fuego esas malditas cosas, capturando a los ciudadanos para reabastecerse o mantenerlos como esclavos, se alimentan de sus cerebros.

Ya estamos hartos tenemos que hacer algo,jamás había visto algo así. Todos los ejércitos del mundo hemos peleado por nuestro mundo todos han caido, no estamos preparados para una situación como esta.

Nuestra resistencia no es suficiente, su tecnología es superior, sus armas son muy poderosas. Parece ser una alianza de varias especies, unos parecen arañas otros traen trajes, unos son altos, unos delgados con armaduras. Bestias sorprendentemente fuertes su arsenal es muy poderoso.

Hemos rescatado a unas pocas personas ocultándolas en las profundidades. Sólo quedamos 50 hombres en la resistencia, ya no puedo mas, ya casi no hay recursos en el planeta. Pelearemos hasta el final, hemos robado algunas de sus armas. No nos rendiremos, ya no tengo nada que perder lo he perdido todo por culpa de esos malditos.

Sé que aun hay futuro para el planeta, sé que aun hay esperanza... a un lado tengo mis escopeta he aniquilado a muchos de ellos, parece que todos han perdido la esperanza mis hombres y yo hemos llegado al límite.

Es hora de la batalla final.

Hemos llegado, todo parece tan tranquilo, entramos en la nave nodriza no puede ser... veo a mi familia muerta, desgarrada. No puedo creer esto, juro que me vengaré, nos atacan cinco seres pero logramos derrotarlos, perdimos a 20 hombres. Son muy fuertes, no sé si moriremos pero nuestros camaradas siguen peleando.

Nos encontramos con su lider, no podemos huir ya no tengo municiones sólo me queda un cuchillo... He decidido morir intentándolo, mis hombres podran lograrlo.

Amigos sigan adelante yo me ocuparé de esto, la batalla es muy difícil. Es muy fuerte antes de seguir, me comentó que los humanos deberían morir, que somos una amenaza. Eso me hizo pensar si sabía algo que nosotros no.

Mis amigos lo han logrado las naves explotarán en cualquier momento. He perdido mi brazo en la batalla pero no puedo perder, el futuro está en nuestras manos. Ya no tengo fuerzas, enterré mi cuchillo en una especie de corazón en su brazo, esa cosa se debilitó.

No puedo moverme pero lo hemos logrado aún podemos reconstruir el planeta.

Somos libres .

EL TRAILERO FANTASMA

taringa!

Hace mucho tiempo, sobre la carretera de la rumorosa, un trailero manejaba a toda velocidad rumbo a Mexicali, pues su esposa estaba a punto de dar a luz y quería llegar rápido a su casa, ya que llevaba dinero para lo que se ofreciera, mas cuando iba a tomar una peligrosa curva perdió el control y se estrelló contra unas rocas.

El chofer se bajó del trailer todo aturdido, se miró el cuerpo y se alegró al darse cuenta que no le había pasado nada. Entonces esperó a que pasara alguien para que le ayudara o lo llevara a la ciudad, pero durante mucho tiempo nadie cruzó aquellos cerros. El hombre se quedó dormido y cuando despertó se sorprendió al ver todo oscuro; no entendía qué pasaba así que decidió caminar, caminó y caminó, avanzó una buena distancia, sabía que la salida de la rumorosa estaba cerca y sin embargo, cuando se dio cuenta se encontró en el mismo lugar del accidente...

A los tres días hallaron el camión pero no al conductor; de él no se supo nada. Hasta que en una ocasión, años más tarde, un muchacho que manejaba un trailer se detuvo porque un hombre le hizo señas.


—Amigo, me llamo Francisco Vázquez y necesito con urgencia que mi mujer reciba un dinero porque va a tener un niño. Yo no puedo ir, mi trailer se descompuso y no lo puedo dejar aquí.


—Sí, señor, con gusto se lo llevaré —contestó el muchacho— sólo dígame dónde vive su señora.


El hombre le entregó un papel en el que anotó la dirección y el nombre de su esposa. Al despedirse, el joven sintió que un escalofrío le recorría la espalda, pues al darle la mano, el señor estaban tan frío como un muerto. El muchacho no le dio importancia, subió a su trailer y se encaminó a la ciudad de Mexicali.

Al día siguiente, fue a buscar a la señora pero no la encontró; alguien le dijo que ya no vivía ahí, que hacía tiempo se había cambiado. Sin darse por vencido, preguntó en varios lugares hasta que, por las señas del papel, una anciana le indicó dónde vivía. Al llegar dio unos golpes en la puerta y esperó a que le abrieran.

—¿dígame joven? —le preguntó la señora.

—perdone, ¿aquí vive la esposa del señor Francisco Vázquez?

—soy yo —contestó ella— ¿qué se le ofrece?

—ayer en la carretera, su esposo me pidió que le trajera este dinero, porque se le descompuso el trailer...

—¡no puede ser! —lo interrumpió la señora tapándose la boca—. mi marido murió hace cinco años.

Al muchacho le temblaron las piernas, le dejó el dinero a la señora, que se puso a llorar, y se fue para su casa todo asustado. Cuando llegó, apenas había cerrado la puerta cuando descubrió frente a él al trailero de la carretera y brincó espantado; sentía que una fuerza extraña lo invadía.

—¡gracias, amigo! —le dijo el muerto con voz cavernosa, mientras desaparecía.

El joven podía escuchar los latidos de su corazón y tardó un buen rato en recuperarse de la impresión. Tiempo después, al platicar con unos amigos, se enteró de que el trailero ya se les había aparecido a otros hombres, mismos que no habían cumplido el encargo del muerto, por eso se les fue secando el cuerpo hasta quedar como esqueletos.

Bueno amigos de taringa eso es todo comenten y dejen puntos gracias

Fuentes de Información - historias de terror

Dar puntos
0 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 0 Seguidores
  • 375 Visitas
  • 0 Favoritos

3 comentarios - historias de terror

@rockipato Hace más de 3 años
jhbelcasador dijo:comenten
@DIGIMON4NETA Hace más de 3 años
jhbelcasador dijo:comenten