Hace unos días hice un post sobre la Ouija y me preguntaron si alguna vez había experimentado con ella y de ser así que cuente como fue.
Bien, desde ya les digo que no esperen encontrarse con un relato fascinante ni con una aventura de Sci Fi, cuento sólo lo que me pasó a mí.

Primera Experiencia

Hace muchos años nos habíamos reunido en la casa de unos amigos para comer algo y mirar una película. Pasamos por todas las etapas de este tipo de reuniones: charlar, jugar al truco, etc cuando ya no sabíamos que hacer alguien tiró la idea de hacer el " juego de la copita "

Mi experiencia con la Ouija


Fue todo muy improvisado, no teníamos Ouija, así que como suele hacerse en estos casos, cortamos papelitos con todas las letras del abecedario, los números y las palabras " SI " y " NO ". Dispusimos todo en círculo sobre la mesa y nos sentamos todos alrededor de ella . La copa se coloca siempre dada vuelta, es decir cabeza abajo y posamos apenas nuestro dedo índice sobre la base de la copa.
Hicimos la advertencia lógica:
-Vamos a ver si ésto es cierto, así que nadie la mueva. Empezamos por la pregunta de rigor:
" hay un espíritu aquí'? "
La copa se mantenía inmóvil. Volvimos a preguntar. La copa seguía igual de quietita.
Empezamos a reirnos.
Que ésto es una boludez, qué dejense de joder, parecemos todos pelotudos con el dedito sobre la copa...y en eso la copa empezó como a temblar.
Era un movimiento muy leve, apenas imperceptible, pero todos sentíamos como la copa vibraba bajo nuestro dedo.
-Che, quién la mueve? preguntó uno.
Yo no, yo tampoco, y así uno a uno fuimos diciendo que no eramos responsables de ese movimiento.
Igualmente todos nos mirábamos con desconfianza porque en realidad nadie de los presentes era espiritista y lo habíamos tomado como un juego para pasar el rato.
La copa seguía vibrando y en eso comenzó a desplazarse en pequeños círculos, era como que estaba desorientada. Iba de un lado para el otro siempre haciendo círculos pero no marcaba ninguna letra.
El que llevaba la voz cantante volvió a preguntar:
" Hay un espíritu aquí ? " y ahí la copa fue directo al SI.

ouija


A partir de ese momento cada uno empezó a hacerle preguntas. En algunas era como que dudaba hacia que lado dirigirse pero finalmente terminaba completando las palabras.
Dijo que era una mujer, que había muerto jóven a los 22 ó 23 años (no recuerdo bien), en un accidente hacía ya más de 10 años y que conocía a uno de nosotros.
Ninguno de los presentes recordábamos haberla conocido.
Como ya la copa iba y venía a una velocidad de tener practicamente una conversación fluída, decidimos dejar de perder el tiempo porque suponíamos que alguien la estaba moviendo aunque sea inconcientemente. Ya que todos aseguraban no estar haciéndolo.
Entonces decidimos que uno sacara el dedo de la copa y le hiciera una pregunta que el resto de los presentes no supiera la respuesta a ver si contestaba correctamente.
Siempre fui considerada la más seria y confiable del grupo así que me eligieron a mí:
Pregunté: " Qué color de remera me puse esta mañana? " La respuesta era Bordó.
La copita empezó a moverse y escribió ROJO
Me miraron esperando mi confirmación y les dije. Anduvo cerca dijeron algunos, pero no contestó correctamente, además no son tantos colores, el que la está moviendo la pegó de pedo.
Me pidieron que hiciera otra, pero esta vez mentalmente.
Pensé algo que no se les podía ocurrir nunca a ninguno de los presentes:
"Cuál es el segundo nombre de la madre de mi novio?" Hoy es mi marido y ninguno de mis amigos ni siquiera lo conocían a él.
La respuesta era " Julieta " la copita escribió JULIA.
Me miraron a ver mi reacción y cuando les dije lo que había preguntado, soltaron la copita y nos recagamos en las patas!
Dos horas después seguíamos discutiendo sobre si había venido un espiritu o le encontrábamos una explicación racional y más lógica.
Sobre todo el dueño de casa que después tenía que quedarse sólo era el más desesperado por llegar a esa conclusión.

experiencia


Segunda y Ultima Experiencia más tétrica.

Teníamos que preparar un final para la facultad y como una compañera nuestra del interior tenía un depto para ella sóla decidimos ir todo el grupo allá para quedarnos toda la noche estudiando.
Estudiamos, pedimos pizza, seguimos estudiando y cuando ya estabamos repodridas a alguien se le ocurrió lo de siempre:
"Hacemos el juego de la copa??? "
Yo no quería volver a hacerlo, pero para no quedar de amarga, acepté.
La dueña de casa le quiso poner un toque más espectral, apagó todas las luces, encendió velas y esperamos hasta las 12 de la noche que es conocida como la hora de las brujas para empezar.
Cómo la otra vez, colocamos los papelitos de rigor, la copita boca abajo, apenas nuestro índice rozándola y comenzamos a preguntar si había un espíritu ahí.
Al igual que en la experiencia anterior al principio no se movía , pero luego otra vez empezó con un leve temblor y ahí arrancó a contestar las preguntas.
También dijo que era una mujer, pero era muy agresiva en sus respuestas.
Como la otra vez dudabamos sobre si alguna de las presentes la estaba moviendo, y como le hacíamos preguntas en joda, nos insultaba y nos decía que nos ibamos a arrepentir de haberla llamado.
Para concluir, como nadie creía y todas suponíamos que alguna de nosotras la movía le dijimos:
" Si realmente estás acá danos una señal "
Estabamos en el living, sentadas en el piso y lo habíamos armado sobre la mesa ratona.
Las velas estaban distribuídas por todo el ambiente y alumbraban un cortinado que cubría la puerta balcón.
Cuando pedimos que nos diera una señal, el cortinado se abrió en dos a la altura de donde estaría la cabeza de una persona parada, formado justamente el tamaño de una cabeza...como si alguien se asomara.
Gritamos como locas, encendimos las luces, apagamos las velas, nadie se animaba a correr el cortinado hasta que finalmente lo hicimos, detrás no había nada y la puerta balcón estaba cerrada y todas las que estabamos en el depto en el momento que se abrió estuvimos junto a la mesa.
Nunca más volví a hacerlo, ni voy a hacerlo.

Conclusión

Le pregunté a un sacerdote amigo de mi familia sobre esta experiencia y su respuesta fue:
" Utilizamos muy poca capacidad de nuestro cerebro, quizá en un ambiente donde todos se concentran, haya alguno que tenga cierta capacidad para transmitir o captar el pensamiento de otro e inconcientemente lleve esa energía a la copa moviéndola sin darse cuenta que es él.
También puede ser que alguno de los presentes tenga la capacidad de mover objetos sin saberlo y todo el clima lleva a que quizá también inconcientemente lo logre.
Y la última y que más me asustó fue ésta:
Me dijo: Dios no va a permitir que los espiritus de él anden por ahí jugando a la copita. Así que en el supuesto caso que realmente logren invocar a un espiritu no sería un espiritu bueno...el tema es que para que un espiritu entre a tu casa Vos tenés que invitarlo...ahí lo hicieron...ahora cómo se aseguran de después se vaya???"
Me pareció muy coherente y lógicas sus explicaciones, por lo tanto no puedo decir si hubo espiritus o no...pero lo cierto es que siempre obtenés una comunicación aunque no sé con quién.

Un Consejo no lo hagan, siempre se van a quedar con las dudas sobre si la presencia del espiritu fue cierto o no, nunca hagan preguntas cuyas respuestas puedan llegar a obsesionarlos, tipo : Quién de los presentes se va a morir primero o ese tipo de cosas...y por último nunca lo hagan en sus casas (por si las moscas...más vale prevenir).

Cómo les dije en un principio, es sólo mi experiencia y no es nada fascinante para que Stephen King me compre los derechos de autor.
Así que sean medidos en los comentarios.