El tunel de la muerte

En primer lugar, nunca he estado cerca de la muerte, por lo que no se trata de un relato de primera mano sobre experiencias propias. Sin embargo Mientras escuchaba el relato de las fascinantes experiencias llegaba casi a la sensación de estar viviéndolas espero les guste mi Post!..




EL TUNEL DE LA MUERTE



Durante las últimas décadas se ha convertido en el centro de las discusión acerca de la supervivencia después de la muerte. Las experiencias cercanas a la muerte parecen proveer evidencia de la supervivencia en conjunto con las comunicaciones mediúmnicas y otros fenómenos relacionados, como es el caso de las apariciones de personas fallecidas.



El tunel de la muerte



Este tema es de gran interés por el público en general y la comunidad científica, así como por parte de la religión. Raymod Moody, un psiquiatra nortamericano, en 1975 se vio impulsado a estudiar estas experiencias luego de escuchar la vivencia del Dr. George Ritchie durante la guerra. A partir de esto, cada vez más investigadores serios han buscado explicaciones al fenómeno, publicándose variados estudios en revistas especializadas. Tenemos un gran libro llamado Vida después de la Vida de Raymod Moody el cual se convirtió rápidamente en un bestseller, y otros médicos y científicos comenzaron su propia investigación.

Han sido narradas por miles de personas que aseguran verse fuera de sus cuerpos mientras contemplan la escena flotando por encima de personas y objetos sin poder tocarlos. Tampoco son ya extraños ni el túnel que afirman recorrer, en cuyo final luminoso encuentran habitualmente a amigos y parientes ya fallecidos que les dan la bienvenida cariñosamente, ni mucho menos el estado de paz y alegría que los envuelve y elimina el miedo a la muerte para el resto de sus vidas.



Muerte



No obstante, muchas fueron las voces que se levantaron escandalizadas ante la investigación, e incluso declaraban como falsos los mismos testimonios de las personas que habían tenido el valor de narrar su experiencia sin importarles ser consideradas como locas.

Hasta el momento muchos pacientes han sufrido la llamada "MUERTE CLINICA" y tras ser declarados fallecidos por los médicos han regresado a la vida a los escasos diez, quince o más minutos. Según los estudios, las experiencias cercanas a la muerte tienen características similares.
Hasta incluso los niños, que no están todavía condicionados por ninguna idea concreta, y han sufrido una experiencia cercana a la muerte, relatan los mismos hechos. A lo largo de una experiencia cercana a la muerte se producen varias fases. La inmensa mayoría de los que han pasado por este trance describen de manera similar algunos de los pasos siguientes:

1.- Flotan sobre su cuerpo físico, observando todo el acontecimiento y perciben que poseen otro cuerpo. Suelen presenciar su cuerpo inerte en la cama o quirófano. Escuchan y ven cómo se les declara fallecidos.
2. Se van elevando y atraviesan por un oscuro túnel. A veces es un movimiento por una escalera o un vacío oscuro, el cual se traviesa con relativa rapidez y muchas veces con la sensación de estar flotando.
3. Aparece una figura hacia el final del túnel; es hermosa, blanca o transparente, tiene una cualidad intensamente amorosa. Algunas veces hay paisajes, voces o música.
4. El testigo se torna espectador, no siente dolor ni molestias, así que se siente distante de su cuerpo físico. Experimentan una sensación de paz interior.
5. Parece ser que los padres, y amigos difuntos son quienes vienen a su encuentro. Se encuentran con familiares o amigos anteriormente fallecidos, experimentando inmensa alegría.
6. Puede ser una presencia o una voz que se identifica según las creencias religiosas de cada uno: Jesús, un ángel, Buda. En este momento se establece un diálogo sin palabras con este ser que parece conocer todo del moribundo. Ese ser divino les muestra los errores y aciertos de la existencia corporal.
7. Se presenta una revisión global pero integral de lo vivido. ES UN EXPECTADOR DE SU VIDA COMO SI VIERA UNA PELICULA.
8. Finalmente, el sujeto, se ve delante de un obstáculo, un muro, una pared o una puerta, y toma conciencia brusca de que su hora todavía no ha llegado. Aunque suelen encontrarse con una paz y tranquilidad indescriptibles, comienzan a sentir que deben volver. Así también se lo indican sus acompañantes, recordándoles que todavía tienen asuntos pendientes por resolver en la vida y que deben regresar para cumplir con su tarea. La vuelta es normalmente desagradable. Los testigos pueden volver a la tierra por decisión propia o por ayuda de terceros y cuando regresan, muchos de ellos se sienten ligados a una misión urgente que deben realizar en la tierra. Otros experimentan efectos secundarios que cambian su perspectiva de la vida.





de



A pesar de todas estas investigaciones ninguna explicación fisiológica, psicológica, neurológica o farmacológica puede aclarar la totalidad del desarrollo de los casos.

En muchos casos, los informes que hablan de la muerte o su proximidad se refieren a inusuales sensaciones auditivas. Algunas son muy desagradables. Un hombre que permaneció «muerto» durante veinte minutos en una operación abdominal habla de un «terrible zumbido que venía del interior de su cabeza.
Me hacía sentirme muy incómodo... Nunca lo olvidaré.

Otra mujer habla de que, al perder la conciencia, sintió «una aguda vibración.
Podría describirla como un zumbido. Me sentía como en una especie de remolino.»

En otros casos los efectos auditivos parecían tomar una forma musical más agradable. Por ejemplo,
Un hombre que revivió tras haber sido considerado como muerto a la llegada a un hospital cuenta que durante su muerte experimentó lo siguiente:
Oí lo que me pareció un tintineo de campanas a mucha distancia, como si viniera impulsado por el viento. Parecían campanas de viento japonesas... Fue lo único que pude escuchar.

Una joven que casi murió por hemorragia interna asociada con un problema de coagulación sanguínea dijo que en el momento de perder la conciencia comenzó a oír «música de un tipo especial; una soberbia y hermosísima clase de música».


la


Las personas a quienes han entrevistado utilizan palabras muy diferentes para describirlo: una cueva, un pozo, un hoyo, un recinto, un túnel, un embudo, un vacío, un hueco, una alcantarilla, un valle y un cilindro. Aunque utilicen diferentes terminologías, es evidente que tratan de expresar la misma idea. Veamos dos relatos en los que figura prominentemente el túnel.


tune

Un informante dice:


Me ocurrió cuando tenía nueve años. Hace veintisiete de ello; pero fue tan sorprendente que nunca lo he olvidado. Una tarde me puse muy enfermo y me llevaron a toda prisa al hospital más cercano. Cuando llegué, dijeron que iban a dormirme, aunque no recuerdo el motivo, pues era muy joven entonces. En aquella época se utilizaba el éter. Me lo suministraron pasándome un paño por la nariz y, según me dijeron después,al instante mi corazón se detuvo. En aquel momento no supe que eso era precisamente lo que me había ocurrido, pero lo importante es que cuando ocurrió tuve una experiencia. Lo primero que sentí fue un ruido rítmico parecido a brrrrrnnnng-brrrrrnnnng brrrrrnnnng. Luego comencé a moverme a través -pensará que es fantasía- de un largo espacio oscuro. Parecía una alcantarilla o algo semejante. Me movía y sentía todo el tiempo ese ruido zumbante.



Otro informante establece lo siguiente:
Tuve una reacción alérgica a una anestesia local y dejé de respirar. Lo primero que ocurrió bastante rápido fue que pasaba a gran velocidad por un vacío oscuro y negro. Puede compararlo a un túnel. Era como si fuera montado en la montaña rusa de un parque de atracciones y pasara por ese túnel a gran velocidad.
Durante una grave enfermedad, un hombre estuvo tan cerca de la muerte que sus pupilas se dilataron y el cuerpo se le quedó frío.
Me encontraba en un hueco oscuro y negro. Es difícil de explicar, pero me sentía como si me moviera en el vacío a través de aquella negrura. Era plenamente consciente y pensaba que estaba como en un cilindro carente de aire. Me sentía como en el limbo, a medio camino de aquí y a medio camino de algún otro lugar.
Un hombre, que «murió» varias veces tras graves quemaduras y heridas, cuenta:
Estuve en estado de shock durante una semana, y en ese tiempo escapaba repentinamente a ese hueco oscuro. Me parecía estar allí mucho tiempo, flotando y cayendo por el espacio... Estaba tan acostumbrado a ese vacío que no pensaba en nada más.

Una mujer recuerda:
Hace un año ingresé en el hospital con problemas cardiacos, y a la mañana siguiente, mientras me
encontraba en casa, comenzó a dolerme mucho el pecho. Pulsé el timbre que tenía al lado de la cama para
llamar a las enfermeras. Vinieron y comenzaron a hacerme cosas. Me sentía muy incómoda acostada sobre la espalda y me di la vuelta, pero en ese momento dejé de respirar y el corazón se detuvo. Oí gritar a las
enfermeras, mientras sentía que salía de mi cuerpo y me deslizaba entre el colchón y la barandilla que había
al lado de la cama -en realidad era como si pasase a través de la barandilla- hasta posarme en el suelo.
Luego comencé a elevarme lentamente. Al subir vi que más enfermeras estaban entrando precipitadamente en
la habitación; serían unas doce. El doctor estaba haciendo una ronda por el hospital y lo llamaron. También
lo vi entrar. Pensé: «¿Qué estará haciendo aquí?» Floté hasta el techo, pasando al lado de la lámpara que
colgaba de él, y me detuve allí mirando hacia abajo. Me sentía como si fuera un pedazo de papel que alguien
ha arrojado hacia arriba.
Desde allí los miraba mientras intentaban reanimarme. Mi cuerpo estaba tumbado sobre la cama y todos
lo rodeaban. Oí decir a una enfermera: «¡Dios mío, ha muerto!», mientras otra se inclinaba para hacerme la
respiración boca a boca. La miraba desde atrás mientras lo hacía. Nunca olvidaré su pelo; lo tenía muy
corto. Entraron con una máquina y me dieron descargas en el pecho. Al hacerlo, mi cuerpo saltó y pude oír
los chasquidos y crujidos de mis huesos. ¡Era algo horrible!
Mientras los veía allí abajo golpeando el pecho y doblando mis brazos y piernas, pensaba: «¿Por qué
están haciendo todo eso? Ya me he muerto.»

Un joven entrevistado contó lo siguiente:
Me ocurrió hace dos años, cuando acababa de cumplir diecinueve. Conducía el coche para llevar a su
casa a un amigo y, al llegar a una intersección, me detuve para mirar en ambas direcciones y no vi que
viniese coche alguno. Me metí en la intersección y oí gritar a mi amigo con todas sus fuerzas. Cuando miré,
me cegó una luz: eran los faros de un coche que se precipitaba hacia nosotros. Escuché el horrible ruido que
hizo el lado del coche al estrujarse, y durante un instante me pareció atravesar un espacio cerrado y oscuro.
Fue todo muy rápido. Luego me encontré flotando a unos cinco pies por encima de la calle y a cinco yardas
del coche, desde donde oí el eco del choque. Vi que la gente corría y se arremolinaba alrededor del lugar del
accidente. Mi amigo, en estado de shock, salió del coche. Pude ver mi propio cuerpo en la chatarra entre
toda aquella gente y cómo intentaban sacarlo. Mis piernas estaban retorcidas y había sangre por todas
partes.

El tunel de la muerte


Algunas informan que al principio sintieron un desesperado deseo de regresar a sus cuerpos, pero que no tenían la más ligera idea de cómo hacerlo. Otras recuerdan que sintieron mucho miedo, casi pánico.


En sus informes, otros entrevistados han mencionado brevemente la semejanza de forma entre sus cuerpos físicos y los espirituales. Una mujer dijo que mientras estaba fuera de su cuerpo físico sentía «todas las formas corporales: piernas, brazos, todo; incluso aunque no percibía una sensación de peso».
Otra mujer, que vio el intento de reanimación de su cuerpo desde un poco más abajo del techo, dice:
«Seguía dentro de un cuerpo. Me inclinaba y miraba hacia abajo. Moví las piernas y noté que una estaba más caliente que la otra.».

Otro informante cuenta:
Era incapaz de tocar nada, de comunicarme con alguno de los que me rodeaban. Es una terrible
sensación de soledad; te sientes completamente solo y eres consciente de ello.
Estaba asombrado. No podía creer lo que ocurría. No estaba preocupado ni pensaba: «Estoy muerto y mis padres han quedado atrás. Estarán tristes y no los volveré a ver.» Nada de eso pasaba por mi mente. No obstante, era consciente de estar solo, muy solo; casi como si fuera un visitante de algún otro lugar; como si no tuviese relaciones, como si no existiese amor ni nada semejante. Todo era muy... técnico.


Muerte



Como es obvio, todas las personas con las que han hablado han «regresado» desde algún punto de la experiencia. Por regla general, se ha producido en ellas un interesante cambio de actitud. los primeros estadios de la experiencia eran un DESESPERADO DESEO DE REGRESAR AL CUERPO y lamentaciones por el propio fallecimiento. Sin embargo, una vez que la persona había alcanzado cierta profundidad en la experiencia ya no quería regresar, e incluso se resistía a hacerlo. Así ocurrió, sobre todo, con los que habían ido lo bastante lejos para encontrarse con el ser luminoso.


En algunos casos recuerdan haber retrocedido rápidamente por el túnel oscuro que atravesaron en los
momentos iniciales de la experiencia. Un hombre recuerda que al morir fue impulsado hacia delante por un
valle oscuro. Sintió que se aproximaba al final del túnel y, en determinado momento, oyó que lo llamaban
desde atrás y volvió por el mismo camino. Algunos han experimentado el volver a entrar en sus cuerpos físicos. Sin embargo, la mayoría dicen que en el último momento de la experiencia se durmieron o quedaron inconscientes y que más tarde despertaron en sus cuerpos físicos.


de


Tambien se ha dicho que esas experiencias están causadas por las medicinas administradas al enfermo en su
momento de crisis. Por ejemplo, la mayor parte de los médicos están de acuerdo en que algunos medicamentos producen experiencias y estados mentales engañosos y alucinatorios. Además, nos encontramos en una época en que hay un interés profundo por las drogas, y gran parte de la atención pública se ha enfocado en el uso lícito del LSD, marihuana, etc., que parecen causar episodios alucinatorios. Nos encontramos, finalmente, con el hecho de que incluso muchas drogas médicamente aceptadas están asociadas a diversos efectos en la mente que pueden recordar a los acontecimientos de la experiencia de morir. Por ejemplo, la cetamina (o ciclohexanona) es un anestésico que se aplica mediante inyección intravenosa con efectos lateralmente similares en algunos aspectos a las experiencias externas al cuerpo. Ha sido calificado de anestésico «disociativo» porque, durante la inducción, el paciente puede quedar sin respuesta no sólo al dolor, sino
también al entorno como totalidad. Se siente «disociado» de su entorno, incluyendo en él las partes de su
propio cuerpo: brazos, piernas, etc. Después de la recuperación, durante cierto tiempo puede tener disturbios psicológicos, como alucinaciones y sueños muy vívidos. (PERO POCAS PERSONAS HAN UTILIZADO ESA PALABRA «disociación»- para caracterizar sus sentimientos cuando estaban fuera del cuerpo.)


la



Corintios 15, 35-52: «Alguno dirá: ¿Cómo resucitan los muertos? ¿Con qué cuerpo? Loco..., lo que tú siembras no es el cuerpo que brotará, sino un simple grano...; pero Dios le da el cuerpo que le place, y a cada semilla su propio cuerpo... Hay cuerpos celestiales y cuerpos terrestres: una es la gloria del celestial y otra la del terrestre... Así es también la resurrección del muerto. Se ha sembrado en corrupción y resucita en
incorrupción. Se ha sembrado en deshonor, resucita en gloria. Se ha sembrado en debilidad, resucita en poder. Se ha sembrado en un cuerpo natural, resucita en un cuerpo espiritual... Fijaos, os muestro un misterio: no todos moriremos, pero todos seremos transformados. En un momento, en el pestañear de un ojo, con la última trompeta, pues la trompeta sonará, todos los muertos resucitarán incorruptibles.»




NO SABEMOS A CIENCIA CIERTA SI ESTO ES PRODUCTO DE LOS MEDICAMENTOS O EN REALIDAD NO HAY LA NECESIDAD DE ESTOS PARA PODER LLEGAR ALLI !...

PERO DE TODAS FORMAS TODOS MORIREMOS!tune

El tunel de la muerte

15 comentarios - El tunel de la muerte

@jorgewindk +1
Interesante, +10 y recomendado.
No soy buitre, jejeje.
Espero no experimentar eso, tal vez me volveria loco.
@Kaoru91T +1
te dejo 10 te faltan 20 fijate quien mas te puede ayudar
@hadita10 +1
te dejélos 5 que me quedaban, ojalá llegues. suerte!
@Tobi_Olea +1
Si para mañana no te dejan 5 puntitosd, te hago NFU
@fabianchoazul +1
+10 te los iba a dar en
Feos o hermosos, todo depende del ojo con que los mires!

pero mejor acá para que seas NFU, WELCOME!
@Gosthphantom +1
OooooooooooooOOOO
ya sos new XD
bienvenidaaaaa!!!!!!!!!!!!!!