Cinco Saltos: la ciudad de las brujas.

Cinco Saltos es una ciudad argentina situada en la zona frutícola del Alto Valle, en la provincia de Río Negro. La ciudad se encuentra sobre la margen izquierda del río Neuquén, a escasos kilómetros de su confluencia con el río Limay, en el noroeste del departamento General Roca.

Neuquén


"La muerte se siente en el aire y se escucha en el estrepitoso chillido de los pájaros,que conocen los secretos de sus oscuros habitantes”, describe el escritor José Sepúlveda sobre Cinco Saltos. Sin embargo, lo que en realidad sucede en este lugar es una incógnita para muchos, algo perverso se percibe en sus calles, algo de lo que los lugareños prefieren no hablar.

Cinco Saltos es una pequeña ciudad, o bien, un gran pueblo a menos de una hora de la ciudad de Neuquén. Según relatan los lugareños una importante porción de sus casi 25.000 habitantes practica alguna especie de brujería. Abundan los “trabajos”, como suelen llamarles los locales a este tipo de actos sobrenaturales.

Esta población está catalogada entre los cuatro puntos con mayor concentración de brujos del mundo. Un par de años atrás, la producción del programa de investigación que conducía el actor Gastón Pauls, intentó ingresar a la localidad para realizar un episodio sobre brujería. Lejos de que querer que esto trascienda, los habitantes expulsaron a los intrusos con amenazas.

EL BAJO NEGRO: suelo bañado en sangre.

Desde los primeros asentamientos poblacionales en "Colonia La Picasa" (primitivo nombre de Cinco Saltos) varias familias inmigrantes se establecieron a orillas del río Negro. Pero hubo un lugar donde ningún inmigrante, por más valiente que fuera, pondría su puesto. El bajo de las ánimas, era llamado este sitio.

Casi un siglo atrás, una partida de 20 o 30 soldados fue enviada desde la línea de fortines a este bajo, con el fin de atrapar al famosísimo cacique Sayhueque. El pelotón fue masacrado en su totalidad por los indios, con excepción de un muchacho al que le perdonaron la vida para que llevara la noticia al fortín 1º División (Cipolletti).
Tiempo después, los locales que ocasionalmente transitaban por el bajo de las ánimas, comentaban sobre los extraños fenómenos que observaron en ese lugar. Desde grupos de luces malas hasta las manifestaciones de soldados e indios muertos antaño.
Con la llegada del progreso económico-industrial, la ciudad se expandió sobre todo terreno que ofreciera las condiciones necesarias para cultivos o minerales de extracción. Pero para muchos, el miedo es el mejor consejero, y siendo el bajo de las ánimas un lugar con un trágico pasado, la civilización jamás violó sus límites.

Hace algunos años y por invitación del gobierno provincial, dos historiadores (no parapsicólogo) de la Universidad de Barcelona realizaron estudios de su suelo a fines de buscar pruebas sobre la "masacre de los soldados". Los especialistas encontraron en el suelo algunos restos de armas herrumbradas que datan de la época, pero nada concreto que confirmara los relatos de los habitantes de la zona.
Sin embargo, en su informe describieron cómo durante las excavaciones efectuadas, "sintieron" una poderosa energía, un aura perversa que flotaba en el ambiente. Este fue el puntapié para rescatar la leyenda.
Desde hace algunas décadas, el Bajo de las Ánimas pasó es conocido como el Bajo Negro por el color de la tierra que lo conforma en relación con el terreno circundante.Es cierto, no faltan los relatos sobre aquelarres y ritos que se llevan a cabo en este macabro lugar. Pero un dato real que a muchos inquieta es que en su suelo no crece ningún tipo de planta, ni se desarrolla ninguna forma de vida. ¿Una extraña propiedad de su suelo?