El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Leyendas Y Mitos De Salta Parte 15 (Ultimo) (Espesial)

Leyendas Y Mitos De Salta Parte 15  (Ultimo) (Espesial)

La López Pereyra

...O quizás un cuchillo o vaya uno a saber de que desgraciada manera fatal, este compositor bohemio y músico empedernido despenó a la causante de sus descontrolados celos. Lo indudable es que don Artidorio Cresseri estuvo enamorado hasta los huesos de la víctima de la demencial actitud. Y si no ha sido así, cómo pudo recordarla en su forzado encierro de una manera tal que no recuerdo salteño y muchísimos más que no la cante o la sepa (mal, regular o bien) y la entone como algo propio y por su cualidad de innegable himno salteño.

El contexto metafórico no conlleva ni un dejo de despecho, rabia, indignación o algo muy oculto o “entre líneas” que deje entrever “algo” de pequeñez o chatura. Todo el texto es una tristísima elegía de enamoradísimo ser que ante la adversidad irreversible, derrama su alma en cada verso y como remate ruega “al Dios piadoso resignación...”

El título de tamaña zamba no tiene nada que ver con la historia, la leyenda, del cómo, del cuándo y los por qué del contenido sentimental del poema. El doctor Carlos López Pereyra, abogado, recibe el agradecido homenaje de Don Artidorio por haberlo “salvado” quizás de una cadena perpetua por su demencial delito, al conseguir la absolución del imputado (Don Artidorio) por “emoción violenta”.

“La López Pereyra”, himno de los salteños y apropiada por innúmeros conocidos e ignotos intépretes, sigue viva y con muy buena salud en la memoria del pueblo. Ojalá todos los dramas pasionales dejaran canciones de este calibre.

La zamba creció sola, no necesitó de promoción alguna. Se “fue” de Salta como el viento, sin rumbos. Hasta que ocurrió todo lo conocido como “juicio por paternidad autoral” cuando un tal Don Andrés la halló sin que Don Artidorio la perdiera. Pero, el argumento de más peso fue el título y las constancias legales desbarrancaron cualquier fundamento que soño fundamentar el “hallador”.

El Dr. López Pereyra vivó en la ciudad de Salta en la calle “La Florida” al 484 aproximadamente y se comprobó su actividad y las circunstancias en las que se constató su activa participación en el triste hecho que le tocó vivir al pobre Don Artidorio.

Todo lo aquí expresado tiene más de recopilación versionada generacionalmente y no tiene ninguna otra intencionalidad que la de hallarle al magnífico texto poético ese “por qué” fue escrito y cantado.

Sin ningún tipo de “dardo encubierto” invito a que repasemos su inigual carácter y, porque no, esa estructura literaria que, asociada a la fantástica melodía, hacen una obra, diría, insuperable hasta el presente. Vamos pues a su letra conociendo ya, al menos, una versión más de su historia ¿o leyenda?

Salta

El Condor

(Por qué el Cóndor usa la golilla)

mitos

Tenebroso encuentro en la zona de Amblayo

El más famoso caso de faroles en aquella parte de los Valles Calchaquíes, fue el que sabía salir en el camino de herradura que unía Amblayo con San Carlos.

Los troperos solían hacer el camino arreando recuas de quince a veinte burros cargueros que llevaban quesos de cabra de la zona, para vender en San Carlos y Cafayate.

Los viajes se organizaban para salir bien de madrugada, por temor a transitar de noche por las márgenes del río Salado o Amblayo, ya que durante las épocas de lluvia crecía una barbaridad y se tornaba peligroso, a más de tratar de no toparse con el Farol al cual temían, pues, contaban, solía salir en un determinado lugar de la senda y era muy de mal genio, ya que varios paisanos, decían haber sido aporreados malamente.

Aquel día lluvioso de febrero salieron temprano con la carga de quesos, don Segundo Quipildor, Marciano Sarapura y Sinforoso Erasu. Llevaban veintidós cargueros, dos caballos de refresco y estaban tan bien aviados, que podía pasar hasta tres días de viaje sin necesidad de reacondicionar alimentos ni bebidas.

Hasta la media mañana el viaje iba bien, pero la caída de varios cargueros en uno de los pasos del río y el consiguiente trabajo de tener que rescatar la mercadería, se había llevado gran parte del tiempo, de forma tal que a la oración, no habían podido hacer ni la mitad del camino, razón por la cual no había otra qué hacer un alto en la marcha, prender fuego pues estaban mojados, y descansar a las bestias luego de tan agitado día de lluvias, truenos y cruces del río.

Aterradora experiencia

Sinforoso no bien se apeó comenzó a buscar leña para prender fuego, mientras Marciano y Segundo alivianaban a los animales sacándoles los cajones con queso. Marciano quedó acomodando en el piso la carga y Sinforoso se fue con los animales a un pastizal que estaba como a doscientos metros. Antes de dejar los burros que estaba acollarados, los fue "maniando" de a uno. Cuando llegó al último burro, vió que una luz se acercaba. Para su adentro pensó que era Marciano por la altura. Se puso de pie, lo miró fijo -estaba como a uno veinte metros- y le dijo algo. No alcanzó a terminar lo que quería decir y recibió una tremendo golpe en la boca, otro en la espalda, una violenta patada en la pierna, un sopapo en un ojo otro más en la cara y una violentísima patada en el trasero que lo hizo salir como al trote para adelante, medio agachado por el dolor.

Apenas pudo reponerse de la primera andanada de golpes atinó a gritar el nombre de Marciano, como para decirle que no le pegue más, pero en el acto recibió una andanada de golpes más feroz aún que la anterior, tanto que lo hizo sangrar hasta por los oídos.

Desparramo de quesos y burros

Los amigos, que habían escuchado el alarido de Sinforoso, salieron facón en mano a ver qué pasaba, pero cuando vieron que un furioso Farol lo estaba aporreando intentaron volver sobre sus pasos. Pero aquel los alcanzó y comenzó a propinarles a cada uno una golpiza de la que no se tiene memoria para un cristiano por aquellos lugares.

Los tres gauchos quedaron a la miseria, sangrando por todos lados y con el Farol que enceguecido de rabia los seguía rondando de cerca, como si los sobrevolara en medio del dolor, la sangre y, lo peor, el miedo, el terror que parecía los paralizaba.

Cuando comenzó a amanecer el Farol desapareció pero por dos días los gauchos permanecieron en el lugar sin poder moverse por el dolor. A la noche siguiente, tirados en sus cobijas y aterrorizados lo vieron de reojo meroderar de nuevo, pero como no lo señalaron ni lo miraron de frente, éste pasó varias veces por sobre ellos y nada les hizo.

Al día siguiente, hicieron el camino de vuelta, pues burros y quesos se habían desparramado por todas partes. Aquellos se habían ido y los quesos ya no servían. Volvieron a Amblayo y, al contar lo acontecido, el pueblo entero por años juró no pasar nunca por aquel lugar de noche.

Y así fue.

El Nombre de SALTA

Debido a los procederes del Gobernador del Tucumán y Fundador de Salta, sus contemporáneos juzgaron que lo único bueno que había hecho fue acatar la orden del Virrey Toledo de fundar una nueva ciudad, pero nadie quería recordar sus abusos y ni siquiera su nombre. Ya en Documentos no muy posteriores a la destitución de Lerma, la ciudad comienza a ser llamada San Felipe el Real o Ciudad de Salta.

El nombre del paraje, valle de Salta, era muy anterior a la fundación de la ciudad y puede provenir del nombre de los indios saltas; o salla ta “peñas-lugar”; o sagta “muy hermoso”; o sagtay “reunión de lo sobresaliente”.

Acepciones que no se contraponen sino que enriquecen semánticamente el nombre del lugar que ha sido asiento de muchas poblaciones nativas antes de la llegada de los españoles, un lugar ubicado entre montañas, un valle hermoso que se prestó para ser reunión de importantes transacciones comerciales y hechos históricos.

OTRA VERSIÓN

Esta terrible historia que aparentemente explica el actual nombre de la ciudad de Salta tiene sin embargo otra versión. Por esta otra historia el Licenciado don Hernando de Lerma fue uno de los pocos hombres ilustrados que llegó a las colonias, poseía un titulo universitario, era licenciado en leyes, muy diferente en eso de aventureros segundones y otra clase de gente de dudosa reputación que pobló América.

Según algunos, don Hernando de Lerma enfrentó el poder de la Iglesia con su poder temporal. Tal vez fue un marrano, o judío converso, y trató de proteger a otros como él en suelo americano; su conocimiento de leyes lo hizo un adversario temible, por lo que La Iglesia se confabuló en su contra creando versiones terribles sobre su persona. Esas historias sobre su despotismo y herejía se difundieron entre sus contemporáneos y en las cortes de justicia hasta lograr su condena. Esas fueron las que llegaron hasta nuestros días.

LA CREENCIA DE BREALITO

LEYENDA SALTEÑA

leyendas

Era una población muy numerosa y trabajadora. Había oído la palabra de los misioneros y se mantenía muy devota. Pero la prosperidad de su comercio, el dinero excesivo que ganaban, hizo que los habitantes se perdieran. Lujos y vicios rivalizaban en primacía. Se olvidaron de Dios. Su Iglesia, muy linda y adornada de oro, no era concurrida. Una vez llegó al lugar un viejito muy pobre. Les habló en la plaza para que cambiaran de vida y realizaran penitencia por sus pecados. No le quisieron hacer caso y tampoco le dieron hospedaje ni comida. Entonces, el viejito se fue a un barrio alejado del centro de la urbe y ahí encontró una familia muy buena odiada por los demás a causa de sus costumbres puras. El jefe de la casa había sido sacristán. En recompensa del hospedaje el viejito les anunció los castigos que vendrían sobre los malos cristianos. Les aconsejó que se fueran en seguida a otro pueblo pero que, si oían grandes ruidos, no se dieran vuelta para mirar los desastres.

Sucedió como predijo el anciano. Se oyeron grandes estrépitos de terremotos. El sacristán, curioso, volvió la cabeza para observar y... quedó convertido en piedra, rodando y deshaciéndose.

La ciudad maldita yace ahora en ruinas bajo la laguna. Los vecinos oyen en las noches el gemir de las campanas de la Iglesia, a las que todos insultaban. Creen también que, cuando las campanas suenan tan tristes, es porque las almas "muertas en condena vienen llorando sus pecados terrenales".

BUENO CON ESTO CONCUIMOS EL TITULO (LEYENDAS Y MITOS DE SALTA NO SE OLVIDEN DE PASAR POR MI OTROS POSTS LEYENDAS Y MITOS DE SALTA PARTE 1,2,3,4,5,6,7,8,9,10,11,12,13,14,)

ME COSTO MUCHO PERO LO ISE POR MI PROVINSIA SALTA LA LINDA

de


y

2 comentarios - Leyendas Y Mitos De Salta Parte 15 (Ultimo) (Espesial)