Primera parte:http://www.taringa.net/posts/paranormal/14021980/Apocalipsis-zombie_-la-verdad-jamas-contada___.html#comid-853747

Segunda parte: http://www.taringa.net/posts/paranormal/14022225/Apocalipsis-zombie_-la-verdad-jamas-contada___-Parte-II_.html

Tercera parte: http://www.taringa.net/posts/paranormal/14033738/Apocalipsis-zombie_-la-verdad-jamas-contada___-Parte-III_.html#comid-860367

Cuarta parte: http://www.taringa.net/posts/paranormal/14040081/Apocalipsis-zombie_-la-verdad-jamas-contada___-Parte-IV_.html#comid-850884

Efectivamente, fué una noche muy larga. Apenas tuvimos tiempo de ir a los baños, acompañados por los soldados que se habian convertido en nuestra sombra, cuando tuvimos que volver corriendo a la carpa comedor. Varios camiones y otros vehiculos fueron puestos a manera de barricada cubriendo el perímetro interno, a la vez que llegaron más soldados armados y con sus máscaras, dispuestos a mantener a toda costa las entradas de la carpa libres de amenazas.
Al principio, los disparos eran espóradicos, se escuchaban de tanto en cuanto, bastante espaciados en el tiempo. Luego, más frecuentes, cada 5 minutos, despues cada 3, finalmente se habían vuelto prácticamente permanentes. Un tiro resonaba en la noche, y casi inmediatamente se escuchaba el ruido sordo de un cuerpo desplomándose. Habian 4 tiradores especiales (francotiradores) en las torres de iluminación, y probablemente otros tantos en los edificios cercanos, algunas casa de dos pisos, tanques de agua y otras estructuras elevadas del pueblo. Nosotros escuchábamos en silencio, sabíamos con amargura que cada tiro era un vecino nuestro menos, pero no estábamos en posición de cuestionar las desiciones que se tomaban a medida que pasaba el tiempo. El pueblo se estaba convirtiendo en una zona de combate.

Apocalipsis zombie: la verdad jamas contada... Parte V.


Algunos de los soldados que eran relevados descansaban en la carpa comedor junto a nosotros, en el calor de la situación los hombres de bigote olvidaron controlar la información a la que podíamos acceder, y los tiradores estaban más bien ansiosos de contar sus hazañas...

"Primero tirábamos al centro de masa, al pecho, pero la munición los pasaba limpiamente sin que apenas acusaran el impacto. Nunca vimos nada igual. A la distancia que tiramos, la energía con la que llega el proyectil hace grandes destrozos, es casi imposible no darle a algún hueso, con el impacto el hueso se fractura y las esquirlas siguen viajando por el cuerpo a la misma velocidad que traia la bala. Te aseguro que eso duele mucho, y no te quedan ganas de seguir moviéndote. Los daños en los pulmones, corazón y otros órganos te dejan fuera de combate en segundos. Sólo se siente un golpe fuerte como un puñetazo, y al instante siguiente ya estás muerto."

"Pero estas personas o lo que sean, sólo se detenían un momento, algunos se tumbaban con el impacto, pero se levantaban y seguían andando!! Por Dios que nunca ví una cosa así antes, y tengo algunas bajas en mi cuenta. Así que tuvimos que empezar a tirar a la cabeza. No es tan fácil como creen, sobre todo en un cuerpo que se mueve en esa forma tan errática, el paso es muy irregular, a veces se detienen sin razon aparente, luego siguen, a veces se apuran un poco. De todas formas, con el equipo que tenemos nos las arreglamos para acertarles. Lástima por esa gente, no hay recuperación posible después de recibir un tiro de calibre 308 en el cráneo."

"Los infantes comunes usan munición encamisada, la bala está blindada y no se deforma ni fragmenta con el impacto, para poder atravesar blindajes livianos y cualquier cosa que un enemigo pueda usar para cubrirse. También para causar el menor daño posible en los tejidos, esto es así desde fines del siglo pasado (el XIX). Pero nosotros podemos usar munición expansiva, es decir que al contacto con el blanco "explota" y se fragmenta en pequeños pedazos; cuando esa bala da en el objetivo, mi amigo, le puedo asegurar que destroza todo lo que alcanza. En un tiro a la cabeza, el cráneo queda vacío y los sesos desparramados en 4 o 5 metros a la redonda."

Los tiradores parecían tener un placer morboso en describir los efectos de sus disparos. Yo no podía dejar de pensar que esa gente que quedaba mutilada y desplomada en el piso eran mis vecinos y amigos, y que nunca más volvería a verlos. En esa época yo era soltero y no tenía familiares vivos en el pueblo, pero de todas formas no podía dejar de sentirme agobiado sabiendo que estaban matando alegremente a mi gente. Me preguntaba si no era una medida excesiva, hasta que recordaba las historias de horror vividas por los sobrevivientes a los ataques, y un poco para auto-convencerme, me decía a mi mismo que no quedaba otra cosa por hacerse.

zombie


Afuera seguía la carnicería, y se recrudecía por momentos. Aparentemente, toda la gente que no pudo ser rescatada y aislada esa mañana terminó infectada de un modo u otro, o estaban en esos momentos en alguna etapa de la incubación de la infección. A los que podían comunicarse verbalmente se les permitía llegar al perímetro exterior (la entrada del club) donde eran rapidamente reducidos por los guardias y llevados a la cuarentena. Los que estaban sanos y se reunían con nosotros contaban invariablemente las mismas historias. Habían decidido refugiarse en sus casas hasta que la situación fué insostenible y corrieron a buscar refugio en el fuerte improvisado, dejando atrás a sus parientes o vecinos infectados que ya se mostraban muy agresivos o directamente los habían atacado y perseguido.
A la mitad de la noche, los infectados, en número cada vez mayor, estaban acercándose peligrosamente al fuerte, los disparos se habían vuelto constantes y ya no llegaban sobrevivientes sanos. Escuchamos como algunos vehiculos se desplazaron hasta la entrada, y como un grupo de infantes trabajaba afanosamente al ritmo de las órdenes de un sub-oficial; yo sabía lo que significaban esas órdenes, estaban por montar un par de nidos de ametralladora. Evidentemente estaban previendo que el cerco de tiradores podía ser sobrepasado. Por primera vez en la noche senti angustia y miedo de que el fuerte fuera tomado...

CONTINUARÁ...


Sexta parte: http://www.taringa.net/posts/paranormal/14052259/Apocalipsis-zombie_-la-verdad-jamas-contada___-Parte-VI_.html