- Una historia de Teror
Quiero contaros una cosa que sucedió en mi pueblo, esta historia es verdad, al menos eso dicen, pero a mi me puso los pelos de punta al escucharla...

Todo empezó hace muchos años, en mi pueblo, que por aquel entonces solo era un pueblito mas de los muchos perdidos entre las montañas de asturias. mi pueblo como ya he dicho era pequeñito, apenas tenía una pequeña plaza con iglesia, un parque, una pequeña cárcel y una escuela, con todas las casa apiñadas alrededor. pero aún así estaba muy orgulloso de su escuela: era una de las mejores de toda la cuenca, pues era bastante grande y estaba al alcance de todas las familias, aunque los profesores escaseaban. pero un buen día, un día de clase, un grupo de alumnos estaban haciendo manualidades con su profesora. tendrían apenas 8 ó 9 años, y se lo pasaban en grande con el barro y las pinturas. la profesora, una joven muy guapa y que había empezado hacía apenas un mes, puso la radio para oír el parte del tiempo, pues la clase se iba el día siguiente al monte de excursión. pero a la mitad del parte, un hombre con voz muy grave cortó la comunicación y dio una noticia de última hora:

"les comunicamos que se ha escapado un peligroso asesino de la cárcel del pueblo... por favor, les rogamos que cierren herméticamente puertas y ventanas hasta que sea detenido. “gracias"

los niños se asustaron mucho y con razón; la cárcel quedaba muy cerca de la escuela. la profesora los tranquilizó y se puso a contarles historias para que se calmaran y se olvidaran un poco de aquello, pero a una niña le entraron muchas ganas de ir al servicio... la "profe", con la poca experiencia que tenía y después de lo que habían dicho en la radio, no sabía si dejar a la niña ir, pero ésta insistía tanto que al final la dejó; antes de marchar, acordaron una contraseña para saber que era la niña y no el temido preso: cuando llegara, tenía que dar tres golpes en la puerta y arañarla dos veces. la niña se fue al baño, pero nunca volvió. el preso, que estaba escondido en un lavabo, la obligó a que le dijera la contraseña y luego le cortó la cabeza. la profesora estaba ya preocupada, habían pasado veinte minutos y la niña aún no había vuelto. pero de pronto, en la puerta se escucharon tres golpes y dos arañazos: es ella, pensó la joven. pero al abrir la puerta, se encontró con el cuerpo sin cabeza de la pobre niña....de un salto, el preso entró en la clase, y entre gritos de terror y dolor, acabó con todos los niños..... sólo la profesora quedó con vida, pues logró saltar por una ventana....

Hoy en día está en un psiquiátrico, no puede parar de repetir una y otra vez: tres golpes y dos arañazos, tres golpes y dos arañazos.... la escuela estuvo a punto de ser derrumbada , pues solo traía malos recuerdos, pero al final la dejaron. dicen que si entras, en el baño podrás ver la cabeza de la niña, que te mira fijamente con ojos llenos de terror, y que en la clase, chorrean sin parar regueros de sangre por las paredes......
Historias de terror
La imagen es photoshop para que no se asusten


-Leyenda urbanas:

-La vieja costurera
Este pequeño caso ocurrió en Quito (Ecuador), en la antigua casa de los abuelos de mi novia. Una casa grande, como son casi todas allí, con sus dos pisos y su multitud de habitaciones.
En esa casa murió antiguamente una señora mayor que era costurera y se pasaba los días cosiendo en su maquina. Como en multitud de casas viejas de todo el mundo es muy frecuente y normal la muerte de sus antiguos inquilinos.

Un día la abuela de mi novia cosía con esa vieja máquina de coser, como muchos otros días, pero éste fue especial, ya que al parar y dejar la máquina y dirigirse a la cocina, la máquina empezó a funcionar de nuevo y a coser.

No solo ocurrían esas cosas, muchas mañanas se encontraban la habitación donde se encontraba la máquina patas arriba, cambios de temperatura, sonidos extraños, lo típico en estos casos, pero solo en esa habitación, eso sí, siempre actos pacíficos.

Hasta que un día una hija de los abuelos trajo a su novio a dormir a casa y sin decirle nada de lo extraño a él le hicieron dormir en la habitación. Esa noche el chico despertó no por el frío del ambiente, sino porque sentía que no podía respirar bien. Abrió los ojos y vio ha una señora mayor mirándole mientras trataba de ahogarle con las manos, se levantó de golpe mientras oía espeluznantes chillidos en su cabeza, se dirigió a toda prisa a la puerta y aunque el pomo estaba ardiendo logró abrirla, salió de la habitación, subió las escaleras y despertó a todos los habitantes de la casa. Aterrorizado, ese día durmió con los suegros, y no más noches pasó en esa casa.

Las cosas raras siguieron ocurriendo, y supongo que siguen aún, pero esa casa ya se vendió hace unos años por motivos ajenos al fantasma y nada más sé yo.

-Muerte en el callejon
En la noche, sentada en la silla de mimbre, María Lugo, creyó
Oír una moto, entonada y ruidosa corriendo en dirección al callejón. Aquel estruendo le hizo pensar en su propia suerte. Se levantó lentamente y entró en el cuarto. Y con un gesto firme, en el que se dejaba ver, sin embargo, cierto miedo, busco el arma en la gaveta.

Aferrado en una moto gris, por el estrecho callejón diagonal a la avenida principal, avanzaba un sujeto en una frenética y ciega carrera. María Lugo, desde su portal, reconoció la silueta del enemigo. Se acomodo detrás de la puerta, aprontó el arma y fijo la mirada en el corazón insensible del verdugo. Moto y sujeto cruzaron la línea imaginaria del porche. Y María Lugo, que había aguardado desde siempre ese momento, disparó. La moto rodó por el pavimento, y el sujeto, con el pecho agujereado, abrió los brazos, se dobló sobre sí mismo y cayó a la acera mordiendo el polvo acumulado en la cuneta.

La detonación interrumpió nuestras horas de siesta cotidianas, resonó la brisa cubriendo de zozobra nuestros corazones. Salimos a la calle y, se acercaban muchos curiosos, en semicírculo rodeamos a la victima. Mi compadre se desprendió del grupo, se despojó de la chaqueta, e inclinado sobre el cuerpo aún caliente de aquella otra victima, la volteó de cara al cielo. Entonces vimos, alumbrado por los reflejos ámbar de los postes de luz, el rostro sereno y sin vida de nuestra amiga María Lugo.


-Rasputin
Grigori Yefímovich Rasputin ( 22 enero 1869 29 de diciembre de 1916)místico ruso que ejerció una gran influencia en la familia Romanov. Llamado a la corte para curar la hemofilia del único hijo varón del zar Nicolás II, se convirtió en consejero del zar y la zarina.

Criado de forma salvaje y sin ninguna instrucción, Rasputin ingresó a los 18 años en un monasterio, en el cual estuvo apenas tres meses, pero fue suficiente para que se convirtiera en un místico. Ingresa entonces en una secta cristiana (flagelantes) condenada por la iglesia ortodoxa, debido a sus prácticas orgiásticas y su creencia en la flagelación como único camino a la fe. En 1889 se casa y de este matrimonio nacen tres hijos. En 1901 emprendió un viaje místico donde adquirió conocimientos de historia, esoterismo, teosofía, tradiciones y viejas religiones. En 1905 es llamado por la familia real. Su muerte fue planeada por algunos nobles que deseaban acabar con la influencia que el monje tenía sobre la zarina. Las dificultades que sus ejecutores tuvieron para matarlo, acrecentaron la fama de hombre santo de Rasputin.

Predicciones de Rasputin sobre la revolución rusa:

...” Siento que debo morir antes del año nuevo. Quiero hacer presente, no obstante, al pueblo ruso, al Padre, a la Madre de Rusia y a los Muchachos, que si yo soy asesinado por comunes asesinos, y especialmente por mis hermanos aldeanos rusos, tú, Zar de Rusia, no tengas miedo, permanece en tu trono, gobierna y no temas por tus Hijos, porque reinarán por otros cien o más años. Pero si soy asesinado por los nobles, sus manos quedarán manchadas por mi sangre y, durante veinticinco años, no podrán sacarse de la piel esta sangre. Ellos deberán abandonar Rusia. Los hermanos matarán a los hermanos; ellos se matarán entre si. Y durante veinticinco años, no habrá nobles en el País. Zar de la tierra de Rusia, si tú oyes el tañido de las campanas, que te anuncian que Grigori ha sido asesinado, debes saber esto: Si han sido tus parientes quienes han provocado mi muerte, entonces ninguno de tu familia, o sea ninguno de tus hijos o de tus parientes, quedará vivo durante más de dos años. Ellos serán asesinados por el pueblo ruso... ¡Rogar, rogar, sed fuertes, pensad en vuestra bendita familia!".

"La cruz será arrojada en la bodega. Los martillos golpearán sobre los altares y las llamas devorarán las iglesias... Así comenzará la caza de la serpiente. Pero el buitre confiará la espada a una nube, que matará a la serpiente durante la tercera luna. El buitre se encarnizará después contra sus gusanos, hasta que perezca... Cuando el establo esté lleno de bueyes, se abrirán las puertas, y entonces; adiós Santa ¡Adiós, Santa de las Santas! Esto sucederá en el tiempo del sol,.. De la cruz se blasfemará y llegará el día en que no habrá tierra suficiente para sepultar a los muertos... Pero el imperio durará poco. Cuando se desencadene el sol, no crecerá más hierba a la altura del Volga. Sólo después de una gran desolación y una gran turbación, la cruz de la Santa volverá de nuevo a los altares. Y la serpiente y el buitre no serán nunca más temidos. A la Santa, como a la Santa de las Santas, acudirá un gran hombre que vendrá a rendir justicia".

"... Sobre Petersburgo caerán las tinieblas. Cuando su nombre sea cambiado, el imperio habrá terminado. Y cuando su nombre otra vez sea cambiado, sobre Europa entera estará a punto de desencadenarse la Ira de Dios. Retornará Petersburgo cuando el sol haya acabado de llorar y la Virgen de Kazan ya no esté. Petersburgo será la capital de la nueva Rusia y de sus entrañas se levantará un tesoro, que será llevado a todas las tierras de la Madre Santa".

Profecías de Rasputin para nuestro tiempo:
"... Los venenos abrazarán a la Tierra como un fogoso amante. Y en el mortal abrazo, los cielos tendrán el hálito de la muerte, y las fuentes no darán más que aguas amargas, y muchas de estas aguas serán más tóxicas que la sangre podrida de la serpiente. Los hombres morirán a causa del aire, pero se dirá que han muerto del corazón o de los riñones... Y las aguas amargas infectarán los tiempos como la cicuta, porque las aguas amargas alumbrarán tiempos amargos". "... Cuando vuelen las imágenes, madurará un fruto venenoso, y serán muchos quienes lo comerán. Y el fruto venenoso transformará a los hombres en animales, incapaces de alzar la cabeza al cielo... Las imágenes que vuelan consumirán las fuerzas del hombre, pero el fruto venenoso embriagará al hombre. Y cuando todo haya acabado, el hombre se volverá a encontrar cansado y desgarrado, más hambriento que antes.”

"... Nacerán monstruos, que no serán ni hombres ni animales. Y muchos hombres, que no estarán señalados en la carne ni en la mente, llevarán el signo en el alma. Cuando después, los tiempos maduren, encontraréis en la cuna al monstruo de los monstruos: el hombre sin alma". "... Cuando se hable mucho del hombre, será el tiempo en que se descuidará el hombre. Y cuando se hable del bienestar, será el tiempo en que un malestar sutil serpenteará entre la gente. Montañas de palabras se gastarán para nada, y trampas entre palabras confundirán los caminos del buen sentido. Muchos hombres serán destruidos por las pestilencias; muchos hombres serán destruidos por las armas, y muchísimos serán destruidos por las áridas palabras. Porque, cuando los tiempos maduren, el hombre será rico de lengua, pero pobre de corazón".


-Diario de mi muerte

Día 13 de abril de 1895

Hoy ha llovido toda la tarde y mamá no me ha dejado salir a jugar, pero igual he salido. Y ahora me he enfermado. Me duele mucho la pancita y la cabeza. Papá trajo a una mujer para que sea mi enfermera. Es una mujer joven. Mamá no quiere que se quede aquí conmigo ni que me cuide. Dice que es una bruja. Así que le ha pedido al criado que traiga la cama de ella aquí junto a la mía.

Día 17 de abril de 1895

Mama parece que también ha enfermado. Ahora ella debe cuidarnos a las dos. Mama está mal. Tiene fiebre y habla cosas que no entiendo que significan. Me asusta que esté así...

Noche del 17 de abril de 1895

Fui a buscar un vaso de agua para mama y sin querer espié por el dormitorio de ella. Estaba con papá. Y el la besaba y hacían cosas... me fui corriendo pero creo que ella igual me vio...

Día 20 de abril de 1895

Ella le trajo a mamá una cosa rara para que comiera. Mamá no quería y ella la obligaba. Le abría la boca y le ponía eso y le hacía tragar todo. Después le daba leche...pobre mama... cada vez está peor, y yo no mejoro nada, aunque ya no me duele la cabeza. No le conté nada de lo que vi la otra vez, o se pondría peor. Ella creyó que yo estaba dormida y no me hizo ni me dio nada. Papa viene y nos saluda de vez en cuando. Mama esta casi todo el día inconsciente y de noche cuando esta cuerda me dice que no coma lo que ella me da...

Día 1 de mayo de 1895

Mamita se ha ido al cielo. Eso me dijo papa. Pero yo se que Mari no se quería ir. Ella le ha obligado. Es mala. No quiso que fuera con ellos al cementerio porque dice que soy muy revoltoso y que desobedezco. (Quisiera que mama estuviera aquí así me explicaría que es revoltoso). Papa ya no me quiere. Hace mucho que no viene y me habla como antes... ahora la quiere a ella...

Día 6 de mayo de 1895

Tengo miedo. Ella me ha querido mandar lejos. No quiere que este con papa. Quiere que vaya a un internado y papa no quiere. Ella ha mirado como si quisiera que desapareciera... le tengo miedo. Ayer me ha quitado a tito y no me lo ha devuelto. Le he rogado pero me ha dicho que soy un niño grande ya para tener osos. ¡No me importa! mama nunca me ha quitado a tito. Se lo he dicho y me ha dado un bofetón. Es mala...

Día 24 de mayo de 1895

Me siento mal... creo que le ha puesto cosas raras a mi comida cuando estaba dormido. Esta noche me voy a hacer el dormido y la voy a espiar...

Noche del 24 de mayo de 1895

Ha dicho que no me quiere, y que le estorbo. Que quiere que me vaya al cielo con mi mama así ella puede quedarse con mi papa... es mala... Mari.... ¿me estará viendo? desde el cielo deben verse muchas cosas... mamita... si me ves avísame que me esta haciendo... aunque... no, no me digas nada... papa ya no me quiere mas y yo quiero estar contigo.

Día 31 de mayo de 1895

Papa ha venido a verme y se ha asustado. Ha dicho que parezco un fantasma... pero yo se que es por culpa de ella. Ella no quiere que escriba más y ha buscado este diario por todas partes. Pero solo yo se donde está. Igual he tenido que cambiar su escondite. Ahora está bajo el pedazo de loza que esta suelto bajo mi cama... espero que no lo pueda encontrar.

Día 12 de junio de 1895

Me voy a encontrar con mamita. Estoy contento, triste porque tengo que dejar a papá y enojado porque ella es mala... ella mató a mama y me esta matando a mí... ahora estará feliz... lo que ella no sabe es que a mama la espero un ángel y a mi también me espera uno... a ella le queda poco tiempo... y su ángel es uno negro... y se la va a llevar a otro lugar... ¿como lo sé? Él me lo ha dicho. Lo he visto en sueños. Él me dijo que hoy he de estar con mi mama y que ella va a estar en otro lugar. Uno oscuro y tenebroso... ahí viene mi ángel... adiós papito... te quiero a pesar de todo... adiós papito mío...

-Una sonrisa fria

El sol se asomaba timidamente por encima de los edificos. Desperté animada, era mi primer dia de clase en aquel instituto.
Mis padres se habían mudado a la ciudad por motivos de trabajo y yo me había prometido pensar en positivo.
Caminando hacia el instituto, observaba como las personas que caminaban por mi lado iban como mecanizadas,mirando al frente,con la mente inundada de problemas y posibles soluciones.
Al girar la esquina de una antigua biblioteca me tropecé con un chico, caí al suelo. ¿que haces? le pregunté mientras me levantaba dolorida.
El chico me miró a los ojos ,sonrió y me pidió educadamente disculpas.
Su tez era pálida, como si el sol no hubiera tocado su piel durante años, los ojos profundos y claros, parecian pozos de agua cristalina y una voz dulce y aterciopelada.
Me pidió una vez más disculpas y desapareció tan rápido como había echo presencia.
Cuando llegué a clase , el profesor educadamente me invitó a entrar y me presenté al resto de compañeros.
Me senté casi al final del aula, estaba tranquila. Algún tipo de impulso me hizo girar la cabeza hacía atras. Mi corazón empezo a bombear a mil por hora, sentí una presión en mi pecho que no me dejaba apenas respirar. Ahí estaba el chico con el que había tropezado un rato antes. No se porque mi cuerpo reaccionó asi, mucha casualidad encontrármelo allí, pensé.
Otra vez me regaló esa sonrisa fría, no se porque pero su presencia me ponía nerviosa. Agache la cabeza y no la levante hasta que el estruendo de la sirena del descanso me estremeció cada hueso del cuerpo.
Salí de clase y al doblar la esquina del pasillo me lo encontré de nuevo apoyado sobre la pared.
- Hola . Me saludó con esa voz tan peculiar.
- Hola . contesté yo aun nerviosa.
El chico tenía dibujada una sonrisa fría en su rostro, ya he hecho un amigo, pensé.
Yo seguí caminando sin mirarlo pero noté como su mirada se clavaba sobre mí.
La mañana transcurrió con normalidad, de nuevo la sirena que marcaba el final de la jornada educativa me retumbó el alma.
Caminé sin prisas hasta casa, tenía que acostumbrarme a esas calles anchas y repletas de vida.
Cuando llegé a casa ,despues de almorzar me dediqué a lo que mas me gusta, escribir, estaba narrando la historia de un chico que despues de un grave accidente le sucedian cosas extrañas y paranormales.
De pronto sonó el teléfono. ¡ya respondo yo! grité a mi madre desde mi cuarto.
-¿quien es? pregunté.
- Hola . Otra vez esa voz, estaba segura que era ese chico.
- ¿Como has conseguido mi número de teléfono? Pregunté con voz entre cortada.
- Eso da igual, ¿ no crees? solo queria darte la bienvenida a la ciudad . Explicó con un tono de voz tenue y algo misteriosa.
- Gracias, ¿como te llamas? . Despues de varios encuentros aun no sabía su nombre.
- Cristian . Despues de pronunciar su nombre la llamada se colgó.
Por lo menos ya sabía como llamarlo.
A la mañana siguiente me levanté muy cansada, no había descansado nada bien, sera el cambio de ambiente.
Cuando llegé a clase, ya era algo tarde, mis compañeros estaban todos sentados.
Cuando me senté me di cuenta de que Cristian, ese chico extraño, no había asistido a clase.
Me extrañé, el día anterior parecía encontrarse bien, un poco pálido, pero bien.
Los dias pasaban y Cristian seguía sin aparecer.
Al cabo de los dias, cuando me encontraba escribiendo en mi cuarto sumergida en mi relato. Sonó el timbre de la puerta, mis padres estaban trabajando, asi que tuve que bajar yo.
Cuando abrí la puerta mi rostro se iluminó, era Cristian con su sonrisa fría , mirándome fijamente.
- Hola, nesecito los apuntes de estos dias y pensé que tu podrias pasarmelos .
lo miré y le sonreí, la verdad me tenía preocupada.
- claro, pasa.
Su carpeta estaba confeccionada a modo de mural deportivo, con fotos de sus futbolistas favoritos.
Despues de pasar los apuntes se levantó y tomó el relato que estaba escribiendo.
- ¿que escribes? . Me preguntó mientras que pasaba las hojas lentamente.
Le expliqué la idea de lo que estaba narrando, sonrió y dejó la carpeta encima del escritorio.
Bajamos a la cocina y allí intercambiamos nuestras inquietudes y planes de un futuro próximo.
Se levantó y caminó hasta la salida de la casa. Bueno ya debo irme, te doy las gracias por todo . Cristian salió. Solo cerrarse la puerta, entró mi madre.
Me puse nerviosa, seguro que mi madre habia visto salir a mi extraño amigo y el sermón estaba asegurado.
No, no me dijo nada, parecía imposible que no lo hubiera visto, pero era mejor así.
Cuando subí a mi cuarto me di cuenta de que su carpeta estaba sobre la cama. La sostuve entre mis manos, en el extremo estaba su nombre completo y su dirección.
Caminé por calles, preguntando a los transeuntes y llegué hasta una zona residencial.
Cuarenta y dos, cuarenta y tres... cuarenta y cuatro de la calle Monzón.
Estaba frente la casa de mi nuevo amigo. Toqué el timbre de aquella casa, con una fachada gris mal cuidada, como si una brocha no hubiera pasado por alli en años.
Despues de varios intentos, desistí y me di la vuelta. En ese momento la cerradura de la casa empezó a moverse.
-¿quien es? . Preguntó una voz de mujer que se escondia tras la puerta entreabierta.
- Hola señora, soy una amiga de su hijo Cristian, se dejó su carpeta en mi casa... No me dejo continuar, abrió la puerta del todo, estaba desaliñada y con muy mal aspecto, aunque era una mujer bastante guapa.
La mujer tomó la carpeta en sus manos y se puso a llorar desconsoladamente, yo no entendía nada.
Eso es imposible, Cristian murió hace cinco años, en un accidente de tráfico . Explicó la mujer entre lágrimas.
No puede ser, ayer mismo estuvo en mi casa . Repliqué mientras los vellos se me levantaban al compás de las palabras de la desconsolada señora.
Ya más tranquila, me invitó a entrar a su casa, las paredes se vestian con fotografias de Cristian, donde aparecía con una sonrisa mucho más cálida,mas agradable.
La señora se sentó frente a mi: hace cinco años Cristian tuvo un accidente fatal mientras que circulaba con un amigo en una motocicleta, volvía de clase y su carpeta nunca la encontraron . Siguió explicandome con la mirada clavada sobre una foto de de su hijo que estaba sobre la mesa del salón.
¿ Y que pasó con su amigo ? . Pregunté con gestos de indudable curiosidad.
Aun sigue internado en un psiquiatrico, el que esta a las afueras de la ciudad. Despues del accidente empezó a delirar, decía que los fantasmas lo atormentaban ,incluso que Cristian pasaba toda la noche al pie de su cama,siempre mirandolo a los ojos y con una sonrisa fría.
Se me pasó por la mente el momento en que Cristian miró el relato que estaba encima de mi escritorio y sonrió de esa forma tan peculiar.
Casi diez años despues, pienso que al doblar cada esquina me encontraré con él y que me volverá a regalar esa sonrisa fría. Solo tengo claro que desde el dia que se me cruzó, amo más la vida que me tocó vivir y que el recuerdo inerte de su imagen me acompañara siempre.


-La llamada

Domingo alrededor de las dos y media de la tarde. A Juan y Teresa se les presentaba un bonito día al levantar las persianas de salón de su casa baja, situada a las afueras de una ciudad mediana, cuando vieron aquel sol tan reluciente.
La pareja había estado cenando con unos amigos la noche anterior y se habían levantado de la cama muy tarde. Teresa deambuló por la casa sin rumbo fijo hasta despabilarse un poco y fue entonces cuando su estómago dijo: ¡hambre!, ¡comer!
Se dirigió a la nevera inmediatamente y enseguida vio algo precocinado y algunas sobras de la comida del sábado. Llamó a Juan, que estaba mirando la televisión en el saloncito, y le apremió a que viniera. Teresa cayó en la cuenta de que lo único que faltaba para aplacar su apetito era el pan, así es que mandó a su marido para comprarlo. Juan, a regañadientes, se puso el pantalón del chandal, una camiseta y su reloj y salió en su busca.
Juan era un tipo alto, delgado, más bien desaliñado, con gafas y de unos treintaytantos. Caminaba calle abajo a velocidad de crucero (para cualquiera de los demás mortales a paso rápido) y ya llevaría unos diez minutos así, cuando se dio cuenta que no sabía, con las prisas de su salida, a ciencia cierta que tipo de barra y cuantas debía comprar. Así que pensó en llamar a su mujer y confirmarlo para no meter la pata ni en un solo detalle ya que llevaban una temporada en que las cosas entre ellos andaban un poco tensas y saltaban chispas por cualquier tontería.
Juan, buscó inmediatamente en los dos únicos bolsillos que llevaba el chándal pero no llevaba el móvil, algo raro en el, ya que nunca se separaba del cacharro sobre todo por cuestiones de trabajo. El domingo, la juerga de la noche anterior y las prisas jugaron en su contra.
Alzó la vista y a poca distancia vio la plaza cuasi circular en la que había unos bancos para sentarse a descansar, árboles y dos o tres personas deambulando por allí. Además vio una cabina telefónica. Inmediatamente pensó en llamar a Teresa para que le confirmara el tema.
Metió la mano en su bolsillo derecho otra vez y saco su contenido: tres euros, lo cual era suficiente para el pan fuera cual fuese y también para la llamada.
Se acercó a la puerta de la antigua cabina telefónica, abrió la perta y de repente, como surgiendo de la nada y a galope tendido, se introdujo, sin mas, en la misma un animal enorme que, inmediatamente se sentó como pudo pegado a el. Era una bestia de unos 50 kilos. Negro zaino y de una raza que identificó enseguida como un inconfundible Rottweiler. Justo al mismo tiempo, ante la estupefacción y sorpresa del hombre por el acontecimiento, la puerta de la cabina se cerró para siempre.
Juan estaba desconcertado, pasaron unos tensos y angustiosos segundos y comenzó a reaccionar (o eso pensaba). Comenzó, como poseído a dar golpes a los cristales de la cabina, a gritar, a chillar…pero en rápidamente observó con pavor que no había ni un alma en la plazuela. Miró su reloj y eran las tres. Hora de comer y mas en domingo. Pero ¿y el dueño del perro? ¿De donde ha salido este animal? ¿Porqué ha entrado aquí?...estas cuestiones agobiantes pasaron en un segundo alrededor de su cabeza sin encontrar sentido ninguno ni respuesta alguna.
Entre tanto, el perro se mostraba cada vez más inquieto e impaciente a medida que Juan se alteraba cada vez mas y mas, era como si contagiara al animal su nerviosismo y desesperación por triplicado, hasta el punto en que se irguió sobre sus patas y le lanzó una mirada amenazante o tal vez de idéntica desesperación y confusión a Juan, al tiempo que enseñaba sus tremendos colmillos. Esto causó pavor en el hombre, que ál tiempo de comprender en cierto modo el comportamiento del animal, decidió calmarse un poco e intentar reflexionar. Así el Rottweiler se fue relajando poco a poco, hasta que por fin retornó a su posición original.
A los pocos segundos la lógica le indicó que introdujese la maldita moneda para llamar a su mujer. Pero no para consultar acerca del pan, sino para pedir ayuda. Marcó el número fijo de su casa porque no se acordaba del móvil de Teresa con los nervios y en pocos segundos esta contestó.
¿Si? —dijo ella—
¿Tere?, soy yo, soy yo (repitió), escúchame bien y no hables —contesto nervioso Juan— No te lo vas a creer, pero estoy atrapado en la cabina de la plaza, ¡no puedo salir! Y dentro tengo un perro enorme mirándome…Tere, no preguntes y llama a los bomberos, a la policía y a la perrera…¡corre por Dios!...no preguntes nada, ¡hazlo! —finalizó casi colgado ya el auricular—
¡Estoy alucinando Juan!, ¿Estas bien?...¿Oye?...¿Juan?

Había colgado el teléfono. Teresa, después de un momento de vacilación, no lo pensó más e hizo lo que su marido le dijo y exactamente por ese orden. Mientras, Juan, pegaba su cara contra el cristal de la cabina dando la espalda al animal, deseoso y desesperado por sentir la llegada de los bomberos. Se giró un cuarto de vuelta y miro al perro, el cual no le quitaba ojo, y le dijo pausadamente; —Tranquilo chico, pronto nos sacarán de aquí—. Ante lo cual el bicho pareció, tal vez, comprender en parte la angustiosa situación de impotencia por parte de ambos y agachó las orejas en señal de asentimiento.
Pasaron 10 minutos de tensa espera y de repente el Rottweiler comenzó a inquietarse.
Al principio era solo un ligero movimiento de cabeza y una inusitada atención dirigida hacia una dirección concreta. Instantes después se incorporó como pudo, casi aplastando a Juan contra el cristal y comenzó a gruñir y a ensenar sus incisivos mirando al hombre a los ojos. Juan no comprendía este cambio de actitud tan repentino y aparentemente violento del animal. El perro alzaba su enorme cabeza y estiraba sus orejas con el paso de los segundos. En un minuto Juan comenzó a escuchar una sirena, sin duda de los bomberos, aún en la lejanía. ¡Se trata de la maldita sirena! —masculló Juan para sus adentros!...¡que la apaguen por Dios! ¡O este perro…!—
Aproximadamente 2 ó 3 calles después y en unas décimas de segundo, la bestia negra se levantó sobre sus patas y de un pequeño impulso se elevó sobre si mismo, mordiéndole con inusitada rabia y furia su delgado cuello. Jamás le soltó. Exactamente 3 minutos después llegaron los bomberos.

-La atlantida
La Atlántida siempre a significado un misterio y una verdad para muchos investigadores, una fábula o cuento para otros. Son muchos los relatos antiguos que describen a una poderosa civilización, que tras haber sido destruida por algún tipo de cataclismo, emigro a otras tierras, fundado varias de las importantes civilizaciones hoy descritas y aun investigadas por la Historia y la Ciencia.

"... Érase una isla de nombre Atlántida, amplia, hermosa y opulenta. Situada frente a los estrechos llamados columnas de Heracles (Estrecho de Gibraltar). La isla era mayor que Libia (la India) y Asia juntas... sus casas tenían tejados de oro, con barcos y ejércitos destinados a invasiones y conquistas... En ella abundaban destellos de fuego (metales preciosos), frutos magníficos, admirables y en cantidad infinita. El dios que la gobernaba era Poseidón, señor de los mares y de las aguas. Todos sus pobladores eran virtuosos hasta que el elemento divino que existía en ellos se desvirtuó por su frecuente mezcla con el elemento mortal. Fue entonces que predominaron los valores humanos. Incapaces de soportar la abundancia, los habitantes se condujeron sin honestidad, y los dioses limpiaron la tierra con las aguas (se hundió bajo el mar).

Esta singular historia ocupa algo más de veinte páginas en dos célebres diálogos del filósofo griego Platón, escritos hacia el año 350 antes de Cristo. A partir de entonces se ha dicho y escrito tanto sobre la Atlántida que el grueso de la comunidad científica se mantiene escéptico y considera que ese lugar es una fantasía concebida por la mente humana. Y es que su existencia se apoya sólo en relatos, mitos y leyendas.

El Libro de los Muertos, nombre dado en general a una amplia colección de textos funerarios de varias épocas y que contienen fórmulas mágicas, himnos y oraciones que, según los antiguos egipcios, guiaban y protegían el alma (Ka) durante su viaje a la región de los muertos (Amenti), relata en el capitulo XVII según Albert Slosman (profesor de Matemáticas y doctor en análisis informáticos e investigador en egiptología y atlantología) que tras la catástrofe ocurrida en la plataforma atlante, un grupo muy grande, dirigido por Usir, Iset y Hor, se dirigieron hacia la que era para ellos "La Tierra de Poniente" o Mogreb.
Los nombres de estos príncipes se transforman en los que hoy se conocen como Osiris, Isis y Horus, los "Primogénitos". En este mismo libro, según los egiptólogos el "mas allá" es el nombre de un país que fue sumergido por la cólera de Dios. Ese país se llamaba Aha-Men-Ptah (Amenta para los griegos), que en su traducción exacta quiere decir "primer corazón, o corazón primogénito, de Ptah o Dios único", por otra parte se dice que los sobrevivientes se establecieron en Ath-Ka-Ptah, que significa "Segundo corazón de Ptah" cuya fonetización griega es Egyptos.

Escondidos en las selvas tropicales, los restos de la cultura maya sorprenden por su riqueza. Obligados a luchar contra la naturaleza, estos habitantes de una amplia región mesoamericana poseían un eficaz sistema de escritura y un dominio exacto de la astronomía y de las matemáticas. Conocían y utilizaban el cero desde los primeros siglos de la era cristiana. Como astrónomos, la precisión de sus calendarios causa asombro aun hoy. Por ejemplo, las lunaciones (fases de la Luna llena) fueron estimadas por los mayas en 11. 960 días.
Los astrónomos modernos las fijan en 11.959.888 días, lo que equivale a un retraso de 1 día cada 292 años y a un error de menos de 5 minutos por año; es decir, 23 segundos por lunación.

¿Por qué una cultura tan avanzada desapareció de manera repentina? El cese en la construcción de monumentos religiosos y políticos fue la primera señal de la decadencia de los mayas. La población también disminuyó y muchos centros fueron abandonados en corto tiempo (por ejemplo, la de Tikal pasó de cincuenta mil habitantes a unos cinco mil; a fines del siglo IX, la ciudad estaba totalmente desierta).

En las civilizaciones Precolombinas se hace mención a grandes maestros civilizadores o profetas, como Quetzalcoatl entre los Aztecas, Viracocha y Manco Capac" el primer Inca" entre los Incas, Sumé entre los Tupis del Brasil. Dichos maestros eran descritos como dioses Barbados de piel blanca, venidos del Oriente, es decir de donde habría existido el continente atlante. También hay que hacer referencia a la similitud existente entre la Arquitectura de estas culturas Precolombinas con la Arquitectura de la Cultura Egipcia.

Por otra parte en Brasil existe un enorme monolito de color oscuro denominada "Piedra del Ingá". Las inscripciones en esta piedra abarcan toda la superficie (24 m. de Longitud por 3 m. de alto) y los signos fueron tallados mediante la compleja técnica del bajorrelieve, la misma que emplearon los egipcios y los hitaitas (pueblo que vivió en la planicie de Anatolia hoy territorio turco y parte de Siria).
Esta escritura presenta mucha semejanza con la hitaita pero no del todo, pudiendo encontrarse semejanza con jeroglíficos egipcios, sumerios y a los del Valle del Indo, y muchos no se encuentran en ninguno de los sistemas citados, llegándose a la conclusión que la escritura de la" Piedra del Ingá" es un sistema pictórico o ideofonográfico, ancestro de los sistemas citados, o sea, una escritura jeroglífica Madre ¿posiblemente Atlante?.

El zodiaco de Dendera, pieza que llegó a París en 1822, tras un complicado viaje de veinte años después de su descubrimiento, y que estuvo olvidada en un profundo sótano muchos años, señala la fecha en que tuvo lugar el cataclismo atlante que, según argumenta Albert Slosman, ocurrió hace 12.000 años, aproximadamente en el año 9792 a.C.


-El arbol del vampiro

Cuenta la historia que en el siglo XVIII en la Guadalajara colonial llegó un misterioso hombre que venía de Europa y que se quedó a vivir en un pueblito llamado Belén, se llamaba Don Jorge y era uno de los más ricos hacendados del pueblo, sin embargo los habitantes del poblado le temían ya que acostumbraba a vestir siempre de negro y salir solo por las noches.
Al poco tiempo la gente se alarmó al ver que aparecían animales muertos, pero días después se encontraron cadáveres de personas sin una gota de sangre. Este hecho causó un gran temor en el corazón de aquellos humildes campesinos, los cuales se encerraban en sus casas antes del atardecer y rezaban temerosos por sus vidas.
Finalmente se reunieron y armados de valor, palos, antorchas y machetes decidieron ir en busca del asesino. Cerca del panteón oyeron gritos, y al llegar vieron con horror a don Jorge que estaba mordiendo el cuello de uno de los campesinos. Cuando el vampiro se vio rodeado huyó dejando a su víctima ensangrentada. Al día siguiente la gente fue a ver al cura del pueblo y le pidieron que les ayudara a detener al vampiro que los aterrorizaba.
Así llegaron a la hacienda de don Jorge y el cura le realizó un exorcismo y el vampiro retrocedió maldiciendo y jurando que se vengaría de todos ellos, entonces uno de los aldeanos le clavó una estaca en el pecho. Una vez muerto fue enterrado en el panteón de Belén.
Se dice que meses después la lápida se rompió y en su lugar nació un árbol de tronco grueso y de raíces profundas. Cuenta la leyenda que el día que el árbol sea cortado o las raíces rompan por completo la lápida don Jorge regresará para tomar venganza contra aquellos que lo apresaron.
Así que si se dan una vuelta por la republica mexicana, no olviden visitar en Guadalajara, un pobladito llamado Belén donde aun hoy se puede observar el magnífico árbol erguido sobre su tumba.


-Melissa
Melissa era una chica de 19 años, estudiaba psicología en un instituto local.

Le gustaba mucho escuchar leyendas de fantasmas y demás cosas sobrenaturales, aunque no creía en ello.

Un día un grupo de chicas se reunieron en un parque frente a la casa de melissa; las vio por la ventana y pensó en ir a ver qué sucedía. Cuando llegó se encontró con que contaban historias de terror, emocionada preguntó si podía estar ahí, el grupo accedió

Las historias fueron fluyendo, hasta que llegaron a una en especial, una que intrigó mucho a melissa: la leyenda de la casa azul.

"se dice que a mediados del siglo XIV un grupo de chicas que dedicaban su vida a la brujería habían pactado con Satán para obtener riquezas, y prometieron entregar todas las almas del pueblo. Se decía que las chicas salieron de aquel lugar, una casada con un hombre rico que visitaba el lugar, y las otras con ella, como sus acompañantes. Tiempo después los habitantes de aquel pueblo habían desaparecido."

En la "época actual" aquel pueblo se convirtió en la ciudad donde vivía Melissa, todas las casas habían sido renovadas, excepto aquella casa, que según se decía, nunca había podido derribarse o algo parecido.

Cuando las chicas terminaron la leyenda retaron a una de ellas a ir la casa y traer cualquier tipo de evidencia que demostrara que la leyenda era cierta o falsa. La chica aceptó, pero le pidió a Melissa que la acompañara, y ella accedió con la firme idea de conseguir algo que demostrara la no existencia de tales cosas.

El día que acordaron ir esa casa había llegado, melissa salió más temprano del instituto, y había quedado de ver a la chica en un terreno donde solían hacerse campamentos años atrás. Melissa llegó puntual. Esperó a la chica mientras observaba los restos de madera quemada platos viejos y restos de algunas tiendas.

Cuando Melissa comenzaba a creer que la chica no llegaría, escuchó un grito desgarrador "¡melissa!" era ella, la chica con la que iba a ver la casa azul "¡ayúdame!" muerta de miedo, melissa se metió entre unos arbustos para buscar a la chica. vio algunas sombras, parecía que una trataba de escapar de otra que la rodeaba con los brazos. Melissa pensó que la estaba asaltando. Corrió hacia las sombras "ya voy, trata de golpearlo" gritó mientras seguía corriendo "¡melissa por favor!" gritó de nuevo. Melissa se desesperó pues parecía que nunca llegaría al lugar. Con temor vio como se alejaban las sombras, pero decidida siguió corriendo pensando en seguirlas. Dobló a una especie de callejón y antes de pensar en dónde estaba aquella chica, se encontró con una vieja casa. La pintura se había gastado, pero se apreciaba que era azul; vio como la puerta de aquella casa se cerraba con un fuerte golpe. Melissa se acercó rápidamente y trató de abrir la puerta, pero se dio cuenta de que estaba cerrada. Sin pensarlo dos veces se fue contra la puerta, pero no logró derribarla. Así que gritó "¡abran la puerta!" pero nadie respondió. Siguió intentando tirar la puerta, hasta que pensó en darse por vencida, la puerta se abrió sola. Melissa con algo de miedo se acercó y se asomó para ver si encontraba algo. Al fondo de lo que parecía ser la sala, había una luz que se movía de repente, melissa dedujo que era la de una vela. Se acercó a la puerta y lo que vio fue a las chicas que encontró frente al parque de su casa. La chica con la que había quedado visitar la casa se puso de pie. Melissa la observó con temor, la chica estaba blanca y parecía que su cuerpo se descomponía, no tenía ojos y estaba suspendida en el aire... con una voz gutural le dijo "... y prometieron entregar todas las almas del pueblo" Melissa dio un grito de terror y corrió hacia la puerta, pero ésta había desaparecido. Subió las escaleras desesperada, frente a ella vio una ventana por un extraño impulso se lanzó. Apenas sobrevivió para contar su terrible experiencia...


-Linea de la muerte
Mi padre siempre fue obsesivo con su muerte, siempre que hablaba del tema comenzaba a meditar en como acomodaría las cosas en caso de morir.
Siempre daba la imagen de ser muy entusiastas con estos temas, pero en su interior yo sabia que le tenía pavor a la muerte.
Tal es así que hace ya algunos años había instalado un teléfono en la cripta de la familia.
Realmente lo atormentaba el hecho de que lo diesen como muerto y despertar en su tumba.
Había noches que hasta despertaba exaltado por sueños relacionados.
Algunas veces lo había observado llorar sentado en la cama, pero yo simulaba no saberlo.

Esto continuo así pasado los años.
Yo me comprometí con un chico que conocí en la facultad y tuvimos un hijo.
Separándome de mis padres comencé una vida, una familia que me hacia feliz.

Hay dios... como lamento que mi padre no haya estado el día de mi boda, como lamento no haber hablado con el.

Siguiendo lo que comentaba me había mudado con mi novio, todo marchaba estupendo, hasta el día que llamo mamá muy desesperada.
¡Papá ha tenido un ataque al corazón¡ decía.
Yo me sorprendí e intente calmar a mama de alguna forma.
Realmente lo ocurrido me impacto mucho, me quito noches de sueño, días de armonía.

Papá fue puesto en su respectiva cripta, la que el mismo había hecho construido, y así nos marchamos a casa.
Después de esto en casa había un ámbito de mucha tensión. Mamá no paraba de llorar, esos días tuve que consolarla mucho... no podía permitirme verla así.

Esto continúo por dos días, dado que en dos días aprendió a controlar sus emociones. Yo volví a casa con mi novio y la llamaba todas las tardes.
Cinco días mas tarde trate de comunicarme con mama, pero la línea me daba ocupada, me extraño entonces... mama no era de realizar llamadas muy extensas, además desde la muerte de papa solo recibía mis llamadas.

Procure no preocuparme demasiado, trate de pensar que todo estaría bien.
Sin darme cuanta de lo que estaba haciendo me dirigí inconscientemente a casa en mi auto (llamo así al lugar donde me crié, la casa de mis padres).
En el camino solo pensaba en mama, en lo extraño que parecía todo... en la rareza de lo que sucedía.

Al llegar note que mi casa estaba como siempre, vacía, subí las escaleras y lo que vi entonces me dejo estupefacta.
Mi madre estaba sentada en el sillón con el teléfono casi cayendo de sus manos, no respiraba. Estaba... estaba tiesa.
Parecía no tener vida, y así era.
Me acerqué y le toque el pulso: "estaba muerta".

Lo demás no lo recuerdo, me desmayé al instante, para cuando desperté me encontraba en casa junto a mi novio.
Pregunte por mama, quería saber si todo había sido una pesadilla.
Lamentablemente no fue así, era la cruda verdad.

Como imaginan hubo llantos y diferentes ataques emotivos en mi familia, cosa que tratare de no detallar.

El día que fuimos a colocar a mama en la cripta familiar nos encontramos que el teléfono que papa había colocado se encontraba descolgado.
Siguiendo el cable enrulado con la vista puede ver que el auricular se encontraba dentro del ataúd de mi padre.
Realmente aquello impacto en mi, me ha dejado muy indefensa en el ámbito espiritual.


Hace semanas que vengo teniendo llamadas recurrentes.
No las atiendo, temo que la muerte llame a mi puerta.
Aunque se que si estas leyendo esto he perdido, he accedido a su llamado.
Me he resignado a morir.

-El subte
Mito I:

En Capital Federal, mas precisamente en Congreso, en la línea “A” del Subterráneo, se corre una leyenda urbana conocida como “La Media Estación”
Entre las estaciones Pasco y Alberti, corre un rumor que habla de que cuando se apagan las luces del subte, muchas personas han visto una misteriosa estación más. Pero, no es cualquier estación, esta tiene compañía, dos obreros que formaron parte de los trabajadores empleados en la construcción de esa línea. Sentados en el andén, miran pasar a los viajantes. Pero, hay un detalle, ellos están muertos, fallecieron a causa de un desprendimiento del terreno. Según dicen las autoridades del Subte, el terreno no daba y tuvieron que realizar las estaciones de esa manera.
Las obras de creación de las estaciones en su mayoría habrían estado realizadas por trabajadores inmigrantes. Se dice que los que fallecieron durante el derrumbe eran inmigrantes italianos; no extrañaría por eso que no haya datos de los mismos y que nadie haya reclamado nada…
El arquitecto que estuvo a cargo de la obra, se dice que oculto todo bien, como para que no haya sospechas…
Según las personas que dicen haber visto la “media estación”, todas coinciden en lo mismo… Estaban atravesando un pésimo momento sentimental… Será que la carga negativa de las personas atraerá a las entidades del lugar ¿?

Mito II:

Otra historia de aparecidos tiene como escenario el tramo comprendido entre las estaciones Alberti y Pasco, aunque su figura central esta vez es una extraña mujer en traje de novia. Cuentan los dichos que se trata del fantasma de una joven a la que su prometido abandonó ante el altar, circunstancia por la cual la muchacha habría salido intempestivamente de la iglesia y se habría arrojado a las vías del tren. Otra versión, más romántica aún, señala que la ceremonia del casamiento se realizó pero al tratarse de una unión concertada por los padres de los novios, la muchacha prefirió suicidarse al salir de la iglesia antes de contrariar su propia voluntad.

Mito III:

Otra de las historias cuenta que un antiguo operario de la estación Sáenz Peña concurrió a los sanitarios en horas de servicio y encontró en ellos a un hombre degollado sobre un charco de sangre. De inmediato el atribulado empleado dio el alerta al personal de seguridad de la estación, quien acudió rápidamente a inspeccionar el lugar, encontrando el sitio en perfectas condiciones y sin ningún rastro de violencia. El veredicto fue unánime: se trataba de una alucinación. Al día siguiente, volvió a repetirse la situación, aunque el protagonista fue esta vez otro empleado. Durante largo tiempo, muchos fueron los trabajadores que afirmaban haber visto al degollado en el baño de esa estación.

-El sentido final de la abuela
Una familia normal y corriente decide, como tantas otras, marcharse de vacaciones en verano a un pequeño pueblecito perdido en la montaña (Huesca). Para no dejarla sola todo el mes, la familia se lleva a la abuela con ellos, que además desde que se quedó viuda está muy triste y a ver si con los nietos se anima un poco

Todo transcurre sin problemas durante la mayor parte de la estancia: los niños disfrutando del aire libre, los padres de la tranquilidad y la abuelita de sus paseos a la puesta del sol; pero un mal día, a pocas fechas de la vuelta, la abuela no se levantó de la cama porque la pobre había pasado a mejor vida.

Como enviar un coche funerario a recoger el cadáver a un pueblo perdido de la mano de Dios les iba a salir por un ojo de la cara, decidieron buscarse la vida para trasladar a la abuela de vuelta a la ciudad hasta su última morada.

Por supuesto los niños no debían enterarse de nada hasta que no fuera el momento, así que en un principio pensaron en llevar a la pobre mujer en el asiento de detrás y decirles a los hijos que estaba durmiendo. Pero luego pensaron que al enterarse de la noticia, el hecho de haber viajado juento a su abuela fallecida podría provocarles un terrible trauma, así que ni cortos ni perezosos decidieron envolverla en unas mantas, subirla a la baca del coche y llevarla atada con unas cuerdas todo el viaje.

A los niños les contaron que la abuela se había quedado a pasar el resto del verano con unas amigas nuevas que había hecho en el pueblo, así que no sospecharon nada en absoluto. Parecía que todo iba a salir sin mayores complicaciones hasta que tuvieron que parar en una gasolinera para echar gasolina, tomar unos refrescos y vaciar sus vejigas.

El caso es que tardaron bastante en regresar al automóvil y se dan cuenta horrorizados de que ¡Les han robado a la abuela! Imaginad la cara de los incautos ladrones que, esperando encontrar el equipaje de la familia repleto de cosas de valor se encuentran con el "regalito". El susto tuvo que ser de los que hacen afición.

Por supuesto la policía tuvo que tomar cartas en el asunto, porque la desaparición de un cadáver es un tema serio, y el asunto está ahora mismo en manos de los tribunales


-Seres magicos

El Mangu Kurata: Espíritu comedor de demonios y de niños que según la tradición de los aborígenes Pindupis de Australia, carecen de ano y son tan delgados como un palo y cuado vuelan por los aires van todos juntos, uno al lado del otro, sujetos por el pene y la cola.

El Destalonado: Un ser excepcional sacado de la mitología chilena, deja patante su presencia por sus contundentes efectos.
Su modus operandi es un remolino de polvo, situándose el mismo en el vórtice, gira y se mueve con una rapidez vertiginosa y a su paso arrebata todo lo que encuentra en su camino, sean objetos, niños o animales. Se le llama así, el destalonado, porque deja impresa en el suelo una planta de pié, sin talón.

Efialtes o chupadores de vitalidad: Son una familia de duendes que viven de los seres humanos, se alimentan de su vitalidad o energía.
Efialtes deriva del griego Ephialtes, que significa saltar sobre. Estos seres gozan de la característica de saltar sobre el pecho de las víctimas, que en la mayoría de los casos son niños, produciendo una sensación de ahogo.
En Irlanda es relativamenyte conocido el Alp-Luachra, que el reverendo escocés Robert Kirk llamaba “comensal”. Este es un duende que permanece sentado junto a su víctima y comparte con el sus alimentos, nutriéndose de la esencia de lo que el ser humano consume.
Los efialtes suelen tener forma predeterminada, en un principio son mas bién una masa energética, invisible al ojo humano, que se puede materializar momentos antes de perturbar al durmiente, bien sentándose en su pecho o bien apretando su garganta.
Existe otro grupo de duendes o demonios que ingresan en el cuerpo de la víctima y solo pueden ser expulsados mediante exorcismos, estos seres o pequeños demonios suelen llevar armas, mas concretamente espadas del tamaño de alfileres y adoptan en determinadas ocasiones formas o aspecto de perros negros, gigantes en algunos casos.

Los Mannegishi: Son descritos por los indios Cree del Canadá como unos extraños seres de pequeña estatura, cabeza redonda sin nariz, con largas y delgadísimas piernas y manos provistas con 6 dedos, se dice que estos seres viven en las rocas y se divierten a costa de los infortunados viajeros. Estos seres se parecen bastante en su descripción a los alienígenas grises cabezones de la ufología, incluso se parece al demonio de Dover en Massachussets, que se dejó ver un par de días del mes de abril de 1977.

Los Ikales y los Pukujes: Estos seres pertenecen a la mitología de los Tzeltal (México). Su actividad fundamental se basa en raptrar niños, cuando aún están en el vientre de su madre, los describen como espíritus elementales de aspecto humanoide, de un metro de estatura, provenientes de otro mundo, que vuelan por los aires gracias a un dispositivo que tienen en su espalda. Según los indígenas, estos seres enanos son de color negro y están cubiertos de pelo, además tienen el poder o la capacidad de hacerse invisibles y de paralizar a quienes encuentre a su paso. Se les relaciona con raptos de seres humanos que se llevan volando consigo y se refieren sobre todo a mujeres, que a partir de ese momento se vuelven tan prolíficas que quedan encinta con mucha rapidez. Se les asocia con extrañas luces que les acompañan, tanto cuando están en tierra, como cuando están volando.

Esta descripción es muy familiar. En muchas ocasiones se ha escuchado en los relatos de encuentros cercanos que ciertas personas se han topado con seres de aspecto terrorífico, peludos y pequeños que en el momento oportuno cierran el paso de la víctima y proceden a asustarlo en determinados casos, en otras ocasiones los lastiman fisica y emocionalmente. Relacionado a esto tenemos el evento de la paralisis que producen a sus victimas, por ejemplo cuando los testigos mencionan ese momento en donde se han visto paralizados ante la presencia de seres humanoides enanos y en ciertos casos se vincula estos encuentros con abducciones fugaces.

Seres oscuros que brillan: Numerosas leyendas indican que en ciertos lugares existen luces erráticas: verdes, rojas o blancas, que se identifican con los espíritus elementales de la naturaleza. Se les llama también “luces élficas” por cuento en determinados paises se les ha llegado a vincular con los elfos.
En el folclore anglosajón se cree que estos fuegos esféricos y casi etéricos no son en sí mismos seres encantados, sino que los transportan en volandas unos duendes. En varias leyendas se las asocia con el travieso Puck, el duende inglés, que conduce a los viajeros por sendas olvidadas para hacer que se pierdan en las ciénagas o en lugares desérticos. Una tradición parecida existe en la India, cerca de Darjeeling, donde se cree que las luces son los faroles de los Chota Admis u hombrecillos. Acercarse mucho a ellos provocan enfermedades o hasta la muerte en ciertos casos.
En mitos escoceses e ingleses abundan unas extrañas luces llamadas “Spunkies” que se asocian a las almas de los niños fallecidos antes del bautismo. Luces que aparecen en el atardecer o en la oscuridad describiendo movimientos en zig-zag, saltando y recorriendo frecuentemente minas y túneles, el acercarse mucho a estas luces podría ser peligroso. En Europa reciben el nombre de “Will O` The Wisp”, se las asocia a pantanos y cementerios, algunos argumentan que podría ser las almas de las personas fallecidas y que por alguna razón no abandonan este mundo.
El “Escarfeur” de las tradiciones belgas aparece de noche por los caminos solitarios en forma de una esfera de fuego del tamaño de una boca de horno. Cuando desaparece lo hace con un fuerte estruendo o en completo silencio, dependiendo de su estado de ánimo.
En Francia toma el nombre de “Flamba”y se considera el alma de un brujo que ha firmado pacto con el diablo.
En África occidental tienen a sus “Blissi ou” con el aspecto de esferas de fuego. Al igual que los “Taloguimas”, espíritus que tienen la capacidad de vomitar fuego y de transformarse en antorchas ardientes.
Estas luminarias también tienen la costumbre de mostrarse en forma humana, como es el caso de “Tuzes Ember” de la campiña húngara, al que definen como un hombre de fuego que arde mientras sobrevuela los campos a media noche y de paso amenaza a los caminantes. Muy semejante a la “Umita” que quiere decir cabecita en quechua, del folclore argentino y que se muestra como una cabeza humana, de larga cabellera, volando a ras de suelo, rodeada de una mortecina luz.

Es interesante toparse con estas tradiciones o mitos que nos asombran sobremanera. ¿Será posible que estas esferas luminosas tengan algo que ver con las ya conocidas por los investigadores de campo de la ufología como foo-fighters y su continuo rastreo por zonas deshabitadas o despobladas?. Es muy posible que muchas de las leyendas o mitos, conjuntamente con las tradiciones de pueblos ancestrales, tengan una base real en todo lo que afirman. Es probable que nuestros ancestros hayan tenido un encuentro cercano con entidades e ingeniería de otro mundo y lo reflejen en sus relatos y mitos.


historia