El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

La mujer de mis pesadillas

Se podía ver que al fondo de ese pasillo tan grande había una mujer de pelo largo y rubio con vestido blanco desplazándose. De repente se esfumó de entre la oscuridad. Decidí seguirla. Cada vez que caminaba por el pasillo me sentía más cansada, cada vez olía peor y, sin saberlo, me quedé inconsciente y caí al suelo.

Me desperté sobresaltada y casi gritando. Había vuelto a tener esa pesadilla tan horrible. Pero esta vez sentía que estaba muy cerca, la sentía muy familiar, como si algún día fuese a ocurrir.

Mi padre se encontraba en la sala de estar leyendo el periódico. Cuando me vio entrar lo dejó en el sofá y se dirigió a mí.

-Antia, estos días he estado saliendo con una persona, y quiero que la conozcas

-Mi madre había muerto de cáncer de pulmón hace un par de años, y mi padre, según me había contado él, se había vuelto a enamorar.

Entró a la sala una chica alta, de cara pálida, de cabello largo y rubio y toda vestida de blanco con una maleta en la mano. Se presentó. Dijo que se llamaba Esperanza, y que se iba a quedar a vivir con nosotros. Cuando entró en el salón noté cómo un escalofrío me recorría el cuerpo, y me tuve que sentar.

Le di dos besos, y, al notar su piel flácida y fría, me dio una
arcada. Esperanza se comportaba de una manera rarísima; cuando subía y bajaba las escaleras, no hacía ruido, siempre que yo le contaba a mi padre las pesadillas que tenía, ella me miraba como si supiese de lo que hablaba, y nunca me quitaba el ojo de encima...

Estuvimos conviviendo con ella tres o cuatro meses, y el día de su cumpleaños...

Le hicimos una fiesta sorpresa en casa, mi padre estaba muy animado, pero yo no, yo sabía que algo iba a ocurrir. Cuando llegó Esperanza no estaba como cualquier persona en su cumpleaños, estaba nerviosa, y no tenía ganas de ninguna fiesta.

A las once de la noche nos fuimos todos a dormir. Yo me metí en la cama, y al rato escuché un ruido. Venía del pasillo. Me levanté, abrí la puerta de mi habitación muy despacio y vi a Esperanza bajando por las escaleras. Llegó hasta el salón y yo me quedé en las escaleras mirando. Esperanza estaba con un camisón blanco, y desaparecía entre la oscuridad, como en mi sueño. Decidí subir a mi habitación, pero tropecé con un escalón. De repente apareció Esperanza. Me quedé atónita. No podía dar crédito a lo que veía. Ella era la persona de mis pesadillas. Llevaba el mismo camisón blanco, el mismo cabello, hacía lo mismo que en mis pesadillas, y no tenía pies. Me quedé con la boca abierta.

-Eres...

-Sí, soy esa chica con la que sueñas.

Cada vez que ella hablaba se acercaba más, y yo retrocedía al mismo tiempo.

-Pero qué significa...

-El día de mi cumpleaños hubo un accidente. Una chica mató a otra con un cuchillo, ¿no te suena?

-No...

-Claro, claro que no te suena -Esperanza cada vez se acercaba más a mí-, porque te olvidaste por completo de cuando me mataste !!

Entonces sacó un cuchillo de detrás de su espalda

-Tú me mataste. Yo era tu canguro y tú estabas jugando con un cuchillo, yo te lo iba a quitar, pero lo querías, así que me lo clavaste.

-Pero, yo era pequeña...

-Ahora, después de tanto tiempo esperando, he vuelto para vengarme, yo quería matarte en tus sueños, pero nunca podía, siempre caías inconsciente. Ahora, ¡es mi turno!.

Esperanza me clavó el cuchillo y caí en un baño de sangre.

Ahora, si estás leyendo este relato, recuerda esto: siempre que tengas una pesadilla, despiértate, no dejes acabar el sueño...
La mujer de mis pesadillas

9 comentarios - La mujer de mis pesadillas

@dmaurixio1
falto la fotico, jaja. buena historia
@soja_8
yo era tu canguro?
@recblood
Muy buena tu historia, bastante impactante! Y, voy a seguir el consejo!