Muchos investigadores y científicos como Gerber, Tiller y Barbara Ann Brennan aunque con algunos matices y nombres distintos, han concordado en la existencia de varios de los siguientes cuerpos sutiles en la estructura multidimensional del ser humano:

A.- Cuerpo etérico

B.- Cuerpo emocional

C.-Cuerpo mental

D.- Cuerpo astral

E.- Cuerpo del patrón etéreo

F.- Cuerpo celestial

G.-Patrón cetérico

Los 7 cuerpos del ser humano

También hay concordancias en distintos investigadores, para aceptar junto a los cuerpos sutiles, de la existencia de determinadas estructuras sutiles de energía rotatoria y de forma cónica, denominados "chakras" por la sabiduría del antiguo oriente. Las funciones y propiedades de estos chakras las describiremos después de los cuerpos sutiles.

ki

La existencia de estos cuerpos sutiles o campos bioenergéticos, permite que los clarividentes puedan percibir lo que se denomina comunmente como "aura" en los seres humanos.
La condición de clarividencia o visión de otras dimensiones se facilita en personas con su chakra frontal más desarrollado.

Podemos considerar que la materia de la que esta hecha el cuerpo físico, está estructurado por "luz congelada" o densificada. A partir del cuerpo físico, los distintos cuerpos sutiles estructurados por vibraciones u ondas más veloces que la luz, se van diferenciando cada uno del siguiente por la mayor rapidez y frecuencia de estas ondas que determinan una especie de materia cada vez más fina o sutil, imperceptible para el ojo físico normal, pero si visibles para el clarividente.
El orden ascendente es el sugerido por el diagrama. Los cinco cuerpos de abajo son los que determinan psicológicamente nuestra "personalidad inferior", cuyas connotaciones visibles son estudiadas por la psicología oficial.

Los 3 cuerpos de arriba determinan una "personalidad superior", yo trascendente o yo transpersonal, de lo cual se ocupa exclusivamente la incipiente Psicología Transpersonal.
Para esta vertiente psicológica los denominados trances místicos y otros estados alterados de conciencia, son el resultado de la conexión del sujeto con su yo transpersonal y no de estados enfermizos esquizofrénicos como lo suponía Freud, y a partir de él muchas otras corrientes psicológicas.

Podemos considerar que esta personalidad superior estructura un área trascendental o espiritual del ser humano que es real y concreta, y es independiente de si el individuo profesa una u otra religión, o si es creyente o ateo. Correpondería a lo que de siempre la humanidad ha intuído como alma o espíritu en el ser humano.
La existencia de este yo transpersonal es de extrema importancia, pues según muchos investigadores, entre ellos el Dr. Edward Bach (redescubridor del poder sanador de las esencias florales), la mayoría de las enfermedades conocidas tienen su origen profundo precisamente en el desencuentro entre los anhelos de continuo crecimiento espiritual de este yo superior, y las decisiones egóticas y errantes del yo inferior. Estos desencuentros se caracterizarían por bloqueos e interferencias del flujo energético adecuado entre ambas personalidades, lo que finalmente redunda en la materialización de enfermedades.

Los breves lapsos de conexión que pueden tener los individuos con su yo transpersonal durante un trance místico,( y a pesar de la dificultad para definir estas realidades con un vocabulario intelectual limitado), podrían especificarse como sigue:

- Sentimientos extremos de paz y felicidad inefables.
- Expansión de la conciencia sin límites y lucidez extraordinaria, que permiten encontrar rápidas respuestas a las más viejas preguntas filosóficas, acerca del verdadero sentido de la vida.
- Sentimiento de interdependencia, ligazón y amor profundo e incondicional por todo lo creado: seres humanos, naturaleza, flora, fauna, e incluso objetos inanimados, etc.

Esta personalidad superior permanentemente intenta guiar y orientar a la personalidad inferior comunicándose a través de un lenguaje eminentemente simbólico durante el sueño y también por medio de las enfermedades. De esta forma el tipo, la duración y la gravedad de la dolencia, su ubicación en el cuerpo, etc., contienen mensajes importantísimos de descifrar para llegar a una sanación profunda y completa.

Hay diversas técnicas que propician el contacto con el yo transpersonal, como la meditación, contemplación, concentración, oración, diferentes tipos de respiración, mantranización, Reiki, Yoga, Tai Chi, etc.
Todas estas disciplinas tienden al desarrollo del lóbulo derecho del cerebro que es más afin con el lenguaje simbólico, sentimental, artístico, poético, metafórico, propio del yo superior. Recientemente se ha hablado mucho respecto a la denominada "inteligencia emocional" que representa grandes ventajas al momento de conectarse a través de la intuición (que no pasa por procesos analíticos) con fuentes de sabiduría exacta y excenta de errores, como son las que posee nuestro yo trascendental.
En cambio el lóbulo izquierdo del cerebro es el que esta relacionado con las capacidades intelectuales, analíticas, racionales, que independientes de la genialidad del individuo, llegan a un punto de ser insuficientes y limitadas para comprender y relacionarse con este yo esencial.


Cuerpo etérico

Los nombres más utilizados para este cuerpo son: Cuerpo etérico, cuerpo sutil, doble etéreo, cuerpo vital, etc.

El nombre de doble etéreo expresa exactamente la naturaleza y constitución de la parte más sutil del cuerpo físico (como veremos a continuación, el cuerpo etérico está íntimamente relacionado con el cuerpo físico denso, siendo el cuerpo etérico su parte más sutil, pero dentro del Plano físico). Es " etéreo" porque se compone de materia etérea, y "doble" por ser el duplicado exacto del cuerpo grosero.

El cuerpo denso se construye en la matriz de este cuerpo vital durante la vida ante natal. Este doble etéreo es perfectamente visible a la vista ejercitada, siendo su color de un violáceo gris, grosero o delicado en su textura, según el cuerpo denso sea grosero o fino, energéticamente hablando.

Por medio del cuerpo etérico circula la vitalidad a lo largo de los nervios del cuerpo, estos nervios físicos densos tienen su contraparte etérica llamada conductos Nadis, y por ellos circula el Ki, que vendría a ser como una energía positiva y activa, vitalizando por su acción toda su contraparte más densa, o sea el sistema nervioso del cuerpo humano.
También en el cuerpo etérico encontramos numerosos Chakras, que son como núcleos de fuerza, que nos dan las cualidades o poderes superiores. La contraparte física de estos Chakras son las glándulas físicas del sistema endocrino.


Cuerpo emocional

El cuerpo emocional, tiene una estructura mas fluida que la del cuerpo etérico, está asociado con los sentimientos, presenta los 7 colores del arco iris, también asociados a los 7 chakras. Penetra y envuelve a los dos cuerpos anteriores, mas densos. Sus colores son mas o menos brillantes de acuerdo al estado anímico del individuo. Se extiende desde 2,5 cm hasta 7,5 cm del cuerpo.


Cuerpo mental

El cuerpo mental se extiende de 15 a 20 cm fuera de nuestro cuerpo físico. Está asociado con la claridad, racionalidad y la mente intuitiva.
En este nivel existen las formas de pensamiento negativas. El cuerpo mental se puede percibir de color amarillo limón brillante con una textura finamente tejida. En cuanto a sus funciones, es el vehículo inmediato, en el cual el YO se manifiesta como inteligencia. Cuando está obrando con el astral y el físico su forma es oval -semejante a un huevo- en sus contornos, y compenetra los cuerpos astral y físico, y los rodea con una atmósfera radiante a medida que se desarrolla, haciéndose, como he dicho, más y más grande conforme aumenta el desarrollo intelectual.

En el plano mental, está subdividido en siete subplanos, teniendo la particularidad éste, de estar dividido claramente, en dos grupos: uno de tres y otro de cuatro subplanos. Los tres subplanos superiores se llaman ARUPA o sin forma, debido a su extremada sutileza, mientras que los cuatro inferiores se llaman RUPA o con forma. El hombre por lo tanto, tiene dos vehículos o cuerpos de conciencia para funcionar en este Plano. Dentro de los tres subplanos superiores del plano mental se encuentra, lo que esotéricamente se denomina “La Morada Del Alma Divina”, morada o estancia especial conocido como cuerpo causal.


Cuerpo astral

El Plano astral es una región determinada que rodea y compenetra al mundo físico, pero que es imperceptible a la observación ordinaria, por estar constituido por una clase más sutil de materia. Todos los átomos físicos tienen su envoltura stral, lo que pudiera llamarse la matriz de la física. El cuerpo astral está formado de los siete estados de la materia astral, y puede contener o estar construido de materiales más groseros o más sutiles sacados de cada uno de aquellos estados o subplanos.

Es fácil describir a un hombre en un cuerpo astral bien formado; podemos imaginarlo abandonando el cuerpo físico y apareciendo en uno más sutil, una copia luminosa de aquél, "un cuerpo astral bien formado", porque una persona no desarrollada presenta en su cuerpo astral una apariencia incipiente. Sus contornos son indefinidos, sus materiales constitutivos son toscos y mal coordinados, y si se le saca del cuerpo físico, sería solamente una mera nube flotante e informe, que desde luego se comprende que es impropia para obrar como vehículo independiente; es indudablemente más bien un fragmento de materia astral que un cuerpo astral organizado, una masa de protoplasma astral, de tipo ameboideo. Un cuerpo astral bien formado, significa que el hombre ha alcanzado un nivel verdaderamente elevado de cultura intelectual o desarrollo espiritual, de modo que la apariencia del cuerpo astral implica el progreso realizado por su dueño, por lo definido de los contornos, por la luminosidad de sus componentes y por lo perfecto de su organizacion; puede juzgarse del estado de evolución alcanzado por el Alma que lo usa. El cuerpo astral se extiende sobrepasando en todas direcciones los limites del cuerpo físico del hombre en unos 25-30 centímetros, y de 40 a 45 cm en personas mas evolucionadas


Cuerpo del patrón etérico

Contiene todas las formas del plano físico, como si fuera el negativo de una película fotográfica. Se extiende desde unos 45 cm hasta 60 cm del cuerpo físico
Es el nivel en el cual el sonido crea materia, en el que se puede curar a través del sonido. Su forma es de líneas traslucidas sobre un fondo azul cobalto.
Es llamado doble etéreo por que es allí donde encontramos las formas más sutiles del primer cuerpo aural, o etéreo; es allí donde queda el negativo de toda forma de creación del patrón que se ha creado en la parte física.


Cuerpo celestial

Se extiende desde unos 60 hasta 83 cm del cuerpo físico, es el nivel a través del cual experimentamos el éxtasis espiritual. Podemos alcanzarlo a través de la meditación y muchas otras formas, es allí donde alcanzamos la unidad del ser y donde conocemos nuestra conexión con todo el universo.
Parece una hermosa luz tornasolada, compuesta principalmente por tonos pastel, tiene un brillo de oro-plata y una cualidad opalescente, y su brillo es especialmente bello.



Patrón cetérico

Es, de todos los cuerpos estructurados coesenciales aurales, el más externo constituyendo el ovoide exterior de nuestra anatomía Sutil y contiene a todos los cuerpos aurales inferiores.

Es un patrón altamente estructurado entretejido por finísimos hilos "de Oro-Plata" que parece sostener y mantener unida la forma completa del aura hasta ese nivel.

Contiene una estructura en rejilla dorada formada por la replica de todo el ser físico y energético de los cuerpos más bajos. Cuando está sano sus líneas son muy intensas que aparentemente centellean a una frecuencia muy alta

La forma ovoide dorada se extiende desde el cuerpo entre 90 y 110 cm. según cada persona. Con el polo inferior por debajo de los pies y el superior sobresaliendo unos 90 cm. sobre la cabeza; aunque puede expandirse más. El espesor del "borde externo" es de 60 a 125 mm, esta parte externa es fuerte y elástica, resiste a la penetración y protege.


cuerpo

energía