El 11 de septiembre 2001, ocurrió un evento que cambio al mundo, la destrucción de los edificios del World Trade Center que parecían estar por encima del horizonte de Nueva York en la forma de un enorme 11. El avión que impactó primero fue el vuelo 11 con 11 tripulantes a bordo. Los acontecimientos de ese día fatal se produjeron a poco pero hubo un avión que nunca alcanzo a cometer las intenciones de los terroristas a bordo del vuelo 93 de United Airlines, los tripulantes al parecer se unieron y realizaron oposición física a los terroristas a bordo del vuelo.

Lo que no se sabia hasta ahora es que una ex-agente del FBI, Lillie Leonardi, de 56 años de edad, era un enlace entre la policía y los familiares de los pasajeros y tripulantes que murieron en el vuelo 93 de United Airlines el día 11 de septiembre de 2001 en Shanksville, Pensilvania.

El extraño caso del vuelo 93 de UA


Ella llegó a la escena unas tres horas después del accidente. Según Leonardi, a su llegada en el lugar del accidente vio unas las luces relucientes y una especie de niebla y fue entonces cuando los vio por primera vez, una especie de personas altas y de un color blanco como los ángeles, había cientos de ellos.

El misterio del vuelo 93 de United Airlines

Cuatro miembros de la organización terrorista Al-Qaeda secuestraron el avión en pleno vuelo. Dos de los secuestradores se encerrado en la cabina del piloto, pero al parecer los 40 pasajeros se unieron para reducir a los terrorista y volver a controlar la aeronave, pero sin éxito. El Boeing 757 se estrelló sin explicación aparente antes de que llegara a su objetivo (el Capitolio o la Casa Blanca) a las 10:03 de la mañana en Shanksville, Pensilvania.

Cuando llegaron, los operativos terrestres se encontraron con una escena misteriosa, no había cadáveres. Además en las investigaciones posteriores se observó que el cráter que causo el accidente no correspondía con el que habría causado un avión de gran tamaño como el Boeing 757.

paranormal


¿Ángeles protectores interfirieron en el desenlace del vuelo?

Leonardi recuerda que a su llegada aun se quemaba el combustible en los pinos y tenia un gran escozor en sus fosas nasales. Se sorprendió al ver el cráter lleno de escombros y que era demasiado pequeño como para haber sido causado por un avión tan grande. Según Leonardi una legión de ángeles custodiaba el lugar del accidente, donde el avión secuestrado se estrelló

angeles


"Estoy acostumbrada a ver escenas del crímenes, pero éste me dejó fuera de lugar. Simplemente parecía que el avión se lo trago la tierra. Fue en ese momento cuando empecé a ver como unas luces relucientes, a continuación una especie de niebla y fue cuando los vi por primera vez, estoy segura, eran ángeles. En su momento no dije nada a los chicos porque habrían pensado que perdí la cabeza y me habrían suspendendido inmediatamente”, dijo Leonardi.

vuelo


Leonardi, con el tiempo le surgieron dolencias físicas y entró en un estrés post-traumático relacionado con el trastorno. Ella comenzó a explicar lo sucedido a sus amigos más íntimos incluyendo a Kenneth McCabe, su ex supervisor en su momento y agente especial, ahora retirado.

"Yo la creo. Leonardi es una persona sincera, sin maldad. Cuando estaba a mi cargo ayudó a muchísima gente. Sé que lo que ella vio es cien por cien real. El lugar del accidente fue muy diferente a otros accidentes de aviones. No había rastro ni de los pasajeros ni de las partencias personales. Nunca había visto nada parecido”, dijo McCabe.


A la sombra de un distintivo: Una memoria espiritual

El libro escrito por Lillie Leonardi, relata a la perfección todo lo sucedido ese trágico día. Su principal razón para hacer pública su historia después de años es para curar y llevar consuelo y la sanación a otras personas afectadas, ya sea por la crisis o por una situación post-traumática.

"El propósito del libro es contar la historia de los ángeles para que otras personas entiendan que ese día a pesar de lo ocurrido, hubo ayuda divina", dijo Leonardi.

A día de hoy Lillie Leonardi está convencida de que vio a los ángeles, nunca ha dudado, la única pregunta que siempre ha tenido es porque se le permitió ver.

Este relato se suma a las cientos de historias de personas que no perecieron en el ataque de las torres gemelas, gente a la cual no le sono el despertador, el caso de un hombre que se le dañaron sus zapatos cuando iba a trabajar a las torres y tuvo que ir a comprar unos tenis para poder llegar a su trabajo, cuando vio como se estrellaba el primer avión; así como estos relatos se pueden encontrar muchos en la red, de que hubo intervención divina no hay duda, sino los fallecidos hubieran sido más.