Twelve-Acre Plot - Parte 6 - Funeral.

CopyPaste de la intro de la Parte 1 , Parte 2 ,Parte 3 , Parte 4 y Parte 5

Acá les traigo otra historia de r/nosleep. Para los que no saben, es un subreddit donde los usuarios cuentan historias de terror. En este caso, es más bien de misterio/suspenso.

La autora es u/YelloWallpaper, yo sólo me limité a traducirla.

La historia completa no tiene nombre, pero la 1er parte se llama "Twelve-Acre Plot", que es "Terreno de 12 acres" siendo "acre" una medida (1 acre = 4046.86 metros cuadrados).

Son 6 partes.

Disfruten!


→ Post dedicado a @el_sopla_nuca y a @-lemu-


Twelve-Acre Plot - Parte 6 - Funeral.


r/nosleep, les escribo por última vez. Este va a ser el final de mi historia y ojalá el cierre que necesitaba para un horrible capítulo de mi vida. Antes de empezar, quiero gradecerles a todos por su apoyo, coraje y buenos halagos. Sin ustedes, no habría sido capaz de pasar por esto y encarar mi pasado. Antes de venir a r/nosleep, estaba perfectamente conforme reprimiendo estos recuerdos y pretendiendo que nunca habían pasado. Pero pasaron, y ahora, creo que puedo empezar a salir adelante.

Luego de mi experiencia en el hospital del Estado Oriental, dejé todo a un lado por un rato. No tenía intenciones de volver a la casa o al asilo, pero de alguna forma, conociendo toda la historia, podía concentrarme en mi vida. No había tenido un episodio de sonambulismo en semanas, ni un solo desmayo, y tampoco deseos raros o emociones que no podía explicar. Aunque tampoco era todo color de rosa. Seguía en la camioneta, ni hablar de un departamento, comiendo sobras del trabajo y duchándome en el gimnasio. Cuando hacía mucho frío dormía en la biblioteca, o en algún edificio de la universidad. Si un gardia o un oficial de seguridad deambulaba por ahí, sólo les decía que me había quedado dormida mientras estudiaba. Los exámenes finales se acercaban, así que era más o menos verdad.

Pero incluso con todo el estress, las inevitables trasnochadas y los nervios inducidos por el café, estaba durmiendo mejor. Estaba aliviada por tener mi vida de nuevo y puse todo detrás. Nunca creí en fantasmas o cosas sobrenaturales, pero ahora acepté que quizás no hay siempre una respuesta a todo, ninguna historia bien armada o explicación científica para que entendamos. Estaba sorprendidamente bien con eso.

En ocasiones, escuchaba el ladrido de un perro y miraba para todos lados y no veía a nadie. Me preguntaba si era mi imaginación o quizás mis tres amigos tratando de alcanzarme desde el otro lado. Basicamente acepté el hecho de que no los volvería a ver. Aún así sigo poniendo carteles que dicen "PERDIDOS: 3 PERROS NEGROS" por toda la ciudad, con muchísima esperanza de estar equivocada. Nunca me llamaron.

La mayoría de las cosas estaba volviendo a la normalidad. Ahora que había trabajado unos meses como chica del delivery, había guardado suficiente dinero como para poner un depósito de seguridad en un departamento. En mi búsqueda, evité los clasificados online esta vez y cualquier lugar alrededor de 15km de la Calle Ivy. Un par de anuncios en los foros estudiantiles parecían prometedores - ya saben, 2 habitaciones, 1 baño, eso. Con renta y un compañero de cuarto que iba a la facultad también. Lo usual. Para ser honesta, era como que me había olvidado de lo que se sentía ser una chica que iba a la facultad. No había hecho amigos, jamás había ido a ver un partido de fútbol, no salía los fines de semana. Estaba emocionada por ser normal.

Empecé a orestar atención en clase, empecé a participar. Gran parte de los estudiantes y profesores me miraban como si nunca me hubieran visto. No estaba sorprendida. El semestre pasado, casi ni había logrado asistir a las clases, me sentaba acurrucada en el fondo de la sala, sin decir una palabra, aterrada por mi propia sombra. Se sentía bien hablar, tener conversación con otros seres humanos, incluso si era sobre historia americana o política.

Y luego, como el cáncer que creí que se estaba yendo, empezó de nuevo.

Seguí viendo a esa nena, la triste e inocente nena con pelo dorado y vestido azul. Los sueños esta vez no eran malévolos, sólo breves vislumbros de su vida. La vi jugando con muñecas, totalmente fascinada por cómo sus ojos se abrían y cerraban cuando ella la inclinaba hacia adelante y hacia atrás. En toro sueño, la vi poner un diente en un sobre y ponerlo debajo de su almohada antes de irse a dormir. Ella estaba muy emocionada, con muchas dudas. Le tomó horas dormirse. Me hizo sentir como una nena de nuevo.

Estos sueños al principio pasaban sólo una vez a la semana quizás. Nunca me sentí amenazada o con miedo. Me sentía compartiendo experiencias con una pequeña niña, sintiendo sus emociones, su agitación y curiosidad. La vi jugando con Bravo, despeinando su pelo y riendo mientras él le lamía la cara. En la mañana de pascuas, corría de un lugar a otro, alegremente sacando los huevos coloridos y brillantes que encontraba y poniéndolos en su pequeña canastita. La vi en preescolar, jugando a la mancha con un nene. Cuando él se cayó y raspó su rodilla, ella le dio un beso en el cachete y él salió corriendo, con una cara horriblemente avergonzada.

No quería estos sueños, pero entraban. Veía más y más de ella, miré cuando ella aprendió a atar su zapatos, a escribir su nombre, o cuando probó un limón. En otra, vi cómo robaba un pedacito de mármol brillante del escritorio de su maestra y cómo lloraba cuando la Srita Hannigan lo encontraba en su casillero. Ella odiaba la siesta - puedo decir que siempre aparentaba dormir mientras todos lo hacían realmente. El día que descubrió Play-Doh, lo comió y se enfermó. Los sueños eran lo suficientemente inocentes y no me asustaban. Pero eran muy extraños y no entendía por qué los tenía.

En un sueño, como sea, estaba en un lugar muy oscuro. Era medianoche y Corinne estaba en su cama. No se había dormido todavía - de hecho, estaba sentada derecha en su cama, apretando la sábana hasta su pecho. Un estruendo vino de afuera de su habitación y ella se enterró debajo de las frazadas, probablemente pensando que era un monstruo. Después de un rato, escuchó un grito ahogado, y, aterrorizada, gateó fuera de su cama, haciéndose camino hasta la habitación de sus padres.

Cuando llegó ahí, espió por un agujero de la puerta y vio a su padre gritándole a su madre por algo que no pude entender. En el sueño se escuchaba como un desastre confuso y lleno de enojo, con sólo piezas de claridad.

"No podés hacer nada bien?" gritó Joseph. Hubo una cachetada, y más palabras ininteligibles.

"Nunca la quise," Virginia dijo en voz baja, como si se sintiera avergonzada por haberlo dicho. "Te forzaste.."

Me sentía como debajo del agua, como si pudiera escuchar las palabras si me concentraba, pero rápidamente me olvidé de por qué estaba ahí. Estaba distraída por el ruido reverberante que hacía eco de las ondas y salpicaduras de alrededor mío. Mantenerme en el sueño era como tratar de atrapar burbujas con mi mano. Ellas se escurrían, bordeando mis dedos y explotando en mi palma. No podía recordar por qué estaba ahí.

Luego miré hacia arriba y estaba de nuevo, en ese pasillo, mirando a través del agujero en la puerta. Él me vio. Ese hombre, con sus furiosos ojos oscuros y su afilado labio que apuntaba hacia abajo. Todo en el sueño estaba callado y todos me miraban. La nena, su padre y su madre.. Me miraban fijo y entendí que no era más un espectador silencioso del que no se darían cuenta. Me vieron.

Y me desperté.

Luego de poco tiempo empecé a soñar despierta también. Breves momentos en que juré haberla visto doblando en la esquina o a través de una vidriera. Estaba en un colectivo una vez y la vi en la vereda. Me miró y me sonrió. Lo ignoré por mucho tiempo, tratando de aparentar como que no reconocía lo que estaba pasando, que se iría. Pero no fue así. Ella estaba siempre ahí, mirando vestidos en la calle o jugando en las hamacas en la plaza. Y siempre la notaba porque la luz del sol hacía que su cabello rubio brillara como un halo.

Pronto me entretuvo la posibilidad de que fuese esquizofrénica. Pasé horas en la biblioteca investigando, asustándome a mí misma al creer que tenía que ser verdad. Para ser honesta, estaba casi esperando de que fuera verdad - parecía la mejor alternativa en ese entonces. Había tratamientos, medicación. Pero cómo curás a un espíritu? Aunque no lo creía. Creo que sólo buscaba la forma de salir adelante.

La nena vino en un sueño de nuevo, pero esta vez, sabía que yo estaba ahí. Me sonrió y me tomó la mano, como si supiera que estaba asustada, consolándome. Traté de abrir mi boca para hablarle, pero ella puso el dedo en sus labios. Me quedé callada, confiando en ella. Se giró, encarando a la oscuridad, y seguí sus pequeñas pisadas hacia lo desconocido.

Estaba frío en ese lugar, y con mucho viento. Todo a mi alrededor era oscuridad. Me dio un escalofrío, preguntándome hacia dónde me llevaba. Ni una sola vez se dio vuelta, sólo me llevaba hacia adelante cuando yo iba más despacio, guiándome por el camino cada vez más lejos. Me pregunté cuánto llevábamos caminando, hacia dónde nos dirigíamos. Luego ella se detuvo y me encaró, dejando caer su mano a un lado. "No tengas miedo," dijo. Y sin advertencias, salió corriendo, las sombras la tragaron por completo.

Por un momento todo estaba callado, pero la oscuridad fue pronto cegada por una luz blanca y el grito de la bocina de un auto. Mis ojos se abrieron de par en par para ver una camioneta deportiva desviada alrededor mío.

Mierda, me dije a mí misma. Estaba sonambuleando de nuevo. Mirando para todos lados, traté de estabilizarme. Estaba temblando violentamente ahora, mis pies me ardían del frío. Mis pies estaban completamente empapados de haber caminado en la nieve. Mis dientes castañeaban como tazas de porcelana en un terremoto así que envolví mi cuerpo con mis brazos para mantenerme caliente.

Me subía la vereda y miré hacia arriba y a lo largo del camino buscando un cartel. Cuando noté que mi piel había obtenido un color verde, miré para darme cuenta que estaba debajo de un semáforo. Retrocediendo e inclinando mi caebza hacia atrás, lo miré. Estaba en la Calle Principal del Oeste. Cómo mierda había llegado hasta ahí? Deben haber sido kilómetros desde la biblioteca donde dormía.

Lo más pronto posible, busqué un taxi. Odiaba tener que gastar plata ahí, pero temía de que si caminaba, iba a morir de hipotermia. Cuando el taxi llegó, me miró como si estuviese loca. "Sonambuleo a veces," le dije tímidamente. Él encogió los hombros y me dijo que me subiera atrás. Acepté feliz.

Mientras nos alejábamos de la vereda e íbamos hacia el camino principal, miré por la ventana, preguntándome hacia dónde iba mi vida. Debería hacerme ver en algún psiquiátrico? Sabía que si no cambiaba las cosas pronto, iba a terminar lastimándome. Estaba muy emocionada por empezar una vida normal y acá estaba, en la parte de atrás de un taxi, tratando de encontrar el camino de vuelta a casa porque había divagado en el medio de la noche. Me pregunté si así era como se sentían las personas mayores con demencia.

Los copos de nieve se hacían grandes en la ventana, algunos se juntaban en la esquina. Los miraba derretirse y escurrirse por el vidrio, acelerándose en pequeños tramos. Mirando fijo, mi mente divagó y empecé a pensar en Corinne. Estaba pensando en su piel pálida y sus ojos marrones. Su vestido azul revoloteando por el viento. Pero no estaba pensando más. La vi. Parada debajo de la estridente luz de una poste de la calle, la nieve juntándosele en el pelo.

Le dije al conductor que parara.

"Sólo un minuto," le dije. Revoleó los ojos y estacionó, esperándome. Abrí con fuerza la puerta del auto y corrí hacia la vereda, sin siquiera importarme el entumecimiento de mis pies.

"Corinne!" la llamé. Pero en una ráfaga de nieve, se había ido.

Devastada, incliné mi cabeza hacia el piso, casi a punto de quebrarme por dentro. Me estaba volviendo loca y parecía que no había nada que hacer. Volviendome hacia el conductor, quien en este punto sabía que estaba recontra demente, empecé a caminar hacia el taxi. Eso era - estaba volviéndome loca, o estaba siendo atormentaba por un fantasma. De alguna u otra forma, sentía que mi vida estaba terminada.

Y ahí fue cuando lo escuché. Un ruido que hizo que mi cabeza se volteara.

Era un papel aleteando en la brisa, haciendo un ligero ruido de cachetada, vibrando cuando el viento aumentaba. Con pasos pesados, acercándome, entrecerré los ojos, protegiéndolos de la humedad que cañia del cielo. Había un pedazo de papel pegado en un poste, con lugares que se estaban volviendo húmedos de la nieve y del aguanieve. PERDIDA, decía. AYUDA POR FAVOR.

Me acerqué hacia adelante, sin estar segura de si mis manos temblaban del miedo o del frío. Practicamente arrancándolo, saqué el cartel del poste y lo aferré en mis manos, sin estar segura d elo que veía. Limpié mi cara de las lágrimas, entumecida por dentro y por fuera. Era inequívoco. Estaba viendo una foto de mí misma.

_____________________________________________________________________

No sabía cómo era posible. Cómo pude haberme ido sin decirle a nadie, sin decirle a mi padre o a mis amigos, sin siquiera informarle a mi anterior universidad de que me estaba transfiriendo. pero cuando lo pensaba, me di cuenta de que jamás lo había hecho. Cuando recibí la oferta de cuidar la casa, la acepté y me fui, sin pensar siqueira en quién necesitaba saber. Por primera vez desde que había llegado a este miserable lugar, sentí que una neblina se había ido, como si pudiera ver las cosas claramente. Era como si me hubieran envenenado con un hongo que estaba comiendo mi cordura, robándome mi racionalidad.

Me estaba volviendo loca? De alguna forma me había olvidado de mi anterior vida? O tenía algo, alguien quizás, que me la había hecho olvidar, sólo para traerme hasta acá? Cómo era posible todo esto? Cuando pensé en la última vez que le había hablado a mis amigos, me shockeé al darme cuenta de que habían pasado meses - bastante antes de agosto. Eso no podía ser cierto, pero lo era. No había visto a nadie que conocía desde andes del verano.

Cuando llamé a mi padre, él sollozó en el receptor. Olvidándome de las clases o los finales, conduje directo a casa y lo abracé, sólo despues aprecié el hecho de que no lo había visto en casi cuatro meses.

Era raro ser una persona extraviada. La mayoría de mis amigos pensó que estaba muerta. Habían hecho grupos de búsqueda en Facebook en mi nombre. Era algo dulce, en una forma perturbante. Todos querían saber en dónde había estado, y no podía decirles. No podía decirles que estaba bien y que había vivido una vida sin nunca haberles contado nada. Incluso si lo hacía, no tendría sentido. Cuando llamé a la oficina del registro de la universidad para preguntar sobre mi matrícula, me dijeron que nunca me había inscripto. Corté, dándome cuenta de que estaba pasando algo que no podía explicar.

Por suerte soy de un pueblo chico y pequeño, así que nadie de la tele o diarios se preocupó particularmente de que me había ido. Pero las preguntas no pararon. Había sido secuestrada, detenida contra mi voluntad? Les dije que no podía recordar nada. Y para ser justa, no podía estar segura de qué era real y qué no lo era. Algunos especularon que había desarrollado el Síndrome de Estocolmo. Traté de ignorarlos y eventualmente la gente dejó de preguntarme cosas.

Un psiquiatra me dijo que había experimentado un estado de fuga, que había despertado con una nueva personalidad y creado una nueva vida para mí misma. Trató de todo para hacerme recordar - hipnoterapia, desensibilización y reprocesamiento por movimientos oculares, y algunas drogas. No iba a decirle nada, pero seguí con las apariencias. Cada vez que me tentaba en decirle que creía tener esquizofrenia, leía las cartas de Teddy para recordarme que era real. Tenía evidencia. Si alguna vez le contaba a alguien sobre ellos, estoy segura de que me iban a encerrar.

Como nunca me había matriculado en mi nueva universidad, volví a la vieja y les rogué que me aceptaran de nuevo. Dijeron que necesitaba tomarme el semestre por causas médicas y que luego me permitirían volver con mi beca completa, con asesoramiento de un profesional en la salud mental. Asé que empecé a tener sesiones regulares con un terapeuta. No era algo que a lo que me resistiera. De hecho había desarrollado un caso de ansiedad general y a veces me sentía muy incómoda cuando estaba con la gente.

Dejé de tomar anfetaminas. Sé que es una droga popular en Reddit, pero hay una cosa que tenés que llevarte de esta historia que es: no cagues a tu cuerpo, porque tu cuerpo te va a cagar después. Los ataques de pánico todavía no cedieron por completo aunque la última vez de haber tomado una pastilla haya sido hace un año. También dejé de tomar licro por un rato, pero volví a eso bastante rápido. Sólo tomo ocasionalmente en reuniones sociales. Supuse que si lo controlaba, iba a estar bien.

Tomé un trabajo como recepcionista en una de las oficinas del gobierno de la ciudad. Me gustaba. Tenía tareas simples que desarrollar y gente simple con la que lidiar. Entraba a las 9, salía a las 5. Era tan regular que hasta aburría. Me dormía a las 10 de la noche, en una cama calentita con colchón y sábanas. Podía vestir pijamas en vez de la ropa del día.

Llegó el otoño, volví a la facultad,y sí, fue malo por las primeras semanas. La gente se me acercaba y me preguntaba: "Así que en serio no te acordás de nada?"

"Sep", decía de forma vacía.

"No te preguntás qué hiciste? Quizás tu memoria haya sido borrada por los Hombres de Negro!"

Jaja. Muy gracioso.

Lo peor fue lidiar con mis ex's locos, estaban muy seguros de poder traer mi memoria de regreso. Quizás si le hablaba a alguien que confiara, recordaría, argumentaban. Era por mi propio bien, uno me dijo. Estoy segura de que no era por el hecho de que era un poco famosa en la facultad en ese momento. Pero en dos semanas, a nadie más le importó. Salía con mis viejos amigos y nunca hablaban sobre eso. Desde entonces, le dije a un montón de personas. Así que si vas a mi universidad, quizás lo sepas también. Tratá de no alardear de eso.

Mientras estaba en la facultad, me quedaba en casa. Estaba cansada de tenerme que preocupar por la plata, así que la renta era una cosa menos con la que lidiar. Pero más que nada estaba avergonzada de lastimar a mi padre, que no podía soportar vivir solo. Mi papá siempre fue el tipo de persona que no cree en la psicología - cree que es un montón de voodoo que los terapistas te ponen para obtener tu dinero. Así que cuando me miró y le dije que no podía recordar adónde había estado mientras él se cagaba preocupando, sabía para mis adentros que él no creía que fuese posible.

Mi madre se fue cuando yo tenía casi 1 año. Ellos eran jóvenes y ella no estaba lista. Pasaron 20 años ya, pero sé que él la extraña, y nunca pudo entender por qué nos abandonó. Sabía que él siempre había querido un nene, pero creo que no podría soportar volver al mundo de las citas y arriesgarse a ser lastimado de nuevo. Yo era todo lo que él tenía. Él trabajó bajo el sol caliente y la lluvia fría día tras día como un jardinero, haciendo lo suficiente como para ganarse la vida. Pero él lo hizo todo por mí.

Así que cuando desaparecí, tuvo un costo. Parecía ahber envejecido una década desde que lo había visto por última vez. No me habló por un rato, y creo que era porque tenía miedo de apegarse de nuevo. Mi padre había aceptado el hecho de que estaba muerta, y me había sacado de su mente. Había seguido adelante.

Y luego, ese septiembre, casi octubre, fue a casa después de las clases para verlo arrodillado en la mesa de la cocina, su cabeza agarrada en sus manos. Una carta abierta estaba al lado suyo.

"Papá?" pregunté, tentativa. Él no era muy bueno con las emociones, así que tomé distancia.

Miró hacia arriba, con una expresión seria. "Charlotte," comenzó. Podía decir que él estaba luchando. "Tu abuelo falleció."

No me pegó como algo particularmente trágico. Nunca había conocido a ese nombre y de hecho, mi padre jamás me había hablado de él. Hasta donde sabía, mi abuelo era un vago que nunca se ocupaba de nosotros y no le importó la crianza de mi padre.

"Lo siento," le dije. No sabía qué más decirle.

____________________________________________________________________

El funeral fue en un día caluroso. Es así en Virginia - húmedo y desagradable. Y vestir de negro lo hizo mucho peor. Tenía clases ese día, así que corrí, llegué ligeramente tarde, me senté de forma extraña al lado de mi padre en el primer banco de la capilla. Parecía como si fuésemos los 2 únicos. Vago, pensé para mis adentros. A nadie más le importaba que se hubiese ido. Me detuve, avergonzada por haber juzgado a un hombre en su propio funeral. Mi propia sangre, sin menos. Agaché mi cabeza con respeto.

"Tu abuelo era un buen hombre," dijo papá, inclinándose hacia mí como si leyera mi mente.

"Nunca dije que no lo hubiera sido," respondí luego de un momento de duda, susurrando. La ceremonia no había empezado, pero aún así se sentía mejor susurrar.

"No fue su culpa no haberse podido ocupar de mí," dijo. "Era mejor que estuviéramos separados." Sonaba como si estuviera repitiendo alguna excusa pedorra que alguien le había dado en el pasado. Un par de personas más se sentaron atrás, dispersándose calladamente en las profundidades de la capilla.

"Hablé con el ejecutor testamentario esta mañana," continuó. "Parece que heredamos un poco de tierra más al sur."

Miré a mi padre, frunciendo el ceño. "Cuánta tierra?" pregunté, un un sentimiento horrible hundiéndose desde mi pecho hacia mi estómago.

"Un terreno de 12 acres."

Fue allí cuando miré horririzada el ataúd abierto, finalmente dándome cuenta de que había estado literalmente en frente mío todo este tiempo. Ahí, con sus manos cruzando su estómago, con los dedos entrelazados y el poco pelo que él se peinaba prolíjamente hacia atrás, estaba Teddy Bennett.

El pastor dijo un par de palabras, pero casi ni escuché. Sólo miré fijo, sin poder creerlo, aterrorizada y sin estar segura de lo que haría. Luego mi padre fue al podio a hablar.

"Cuando era sólo un nene, este hombre," se pausó, mirando hacia el ataúd, "mi padre, me dio un libro para ayudarme a sobrellevar la muerte de mi propia madre."

Tenía una copia de "Matadero Cinco" de Kurt Vonnegut. "No lo entendía por un largo rato, pero ahora sí." Miró hacia abajo, y hojeó a través de las páginas blancas, abriéndolo en un pasaje marcado.

Citándolo, siguí, su voz ondeando tan baja que sabía que sólo yo lo había notado. "Cuando una persona muere, sólo parece morir. Está todavía muy viva en el pasado, así que es tonto que la gente llore en su funeral. Todos los momentos, pasado, presente y futuro, siempre existieron, siempre van a existir.... es sólo una ilusión que tenemos en la Tierra que un momento le sigue al otro, como las perlas de un collar, y que ese momento que se fue, se fue para siempre."

"Todos los momentos son permanentes," dijo, con su boca tirante. Luego se bajó.

Era un extraño elogio, para ser certeros, pero siempre creí que los funerales eran sólo para los vivos. Nucna es sobre los muertos. Así que mientras funcionara para mi padre, funcionaba para mí.

En el momenyo que la procesión salió, muchas de las enfermeras de la casa principal se habían ido. Hacía un calor de la puta madre y ciertamente no habían sido pagadas lo suficiente como para dar presencia en este tipo de clima sofocante. Así que de nuevo estábamos mi padre y yo, parados uno al lado del otro mientras bajaban la caja de pino hacia el suelo. Mi papa tiróel primer puñado de tierra hacia la tumba y se fue, algo poco ceremonioso. Yo sabía que él había tenido suficiente.

Los trabajadores del funeral me dejaron ahí parada, y yo miré fijo preguntándome si todo había terminado. Todos los momentos son permanentes, mi padre había dicho. Sus palabras me hicieron temblar hasta los huesos.

Erguí mi espalda, dándome vuelta para caminar hacia mi camioneta, con esperanzas de que todo esto hubiera finalmente terminado. Pero me congelé, notando la alta figura de una mujer en la distancia detrás de la sombra de un árbol, con sus manos dobladas dulcemente a través de su vestido. No estaba segura de si eran las olas de calor haciéndoles trucos a mis ojos, pero podía escuchar su tierna voz cantando a través del grueso aire. Nunca me miró, sólo al fresco hoyo abierto en el suelo.

Sh, es hora de dormir, sh, los sueños vienen gateando, sueños de los sauces llorando, así que sonreí mientras duermas, lindo bebé..

Acá termina esta historia.
Ojalá la hayan disfrutado tanto como yo!

Fuentes de Información - Twelve-Acre Plot - Parte 6 - Funeral.

El contenido del post es de mi autoría, y/o, es un recopilación de distintas fuentes.

Tags: twelve | Dogs | sleep | plot | no | MVV | acre | mvv_10 | nosleep

Dar puntos
184 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 0 Seguidores
  • 622 Visitas
  • 4 Favoritos

10 comentarios - Twelve-Acre Plot - Parte 6 - Funeral.

@GaeI Hace más de 1 año +2
Lei todo

(?
@-lemu- Hace más de 1 año +1
Eeeeeeeeee








Ah, no entendía nada
Mvv me dedicó un post, este es el día más feliz de mi estadia en T! *-* (?)
@el_sopla_nuca Hace más de 1 año +1
Ehhhhh Mvv me dedico un post, me siento como en P! (?, lo leo cuando termine de leer las demas partes y de paso +10
@Mositomomo Hace más de 1 año +1
Muy Buena historia me trajo re intrigado desde el principio +10
@Piolita64 Hace más de 1 año +2
Mmmm estuvo buena la historia pero mas o menos el final, creo que no lo entendi xD
SPOILER
El padre era hijo de Teddy y la Virginia? Osea Corinne sería la hermana de el padre de Charlotte y por eso ella estaba como conectada con esa vida y esa niña? Como nunca supo Charlotte que el papa tendría que haber tenido una hermana, nunca le contó nada el padre?

Estuvo bueno el relato, pero masomenos el final xD Osea lo entendí pero no me cierra mucho jaja

+10 y reco
@Piolita64 Hace más de 1 año +1
@mvv_10 Aaah ya entendí, claro la otra pendeja era hija del borracho loquito xD
Claro me habia olvidado que la dejo embarazada en el psiquiatrico jaja. Ahora sí!
Ah entonces todo cuadra bien, un flash la historia jaja
@-lemu- Hace más de 1 año +1
Alto flan la historia, posta... Igual creí que iba a pasar algo más con los perros D:
@-lemu- Hace más de 1 año +1
No eran los perros de Virginia? Yo pensé que eran como perros guardianes del más allá
@el_sopla_nuca Hace más de 1 año +1
Muy buena la historia, le faltaron aliens pero muy buena historia, pero me quedo una duda quien era la mina que aparece al principio, la que le ofrece la casa a Charlotte?
@el_sopla_nuca Hace más de 1 año +1
@mvv_10 Es verdad, cierto que ella es la que aparece en las fotos. Gracias por la traduccion
@By_dafne Hace más de 1 año



twelve


@JohnesMaster Hace más de 1 año
°Excelente trama! Dogs
@Richard- Hace más de 1 año +1
A la mierda el final

EL FINAL DEJATE DE JODER EL FINAAAAALLLL

Excelente anita, muchas gracias por tomarte el tiempo de traducir y compartir esta interesante historia!