hola a todos amigos taringeros como estamos cerca de noche buena are un especial navideño, antes de empezar quiero decir que lo disfruten.


leyendas urbanas


El verdadero origen del árbol de Navidad

especial leyendas urbanas y creepypastas navidad


Su origen se remonta a una leyenda europea. Se dice que durante una fría noche de invierno, un niño buscaba refugio, lo recibieron en su casa un leñador y su esposa y le dieron de comer.


Durante la noche, el niño se convirtió en un ángel vestido de oro: era el niño Dios. Para recompensar la bondad de los ancianos, tomó una rama de un pino y les dijo que la sembraran, prometiéndoles que cada año daría frutos. Y así fue: aquel árbol dio manzanas de oro y nueces de plata.


Por su parte, los germanos vestían sus árboles en invierno (cuando perdían hojas) para que los espíritus buenos que en ellos habitaban regresaran pronto. Los adornos más comunes eran manzanas o piedras pintadas. Se dice que éste fue el origen de las esferas.





Santa Claus y coca cola


coca


También llamado Papá Noel Sinterklaas o Père Noel, según el país, está inspirado en la vida del obispo de Mira (la actual Turquía), quien fue muy popular por su bondad y por su generosidad con los pobres.


Por otro lado mucha gente cree que Papá Noel es una creación de una campaña publicitaria de Coca-Cola, lo cual es absolutamente falso. En realidad, esa compañía pidió al reconocido artista Haddon Sundblom que creara una serie de dibujos publicitarios que tuvieran a Papá Noel (Santa Claus, tal como se lo conoce en Estados Unidos) con una botella del refresco en sus manos





La verdadera fecha del nacimiento de Jesús


jesus


Todos los datos que los cristianos dan por históricos son invenciones tardías. El año del natalicio del judío Jesús no fue el 1 de nuestra época, sino el 7 o 6 a.C.


Durante el siglo III se propuso datar el natalicio en fechas como el 6 y 10 de enero, el 25 de marzo, el 15 y 20 de abril, el 20 y 25 de mayo y algunas otras. El Papa Fabián (236-250) calificó de sacrílegos a quienes intentaron determinar la fecha del nacimiento de Jesús.


Entre los años 354 y 360, el Papa Liberio (352-366) fijó como fecha inmutable la de la noche del 24 al 25 de diciembre, día en que los romanos celebraban el nacimiento del Sol Invencible.


Belén no es el lugar donde nació Jesús. El lugar más probable del nacimiento de Jesús pudo ser Nazaret o, mejor Cafarnaún, pero nunca Belén. El concepto del belén actual se lo debemos a san Francisco de Asís, quien, en la Navidad de 1223, celebró la misa dentro de una cueva de Greccio en la que había instalado un pesebre con una imagen en piedra del Niño Jesús, así como un buey y un asno vivos.




La costumbre de hacer regalos en navidad

misterio


Muchos piensan que esta tradición se debe a los regalos que recibió Jesús por parte de los Reyes Magos; sin embargo, lo cierto es que la gente había estado intercambiando regalos los días 25 y 26 de diciembre durante siglos antes de Cristo con motivo de las fiestas del solsticio. Los antiguos romanos lo hacían en las saturnales, las fiestas en honor del Sol.


En cualquier caso, entonces no hubo un intercambio de regalos, sino que los Reyes Magos entregaron presentes a Jesús, como era la costumbre en la época cuando se visitaba a personas relevantes. Al fin y al cabo, como muestra el evangelio de Mateo, ellos se interesaron en Jesús por tratarse del futuro rey de los judíos.





creepypastas



La navidad sin regalos


asesino

Cuando desperté esta manaña, encontré la casa vacía. Esto era muy extraño. Dudaba mucho que mi familia se fuera a la casa de mi tía sin mí en Navidad. Algo no estaba bien. Todas las fotografías mías que estaban puestas por la casa habían desaparecido, las demás fotos seguían ahí. Pero lo más raro era el hecho de que no había ningún regalo bajo el árbol, cuando justo la noche anterior se habían colocado meticulosamente para que mi hermanita pensara que santa los había traído.

¿Qué demonios?, pensé para mis adentros, todo se ha ido, ¡incluso la basura que le había comprado a mis padres!

Entonces oí un extraño ruido gutural que me hizo prácticamente saltar. Giré mi cabeza y logré ver que era mi perra gruñendo. Me vio con miedo, como si fuera un enemigo o algo así. Se quedó mirándome, sus ojos notaban que estaba horrorizada, mientras continuaba gruñéndome. Cuando intenté acercarme a ella salió corriendo al otro cuarto lo más rápido que pudo. Dejó una gran meada en la alfombra.

"Mierda", dije en voz baja, "algo definitivamente no anda bien".

Revisé la casa para comprobar que todo estaba hecho un desastre. Las sillas y las mesas estaban volteadas, las lámparas, rotas. Parecía que un tornado o algo así había pasado por ahí. Me sentía hecho una mierda... creo que una buena analogía de cómo me sentía sería que me encontraba igual que el estado de la casa. Me sentía como si me hubiera atropellado un camión, y uno grande.

Fui al baño a lavarme la cara y un fuerte olor a cigarro y alcohol barato llenó la atmósfera. No sabía que pasaba. Me vi en el espejo y parecía un zombie, estaba blanco como la leche y tenía muchas ojeras. Mis pupilas estaban tan dilatadas que parecía que mis ojos eran negros en lugar de cafés. Estaba desconcertado.

Comencé a inspeccionar la casa en busca de pistas. Mientras buscaba encontré que la ropa formal de los demás faltaba, no debería ser raro, ya que la gente generalmente se viste bien en las celebraciones, pero por alguna razón me dio mala espina.

Al ver por la ventana me di cuenta que el Cadilac negro de mi padre no estaba estacionado, tampoco el carro de mamá. Estaba enojado de que me dejaran caminando, la casa de mi tía estaba cerca de ahí, pero igual se me hizo muy grosero.

Me puse mi chamarra, ya que hacía frío afuera, algo de esperarse en diciembre en Boston. Salí con cuidado, silenciosamente para no asustar más a mi perra de lo que ya estaba.
Había una gran masa de gente congregada en una intersección de calles a tres cuadras de mi casa. No pude ver mucho, pero parecía un gran accidente. Un idiota en un carro negro se había estrellado en una casa de dos pisos, había entrado hasta la condenada sala.

Como no me gusta el morbo, aún estando preocupado por los posibles lesionados, seguí caminando. Nada estuvo fuera de lo ordinario. Solamente mis vecinos saludándome con una palmada en la espalda, el típico "saludo bostoniano".

Llegué a la casa de mi tía dos horas después de haber dejado mi casa. Sí, me tomé mi tiempo. Toqué y nadie me abría. Revisé por la ventana y alcancé a ver a varios familiares, mi familia nuclear incluído, sentada al rededor de mi casa. Me enojé mucho, quería meterme Luego noté que todos se veían algo tristes. Todos estaban vestidos de negro, incluso los fans de los feos suéteres navideños. Entonces se me fue quitando el enojo y decidí entrar tranquilamente mejor. La puerta estaba abierta.

En cuanto crucé el umbral de la puerta, una luz fuerte me encandiló. Luego todo se puso negro.

Cuando desperté, salí de mi cuarto y todavía no había nada bajo el árbol. Los dos carros seguían sin estar. No entendía porqué mis padres habían llevado nuevo a casa y me volvieran a dejar para irse de nuevo a la casa de mi tía. Decidí regresar.

Me volví a poner mi chamarra y salí de la casa. Me acordé del accidente tres cuadras y decidí no ser una nena esta vez y revisar. Ahora toda la gente ya no estaba, solamente dos patrullas a cada lado del carro estrellado. Me ranstornó ver que ninguno de los policías que estaban dentro de ellas se dio cuenta de mi presencia, aún estando enseguida de ellos.

Aproveché que los policías no me miraban para revisar dentro del carro chocado. No iba a permitirme voltear para ptro lado, incluso si me dieran ganas de vomitar. Estaba horrorizado de ver a un sangriento cadáver que se veía igual que yo, descalabrado en el tablero de carro. La sangre seguía corriendo por su frente. Sus manos seguían aferradas al volante y una mirada de horror seguía en su rostro. La hermosura del rigor mortis en todo su esplendor

En la distancia, vi como se acercaba una ambulancia con la alama puesta se acercaba al carro. Corrí para alejarme del auto, solo para chocarme con una insignia de cadillac. La ambulancia seguía acercándose. Le grité a los policías pero ninguno me hizo caso. Busqué piedras en el jardín de la casa y comencé a tirarlas a las patrullas. Los policías de repente se levantaron por el ruido y voltearon a verme con una cara extrañada y se voltearon como si no me hubieran visto y se pusieron a comer donas.

Corrí tan rápido como pude, pero solo pude avanzar unos metros antes de tropezarme con algo. Volví a encandilarme con una fuerte luz, como la vez en la casa de mi tía.

Todo me vino en un flash. Un embotellamiento. Pasarme los altos, preocupado de llegar tarde, solo para terminar chocando de frente con una camioneta. Cubriendo mi cara del vidrio cortado con mis manos. Tratando desesperadamente de volver a tener el control del auto. Atravesando la pared de una casa. Estrellándome contra el tablero del carro. Y finalmente, ahogarme con mi propia sangre hasta que llenó mis pulmones.

Cuando desperté esta tarde, la casa estaba vacía. Esto era extraño. Dudaba que mi familia me hubiera dejado dormido mientras se fueron a casa de mi tía por navidad. Algo no estaba bien. Todas las fotografías mías no estaban, pero las demás seguían ahí. También se me hizo raro que no había regalos b, cuando justo anoche se habían puesto meticulosamente bajo el árbol.



La navidad sangrienta

leyendas


La navidad es aquella ceremonia donde se festeja el nacimiento de Cristo, y todos tienen una noche buena, pero la familia Edith no tuvo esa noche buena. Londres año 1980, la familia Edith espera ansiosa la navidad, es un día con mucha nieve, pero podría ser peor cuando informan por televisión sobre un asesino que se ha escapado de la cárcel con un traje de santa Claus y que ronda por esa misma zona, la familia se mantiene alerta, pero no lo suficiente ya que no han asegurado la casa y que en cualquier momento el prófugo podría introducirse en el hogar. Ante esto la madre manda a dormir a su hijo en la planta alta de la casa (2° piso), para estar más asegurado. Ya son más de las 00:00 hs y en la casa están todas las luces apagadas, de repente se siente un ruido por la chimenea entonces Lautaro hijo único de la familia se levanta de la cama creyendo que era santa, fue entonces cuando la madre grita: ¡Lautaro corre y escondet…., pero el asesino le corta el cuello a la mujer con lo cual muere ensangrentada, el niño siente un temor inexplicable . Mientras el niño subía las escalera rápidamente el prófugo le decía con voz dulce y delicada: lautarooo, dale un abrazo a santaaa. Fue entonces que en esa ocasión aparece el padre del niño peleando contra aquel asesino, pero por un descuido minúsculo el suicida saca un hacha que tenia escondido en su traje robusto y le corta el hombro al pobre hombre que gritaba agonizante en el pasillo de su casa, mientras gritaba adolorido por la herida el esquizofrénico hombre le corta la cabeza al papa de Lautaro, ahora sí, Lautaro sentía miedo, pero a la vez furia y tristeza por lo sucedido aquella noche de alegría, el estaba solo e indefenso lo único que pudo hacer fue esconderse en su cuarto encerrarse en su closet y llamar sollozantemente a la policía sin que aquel demente se diera cuenta de la llamada a las autoridades y que todo se diera por terminado……pero no fue así como lo pensó Lautaro. El asesino aun buscaba al joven asustado, pero cuando subió las escaleras escucho un bullicio en el armario, el loco sin pensarlo corta el cable del teléfono, abre el armario y asesina muy brutal y despiadadamente a aquel joven niño de tan solo 7 años de edad, cortándole sus miembros y extrayendo sus órganos, mientras Lautaro agonizaba el despiadado hombre le corta el cuello y es ahí cuando la vida de aquel niño se da por terminada, pero antes de irse el loco vestido de santa Claus descuartiza a los integrantes de la familia, los mete en una bolsa negra y los coloca en una caja cuadrada lo envuelve con papel de regalo y lo deja debajo de aquel árbol de navidad que hermoso se veía con sus adornos navideños. Jamás se volvió a ver a aquel asesino, pero ten cuidado, puede que en cualquier navidad aparezca en tu casa, pero… ¿estarás preparado para ello?.


bueno eso es todo y les deseo feliz navidad a todos


urbanas