P.J. era un niño muy feliz hasta que su hermana Teddy nació, desde es momento se sintió abandonado, así que, cuando Teddy cumplía un año, durante la fiesta, P.J. intentó ahogarla con un globo cuando se quedaron solos por un par de minutos mientras todos lavaban los platos y preparaban una mesa para comer el postre afuera.

Sus padres los vieron luego de tres minutos y para ese entonces, Teddy estaba casi muerta.

Amy y su madre llevaron a Teddy al hospital y Bob, quien estaba ebrio, mató a P.J. golpeándolo muy fuerte en la cabeza.

Teddy tuvo varias secuelas, entre ellas, ver gente que no existía. Amy y su madre mataron a Bob por lo que le hizo a P.J., luego la abuela se fue del país y Amy cayó en el mundo de las drogas, teniendo muchas parejas y también muchos hijos, los cuales morían antes de nacer.

Los pocos que sobrevivieron fueron Gabe y Charlie, el primero murió a los 4 años al ser atropellado por un auto y la otra fue cuidada por su hermana, la cual seguía viendo a su padre y a sus otros hermanos por sus problemas mentales.

Teddy nunca fue a la escuela y charlie vivía con ella y su madre en una precaria casa, a la cual Teddy imaginaba enorme.

Ella dormía en el sótano y su madre dormía con Charlie en el único piso que tenía la casa.

Teddy imaginaba que hacía videos para su hermana dándole consejos, los cuales "grababa" con un celular de juguete encontrado en la calle.

Luego nació el nuevo bebe, que si fue nombrado "conejo" en un momento de borrachera de la madre, ese mismo año Teddy también empezó a drogarse y ahogó a sus dos hermanos en un balde de agua y luego acuchilló a su madre mientras esta dormía.

Su abuela modifico esta historia y la vendió a Disney.