Bueno, esta historia que les voy a contar, le sucedió al amigo de un amigo de un amigo, que resulté ser yo. Ya que me hice amigo de ese amigo de mi amigo de mi amigo.
Me contacté con un alienígena y te lo cuento

Era una noche espectacular, estaba el cielo despejado, completamente lleno de estrellas. Así que en vez de quedarme mirando "el encantador de perros" en HD, salí hasta el patio a contemplar la divinidad de la noche.
No corría viento, tampoco hacía frío, y por si fuera poco, tenía un fino en el bolsillo.

Puse un mantel a cuadros, como los de las películas, también llevé una canasta con sanguches de pan lactal, como los de las películas.
ovni

Me senté, saqué mi encendedor y procedí a darle mecha al finito. También tenía cerveza, nada podía salir mal.
Seguido de esto me acosté, me detuve a mirar hacia el cielo por largos minutos. Imaginaba que otras formas de vida podrían llega a existir, no me entraba en la cabeza la idea de que estemos solos en el inmenso universo.

En un momento, comencé a divisar en la lejanía una luz que se movía en forma horizontal. Su intensidad iba en aumento, parecía acercarse cada vez más. Empecé a asustarme, se seguía acercando, la luz era muy fuerte. Finalmente cayó, aparentemente cerca, supongo que en la casa de algún vecino. También se escuchó el ruido del impacto, que fue similar al sonido que se escucha cuando matan a una comadreja con hepatitis.

No sabía que hacer, imagínense la situación, aún no probaba los sanguches, y la cerveza no podía seguir esperando. Escuché nuevamente ruidos que venían de las casas vecinas, cuando de repente, lo más aterrador que nunca antes había visto en mi vida se presentó ante mis ojos.
Una mano se apoyó en la medianera, luego otra. Al instante se asomó una cabeza, yo no lo podía creer, era un alienígena, si señores, un ser de otro planeta. Cruzó la medianera de un saltó y cayó en mi patio.

extraterrestre
Me quedé inmovilizado. Era de un colo gris, flaco como Manu Ginóbili, pero no tan alto. Tenía en pelo largo y usaba gafas. Alcancé también a divisar un piercing en su oreja.
aliens
Parecía inofensivo, al menos tenía la misma cara de satisfacción que una señora de 50 años luego de que se la garcharan después de mucho tiempo.

Se acercó, me hizo el saludo que hacen los raperos, golpeando los puños. Y lo primero que me dijo, fue si no le convidaba un sanguche, ya que desde el viaje que no picaba nada.
-"Amigo, un sanguchito, por favor. Sin tanta mayonesa" Fueron sus primeras palabras.

Le convidé, y se mostró muy agradecido.
Me dijo que estaba apurado, y que si no le prestaba una llave cruz para cambiar el auxilio de la nave, que había tenido un desperfecto. Obviamente le dije que si, y que la llave se la dejaba de regalo, como una muestra de cariño y fraternidad hacia la gente de su planeta.
Le hice algunas preguntas. Me comentó que Argentina iba a ganar el mundial de Brasil 2014. Y que Lavezzi ya no está para la selección, pero que igual lo van a llevar. También habló de la buena campaña de Chapita en Lanús, pero no fue tan específico.
marciano

Me hizo señas de que su tiempo se acababa, tenía que seguir viaje. Le dije si por favor no me podía responder una última pregunta.

- Adelante, terrícola, puedes hacerme una última pregunta.
- ¿Vamos a recuperar las Malvinas, pa?
- Está difícil, viejo.


Dicho eso, en apenas dos segundos se trasladó hasta la medianera, y cruzó hacia el otro lado. Como si se teletransportara.
No volví a verlo, desde ese día me cuesta dormir. Sigo esperando por una nueva señal.





tu hermana
Esta es una foto que pude tomarle con la cámara de mi celular. Tengo uno de los mas viejos, por eso no se puede apreciar muy bien. LLevaba una campera Adidas