El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Como ser un buen Detective

Ser detective es ser un buen observador, que requiere de gran agudeza mental y lógica. Es tambien un buen detector de mentiras y a la vez un observador de detalles que casi lo puede ver todo. Van detrás de la verdad y no descansarán hasta haber llegado a ella. La lógica, el sentido común y la intuición son sus principales herramientas. Ellos pueden ver, lo que otros ni se imaginan...





como saber que si te estan mintiendo


1) Lenguaje corporal. Para desenmascarar a un mentiroso hay que mirar sus gestos: una mirada que esquiva los ojos puede delatar una mentira.

2) Movimientos conscientes o inconscientes. Hay factores que no se pueden controlar como el sudor o ponerse colorado

3) Las respuestas. Una persona honesta contesta enseguida, habla en primera persona y no lo incomodan los silencios.

4) Gestos excesivos o de represión para no ser descubierto. El mentiroso sobreactúa, mira fijo o ríe en exceso como lo hacen ciertos vendedores y ventrílocuos.

5) Memorizar lo que dice y preguntar: Complementar la observación del lenguaje corporal con preguntas obliga a dar respuestas y gestos aclaratorios. Así se lo puede hacer caer en contradicciones.

6) Parte por parte. En un mensaje el impacto verbal incide en un 7%, el tono y los matices en un 38 %; mientras que el 55 % es lenguaje no verbal: para lanzar una mirada que mata no hace falta abrir la boca.

7) Cuidado con la mujeres. La mujer superó al varón aprendiendo los gestos durante la crianza de los hijos, por eso puede disfrazarlos mejor.

8) Congruencia. Hay que analizar en conjunto el lenguaje verbal y no verbal y las señales de congruencia o incongruencia. Una cosa es lo que se dice y otra lo que se hace.

9) La mentira en el niño y el adulto. El gesto que adopta el niño para mentir es taparse la boca, el adulto disimula tocándose la nariz

10) Tener en cuenta. Según el principio del detector de mentiras, si el cerebro recibe un doble discurso lo demuestra. Sin embargo el que sabe mentir hace que la gente se trague la carnada con el anzuelo puesto. Las técnicas actorales buscan asociar el habla con gestos sinceros o bien eliminar los negativos Como el que miente se traiciona, la mejor manera de fingir es por teléfono.Por eso al acusado se lo interroga en una silla y a plena luz.





* La mirada arriba a la izquierda: Constituye la mirada de la imaginación o de las imágenes reconstruidas visualmente. Por ejemplo si te dicen “imagina un toro con falda” de manera inconsciente miraras en esa dirección.

* La mirada arriba a la derecha: Los ojos se desplazan arriba y a la derecha cuando se trata de visualizar algo que realmente ha ocurrido y tratamos de recordar.

* Mirada a la izquierda: Corresponde a un sonido creado (ojo, no recordado) por tu oído. Por ejemplo si imaginas el sonido de un OVNI miraras hacia la izquierda.

* Mirada a la derecha: Similar al anterior pero esta vez recuerdas un sonido conocido.

* Abajo a la izquierda: Se dice que es la mirada de los sentimientos, de las emociones, recuerdos, añoranza…

* Abajo a la derecha: Los ojos se entornan abajo a la derecha cuando hablamos con nosotros mismos, es decir, mantenemos un dialogo interno.


Detectives psiquicos









En numerosas ocasiones, la policía ha hecho uso de los “poderes” psíquicos de algunos dotados, y para su sorpresa, estos han sido capaces de resolver los crímenes más complejos. Y es que cuando todo parece estar perdido, el “sexto sentido” se convierte en el arma de los detectives.

Aunque fue un fenómeno que alcanzó su esplendor durante los años sesenta del pasado siglo, en pleno apogeo espiritual provocado por la ruptura de valores de la era hippie, lo cierto es que las capacidades extrasensoriales de algunos videntes siguen siendo utilizadas en la resolución de muchos crímenes y numerosas desapariciones por parte de los cuerpos de policía –aunque siempre como último recurso– de países tan diferentes como el Reino Unido, Estados Unidos, España, Israel, Holanda o Chile, en donde a lo largo del año 2005 se ha recurrido a la poderosa psique de Isabel Ávila, conocida como “la mentalista de Chimbarongo”.

El pasado mes de mayo, 44 soldados chilenos murieron en las montañas de la Octava Región, cerca del volcán Antuco. Cinco de los cuerpos no pudieron ser encontrados en las sucesivas batidas realizadas en la zona. Ante la gravedad del asunto, el Departamento de Defensa, a petición de los familiares de los desaparecidos, aceptó la ayuda de Isabel, que se ofreció para poner sus dotes psíquicas al servicio de los grupos de rescate encargados de las labores de búsqueda.

“Estamos trabajando con los familiares de las víctimas. Nos han entregado mapas sugeridos por personas videntes y yo, personalmente, subí con Ávila, que está ayudando a los socorristas en la montaña. También tengo noticias de otra psíquica de la comunidad y vamos a hacer todas las gestiones necesarias para que esta señora también pueda subir en los próximos días”, afirmó el coronel Patricio Espinosa, supervisor de la misión de rescate.

Aunque la posición del coronel Espinosa no es la habitual en estos casos, donde la buena imagen de los cuerpos de seguridad juega en detrimento de la consideración de los videntes como piezas clave de la investigación, lo cierto es que, en muchos países de Latinoamérica, se ha optado por incluir a estos singulares sujetos en las investigaciones con el fin de aportar pistas en casos complicados o crímenes sin resolver.

Al parecer, la chilena Isabel Ávila, de 47 años, heredó de su madre y su abuela una misteriosa capacidad que le ha permitido resolver varios episodios de personas desaparecidas. Además del caso de los accidentados de Antuco, Ávila ha colaborado recientemente en la búsqueda del joven Andrés Vidal, un deportista que se cayó al río Aysén.

El cuerpo del muchacho, que falleció ahogado, fue encontrado justo en el radio que la psíquica había señalado en el croquis que realizó cuando fue solicitada su ayuda tres semanas antes del fatídico hallazgo. El fiscal, Lorenzo Avilés, se mostró asombrado ante la exactitud de los datos aportados por la misma: “No existe base científica para este tipo de cosas. Sólo puedo decir que un par de semanas antes de encontrar el cuerpo nos dijo que el joven estaba en el río e incluso envió un esquema de una zona muy similar al sector donde finalmente apareció”.

Pocos meses antes, en marzo, Ávila encontró el cuerpo de una pequeña de cinco años en el río Jofré, en Coyhaique (Chile). Gracias a una fotografía de la víctima –procedimiento habitual entre los “detectives psíquicos”– determinó el lugar exacto donde se encontraba el cuerpo sin vida de la niña en tan sólo dos horas, algo que los policías no consiguieron en más de dos semanas. La mujer dibujó un croquis y se lo envió por fax a los agentes, quienes rápidamente encontraron el cadáver.

“No soy una iluminada ni tengo poderes sobrenaturales. Sólo es un don que Dios me entregó”, afirma con humildad la psíquica, quien, como otros paragnostas ya convertidos en clásicos –Gerard Croiset o Greta Alexander– no cobra por sus servicios; su único interés es, como ella misma afirma, ayudar a las personas en todo lo posible. Por desgracia, el escepticismo y la falta de confianza ha llevado a que la tachen de bruja en muchos lugares: “Me parece una falta de respeto, porque mi trabajo es serio”, afirma con resignación.


Las mujeres y su extraordinario poder mental

Aunque es la citada Isabel Ávila la más reconocida psíquica de la actualidad, muchas fueron las mujeres que obtuvieron éxitos parecidos e incluso mayores años antes. Tal fue el caso de Greta Alexander, quien durante los años ochenta del pasado siglo alcanzó un notable reconocimiento.

En aquella época, la llamada “médium de Illinois” colaboró en la friolera de 200 casos anuales. El más célebre fue el hallazgo del cuerpo de Mary Cousett, una joven que fue secuestrada y asesinada. Ante el asombro de los agentes asignados al caso, la médium cerró los ojos y, tras unos minutos de trance, comenzó a hablar y pronunció una serie de impresiones que, en un principio, no parecían tener sentido alguno.

El detective encargado del caso, un tal Fitzgerald, tomó nota de todo lo que Alexander explicaba: el cuerpo de la mujer desaparecida sería encontrado en un terraplén cerca del agua; su cabeza estaría separada del cuerpo y le faltaría un pie o una pierna. Además, la vidente tenía la impresión de que en las proximidades había una escuela. Posteriormente, efectuó un croquis de la zona en la que se debía encontrar, pese a que el lugar había sido registrado sin éxito por la policía en varias ocasiones.

El cuerpo de la muchacha fue encontrado en el lugar exacto que había señalado Alexander. Sus restos estaban esparcidos en un terraplén de la orilla del río. Sus huesos habían sido despedazados por animales salvajes, de tal manera que el cráneo y uno de los pies se hallaban separados del cuerpo, que estaba cerca de una antigua escuela abandonada.

Además, el primer agente en encontrarla, Steve Trew, se había herido tres semanas antes en varios dedos con una prensa taladradora. Todas las impresiones de la médium de Illinois eran exactas… Las capacidades de otra clarividente, Nella Jones, aunque más cuestionadas que las de su colega, tenían poco que envidiar a las de Alexander.

Ponía sus servicios a la caza de asesinos en serie, algo que ya habían hecho otros destacados psíquicos como Peter Hurkos en los años sesenta. En 1975, una serie de horribles crímenes aterrorizaron a los ciudadanos de la ciudad inglesa de Yorkshire. El criminal, conocido como “el destripador de Yorkshire” por la similitud de sus asesinatos con los del archifamoso Jack el destripador, había acabado brutalmente con la vida de trece mujeres.

En el escaso tiempo transcurrido en unos pocos días, asesinó a tres jóvenes, aplastando sus cráneos con un martillo y troceando sus cuerpos. En una serie de predicciones que Jones adelantó a los periodistas –entre octubre de 1979 y enero de 1980–, señaló que el nombre del destripador era Peter, que trabajaba como camionero para una empresa cuyo nombre comenzaba por la letra C, y que vivía en el cuarto piso del número seis de una calle situada en la zona de Bradford, en Yorkshire.

Aunque en 1979 un estudio publicado por el Journal of Police Science and Administration concluyó que los médiums no habían proporcionado información adicional relevante para la resolución de importantes crímenes, cuando el destripador de Yorkshire fue acorralado en 1980 resultó que las pistas aportadas por Nella Jones habían sido correctas: el asesino se llamaba Peter Sutcliffe, trabajaba como camionero para la empresa Clark Transport y vivía en el número seis de la calle Garden Lane, en Bradford.

Sherlock Holmes

Sherlock Holmes, personaje ficticio creado en 1887 por Sir Arthur Conan Doyle, es un "detective asesor" del Londres de finales del siglo XIX, que destaca por su inteligencia y hábil uso de la observación y el razonamiento deductivo para resolver casos difíciles. Es protagonista de una serie de 4 novelas y 56 relatos de ficción, reunidos en lo que se llama Canon holmesiano, publicados en su mayoría por The Strand Magazine.

Sherlock Holmes es el arquetipo de investigador cerebral por excelencia e influyó en gran medida en la ficción detectivesca posterior a su aparición. Aunque podemos considerar a Auguste Dupin, creado por Edgar Allan Poe, como un personaje predecesor muy similar, la genialidad excéntrica de éste no alcanzó la enorme popularidad que Holmes y su autor alcanzaron en vida de éste ("The Strand Magazine" publicaba las aventuras de Holmes a precios muy acsequibles, y muchos "lectores comunales" de diversas industrias leían las obras de Doyle en voz alta como una suerte de "radio" victoriana, práctica ya habitual con la obra de Charles Dickens).

Conocimientos y habilidades

En la primera historia, Estudio en escarlata, se da algo de fondo en Holmes. A principios de 1881, se presenta como un estudiante independiente de química con una variedad de intereses muy curiosa, casi todos los cuales le sirven en la solución de crímenes. En una de las primeras historias, La corbeta Gloria Scott, el padre de un amigo del colegio le felicita por sus habilidades deductivas y el propio Holmes explica que ello fue una de las razones por la que se convirtió en detective.
"- Mr Holmes, but it seems to me that all the detectives of fact and of fancy would be children in your hands. That's your line of life, sir, and you may take the word of a man who has seen something of the world."
- And that recommendation, with the exaggerated estimate of my ability with which he prefaced it, was, if you will believe me, Watson, the very first thing which ever made me feel that a profession might be made out of what had up to that time been the merest hobby. "- Mr Holmes, me parece que todos los detectives de realidad o de ficción no serían más que niños en sus manos. Esa es su línea de trabajo, señor, y puede creer en la palabra de un hombre que ha visto algo de mundo."
- Y esa recomendación, con la exagerada estimación de mis facultades que la precedió, fue, puede creerme, Watson, lo primero que me permitió ver que una profesión podía surgir de lo que hasta entonces yo veía como una mera afición.
Las Memorias de Sherlock Holmes. La corbeta Gloria Scott.

Holmes siempre usó métodos científicos (o supuestamente científicos) y se centra en los métodos de la lógica y los poderes de observación y deducción. Es un personaje excéntrico y siempre sigue siendo objetivo. Él sólo nos revela las cosas poco a poco. En Estudio en Escarlata, Watson se muestra sorprendido del desconocimiento que tiene Holmes de la teoría heliocéntrica demostrada por Nicolás Copérnico en el siglo XVI:
Sin embargo, mi sorpresa alcanzó el punto culminante al descubrir de manera casual que desconocía la teoría de Copérnico y la composición del sistema solar. Me resultó tan extraordinario el que en nuestro siglo XIX hubiese una persona civilizada que ignorase que la Tierra gira alrededor del Sol, que me costó trabajo darlo por bueno.
Estudio en escarlata.

Más aún cuando justo después de ello Holmes le asegura que "ahora que lo sabe, intentará olvidarlo", aludiendo a que cree que el cerebro es limitado en cuanto a la capacidad de información que puede retener, y que por ello "es de mayor importancia que los datos inútiles no desplacen a los útiles". A raíz de esto, el doctor Watson decide evaluar las habilidades de Holmes, calificándolas de este modo:

1. Literatura.— Cero
2. Filosofía.— Cero.
3. Astronomía.— Cero.
4. Política.— Ligeros.
5. Botánica.— Desiguales. Al corriente sobre la belladona, opio y venenos en general (puede distinguir el lugar de cultivo de la planta, día y tiempo de consumo estudiando una colilla de cigarro). Ignora todo lo referente a los cultivos prácticos y jardinería.
6. Geología.— Conocimientos prácticos, pero limitados. Distingue de un golpe de vista las clases de tierras. Después de sus paseos por Londres puede debido a color y consistencia definir de que parte de toda la ciudad es cada una de las manchas de barro en su pantalón.
7. Química.— Conocimientos profundos.
8. Anatomía.— Exactos, pero no sistemáticos.
9. Literatura sensacionalista.— Inmensos. Parece conocer con todo detalle los crímenes perpetrados en el siglo XIX.
10. Música.- Toca bien el violín.
11. Combate.- Experto boxeador y esgrimista de palo y espada.
12. Leyes.- Tiene conocimientos prácticos de la leyes británicas

Bueno eso fue todo :33 ojala que tengan suerte con este post que repito no es mio y recuerden si no me dan puntos ni comentan el Limon los seguira hasta la eternidad jaja sin mas preangulo me despido :33

2 comentarios - Como ser un buen Detective

@PeterRD
Como ser un buen Detective yo seria igual de perspicaz que juan topo