LA FOTO
Hace un par de meses, el primo de mi amigo (una madre soltera) consiguió un nuevo teléfono celular. Despues de un largo día de trabajo, puso su teléfono en el mostrador y comenzó a ver la televisión. Su hijo se acerco a ella y le pregunto si podía jugar con su nuevo teléfono. Ella le dijo que si pero que no llamara a nadie y que no se metiera en sus mensajes de texto.
Alrededor de las 23:20, cuando ella ya estaba cansada, decidió meter a su hijo a la cama para luego ir ella a la cama, fue al cuarto de su hijo para ver que él no estaba ahí, si no que estaba en el cuarto de su madre durmiendo en su cama, con su teléfono en la mano. La madre se acostó al lado del hijo y tomo su teléfono, navegando en su celular se dio cuenta de cambios menores, como un nuevo fondo de pantalla, un nuevo tema, etc. Y se dirigió a la sección de fotos. Ella comenzó a borrar las fotos que había tomado su hijo, pero cuando se encontró la ultima foto…
Cuando ella la vio, no lo podía creer. Era su hijo, durmiendo en su cama, pero era como si la foto fue tomada por alguien más por encima de él. Muestra la mitad izquierda de lo que parece ser la cara de una anciana, o algo así…



Lamida

Esto pasó en una pequeña ciudad de Francia y salió en todos los periódicos locales.

Una niña de 9 años, hija única, de padres de gran influencia, tenía todo lo que hubiese querido y deseado una niña, pero con una soledad incomparable. Sus padres solían salir a fiestas de caridad y reuniones del ámbito político, y la dejaban sola. Todo cambió cuando le compraron un cachorro de raza grande, pasaron los años y la niña y el perro se volvieron inseparables.

Una noche, los padres fueron a despedirse de la niña antes de ir a una cena; el perro ya acostumbrado a dormir con la niña, se ponía debajo de la cama. Los padres se fueron y pronto la niña se sumió en un sueño profundo. En la madrugada, un fuerte ruido la despertó, eran como rasguños leves y luego más fuertes. Ella temerosa, bajó la mano para que el perro la lamiese (era como un código entre ella y el perro) entonces se tranquilizó y durmió otra vez.

Cuando se despertó por la mañana descubrió algo espantoso, en el espejo del tocador había un mensaje con sangre que rezaba "No sólo los perros lamen" y profirió un grito de terror al ver a su perro crucificado en el suelo de su habitación.

Se dice que cuando los padres volvieron estaba totalmente trastornada y solo decía "¿quién me lamió?".

Aun se busca al autor de tal aberración.



Suerte que no encendiste la luz.

Una chica llega a altas horas de la noche a la residencia de estudiantes donde vive, se ha quedado hasta tarde con unas amigas y cuando llega a dormir son más de las tres.

Entra en la habitación tratando de no hacer ruido para no despertar a su compañera de cuarto, tampoco enciende la luz para no molestarla por lo que tiene que avanzar a oscuras empleando solo la luz de tu teléfono móvil para no golpearse con los muebles.

Cuando se mete en la cama empieza a oír unos quejidos ahogados, la chica se queda en silencio para escuchar mejor. El sonido es como pequeños grititos ahogados o quejidos sin fuerza. Se imagina que su compañera se habrá traído a su novio al cuarto y estarán teniendo una noche apasionada, le sorprende que no colgara una prenda de ropa en la puerta como acostumbran a hacer como señal de que tienen “visitas”. Pero está demasiado cansada para levantarse y buscar otro sitio donde dormir. Sin darse cuenta cae en un profundo sueño entre lamentos y quejidos.

A la mañana siguiente se despierta sintiendo una humedad en su cama, aún medio dormida lleva su mano al líquido que empapa la manta y pega un salto tras comprobar que es sangre. Sobre su colcha la cabeza cortada de su amiga con un pañuelo en la boca que le sirvió de mordaza la noche pasada.

La habitación parece un matadero, todo está ensangrentado y en la pared escrito con la sangre de su amiga se podía leer:

“Suerte que no encendiste la luz”

Al llegar el forense dictaminó que la chica llevaba pocas horas muerta, al parecer el asesino la había estado torturando toda la noche a escasos metros de la cama donde descansaba. Los quejidos eran gritos de dolor que quedaban ahogados por la mordaza mientras el psicópata despellejaba y mutilaba viva a la víctima. Sin saberlo la chica había salvado su vida al no encender la luz y sorprender al asesino en mitad del crimen.



Mi peluche.

hac emucho cuando era pequeño me gustaban los peluches y pues era divertido jugar con ellos pero mi preferido era un panda siempre jugaba con el pero un dia me olvide de el,
ya han pasado 6 años desde que no veo a ese panda pero hoy cuando llegue a casa no habia nadie fui al sotano a bajar unas revistas y vi la cabeza de mi padre degollada mi madre estaba abierta a la mitad sentada en la silla del atico sin sus organos abierta ahora estoy en mi cuarto acabo de escuchar un ruido debajo de mi cama era el ahora estoy en el piso escribiendo esto desde mi celular y el esta mirandome fijamente........... Mensaje enviado



Bienvenido a casa.

hace mucho que me fui de viaje cuando llegue a mi pueblo estaba feliz volveria a ver a mi fmailia y amigos mi padre dejo una nota diciendo que me esperaba en casa (solo) no le tome importancia cuando llegue a casa no habia nadie (almenos eso creia!) escuche un sonido del atico fui a ver no era nada pero senti alguien detras y pues.... era mi padre (era)