Atención

el post fue un pedido de @Yayera , hacer el favor de no comentar estupideces.

Desde ya, gracias.


Por que no fui yo?
Por que no pude ser Alice?
Ellas no merecen ser Alice, ninguna, ni si quiera mi hermana.
Padre, aquella noche me llamo, lo vi, estoy segura, vi su figura claramente en el espejo.
Oí su dulce voz, aún la recuerdo... diciéndome que yo debería ser Alice.. SU Alice.
Pero para eso... tengo que pagar un precio. La única forma... es matarlas a todas.
Robarles sus rosas místicas y convertirme en Alice.
Así que espere el momento correcto.
Vi como mis hermanas vivían alegremente mientras yo escondía aquel secreto.
Espere como mucho un mes...
Aquel mes cada día me ponía mas nerviosa. Estaba empezando a perder mi serenidad tan característica.
Mi padre me llamaba cada noche... Oía su voz... diciéndome que las matase a todas. Debía hacerlo si quería ser Alice. Lo haría. De la peor forma posible.
Mis ojos cada vez se ponían peor a pesar de ser una muñeca, lentamente pierden su brillo.
Mi padre, el me quiere a mi, por eso las tengo que matar.
Mi locura incrementaba hasta tal punto de casi reaccionar bruscamente.
Un día ellos notaron mi ''presencia'' que hacia que el aire se pudriera.
Así que decidieron hacer algo por mi, pidieron un lugar al que llevarme.
Dije que podrían llevarme a la biblioteca, ya que tal vez un libro podría tranquilizarme un tiempo.
Fuimos, de camino me compraron también caramelos y otras cosas.
Cuando llegamos a la biblioteca me dejaron ver que libro me gustaría llevar.
Me metí en la sección de historia y recordé una frase mortal de mi padre cuando me habló.
Mátalos, de la forma mas despiadada y sanguinaria posible...
Fue entonces cuando mi mano se alzo automáticamente hacia un libro.
La historia de Vlad Tepes: El Empalador.
Por que ese libro?
Pues, por que ese libro tenia la historia de una de las personas que cometió las peores torturas y muertes.
Ellos me preguntaron por que quise este libro yo.
Les puse la peor excusa posible, aunque conveniente.
Este fue el hombre en el que se había basado Dracula, la cual fue la película que el anterior día habíamos visto.
Increíblemente, me creyeron y me lo dejaron llevar.
Pero lo leía a solas, pasando horas leyéndolo.
Leí por horas como Vlad torturaba a sus victimas.
En ese momento... Fue cuando supe a lo que se refería mi padre... lo haría, con las peores muertes.
Estuve aguardando varios días mas.
Planee todo, ''estudie'' lo que hacían todos los días, a que hora del día.
Entonces, aquella noche fue mi primera victima.
La pobre, inocente y delicada Hinaichigo.
Una victima que no merecía mucho la pena utilizar tanta fuerza.
"Juguemos a algo, Hina"
Fue lo último que le dije.
Simplemente agarre lo mas afilado que tuve al alcance y le corte a la mitad los ojos.
Creepypasta ''Una locura por rozen''
No paro de gritar hasta que le corte la garganta, y con eso, finalmente murió.
Tome su rosa mística, la cual estaba llena de sangre.
Aquella noche dormí tranquila. y mi padre me dijo que estaba un paso mas cerca de convertirme en su Alice. Amaba oír su voz, y mas cuando me felicitaba.
Pero... ¿Por que me siento mal con Hinaichigo? Tal vez debí haberle dado una muerte mas rápida.
Nadie supo por que desapareció repentinamente.
Al día siguiente todos sospecharon que fue Kirakishou.
Yo miraba nerviosa a todos, algo no muy común en mi.
Esa noche hice mi segundo cometido.
La molesta Kanaria.
No fue muy difícil, agarre un cuchillo antes y simplemente le corte la lengua al principio.
Luego le corte los dedos y le saque un brazo.
Para finalizarlo simplemente, le di un certero corte en la cabeza que termino rápidamente con su vida.
Así consiguiendo la segunda rosa mística.
Adiós, Canario. Eres libre de volar. Ya no tienes un peso que te ate a este mundo... Pero es como si tu peso se sumara a mi, haciéndome mas difícil el cargar con mi propia existencia.
Luego todos se quedaron asustados cuando se enteraron de estos sucesos.
Aquella noche no tuve opción, ella sería la siguiente. Kirakishou era mi objetivo esta vez.
Fue mas fácil de lo que creí.
Cuando la tuve atrapada, oí la voz de Padre... me dijo que la torturara, ella no fue creada por el y merece el peor destino.
Vi muchas torturas en ese libro e intente probarlas.
Primero le levante las uñas de los pies y manos con metal caliente.
Luego le saque la lengua y se la queme con aceite caliente.
Por ultimo le abrí el estomago con un cuchillo casi derretido por el calor.
La tercera rosa mística. El fin de la Rosa blanca, la rosa mas pura.
Ahora solo quedan Shinku, Suigintou y Suiseiseki.
Ahora es turno de ir a por Suigintou.
Fui tras ella pero parece que se había dado cuenta de que era yo todo este tiempo.
Dijo que siempre fue obvio que era yo.
Pero que se rehusaba a no ser Alice.
Peleamos pero yo quede venciendo debido a todas las rosas místicas.
Me dijo que mi hermana estaría orgullosa de mi, que merezco esto al haberla matado a sangre fría.
Procedió y me dio su rosa mística, nada de sangre.
Pero mi padre dijo lo contrario.
Lleve su cuerpo y lo incinere, a pesar de no estar consciente, pude escuchar sus gritos.

Así conseguí la cuarta rosa mística. El Ángel negro descansa en paz ahora... Pero yo llevo el peso de sus aflicciones.

Debía... Debía acabar con ella cuanto antes.
Inconscientemente había estado dejándola para el final todo este tiempo.
Si la dejaba hasta el final, tal vez no sería capaz de hacerlo...
No, definitivamente no sería capaz.
Por alguna razón, sentía un gran peso en mi.
Fuimos a su campo-N, solíamos ir ahí para estar a solas juntas, pero hacía mucho que no lo visitaba.
Me aseguré de que dejara su regadera en el suelo, de forma que quedara inofensiva.
Nos sentamos bajo el árbol de siempre, parecía preocupada por los asesinatos, pero era nuestro tiempo juntas, ella no solía gastarlo hablando de cosas así.
Fue mucho silencio.
Ella sabía que algo andaba mal conmigo.
Aún así, ella estaba recostada junto a mi, y me dejaba apoyarme en su hombro.
Siempre fuiste una buena hermana mayor.
Pasó un rato muy largo... tal vez un par de horas.
Intentó levantarse, ya quería irse, parecía nerviosa, mi plan era asesinarla mientras dormía... De esa forma no sentiría tanto dolor.
"Déjame quedarme un ratito mas... " Le dije sosteniendo su brazo, quería estar junto a ella hasta que se durmiera.
Simplemente accedió.
Poco a poco el sueño comenzó a ganarle.
Al igual que a mi la angustia y la locura.
Cuando estuvo dormida, me levanté lentamente y tomé mis tijeras.
De esa forma sería mas especial.
Tomé su muñeca y la sostuve junto a su cabeza contra el árbol.
Iba a ser una puñalada limpia, directo en el pecho.
Pero abrió sus ojos... y me miró.
Era como mirarme en un espejo... Vi algunas lágrimas resbalar por su rostro, estaba llorando en silencio.
De la misma forma que comencé a llorar.
Intentó sonreírme y me dijo "No lo hagas" de forma casi inaudible.
Quise decir "Lo siento", pero el nudo en mi garganta me lo impidió.
Pero ella notó esa disculpa en mis ojos, no eran necesarias las palabras.
Tuve que apuñalarla varias veces, puesto que comenzó a forcejear al darse cuenta de que lo haría.
Aún ya estando muerta... La seguí apuñalando.
Su sangre estaba por todos lados... En mi ropa... En mis manos... En mis tijeras... En mi rostro...
Era como si quisiera asesinar la angustia, hasta que me rendí.
Me levante de sobre ella, su torso era casi irreconocible, estaba deshecho.

Otra Rosa Mística... Y lágrimas que no paraban de salir de mis ojos.

Por ultimo quedo Shinku.
Ella me miro, triste, me pregunto por que lo hice.
Yo le respondí que nuestro Padre así lo quiso.
Entonces ella... cerro los ojos... y simplemente procedió a degollarse, muriendo.
Luego proseguí a destruir los espíritus artificiales que me acompañaron, incluyendo el mio.
Cuando llegue con mi padre puse una sonrisa al finalmente verlo.
Pero...
El me miro tristemente, me dijo que Alice debe ser alguien pura, de alma y de mente.
Yo estaba loca.
Me dio la espalda y mire hacia el suelo.
Entonces esa sonrisa no se borro...sino que siguió.
Lo siguiente que hice fue degollarlo.
La locura ya era incontrolable, ella me controlaba a mi.
Había perdido todo lo que amaba.
Y fue ahí cuando entendí que lo que me yo quería en ese momento no era estar junto a mi padre.
Sino asesinar personas, de la peor forma posible.
Era lo único que me llenaba.
Que quitaba mi angustia por momentos.
Al final, todo esto ocurrió por una locura que me causo Padre... Rozen.


Hey, te haz fijado tras de ti no?
Si, soy la pequeña muñeca con ese cuchillo...Buenas noches.
Maiden