El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

CreepyPastas de Pokémon Parte 1

Hola les dejo Creepypastas de Pokémon que encontre en internet, aunque es probable que ya hallan leido algunos de los creepypastas que les dejare acontinuación, espero que disfruten igualmente el post

Hell Bell

Luego de que la cuarta generación de Pokémon lo decepcionara muchísimo, mi hermano me ragaló todas sus cosas de pokémon, molesto.Recibí cientos de cartas para añadir a mi colección, el Blastoise de peluche que ganó en King's Island hace nueve años y el juego de Pokémon Diamante que le hizo perder completamente su amor por el juego y todo lo asociado a ello.Ese capítulo de su vida se cerró tristemente mientras que la mía obtuvo algo para continuar.
Admitiré que los juegos para la DS me decepcionaron también, había algo en ellos que hizo que la magia de los juegos se desvaneciera un poco.Como un persona que creció con los originales, la cuarta generación simplemente no era para ''mi'' Pokémon.Aun así, no iba a darle la espalda a algo que me acompañó durante mi niñez simplemente porque el juego me decepcionó un poco.
De hecho, quería Diamante.Dialga era muchas veces mejor que Palkia, y de verdad disfruté el hecho de que finalmente iba a capturarlo en lugar de hackear para obtenerlo o cambiarlo.
Antes de que continúe, debo decirles que esto no involucra a Dialga en lo absoluto.Simplemente me gusta y originalmente quería la versión Diamante, pero me tuve que quedar con Perla porque mi hermano lo pidió primero.
Esto comienza con un Pokémon Legendario, aunque tengo la certeza de que si hubiese usado cualquier otro el resultado habría sido el mismo.Comencé con una partida guardada,sólo para ver todo lo que tenía.La información decía que tenía a todos los Pokémon en su Dex, incluso los que aún no salían a través de eventos wireless, lo que me recordó que él adoraba usar códigos Action Replay para mejorar su experiencia al jugar; fue probablemente lo único que lo hizo quedarse con el juego por todo ese tiempo...pero incluso usar cheats llega a aburrir con el tiempo.
Luego de iniciar su juego, vi su equipo: tenía seis Rayquazas Shiny de nivel 100.Como todos los pokémon que tenía, los capturó usando el tardado código ''Encuentrar a cualquier Pokémon'', donde tenías que tirar Heart Scales para para indicar que Pokémon querías capturar a nivel 100.Si bien los Pokémon con este código eran igual de débiles que uno al que se le haya dado un gran número de Rare Candies, aún recuerdo cómo perdía frecuentemente contra estos.
Yo usé este código cuando jugué Perla por primera vez, e intercambié los Pokémon a través de internet para incrementar mis posibilidades de ganar la lotería del juego.Si bien él no necesitaba ningún Pokémon para completar su Pokédex, intercambiar siempre era un experiencia divertida sólo para ver de dónde venían.
Así que fui al Global Trading Center de Jubilife City para ver qué podían darme por uno de los Rayquazas.Sabía que los podía cambiar por cualquier cosa, pero en secreto guardaba rencor contras esos seis por masacrarme tantas veces.
Ya en la red de intercambio, ofrecí uno por un Bronzong que elegí al azar de la primera lista. Elegí que el nivel fuera 100, para que el trato fuese más o menos justo. Luego de eso, apagué la consola por un rato.
Volví después de unas horas para ver si alguien me aceptó el intercambio. Me emocioné de inmediato cuando comenzó la secuencia de intercambio. Sé que era un simple Bronzong, pero aun así, me gustaba mucho el proceso. Podrían haberme mandado un Magikarp y me habría excitado por eso.
Recibí un Bronzong shiny llamado “Hell Bell”. Me sorprendí de que me dieran un shiny a cambio, nunca recibí un shiny al intercambiar en Pearl… pero el nombre me molestaba un poco. Siendo una persona ligeramente religiosa, no me siento cómoda hablando de algo relacionado con el Infierno o algo por el estilo… incluso el escribir esto me hace sentir como si pudiese provocar un evento similar de nuevo. Sólo espero que esto funcione como una experiencia de enseñanza para ustedes y no como algo más para mí.
Luego de salir, revisé sus stats; todo estaba en 666, su viejo entrenador era llamado “Beelze” (algo que, de nuevo, tocó una fibra sensible en mí) y fue capturado en la Lost Tower, pero estaba dentro de una Cherish Ball.
Claramente era hackeado, pero fue lo que obtuve por ofrecer un hack.
Los stats y la información del pokémon me asustaron un poco, pero supuse que no me daría problema. Igual, si no me gustaba, siempre podía ofrecerlo a cambio de algo nuevo… era aquí donde aceptaría a un Magikarp gustoso. Pero cada vez que intentaba ponerlo en el GTS, el juego me notificaba que “ese pokémon no podía ser ofrecido para intercambio”.
Esto me pasó varias veces antes cuando intentaba cambiar legendarios hackeados. Aun así, quería deshacerme de él, por lo que la única otra opción era liberarlo. Antes de ir a la PC, revisé el ítem que tenía adherido. El dueño le había dado un correo, que siempre eran divertidos; aunque las elecciones de lo que puedes decir son extremadamente limitadas y las cartas siempre son cursis.
Elegí a Hell Bell y revisé el correo, y no parecía haber sido elaborado de forma normal; de hecho, parecía como si lo hubiesen hecho letra por letra como se hacía en Gold y Silver. El mensaje sólo tenía tres palabras:
“Llévame de regreso”.
No estaba segura de lo que significaba. Ciertamente no podía ofrecerlo para intercambio, y aunque pudiera, no había forma de asegurarme de que Hell Bell regresaría con Beelze, así que borré el mensaje y fui a la PC para liberarlo.
Elegí la opción de “depositar pokémon” y seleccioné a Hell Bell para liberarlo, pero cada vez que el sprite se encogía, de inmediato volvía con un mensaje, diciendo algo así como “¡Hell Bell no quiere abandonarte!”.
De nuevo, esto me ocurrió antes cuando estaba limpiando una caja de la PC y decidí liberar un Shinx que había capturado al inicio del juego. Pensé que era algo tierno y convertí al Shinx (ahora un Luxray) en un miembro permanente de mi equipo… pero esto era simplemente molesto.
Cuando revisé a Hell Bell de nuevo, tenía otro correo, cosa que no tenía sentido pues se lo quité la primera vez. Lo abrí y leí un mensaje, algo más largo:
“No puedo ir por mi cuenta. Llévame de regreso”.
De nuevo, le quité el ítem y traté de liberarlo, sin éxito. Cuando quise depositarlo, el juego me decía que removiera el correo del pokémon primero… Tras revisarlo de nuevo, Hell Bell tenía otro correo en su posesión.
“Lost Tower”.
Finalmente se estaba volviendo más específico, algo que se me hizo relajarme; al fin sabía a dónde quería ir. Tal vez abandonaría mi equipo si lo llevaba ahí. Me atraía la idea de saber por qué este pokémon estaba haciendo que mi juego actuase tan raro. Definitivamente estaba hackeado, y sé que un hack decente no afecta el juego, pero que uno malo puede hacerlo colapsar.
Ansioso por deshacerme de él, dejé el edificio del GTS. Estaba muy impaciente como para tomar a un pokémon volador del PC, así que sólo le enseñé a uno de los Rayquazas el movimiento “Fly” y elegí usarlo. Pero cuando elegí Solaceon Town en el mapa, el juego me informó que no podía volar ahí. Sabía que mi hermano había visitado la ciudad antes, y no sabía por qué no podía ir, pero no me tomé el tiempo para pensar en ello y volé hacia Hearthome.
De ahí viajé por la ruta 209 hasta Lost Tower y esperanzado con poder deshacerme de este extraño pokémon. De inmediato me di cuenta de la falta de gente en la ruta. De hecho, no recuerdo contra quiénes podía enfrentarme ahí, pero sé que al menos había unos cuantos NPCs… el área estaba completamente sola.
Bueno, no completamente. Sí había una persona moviéndose de atrás hacia adelante: el sprite de un anciano de cabello blanco.
Intrigado, le hablé, y fue ahí donde las cosas comenzaron a ponerse algo raras para mí. No decía algo que tuviese sentido, simplemente repetía la misma cosa una y otra vez por un tiempo molestamente largo, así como cuando hablas con cierto ciclista en Ruby, Sapphire y Emerald.
“SUENA LA CAMPANA SUENA LA CAMPANA SUENA LA CAMPANA SUENA LA CAMPANA SUENA LA CAMPANA SUENA LA CAMPANA SUENA LA CAMPANA SUENA LA CAMPANA SUENA LA CAMPANA SUENA LA CAMPANA SUENA LA CAMPANA SUENA LA CAMPANA SUENA LA CAMPANA SUENA LA CAMPANA SUENA LA CAMPANA SUENA LA CAMPANA SUENA LA CAMPANA SUENA LA CAMPANA SUENA LA CAMPANA SUENA LA CAMPANA SUENA LA CAMPANA SUENA LA CAMPANA SUENA LA CAMPANA”
Esto no significaba nada para mí, por lo que no me molesté en hablarle de nuevo. Sólo seguí moviéndome hacia la torre.
Una vez dentro intenté subir las escaleras, pero algo me lo impedía. Pensé que todos los pokémon hackeados al fin habían logrado joder mi juego, pero ése no fue el caso. Luego de un momento de silencio, el sonido de una gruesa campana de bronce comenzó a reproducirse lentamente (si tienes curiosidad de como se oye, inicia tu Heart Gold/Soul Silver; ésa campana es el sonido). Luego de cuatro tañidos, la tumba en el centro de la habitación se quebró y se destrozó como si hubiesen usado Rock Smash en ella. Bajo la tumba estaba un agujero, y ya que no podía ir por las escaleras hacia arriba, caminé hacia él y caí.
Al aterrizar me encontraba en una plataforma similar a la que está en la Sala del Origen, donde encuentras a Arceus (no hagan como si no supiesen de qué hablo, todos hemos hackeado ese evento), sólo que era más oscura. Mientras que la plataforma transparente era blanca y brillaba en el caso de Arceus, ésta era más de un color rojo oscuro. Se veía maligna, totalmente diferente a la vibra “sagrada” que recibes de la Sala del Origen. Viniendo desde la plataforma había un tramo de escaleras anchas que parecían más bien hechas de mármol negro en lugar de blanco.
No podía volar, usar excavadores y no traía Escape Ropes, así que tomé las escaleras y la campana (que ahora asumo que era Hell Bell, pues Bronzong es, en efecto, algún tipo de campana) continuaba sonando lentamente.
Me sentía muy mal, pero continúe subiendo las escaleras. A medida que subía se empezó a ver como con niebla y más oscuro. Cuando alcancé el fondo, me encontré con un camino estrecho rodeado por largas fosas de lava a los lados, como la cueva donde encuentras a Groudon en la tercera generación.
El camino continuó en línea recta por cuarenta pasos antes de ir a la derecha por otros cuarenta y finalmente ir hacia arriba. El camino final era largo; aún había lava burbujeante a los lados, y con cada paso que daba, la campana comenzaba a sonar más rápido.
Finalmente terminé el camino, llegando a una plataforma pequeña, y la campana dejó de sonar. Me pregunté qué sucedería ahí, pues no había nada más que hacer, ninguna forma de liberar a Hell Bell o de salir. Recibí mi respuesta en la forma de una voz sin cuerpo. Una caja de diálogo apareció, y decía:
“Oh, ¿me has regresado a Hell Bell? De verdad lo aprecio”.
Entonces surgió frente a mí el sprite de un Caballero, y el sprite de Hell Bell salió, parándose en el espacio entre nosotros, viéndolo. El juego me informó que le había dado a Hell Bell.
Luego, algo salió en la pantalla táctil, como la parte de la Trainer Card en donde puedes poner tu firma.
“¿Te importaría decirme tu nombre para que pueda agradecerte más apropiadamente?”.
Ahora, eso me confundió… bueno, todo lo que estaba pasando me confundía, pero eso de verdad me sacó de onda. El juego debería saber el nombre programado desde un inicio para el personaje. De hecho, no podría reconocer escritura a mano. Pero escribí el nombre del personaje de mi hermano, que era “Dust”. Acababa de hacer la d>/em> cuando la voz me detuvo:
“No, no. Tu nombre real, por favor. No puedo agradecerte con un nombre falso, tú sabes”.
Mi corazón se detuvo por un segundo y se hundió en mi estómago antes de volver violentamente a mi pecho. ¿Cómo demonios sabía el juego que no estaba firmando mi nombre real?
“Tu nombre real, por favor”.
De nuevo, comencé a escribir. Nombre y apellido en el espacio que me dieron. Cuando finalicé, la pantalla desapareció y el hombre habló de nuevo:
“Gracias señorita. Estará feliz de saber que ahora me pertenece”.
La campana sonó dos veces más mientras mi sprite, en el momento masculino, se volteó y cambió a un sprite femenino… de cabello castaño, vestido totalmente de negro, justo como estaba yo en ese momento.
Hell Bell se movió hacia delante poniéndose sobre mi sprite y una caja de diálogo apareció:
“Hell Bell usó APRISIONAMIENTO”.
Luego de eso… la batería de mi DS murió. Estaba sumamente confundida. Lo admito, al principio simplemente me parecía un evento retorcido, causa de un secreto del juego desbloqueado por un pokémon, pero ahora…
No duermo, la comida parece hacerse ceniza en mi boca, el agua no apaga mi sed y la gente y los animales actúan como si la sombra de la muerte pasara sobre ellos cuando estoy cerca… Ya no soy yo. Le pertenezco a ese hombre… y a Hell Bell.
No sé qué pasó con ese pokémon, pero si lo recibí, seguramente alguien más lo hará… Tengan cuidado al usar el sistema de intercambio, por favor. Y si reciben a Hell Bell, no duden en resetear. Tu pokémon de evento no cuesta lo mismo que tu alma…
CreepyPastas de Pokémon Parte 1

La Maldición del Rey Unknown

Esto me sucedió la Navidad pasada:
Serían alrededor de las once de la noche; mis padres no estaban en casa y no volverían hasta el siguiente día, pues estaban de fiesta en casa de mis abuelos. En circunstancias normales habría ido, pero me encontraba enfermo.
Así que allí estaba yo, solo en casa con 38° y medio de temperatura, viendo televisión, cuando de repente el timbre suena. Fui a ver quién era; no esperaba ninguna visita y me constaba que mis padres no podían ser, pues el pueblo de mis abuelos está a hora y media de donde yo vivo, y me habían llamado para avisarme que ya habían llegado hacía tan sólo un cuarto de hora. Vi por la mirilla para ver quién era, pero no había nadie. Supuse que sería un bromista borracho, algo nada raro en Nochebuena… Abrí la puerta para gritarle, pero cuando salí me encontré con un paquete en el rellano. ¡Vaya!, parecía que Papá Noel se había adelantado este año. No sé quién habría sido, pero en aquel momento me pareció una persona bastante generosa.
Metí el paquete en mi casa y lo abrí. Dentro de él había un sobre en el que aparecía escrito: «Quédatelo, ya no lo quiero», y una copia de Pokémon Plata. Eso me pareció genial, pues tenía muy buenos recuerdos de aquel juego, y al mío se le había agotado la batería interna. Cogí mi viejo Gameboy Advance SP y comenzó mi viciada. Pero antes abrí el sobre para ver lo que había dentro. Había una nota con instrucciones a seguir. Aún el día de hoy la conservo junto con el juego, y dice así: «Hola, si estás leyendo esto es porque tienes mi juego, y ya que te lo he regalado, te pido por favor que lo continúes hasta el punto que te menciono en esta carta; luego puedes jugarlo libremente».
«Bueno, ya que me lo has regalado», pensé, «¿qué de menos puedo hacer por ti?». Seguí leyendo:
«1º No empieces una nueva partida, continúa la mía. Tengo capturados a los tres perros legendarios, y le he entregado la GSBALL a César, así que en cuanto vayas a hablar con él podrás capturar a Celebi. Tengo capturados 248 pokémon; aparte de Celebi, me faltan Lugia y Ho-oh, por favor captúralos y completa la Pokédex».
¡Joder! ¡Qué suerte! Me lo había servido en bandeja de plata. Lo cierto es que me hacía ilusión completar la Pokédex, así que me puse a ello. Continué el juego que ya había empezado su antiguo dueño y lo primero que hice fue revisar sus datos. El nombre del entrenador era SUSEJ —os contaré luego lo que significa, si no os habéis dado cuenta ya por vosotros mismos—. Mi equipo constaba de Houndoom, Lapras y Slowbro, a los niveles 66, 32 y 63, respectivamente, y un Sandshrew, un Abra y un Pidgey a niveles muy bajos, que seguramente los tenía para usar los MO. Tenía 16 medallas y el límite de dinero. Tiempo de juego 229:50, o por ahí, y el Pokégear marcaba poco más de las 11:50 p.m. del sábado, la misma hora y día de la semana que en las que estaba jugando. Luego de conocer mis datos, empecé a jugar. Primero capturé a Celebi, ya que nada más al empezar me encontraba en Pueblo Azalea, y era lo que me quedaba más cerca. Pensaba que sólo se podía capturar en la versión Cristal, pero bueno, hice todo el proceso: fui a hablar con César, recibí la GSBALL, luego fui al encinar, la deposité en el monumento al guardián del bosque y comenzó la batalla con Celebi. Me hizo mucha ilusión capturarlo, ya que sin un evento especial no se podía conseguir. Lo capturé después de un rato cuando me cansé de tirarle pokébolas normales y le lancé una Bola maestra —de tres que tenía—, y apareció el mensaje diciendo que había sido transferido al PC de Bill, a la caja de «Pandora». Supuse que sería una broma. Para quien no lo sepa, la caja de Pandora es un mito, creo que griego, que relata que, de ser abierta la caja, saldrían de ella demonios y cosas así, y la raza humana estaría condenada. Sin darle demasiada importancia, ya que el nombre de las cajas se podía cambiar, continué y capturé a los otros dos legendarios que me quedaban. Fue fácil, como ya dije antes, tenía las Bolas maestras necesarias. Una vez capturados todos los legendarios, y con ello completada la Pokédex, retomé las instrucciones que me dejó el antiguo dueño:
«2º Ahora que has capturado a todos los legendarios, crea el siguiente equipo: Mew, Celebi, Ho-oh, Lugia, Suicune y Moltres. Espera a que el Pokégear marque las 3 a.m. para realizar el siguiente paso».
Entonces era la una de la mañana en el juego, y como marcaba la misma hora que era en realidad, tuve que mantenerme despierto hasta las tres. No me importó, la pasaba bien jugando aquel juego. Fui a hablar con Oak, a ver qué me decía por la Pokédex, fui a Ciudad Azulona a reclamar el diploma que certificaba que había completado la Pokédex, derroté a Rojo, y eché un vistazo a las demás cajas. ¡El tipo había capturado incluso los cuatro MissingNo.!
Seguí haciendo tonterías así hasta que me percaté de que ya eran las 2:45 a.m. Entonces leí el siguiente paso:
«3º Cuando sean las 3 a.m., ve a las Ruinas Alfa, entra en la cámara principal y ve hasta la última estatua que hay siguiendo el pasillo hacia abajo. Enfrente de ella pon la Radio Unown, y habla con ella».
Así lo hice, cogí el Magnetotren y desde Ciudad Trigal fui andando hacia mi destino, pues tenía tiempo de sobra. Cuando por fin llegué eran las 2:58, así que estuve dos minutos esperando enfrente de la estatua, ya con la Radio Unown puesta. Ese ruido me ponía bastante nervioso.
Apenas el Pokégear marcó las 3 a.m., hablé con la estatua. Emitió el ruido de un pokémon, pero no me sonaba a ninguno que conociese, y empezaron a salir cuadros de texto: «Mew ya no está», seguido del grito de Mew. «Celebi ya no está», y su grito, y así sucesivamente hasta que nombraron a todos los pokémon de mi equipo. Al final salió otro cuadro de texto: «El sacrificio de tu Equipo ha permitido la liberación de El Rey Unown».
Luego de que cerré el cuadro de texto la pantalla se volvió negra por unos dos segundos, y después apareció la página del Rey Unown en la Pokédex, que decía algo así: «Esta feroz bestia puede dormir durante siglos, y cuando despierta mata lo que sea para alimentarse». No tenía ningún número, y su grito era el que había sonado antes. Era azul oscuro como los Unown, pero su forma sólo se parecía a ellos en la cabeza, en la que tenía tres cuernos, como si de una corona se tratase, y un solo ojo. A diferencia de los Unown, tenía cuerpo, patas y unos brazos que terminaban en pinzas, manchadas de rojo, imagino que simulando sangre.
paranormal
Cuando cerré la Pokédex, aparecí de nuevo en donde había encontrado al Rey Unown, y otro mensaje apareció, diciendo, «Has liberado a la Bestia». Cuando lo cerré miré mi equipo, pero ahora no tenía ningún pokémon. El juego empezó a ponerme nervioso. Salí de la cámara y me dirigí a Ciudad Violeta a recoger algún pokémon del PC. Durante el trayecto hacia dicha ciudad noté que había algo extraño —además de que la música de la Radió Unown seguía sonando allá o donde fuera—, pero sólo lo confirmé en cuanto entré en el centro Pokémon: ¡no había ninguna persona! ¡Los sprites habían desaparecido! Cuando miré dentro del PC me encontré con que de las 20 cajas prácticamente llenas, ahora sólo había dos pokémon en la caja de Pandora. Un Staryu a nivel 20 y el Sandshrew de antes. No sabía qué estaba pasando, así que anduve deambulando por todo Johto. No había ningún sprite en ninguna ciudad, ni ruta, ni siquiera en las casas.
Recordé la nota.
«4º Espera la llamada».
¿La llamada? ¿De quién? No sabía quién me tenía que llamar, así que abrí el Pokégear, y miré los números; sólo estaban Elm y mi madre. Llamé a Elm, pero apareció un mensaje que decía: «Parece que no contesta…», y cuando llamé a mi madre me salió el texto de siempre.
Ya eran las 3:30 y nadie me había llamado aún. Había recorrido casi todo Johto y no había ni una persona; en la hierba tampoco salían pokémon.
Por fin llegó la llamada. Era de mi madre, decía, «Hijo, por favor ven a casa rápid…», sonó el grito del Rey Unown y se cortó.
Entre la fiebre y el sueño yo ya empezaba a sentirme mal, pero quería saber qué pasaba, y ahora sabía a donde ir. En mi casa no había nadie, pero en la parte de arriba parecía que había una nota en la pared, que leí. Decía: «5º y último: Ve a ver a Oak».
Antes de ir miré en las casas de Pueblo Primavera, pero como ya me temía, no había nadie. Ni un sprite en todo Johto. No obstante, antes de ir a ver a Oak, di una vuelta por Kanto para ver si había alguien. Sólo parecía estar Mr. Fuji en Pueblo Lavanda. Hablé con él, y me dijo: «Últimamente estoy muy atareado»…
No me entretuve más y enseguida me fui a Pueblo Paleta. Allí tampoco había nadie, ni en la casa de Rojo, ni en la de Azul. Entré en el laboratorio de Oak. Como era de esperarse, ni un sprite de persona; pero donde normalmente se encuentra el profesor Oak, estaba el sprite de un Unown. Supuse lo que tenía que hacer, así que me paré enfrente de él y pulsé la A. Sonó el gritó del Rey Unown y comenzó la batalla contra él.
pokémon
Era de nivel 100, y por si fuera poco estaba equipado con Restos. Acabó con mis pokémon en poco tiempo, pero en cuanto se debilitó el último de mis pokémon, la batalla la continuó el entrenador. Estaba en nivel 10, ya sabía que no iba a poder hacer nada contra aquel bicho. Pensé en apagar la consola, pero luego lo reconsideré, me dije que si no veía cómo acababa me quedaría con la intriga, porque no volvería a ocurrirme esto. Total, era un juego, ¿qué me podía pasar?
Mi entrenador sólo conocía «Combate», pero no llegó a usarlo porque el Rey Unown atacó primero. Usó mordisco, y mi entrenador se debilitó. Salió un mensaje diciendo SUSEJ ha muerto. La pantalla se puso negra unos segundos, y después apareció el sprite de un hombre vestido de negro, similar a como lo hace el Profesor Oak al principio del juego. Me dijo lo siguiente: «¡SUSEJ, acabas de liberar a la Bestia y condenado a la raza humana! No podría haberlo hecho sin ti». Después la pantalla se puso en negro, y tras un minuto, empezó la intro normal del juego, con Lugia volando en el cielo azul. No estaba guardada la partida anterior, sólo podía empezar una nueva. Ya eran las 4:30 de la madrugada, así que apagué la consola y traté de dormir, puesto que estaba enfermo y cansado. Esa noche soñé que era el Rey Unown e iba vagando por el mundo, en busca de mi próxima víctima.
No sé si esto se trató de una broma mórbida, o realmente tuvo un origen «sobrenatural», lo que sí sé es que estuve un mes sin parar de pensar en ello y que cada vez que lo recuerdo se me ponen los pelos de punta. De ser una broma (que espero que eso sea) creo que se trató de la broma de un satánico o algo así: las tres de la mañana es la hora de Lucifer, SUSEJ es Jesús al revés, sin mencionar la «liberación de la Bestia». De una cosa estoy seguro, haber jugado a ese juego me ha dejado marcado de por vida.

La Maldición de Pueblo Lavanda

recopilación
Corría el año de 1996. La compañía Game Freak acababa de sacar al mercado ni más ni menos que la primera edición de Pokémon Rojo y Verde. Por lo visto, informes policiales indican que, durante los meses de verano de ese mismo año, se dieron la friolera de 104 casos de suicidio en niños de 7 a 12 años (franja de edad objetivo de ventas del juego).
En todos los casos se investigó el porqué de su conducta. Los padres alegaban que sus hijos estaban enganchados al juego. Se analizaron varios de esos cartuchos y en todos la memoria interna del juego situaba el último estado del jugador en Pueblo Lavanda.
Los síntomas que sufrían los niños previamente al suicidio parecían ser inducidos por la música que se reproducía al entrar en Pueblo Lavanda. Al parecer, la melodía poseía unos picos de intensidad tonal que sólo los niños pre-púberes podían escuchar. La combinación de sonidos estridentes y agobiantes producía en los jugadores fuertes dolores de cabeza, e incluso migrañas acompañadas de insomnio. El siguiente estado que se padecía era irritabilidad, adicción al juego y, en muchos casos, sangrado de nariz. Finalmente, los afectados sufrían náuseas, vómitos y una depresión muy fuerte (algo impropio en niños de esa edad).
Era esa pérdida de apego a la vida y el malestar físico lo que llevó a muchos niños al suicidio. Se informó a Game Freak de los supuestos efectos producidos por esa música y corrigieron la melodía en las siguientes versiones del juego, incluidas las versiones Rojo y Azul para Europa y Estados Unidos que todos conocemos. Nuestra melodía es muy parecida, al parecer sólo carece de un supuesto “murmullo” que causaba melodías bitonales en la canción original, así como los tonos que nosotros ya no podemos escuchar debido a la edad.

Pokémon Negro

creepypastas
Soy lo que se podría llamar un coleccionista de versiones alternativas de juegos de Pokémon; Pokémon Diamante y Jade, Chaos Black… es increíble la frecuencia con la cual puedes encontrarlas en casas de empeño, mercados de pulgas y semejantes.
Estos videojuegos son generalmente divertidos. Incluso si son injugables (que a menudo lo son), la mala traducción y su pobre calidad hace accidentalmente de ellos algo gracioso.
He sido capaz de encontrar la mayoría de los que había jugado en línea, pero hay uno del que no había visto ninguna mención. Lo compré en un mercado de pulgas hace aproximadamente cinco años.
El juego comenzaba con la familiar escena de Nidorino y Gengar de Pokémon Azul y Rojo; sin embargo, la pantalla de inicio había sido alterada. Rojo aparecía ahí, pero no aparecía ningún pokémon a su lado, y además decía “Versión Negra” bajo el logo de “Pokémon”.
Al hacer una nueva partida el juego empezaba con el discurso del Profesor Oak, haciendo evidente que era una variación de Pokémon Azul y Rojo. Después de haber entrado en la hierba y ser conducido al laboratorio, tenía en adición a Bulbasaur, Charmander y Squirtle otro pokémon para escoger: “Fantasma”.
Este pokémon era de nivel 1 y tenía el sprite de los pokémon fantasma que encuentras en la Torre Pokémon antes de obtener el Scope Silph, y sólo tenía un ataque, “Maldición” (sé que ya existe un ataque llamado así, pero tal ataque no existía en la primera generación).
Al encontrarme en una batalla el pokémon enemigo era incapaz de atacar a Fantasma (me decía que estaba “muy asustado como para moverse”), y, cuando el movimiento “Maldición” era utilizado, la pantalla se oscurecía y el grito del pokémon enemigo se escuchaba, pero estaba distorsionado, era reproducido a un tono más bajo que el regular. Luego el menú de batalla volvía a aparecer y el otro pokémon se había ido. Si utilizaba el ataque en una batalla contra un entrenador, una de las pokébolas que representan el número de pokémon que tiene estaría ausente.
Eso indicaba que su pokémon había muerto.
Lo que era todavía más raro era que, tras derrotar a un entrenador, los comandos de batalla volvían a aparecer. Si seleccionaba “Huir”, la batalla terminaba como usualmente lo hacía; pero también podía seleccionar Maldición. Si lo hacía, al regresar a la vista del exterior el sprite del otro entrenador no estaría. Después de irme y reingresar a la ruta, en el lugar donde el entrenador fue derrotado habría una cripta, como las que hay en la Torre Pokémon.
Pero el movimiento “Maldición” no era permitido en todas las instancias; fallaría contra pokémon de tipo fantasma y también contra entrenadores que volvería a ver, como mi rival o Giovanni. Sin embargo, sí lo podía usar en las últimas batallas contra ellos.
Pensé que éste era el atractivo del juego, y como Maldición hacía el juego tan fácil, lo utilicé a lo largo de la partida.
La aventura sólo volvió a ser diferente hasta que vencí la Liga. Una vez que recorrí el salón de la fama y se registró a mi equipo, el cual consistía en Fantasma y otro par de pokémon de muy bajo nivel, la pantalla se tornó negra y apareció una caja de texto con las palabras “Muchos años después…”. Luego me encontraba en la Torre Pokémon. Un anciano estaba mirando las criptas, y entonces me di cuenta de que se trataba de mi personaje.
El anciano se movía la mitad de rápido al caminar, y ya no tenía ningún pokémon conmigo, ni siquiera a Fantasma, el que hasta ese punto había sido imposible de remover de mi equipo. El pueblo estaba completamente vacío; no había nadie en lo absoluto, aunque sí estaban las tumbas de los entrenadores con los que había usado Maldición.
Podía ir a casi cualquier lugar en este punto, sólo estaba limitado por el hecho de que no tenía pokémon para utilizar los MO, y sin importar a dónde fuera, la música de Pueblo Lavanda se seguía escuchando. Luego de andar por un rato descubrí que si iba por la Cueva Diglett, el arbusto que generalmente bloquea el camino ya no aparecía más, permitiéndome avanzar y regresar a Pueblo Paleta.
Al entrar a mi casa y dirigirme al exacto mismo cuadro en donde comienzas el juego, la pantalla se oscureció. Entonces apareció la imagen de un Caterpie, que fue reemplaza por la de un Weedle, y luego por la de un Pidgey. Supe, conforme las imágenes progresan, que esos fueron los pokémon sobre los que utilicé Maldición.
Mostrado el equipo final de mi rival, apareció la imagen de un Joven, y luego la de un Cazabichos; esos fueron los entrenadores sobre los que utilicé Maldición.
Poco después de la última imagen un pokémon aparece a tu lado, junto a las palabras “Fantasma quiere pelear”.
No pude utilizar ítems ni tampoco huir, la única opción era “Luchar”.
Seleccionarla hizo que de inmediato usara Combate, causándole ningún daño a Fantasma, pero recibiendo el daño de retroceso. Cuando era el turno de atacar de Fantasma, la caja de texto simplemente decía “…”. Eventualmente, una vez que mi barra de PS estaba en rojo, Fantasma utilizó Maldición.
La pantalla se oscureció por última vez.
Sin importar qué botones presionara, me quedé permanentemente atrapado en esa pantalla negra. Para este punto lo único que podía hacer era apagar la consola. Si volvía al menú de inicio sólo veía la opción de hacer una nueva partida.
Me pasé este juego muchas veces, y cada vez el juego terminó con la misma secuencia. Un par de veces no utilicé a Fantasma, y en esos casos no se mostró a ningún pokémon o entrenador, simplemente me llevó al combate final contra Fantasma.
No estoy seguro de cuáles eran las intenciones del creador de este hack. No fue ampliamente distribuido, así que probablemente no esperaba una ganancia monetaria.
Parece que estaba tratando de comunicar un mensaje, y por lo que parece soy el único que lo recibió. No estoy completamente seguro de cuál era —¿la inevitabilidad de la muerte?, ¿el poco sentido de la misma?—, quizá sólo estaba tratando de incorporar muerte y oscuridad a un juego de niños… De cualquier forma, este juego de niños me hizo pensar, y me ha hecho llorar.

Pokémon Ciudad Azulona

¿Cuantos de ustedes han intentado descargar alguna vez la version original de pokemon verde y solo han encontrado descargas de pokemon verde hoja?
Bueno,muchos diran que es casi imposible encontrar una copia de la version original,pues creo saber por que es tan dificil de encontrar…
Ya me habia completado todas las versiones originales para gameboy de pokemon,excepto la version pokemon verde,pero por alguna extraña razon,siempre me salian descargas de pokemon version verde hoja,tanto en 4shared,como en megaupload o en rapidshare y videotutoriales en youtube.
Le pedi a un amigo ayuda con la descarga del juego y me envio a un link de descarga rapida en mediafire.
Descargue el juego e inicie su emulacion en el emulador.Hasta este punto todo fue normal:La intro del juego,el discurso del profesor Oak y la eleccion de mi primer pokemon.
Despues de derrotar a mi rival,sali de pueblo paleta y me dirigi a ciudad verde por la ruta 1.
Fue en este punto donde las cosas se pusieron raras,ya que al llegar a la entrada,esta estaba vallada y no podia pasar alli.
Reinicie el juego y lo intente de nuevo,pero nada,el resultado era el mismo,ciudad verde estaba vallada.
Fue cuando hice lo mas estupido que podria haber hecho;Hablar con los demas entrenadores de la zona.
El primero me dijo lo mis que en la version rojo,azul y amarillo,el segundo me dio una pocion y por fin el tercero me dijo que fuera hablar con el profesor oak.
Volvi al laboratorio y el profesor oak me dijo que habian cortado el paso a ciudad verde por reformas,pero que habian abierto una nueva ruta al este de pueblo paleta que llevaba a ciudad azulona.
En esa ruta entrene lo mejor que pude a mi charmander para enfrentarme a Erika en el gimnasio de azulona.Llegue a subirle al Nv.42 evolucionandole a Charizard.
Por fin llegue a ciudad azulona y lo primero que hice fue ir al gimnasio de Azulona.
Derrote a la primera entrenadora,y nada mas hacerlo un cuadro de dialogo aparecio en el que se podia leer lo siguiente:”No sabes donde te has metido”.
Paso lo mismo con todas las entrenadoras hasta que llegue a Erika.Derrote a todos sus pokemon de un solo golpe.
Despues un cuadro dialogo aparecio en el que se leia:”Solo has tenido suerte…”
En ese momento aparecio mi rival retando a Erika.
Se inicio el flash de batalla y yo tenia absoluto control sobre mi rival.Un cuadro de texto aparecio:Erika quiere luchar.Erika envio a Houndoom.
¿Que?¿Era una broma o algo asi?¿De donde habia sacado Erika un pokemon tipo fuego si era entrenadora de pokemon planta?
No fue mas raro que el pokemon que envio mi rival:adelante unown
Bien,en ese punto mi cabeza ya estaba totalmente revuelta…¿De donde salia un pokemon de la segunda generacion?
Lo siguiente si fue mas extraño:Houndoom uso mismo destino.unown uso maldecir.Houndoom ha muerto.mismo destino se llevo a unown.unown a muerto.Rival green no puede seguir.rival green pago el precio de su alma por perder…
Despues de eso aparecio una estatica en la pantalla y la imagen se congelo,luego ennegrecio y luego la pantalla volvio en el ultimo piso de la torre pokemon.
Alli estaban algunos personajes que tenian relacion con tu rival:el sprite de red,mama,el profesor oak,la hermana de green y por raro que lo parezca,el sprite de blue y de yellow.
Solo podia moverme hacia delante,donde habia una gran tumba,no podia interactuar con ningun personaje.
Llegue a la tumba y pulse a la A.Entonces aparecio un cuadro de texto que decia:”D.E.P entrenador green”.
Tras eso la pantalla se congelo y la emulacion se detuvo.
Borre el juego y todos los demas que tenia en el PC.Nunca mas jugare Pokemon.

El Regreso de Hell Bell

Era una soleada mañana en la Cd. de Mexico, yo acababa de descubrir el sistema de fake “Pokécheck” y estaba terminando de leer varias creepys (una de mis favoritas es hell bell) y decidi buscar al mitico personaje para mandarlo mi edicion de Pkmn Negro 2…
Para empezar, estube preguntando en el chat si alguien sabia de algun user que tuviera un Bronzong shiny con el mote de hell bell pero nadie me contestaba.. asi que decidi buscarlo por mi cuenta..
Despues de repasar varias paginas sin encontrar al bronzong que buscaba, decidi darme por vencido; pero regresando las paginas me di cuenta que hay estaba.. un Bronzong nivel 100 con una baya zidra equipada y con el mote de Hell Bell, con el ID de “Psycho” asi que emocionado rapidamente lo agrege a mi lista de la GTS
Cuando acabe de mandar a los pokemon que estaban antes de hell bell, mi DS se me cayó al suelo y se congelo (obviamente); por lo cual pense que ya no iva a funcionar. Cual fue mi sorpresa que cuando reinserte la targeta estaba perfectamente en funcion donde habia quedado antes de la caida, listo para recibir a el maligno bronzong.
Cuando lo recibí apague la PC y me dedique todo el dia a jugar con hell bell, pero algo era extraño.. en cada ruta o ciudad en la que entraba, llovia intensamente, como si hell bell provocara la extraña lluvia..
Como es mi costrumbre, suelo usar a mis pokémon más fuertes para pasar varias veces la Liga Pokemon (siempre uso los nuevos y a mi Garchomp) pero con los ataques de hell bell fue suficiente para acabar con la Elite 4.. hasta llegar a la lider que acabo con mi bronzong.
Cuando bronzong cayó no hiso su respectivo grito, si no que se escucho un fuerte chirrido (que por supuesto me asusto) y decidi dejar hasta ese punto la partida, apagando la consola y llendome a dormir.
Decidi dejarlo en una de las Box de la PC del juego, solo con unknowns.. enmedio de ellos, para que no se pudiera liberar… aun asi, seguia viendolo en mis sueños, aveces lo veia pasar por los espejos de mi casa.. otras paseando por el patio.. o sentado frente a mi puerta, viendome con esos ojos rojos y siniestros..
Ahora ya no puedo dormir.. ni pensar claramente.. siempre lo veo.. el esta hay.. mirandome.. nadie puede ayudarme.. Porfavor, si algun dia lo ves en la GTS oh en Pokecheck.. no lo tomes.. escapa de el.. no debe pasarte lo mismo que a mi.. no a otro..

~Sin Título~

"El juego más reciente que tengo de Pokémon es la edición Platino; Y la adoro, muchísimo.
Completé el juego una vez, pero no muy seriamente, y decidí empezar desde el principo, con la intención de volverlo a jugar lo más seriamente posible; Iba a completar la Pokedéx con tan solo mi habilidad, prescindiendo de WiFi (lo que significaría no más de 300 Pokémon, pero es de esperar).
Finalmente, derroté a la Elite Four, completé mi Pokedéx Nacional y accedía al Frente Batalla, entre otros.
Yo nunca he sido bueno en los combates del Frente, y no quería ir a ese lugar, así que cambié la trayectoria para ir a la Zona Sobrevivir porque quería encontrarme de nuevo con Bulgur y hacer lo de la Montaña Dura de nuevo.
Cuando llegué a la Montaña Dura, mi Empoleon poseía el nivel 88 y tenía 99 unidades de todos los tipos de repelente, así que sabía que todo sería rápido.
Escalé la montaña, cambatí contra Marte y Júpiter y llegué a la parte donde tu y Bulgur formaís equipo. Entonces miré el reloj y me percaté de que eran las tres de la madrugada.
Solté un suspiro; tenía que levantarme a las 7 para conducir unos 40 kilómetros hasta la casa de mi padre y cuidar de mis dos sobrinas.
Guardé, apagué la consola y la puse a cargar para que por la mañana estuviese llena de energía.
Cuando volví al juego, me di cuenta de que todavía marcaba las tres.
Pensé que era extraño, como si nu hubiera pasado ni un solo minuto desde que dejñe de juagr, pero decidí seguir jugando, a unque fuera por un período pequeño.
Cuando empecé, estaba en el mismo punto, a unos pocos pasos de Bulgur...Pero algo iba mal.
Después de caminar un poco por la montaña, me di cuenta de qué era; No había entrenadores. Seguí explorando. Donde se supone que debía haber un entrenador, había un suelo oscuro en el que, al caimnar, dejaba un rastro de huellas huecas, como si caminases por arena.
Me mordí el labio preocupado. Yo nunca he usado trucos de ningún tipo. Entonces, ¿por qué mi juego presentaba ese fallo?
Decidí dejar de preocuparme y continuar avanzando. Solo había ocurrido con los entrenadores del interior de la montaña, puesto que fuera yo había luchado con Marte y Júpiter, además de los demás entrenadores.
Finalmente llegamos a la sala en la que nos deberíamos enfrentar a Venus y Ceres...Pero no estaban.
Un signo de interrogación apareció en la cabeza de Bulgur, que se giró hacia mí. "¿Pero no habían entrado aqui?" me dijo. Entonces la panatlla comenzó a sacudirse arriba y abajo, como indicación de que la tierra estaba temblando. Cuando se detuvo, Bulgur me dijo que me quedara en ese punto y entonces se lanzó al final de la estancia y desapareció. Desobedeciéndolo, fui al punto en el que desapareció y accedí a otra cueva; Una que, seguramente, nadie ha visitado.
En realidad, pasé de mala gana.
Lo primero que vi fueron dos sprites, uno a cada lado de mí. Entonces vi que eran Ceres y Bulgur.
Ellos parecían estar conversando, pero mi personaje no los oía. Entonces el sprite de Ceres parpadeó un segundo y entonces fue reemplazado...Por una mancha negra.
Sentí naúseas cuando me fijé mejor en esos puntos...Esos puntos...Eran sangre...Bulgur se percató entonces de mi presencia, un signo de exclamación apareció sobre su cabeza. Entonces empezó a correr hacia mí. Apareció una caja de diálogo, pero en vez de hablar el juego emitió un sonido extraño, repetitivo y familiar, que sonaba como... ¿Mi despertador?
Me desperté aturdido y miré a mi alrededor.
Mi consola, con mi juego insertado en ella, estaba cargando inocentemente en una repisa.
Aun confundido, apagué mi despertador y fui a preparar mi desayuno. Estaba vistiéndome cuando sentí la necesidad de jugar. Se vio la intro de siempre, pero...El Giratina que aparece justo antes del menú no emitió su grito habitual y la corona dorada de su cabeza parecía estar vieja.
Inicié la partida y aparecí en el mismo sitio en el que había guardado, pero... ¿Dónde estaba Bulgur? Di un paso adelante y mi sprite se detuvo. Bulgur apareció de la nada y se acercó a mí. "Entiendes por qué he hecho esto, ¿verdad? Estaban profanando la montaña".Entonces apareció una caja de Sí/No. Seleccioné no. Bulgur hizo el mismo movimiento impaciente que hace mi rival. "¿Vas a llamar a la polcía?" Sí/No. "Sí".
Otra vez el movimiento de impaciencia. "¿Es que no lo entiendes? ¿No sabes para qué...? No, dejálo. Te lo mostraré." Fruncí el ceño. ¿Mostrarme? ¿Mostrarme qué? De repente, mi teléfono móvil comenzó a sonar.
Era mi madrastra. Lancé una miarad al reloj. No era tarde, así que, ¿por qué me llamaba? Se lo pregunté, y entonces se puso a llorar. Me contó qué mi hermanastra conducía hacia la casa de mi padre cuando un conductor ebrio chocó contra ella, provocando el inmediato fallecimiento de mis dos sobrinas, que iban con ella.
Mi corazón dio un vuelco y palidecí. Miré a la pantalla del juego y vi que el texto había cambiado. Dejé caer mi móvil. "¿Ves? ¿Como te sientes? Se lo dirás a la policía?". Sí/No. "No".
"Bien. Me alegra que veas las cosas a mi manera. Todavía tengo que atender a más "gruñidos", así qué deberías irte." Y el caminó lejos. Desde ese momento, la Montaña Dura fue inaccesible para mí, incluso depsués de reiniciar el juego..."

y aqui termino con la primera parte, en realidad iba a hacer un sólo pos de creepypastas de pokémon, pero como encontre muchos y no me entraron decidi dividirlo en partes

2 comentarios - CreepyPastas de Pokémon Parte 1

@SoyLaPauly +1
wow y que yo jugaba pokemon cuando era pequeña nunca hubiera pensado eso de los pokemons
bueno pero de algún modo me gustan esas historias.
@XDDDDxppxp
Opino lo mismo .
@PokeMasterRed
Hey, si les gustan los Creepypastas ese vídeo juegos, tengo 2 posts en los que cuento Creepypastas. El primer Creepypasta es sobre Pokémon y el segundo sobre Sonic R, TAILS DOLL