Lesley Emerson era una mujer británica que murió a los 59 años a causa de un cáncer de intestino. Su familia decidió enterrarla junto a su móvil ya que era una gran aficionada a enviar mensajes de texto.

Sheri Emerson, la nieta de la fallecida y otros familiares continuaron enviándole mensajes para supuestamente seguir manteniendo el ‘contacto’. Lo más macabro de la historia es que al cabo de varios mensajes enviados por la familia Emerson, recibieron un mensaje desde el ‘móvil’ de la abuela.

Los muertos pueden mandar mensajes de texto

“Estoy velando por ustedes y todo va a mejorar”, fue el primer mensaje que recibía la nieta Sheri Emerson supuestamente de su abuela. A partir de ese momento la familia continuó cruzándose mensajes pensando que se trataba de la abuela hasta que contactaron con la compañía telefónica.



Aunque la compañía telefónica ‘O2′ había prometido que no reasignaría el número de Lesley, sin embargo tres años más tarde la empresa decidió asignar el número a un nuevo cliente, que contestó a los mensajes que le enviaba la familia Emerson, según él porque pensaba que se trataba de una broma de sus amigos.



celulares

El nuevo propietario pidió disculpas al enterarse de que se trataba de una familia de verdad que pensaba estar hablando con su difunta abuela. Lo que no sabemos es si la compañía telefónica ha indemnizado a la familia por incumplir su contrato.