epelpad

El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Historias que vieron personas que pasaron por muerte clínic

Historias que vieron personas que pasaron por muerte clínic
Alrededor del 10% de las personas que han experimentado la muerte clínica, cuentan historias extraordinarias.



 Los científicos tienen una explicación para esto: después de la muerte, la parte del cerebro que responde por la imaginación funciona alrededor de 30 segundos, creando en ese corto lapso de tiempo mundo enteros en nuestra cabeza. Los pacientes afirman que esto no es nada más ni nada menos que una prueba de que la vida después de la muerte existe.
En cualquier caso,  me dio curiosidad simplemente comparar las visiones de diferentes personas. Saca tus conclusiones si decides creerles o no.



historias



Estaba borracho y estaba involucrado en una pelea. De pronto sentí un dolor muy fuerte. Luego me caí en un pozo de registro. Empecé a escalar para salir de ahí, sujetándome de las paredes resbalosas que apestaban. Con gran dificultad logré salir del hoyo y vi una ambulancia y a la policía. Mucha gente haciendo bulto. Me examiné: me veía bien y limpio. Me caí en toda esa suciedad, ¿pero por qué seguía limpio? Me acerqué a ver qué pasaba. Le preguntaba a la gente y no me hacían caso. Luego vi a un hombre en una camilla, todo ensangrentado. Lo metieron en la ambulancia y el auto se empezó a mover cuando de pronto sentí que algo me vinculaba con aquel cuerpo.


Grité: "¡Oigan! ¿A dónde van sin mí? ¿A dónde llevan a mi hermano?"


Luego me acordé de que no tená ningún hermano. Al principio me confundí, y luego me di cuenta de que ¡era yo!


Los doctores me advirtieron que solo podía contar con un 5% de éxito en la cirugía. Pero decidieron tomar el riesgo. En algún momento de la cirugía mi corazón se detuvo. Recuerdo cómo vi a mi abuela fallecida, que me acariciaba las sienes. Todo estaba en blanco y negro. No me movía, por eso ella se empezó a poner nerviosa, me sacudió y luego empezó a gritar: gritaba mi nombre hasta que por fin abrí la boca para poder contestarle. Respiré un poco de aire y la asfixia se me pasó. Mi abuela sonrió. Y yo sentí de inmediato la mesa fría del quirófano.



Tenía muchos amigos que se dirigían hacia la cima de una montaña que fascinaba a todo el mundo con su luz. Se veía completamente normal. Pero me daba cuenta de que todos estaban muertos, al igual que yo. Estaba furioso: rescatan a tantas personas en ambulancias, ¿por qué no pudieron revivirme a mí?


De pronto de la multitud salió mi prima muerta y me dijo: “Deanne, vuelve“.


Nadie me decía Deanne desde que era niño, y ella era una de las pocas personas que conocían esa variante de mi nombre. Entonces me di vuelta para ver qué quería decir con ”vuelve" y literalmente sentí cómo caí en la cama del hospital, y alrededor de mí los doctores intentaban reanimarme.



vieron



Solo recuerdo 2 puertas parecidas a unas puertas medievales. Una de ellas era de madera, otra de hierro. Y las estuve mirando durante mucho tiempo.


Vi que estaba en el quirófano y yo mismo me observaba desde una esquina del lugar. Alrededor había ajetreo: médicos y enfermeras intentando poner en marcha mi corazón. Los veía, los escuchaba, y ellos a mí no. De repente una enfermera tomó una ampolleta, le quebró la punta y se cortó un dedo: debajo de su guante se empezó a acumular sangre. Luego llegó la oscuridad total. Después, vi esta escena: mis padres estaban en la cocina. Mamá estaba llorando, papá, bebiendo una copa de coñác tras otra. Ninguno me veía. Luego otra vez la oscuridad. Abrí los ojos, todo alrededor de mí estaba lleno de pantallas y tubos. No podía sentir mi cuerpo ni moverme. De pronto vi a la enfermera. La misma que se había lastimado el dedo. Miré su mano y vi un dedo con una venda. Me dijo que me había atropellado un auto, que estaba en el hospital y que pronto llegarían mis padres. Le pregunté: "¿y su dedo ya no le duele? Vi que se lastimó cuando abría la ampolleta". 



Ella quedó totalmente pasmada. Resultó que desde aquel momento habían pasado 5 días y no lo había soñado.


Me accidenté, y un minuto después, me chocó un tráiler enorme. Me di cuenta de que iba a morir.


Luego sucedió algo muy extraño que hasta ahora no puedo explicar lógicamente. Estaba acostada en un charco de sangre, aplastada por pedazos de fierro adentro de mi auto, esperando mi muerte. De repente sentí esa extraña sensación de tranquilidad. Y no solo sensación: vi que a través de la ventana del auto aparecieron unos brazos que me querían abrazar o sacar de ahí. No pude ver si era un hombre, una mujer o una criatura. Simplemente sentí mucho calor y me sentí bien.


Estaba caminando por el hospital que estaba vacío, no había absolutamente nadie. Al principio, me senté sobre una camilla en la sala de reanimación. Luego apareció una enfermera que me llevó a dar una vuelta por terapia intensiva.


personas

Estaba corriendo por mi dormitorio, alistándome de prisa. Llamé a mis amigos, pero no había nadie. Al mismo tiempo escuché ruido tras la puerta. Fui a revisar qué había sucedido. Resultó que detrás de la puerta había muchas personas: algunas de pie, otras sentadas con la cabeza agachada, otras llorando. Y yo estaba acostado en el piso. Muerto.


¡Pero el yo verdadero está aquí! Les gritaba a todos: "¡Mírenme! ¡Aquí estoy! ¡No estoy muerto!". Pero nadie me hacía caso. Después de los intentos inútiles de llamar la atención, regresé a mi habitación y empecé a pensar que de verdad me había muerto.

Vi mi cuerpo desde una distancia, sentí tanta ligereza que todo me empezó a valer un pepino. Decidí salir a dar una vuelta por el dormitorio de estudiantes. Entré a la habitación del lado y vi que mis vecinos estaban comiendo pasta y bebiendo vodka.Después de que me reanimaron, decidimos verificarlo: mis vecinos de verdad estaban comiendo pasta y bebiendo alcohol a escondidas. Incluso supe decir la marca de la bebida. Después de eso me empezaron a decir Nostradamus.


Cuando me caí, se detuvo mi corazón. Lo recuerdo como ahora... Las sensaciones tan extrañas, sentí que flotaba, no había ningún túnel. Mamá estaba corriendo por el parque infantil llorando, pidiendo a gritos auxilio. Yo corría tras ella, pero no me veía.




pasaron

4 comentarios - Historias que vieron personas que pasaron por muerte clínic

gadooo -1
tan real como dios y los unicornios
Tayko +1
El experimentar episodios de situaciones como las antes descritas en un momento cercano a la muerte es muy normal, y están estrechamente ligadas a la cultura, religión o creencia, pase mucho tiempo en un hospital por diferentes causas y puedo asegurar muchas historias similares.. buen post +5