Si bien no haría falta ningún agente externo que nos alarme sobre la destrucción del planeta, pues para eso estamos demostrando que nos valemos solos como especie, los científicos que son los hechiceros actuales, continúan encontrando fines del mundo de todos los colores y en toda ocasión que pueden.

Ahora resulta que los Rusos alertaron de la posibilidad de una en 250.000, que el cometa que pasará cerca de la tierra en el año 2029, vuelva en el 2036 y golpee la tierra.


Cometa que pasará cerca en 2012,¿golpeará la tierra en 20

http://en.wikipedia.org/wiki/Apep), este cometa tiene el tamaño de 2 campos de fútbol de ancho por 2 campos de futbol de alto, y pasará en el año 2012-2013 a una distancia que permitirá verlo con telescópios.

¿Y golpeará la tierra el Apophis?

La distancia a la que pasará en el 2029, será una distancia de 4 radios de la tierra, es decir 4 veces lo que mide la tierra, eso es bastante cerca, pero sólo volverá en el 2036 a golpear la tierra, si durante su paso en el 2029 entra en lo que los científicos han llamado "Agujero de Cerradura Gravitacional", un espacio o franja de gravedad que es apenas más ancho que el ancho del cometa, y que si el cometa pasara por allí quedaría atrapado en la gravedad de la tierra volviendo así en 2036 para impactar con la tierra.

¿Y si eso pasa?

Lo de las peliculas, sí exactamente eso. La NASA luego de verificar que eso pasaría y conjuntamente con las potencias que dominen el planeta en 2029, decidirán que hacer, seguramente impactar contra el cometa y desviarlo sea la mejor y casi única opción, y de no ser así la otra sería que para esas fechas ya tuvieramos colonia en Marte y que se salve el que pueda viajar a Marte.

¿Y esto va a pasar realmente?

Realmente es una palabra que últimamente es dificil de usar, las potencias suelen mentir por casi cualquier cosa, que si armas de destrucción masiva, que si nos moriremos todos por el calentamiento global, que no estamos modificando el clima ni provocando terremotos, ¿Cómo Confiar en lo que Dicen?, es imposible.

Por eso lo único que queda es disfrutar, vivir a pleno cada día, y reservarse un dinero por la eventualidad más que probable de que no suceda nada y la vida continúe como ha sucedido siempre en el pasado.