LA MALDICION DE CAÑITAS


Todo empezó aquella noche de mayo de 1982 cuando un grupo de amigos decidió estrenarse en los juegos de la Ouija en la casa de Cañitas 51 ubicada en Popotla.
Desafiando las advertencias de la anciana que les habia procurado la tabla maldita sobre no jugar con ella despues de las 7.00 pm, los jóvenes retaron la amenaza y decidieron convocar a los espíritus dos horas más tarde de lo permitido.
El juego, que se llevaría a cabo en la casa de carlos, esposo de Sofia, donde también habitaban sus hermanos Norma y Jorge, atrajo también a sus hermanos Emanuel, Fernando y Sol.
Bastaban seis personas para darse valor (Carlos no habia llegado) y comenzar la invocación que, a fin de cuentas, sería sólo un juego.
La idea era invocar a un ex novio de Norma muerto tiempo atrás.
"Aquella noche mi hermana queria comunicarse con su ex novio, pero de repente la Ouija comenzó a moverse y el indicador se deslizo brutalmente por el tablero señalando las letras que Sofía anotaba en una libreta:
"y-o-n-o-s-o-y-n-o-v-i-o-n-i-d-e-t-u-p-u-t-a-m-a-d-r-e".
De repente Emanuel, quien era en ese entonces el novio de Norma, empezó a convulsionarse y arrastrarse por todo el piso. Se pegó contra la pared y vociferó, con una voz ronca, que los mataría a todos
"El muchacho no dejaba de gritar y se golpeaba contra los muebles de la habitación. Su rostro estaba transformado y su mirada estaba perdida."
"Sin poder contenerse vomitó sin parar, apretó sus manos en el cuello de Norma, sujetándola hasta que los pies de la chica despegaron el piso."
"Fue entonces cuando Sofía le roció agua bendita y pudo detener la posesión que se dio aquella noche inolvidable", recuerda Carlos, único sobreviviente del grupo.
"Cuando llegué de trabajar y me contaron lo sucedido decidimos quedarnos juntos, pero de repente la temperatura bajó y un olor fétido invadió la habitacion, fue entonces cuando empezó mi pesadilla", relata carlos.
Esa noche fue un inicio de sucesos raros y fenómenos que hasta la fecha no han podido ahuyentar

La historia verdadera


La verdad sobre el caso Cañitas.

Estimado profesor Velmont: Quisiera consultar sobre un tema muy controvertido en México. Se trata de un escalofriante hecho ocurrido en 1982, en pleno corazón del Distrito Federal. En Cañitas, nombre de la calle en la que ocurren los hechos, una familia mexicana es víctima de fenómenos sobrenaturales, los que ocurren a partir del juego de la Ouija.

Seguidamente le copio un resumen del caso que he extraído de enplenitud.com (Lizeth, México) y que creo que expone con claridad lo sucedido:

Una pareja de jóvenes recién casados dan posada a unos amigos en esa misma casa; éstos, tras la aventura de el espiritismo, juegan la Ouija, pero al hacerlo ocurren cosas muy feas, como el que las puertas y ventanas se abran y cierren, pero lo peor fue cuando a uno de los que la jugaban -llamado Emanuel- empieza a hablar con un tono de voz diferente y diciendo mil majaderías. Por ello deciden cerrar la sesión y ver qué le pasaba a Manuel pero a decir verdad él no lo recordaba, sólo decía que no se podía mover, y ni hablar, tal parecía que estaba poseído... pero ahí no paró todo.

En esa misma noche se oyeron ruidos extraños y no pudieron dormir. Todos pensaron que era fruto de su imaginación, ya que lo que había pasado les había afectado de alguna manera, pero bueno, pasó otro día, ya era de noche de nuevo y María -una de las participantes- se levantó a darle el biberón a su hija ya que estaba llorando, y al salir de la recámara no puede creer lo que ven sus ojos: una especie de demonio, un ente que se dirigía hacia ella pero flotando, ya que su pies no tocaban el suelo, y vestido con una especie de atuendo de monje, con dedos largos y uñas sucias y largas también.

María dio un grito espeluznante que hizo que todos despertaran y cuando esto pasó el ente se esfumó, pero vaya susto!. A la mañana siguiente fueron a una iglesia a pedir ayuda, un cura le dijo que sí los ayudaba y que le contaran todo. Ya enterado de todo lo que acontecía fueron a la casa para exorcizarla y sacar a los demonios que en ella podían habitar.

Se iniciaron para el rito pero al hacerlo las puertas se abrían y cerraban, los vidrios de las ventanas se cuartearon, y la Biblia se cayó abierta y sangrando. Tiempo después todo se calmó y el cura dijo que el demonio se había ido pero que volvería. Dijo, además, que él hablaría con obispos para ver qué hacía ya que el demonio era muy poderoso.

En fin, pasaron los días pero el ente no daba señales, hasta que un día Manuel y los demás fueron a visitar al padre para informarle que ya no pasaba nada. ¡Oh, sorpresa! que se llevaron que al preguntar por el encargado de la iglesia les dijo que el padre había muerto la misma noche que había ido a exorcizar la casa.

Esto hizo que se preocuparan más, pero fueron con una bruja que les dio un amuleto para que se protegieran. Esto no funcionó y al volver a buscar a la bruja otra sorpresa se llevaron pues al llegar al lugar donde vivía la bruja no encontraron a nadie, sólo a unos niños que jugaban fuera y estos les preguntaron que a quién buscaban y contestaron que a la bruja que vivía ahí,... y los niños les dijeron que ahí no vivía nadie desde hace más de 20 años; que sí, efectivamente, ahí vivía una bruja pero que murió hace mucho tiempo, pero que ellos habían visto a un monje que había entrado ahí un día anterior, y para no hacerla más larga resulta que con la ayuda de una bruja blanca lo pudieron sacar... pero no por mucho tiempo.

En fin, sólo sé que de las 7 personas que habitaban la casa 4 murieron en ella, otros dos por razones curiosas también murieron, en accidentes de auto cuando se dirigían al rencuentro con el ente para acabar con él; el único que sobrevivió fue Carlos Trejo, con una hija que su esposa, antes de morir, le dejó. La muerte de su esposa fue la más extraña ya que se enfermó y padecía un raro mal que los doctores no sabían qué era pero que éste le estaba absorbiendo la vida, se consumía..., era como una llama de fuego que se extinguía, poco a poco hasta morir.

Se dice que Carlos aún vive en esa casa donde están los recuerdos más felices y tristes de su vida, pero lo que no se sabe aún es si el ente aún lo sigue atormentando. Eso nadie lo sabe más que el mismo Carlos y le afectó tanto que quiso compartir su historia con todos creando un libro con el título de "Cañitas"; ahí hay fotos, y un dibujo hablado del mismo ente, y ahí la historia es más específico y detallado.

Yo sólo quise compartir mi relato con todos aquellos que aún no han leído el libro... en lo particular me encantó, aún después de saber que un amigo que leyó este libro tuvo sueños extraños con la casa de Cañitas.

De antemano le agradecería que preguntara sobre este tema a los Maestros de Luz, ya que hasta la fecha sigue siendo un misterio en México.
Germán H.
RESPUESTA
Apreciado Germán: El caso Cañitas lo consulté en la sesión del 13/8/04, donde lo que en realidad sucedió quedó perfectamente aclarado.

Seguidamente te transcribo los diálogos:

Interlocutor: . El siguiente asunto está referido al llamado "Caso Cañitas". El asunto conocido es que algunas personas se estaban entreteniendo con la Ouija y de pronto empezaron a ocurrir ciertos hechos de tipo paranormal. Obviamente nosotros sabemos que se trata de los espíritus del Error. Pero me pregunto que tiene que ver la Ouija si los espíritus del Error no necesitan de ella para presentarse y hacer maldades. ¿La Ouija fue algún detonante?
Ron Hubbard: No, directamente al estar entreteniéndose con ese juego han atraído muchos espíritus del Error, que encontraron el campo propicio para hacer de las suyas, como vulgarmente dicen ustedes.
Interlocutor: ¿La Ouija abre alguna puerta?
Ron Hubbard: La Ouija canaliza energías y en algún momento puede abrir alguna brecha, pero los espíritus del Error no necesitan de ninguna brecha para comunicarse con el plano físico.
Interlocutor: ¿Pero cuál fue la razón de que sucediera lo que sucedió con Carlos Trejo y sus allegados?
Ron Hubbard: Reitero que estas personas, al predisponerse al juego, le facilitaron la comunicación a los espíritus del Error.
Interlocutor: Aquí tengo agendadas un montón de tonterías que Carlos Trejo incluyó en su libro sobre el caso: en principio se convirtió en un "cazador de fantasmas". ¿Tiene algún valor lo que él está haciendo?
Ron Hubbard: No, ninguno, son puras tonterías.
Interlocutor: ¿El único que se beneficia con lo que hace es entonces Carlos Trejo, porque después escribe libros?
Ron Hubbard: Así es.
Interlocutor: ¿En un puntaje de uno a diez qué valor para la humanidad tienen sus libros?
Ron Hubbard: Cero.
Interlocutor: Bueno, Maestro, ha sido usted lapidario. ¿Cómo cataloga eso de que antes de usar la Tabla "Ouija" se la "curaron" y que les advirtieron que no debían usarla después de las 7 de la tarde?
Ron Hubbard: Lo catalogo como disparates.
Interlocutor: Al parecer, la idea de estas personas era invocar a un ex novio de una de las participantes que había fallecido tiempo atrás, y al preguntar a través de la Ouija la respuesta fue algo muy soez. ¿Este hecho fue real?
Ron Hubbard: Sí, fue real, aunque no exactamente con las palabras que figuran en el libro. Pero siempre en desmedro de los encarnados.
Interlocutor: Obviamente que quien se presentó no tenía nada que ver con el ex novio.
Ron Hubbard: Por supuesto. Las entidades que canalizaron fueron espíritus del Error e inclusive "demonios", que hicieron foco y utilizaron a esa gente para sus malignidades.
Interlocutor: ¿Hay alguna buena relación entre los espíritus del Error y los demonios?
Ron Hubbard: No, para nada. Lo que sucede es que a veces los espíritus del Error hacen el papel de víctima y los demonios nunca hacen el rol de víctimas, directamente atacan por atacar y hacer daño.
Interlocutor: Pero usted dice que se juntaron.
Ron Hubbard: Se juntaron porque en determinado momento acudieron los demonios también a atacar a esa gente, incluso les han causado problemas de salud y diversas molestias.
Interlocutor: Uno de los presentes comenzó a convulsionarse y a arrastrarse por el piso e incluso pegarse contra la pared y los muebles y hasta vomitó. ¿Fue real?
Ron Hubbard: Sí, fue real, pero eso no lo provocaron los espíritus del Error sino los demonios. Generalmente los espíritus del Error no hacen esas cosas.
Interlocutor: ¿No lo hacen porque no quieren o porque no pueden?
Ron Hubbard: No lo hacen porque el foco de los espíritus del Error es menos potente que el de los demonios.
Interlocutor: ¿Los demonios son generalmente los que causan el fenómeno llamado "combustión humana espontánea"?
Ron Hubbard: Sí, y también los que en los templos protestantes provocan convulsiones en los asistentes, e incluso algunos se revuelcan espasmódicamente en el piso y vociferan palabrotas, insultan y todas esas cosas.
Interlocutor: Entiendo.
Ron Hubbard: Antes de continuar quiero recalcar, para que no quede ninguna duda, que los demonios no trabajan conjuntamente con los espíritus del Error ni con nadie. Al contrario, si pueden torturar a los espíritus del Error que han venido a su vez a torturar a otros, bienvenidos sean.
Interlocutor: Está claro. Sabemos que los demonios no lo hacen por maldad.
Ron Hubbard: En ese momento, sí lo hacen por maldad, porque si bien ellos carecen momentáneamente de memoria reencarnativa, gozan con el sufrimiento que provocan.
Interlocutor: Entendí perfectamente. ¿Es cierto que el que tuvo convulsiones tomó por el cuello a una chica que estaba allí y la elevó del piso varios centímetros?
Ron Hubbard: Sí, es cierto. Lo que ocurre es que este muchacho abrió tanto su mente que prácticamente "invitó" al demonio a poseerlo.
Interlocutor: ¿Pero la fuerza del poseído puede ampliarse tanto?
Ron Hubbard: Sí, porque el demonio penetra en su cuerpo y hace foco allí mismo. Hay médium que han sido poseídos por los demonios y han hecho un verdadero desastre en la habitación, que en estado normal no podrían hacer.
Interlocutor: ¿Pueden incluso hacerlo levitar?
Ron Hubbard: Sí, porque hacen foco, pero no es una verdadera levitación.
Interlocutor: ¿Diríamos por ejemplo levantarlo diez o veinte centímetros del suelo?
Ron Hubbard: Sí, algo así, pero no más. Y además por poco tiempo.
Interlocutor: ¿Todos los casos de Poltergeist son producidos por los espíritus del Error y los demonios o hay algo más?
Ron Hubbard: No, no hay algo más, solamente ellos los producen.
Interlocutor: ¿La presencia de los espíritus del Error o de los demonios en un determinado lugar está relacionada con cementerios, por ejemplo
Ron Hubbard: No, para nada, eso no es más que un mito. Incluso hay más espíritus del Error y demonios en las iglesias que en los cementerios.
Interlocutor: Entiendo. ¿Puede ser que la temperatura haya descendido durante los sucesos?
Ron Hubbard: No, porque la temperatura no baja, pero si los demonios haciendo foco chupan la energía de los cuerpos de los seres encarnados que están en ese momento allí, entonces ellos pueden sentir como una especie de helada.
Interlocutor: ¿Lo que baja, entonces, no es la temperatura ambiental sino la corporal de los presentes?
Ron Hubbard: Correcto.
Interlocutor: ¿Y olor fétido que dicen que sintieron?
Ron Hubbard: Eso es real, y lo provocan los demonios haciendo foco en la glándula pituitaria. Hay muchas personas que en sus casas sienten ese tipo de olores, y ello es así por los demonios que se han quedado en ese lugar y periódicamente les chupan las energías y les hacen una jugarreta alterándoles el olfato. Es la maldad por la maldad misma.
Interlocutor: ¿Es como si los demonios se hicieran un festín con las maldades que hacen?
Ron Hubbard: Tal cual.
Interlocutor: En el caso que estamos tratando hubo algunas muertes. La pregunta es si fueron provocadas por los espíritus del Error o los demonios o simplemente se trató de muertes naturales. Concretamente, en el caso de la esposa de Carlos Trejo, Sofía.
Ron Hubbard: Ninguna de las muertes fueron provocadas ni por los espíritus del Error ni por los demonios, simplemente a esas personas les llegó la hora, como dicen ustedes.
Interlocutor: ¿Los espíritus del Error pueden provocar la muerte de los encarnados?
Ron Hubbard: Los espíritus del Error no, pero los demonios sí, por ejemplo si la persona que posesionan tiene de pronto un ataque epiléptico que le provoca un paro cardíaco.
Interlocutor: ¿Estamos hablan de algo excepcional?
Ron Hubbard: Así es.
Interlocutor: ¿Habría algo más que profundizar en este asunto?
Ron Hubbard: No, eso es todo.
Interlocutor: Para concluir, ¿la labor que está haciendo Carlos Trejo de "cazafantasmas" es pura tontería?
Ron Hubbard: Si a él le hace bien...
Interlocutor: Entiendo la ironía. Maestro, doy el tema por terminado.

Bueno, hasta aquí llegaron los diálogos, que creo que aclararon en forma definitiva el caso Cañitas, que en última instancia no se trató de algo inusual, ya que los espíritus del Error y los demonios constantemente están produciendo hechos similares.

Comentarios boludos o ofensivos seran borrados