Membrillos: frutas de otoño
Membrillos: frutas de otoño

Debido a su alta concentración de taninos, es inconsumible en crudo por su astringencia y acidez. Se consume en el clásico dulce pero también en almíbar, compotas y chutneys. Acompaña muy bien platos a base de pollo o cerdo.

Es un habitante de los templados países mediterráneos y se dice que nació en Creta, aunque otros estudiosos sitúan su origen en la región del Cáucaso, en el sudoeste cálido de Asia. En la antigua Grecia los membrilleros estaban consagrados a Afrodita, la diosa del amor. Este fruto era el símbolo del amor y fecundidad, y los recién casados debían de comer uno antes de entrar en la habitación nupcial. El dulce o la compota de membrillos es un postre tradicional del campo rioplatense, y el famoso Martín Fierro o postre vigilante no es invento argentino sino andaluz, donde se consume especialmente a la hora del desayuno.

El membrillo es el fruto del membrillero, un árbol frutal de la familia de las Rosáceas que alcanza unos 4 metros de altura. Esta familia incluye más de 2.000 especies de plantas herbáceas, arbustos y árboles distribuidos por regiones templadas de todo el mundo. Las principales frutas europeas, además del rosal, pertenecen a esta gran familia.

El fruto es de color amarillo-dorado brillante; su pulpa es dura y muy aromática. La piel del membrillo va del verde al amarillo según la fruta madura. Como las peras, no maduran bien en el árbol, por lo que son cosechados antes de la maduración y mantenidos a temperaturas bajas y a una humedad del 85 por ciento para que completen el proceso. Se dice que debe esperarse la primera helada para recogerlos.

recetas

Debido a su alta concentración de taninos, es inconsumible en crudo por su astringencia y acidez. La pulpa es firme, aromática, seca y con una ligera vellosidad; al cocinarse toma color rosado intenso o rojizo, según el tiempo de cocción. La piel y las semillas son ricas en pectina, una sustancia gelificante que le da textura a jaleas y mermeladas.
Como se oxidan rápidamente, una vez cortada la fruta debe rociarse enseguida con jugo de limón.

Se consume en el clásico dulce de membrillo, también en almíbar, compotas y chutneys. Acompaña muy bien platos a base de pollo o cerdo, y marida muy bien con vinos suaves como el malbec.

Propiedades nutritivas
Se trata de una fruta con escaso contenido de azúcares, y por tanto un bajo aporte calórico (tiene apenas 25,2 calorías cada 100 gramos). El inconveniente que presenta es que en la mayoría de las ocasiones se consume en forma de dulce de membrillo, que lleva adicionado azúcar, por lo que el valor calórico de este producto se dispara.

De su contenido nutritivo apenas destacan vitaminas y minerales, salvo el potasio y cantidades discretas de vitamina C. No obstante, al consumirse habitualmente cocido, el aprovechamiento de esta vitamina es irrelevante. Las propiedades saludables del membrillo se deben a su abundancia en fibra (pectina y mucílagos) y taninos, sustancias que le confieren su propiedad astringente por excelencia. También contiene ácido málico, que tiene propiedades desinfectantes y favorece la eliminación de ácido úrico. El potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

Dos curiosidades
Es habitual que el membrillero cambie la forma de sus frutos según la edad, el clima y el sistema de cultivo, por lo que hay veces que en el mismo árbol se encuentran membrillos con formas distintas; unos con forma de pera y otros similares a la manzana.

Cuando era niña, en la casa de mi bisabuela Nona se colocaba en los roperos un puñadito de sus semillas, envueltas en lienzo, para perfumar la ropa.


Receta: Cascos de membrillo
otoño
Para 6 personas; el postre se acompaña con crema batida

membrillo Elaboración:

Pele los membrillos, córtelos en octavos y retíreles las semillas. Cocínelos en una cacerola con agua, azúcar, canela, clavo de olor y cáscara de mandarina. Cuando estén tiernos, retírelos y continúe reduciendo el almíbar hasta obtener una textura algo densa.

Deje enfriar. Coloque los membrillos y el almíbar en un frasco o recipiente grande en la heladera. Bata en un bol la crema de leche, el azúcar y la canela en polvo hasta lograr un punto chantilly.

Acompañe los cascos con la crema batida.

Ingredientes
1 kg de membrillos frescos
2 litros de agua
½ kg de azúcar
1 rama de canela
Cáscara de una mandarina
1 clavo de olor

Para servir:
200 cc de crema de leche
3 cucharadas de azúcar
1 pizca de canela en polvo


Receta: Membrillos en almíbar
almibar
Estas cantidades rinden aproximadamente 1 kilo y medio de dulce. Una vez abierto el frasco, se conserva durante 15 días en la heladera.

Membrillos: frutas de otoño Elaboración:
Lavar los membrillos retirándoles toda la pelusa que tiene la cáscara.

Pelar y cortar a la mitad. Retirar los centros.

Enjuagar los membrillos con agua.

Cocinar en agua hirviendo durante dos minutos.

Aparte, preparar un almíbar con 900 cc de agua y 1kg de azúcar.

Colocar los membrillos en el almíbar.

Llevar a hervor y apagar el fuego.

Colocar el jugo de limón.

Envasar en caliente en frascos previamente esterilizados y con tapa hermética. Pasteurizar durante 25 minutos (si utiliza frascos de medio kilo).

Guardar en lugar fresco, seco y oscuro durante 7 días antes de consumir.

Duración: 12 meses.
Una vez abierto el frasco, se conserva durante 15 días en la heladera.

Ingredientes
1 kg de membrillo limpios
900 cc de agua
1 kg de azúcar
50 cc de jugo de limón


Fuente