Jamón Serrano

Mas conocido como el Crudo

EL JAMÓN SERRANO EN LA HISTORIA

El cerdo y el jamón serrano, es y ha sido uno de los elementos más característicos de España, representante fundamental en la cultura Española, en la mayoría de ocasiones presente en nuestros platos y comidas. El por qué de su éxito puede ser que, de este animal, se aprovecha absolutamente todo (el morro, las orejas, los pies...) Durante mucho tiempo, el comer carne de cerdo era símbolo de nobleza y señorío, y todo lo que estaba en relación con su sacrificio y elaboración era signo de distinción. Hay diferentes tipos de razas de cerdos: el blanco, el ibérico, o mezclas, de los cuales se pueden obtener diferentes tipos de productos.
El cerdo ha estado con el hombre desde el principio de su era satisfaciendo todas sus necesidades. Así pues, se convirtió en algo esencial en las despensas de cualquiera. En la época de los celtas, el cerdo era una pieza fundamental en sus vidas, considerándolo indispensable en su alimentación.
Las fases de salazón y curado del jamón serrano y otras piezas del cerdo que se usan actualmente, vienen ya de la antigüedad, donde eran utilizadas para que se conservara bien la carne. Estos tipos de elaboración son actualmente utilizados, pero perfeccionándolos en algunas cosas, con el fin de mejorar el producto (por ejemplo, en la antigüedad se realizaba la salazón, pero de todo el animal entero)
Se pueden encontrar zonas geográficas donde la tradición del jamón serrano está más arraigada, se puede destacar la zona de la provincia de Teruel, una de las más significativas, y pionera en la obtención de una Denominación de Origen, la de su jamón serrano: Denominación de Origen "Jamón de Teruel".
Antes de que llegaran los romanos a la península Ibérica, ya se producían cantidades elevadas de cerdos (y de jamones) Los íberos, ya por entonces, comerciaban con aceite de oliva, vino y por supuesto jamones y embutidos. Estas actividades les daban bastantes beneficios. El cerdo era tan valioso que, en la época de Augusto y Agripa, crearon monedas romanas con la forma de un jamón. También han aparecido figuras de cerdos en medallas consulares, usadas como distintivo militar de alguna legión. Esto también se ha podido ver en los Celtas y en los Galos prerrománicos.
En época romana, la matanza del cerdo, en un primer momento, la hacía el cocinero o "coquus" (el cual era siempre un esclavo prestigioso), pero luego la fueron especializando, y la realizaban solo cocineros específicos llamados "vicarius supra cenas". Para ellos la parte más preciada era el jamón, y consumida sólo por las personas más ricas de la sociedad. Pero no comían solo jamón, sino que utilizaban y consumían otras piezas del cerdo, embutidos o piezas salazonadas, tales como los lomos, cabezas, costillas y el tocino.
La elaboración y producción de jamones se produjo en Roma durante siglos. En muchas obras y libros hablan sobre el jamón y su forma de elaborarlo, se puede ver que seguían más o menos las mismas fases que se realizan hoy en día. En la antigua Tarraco (Tarragona) también se producían jamones, en Conesa se encontró un jamón fosilizado, que tenía unos 2000 años.
Una vez acabada la era romana, se pasó a la época visigoda, donde apareció la sociedad medieval. Los monasterios y conventos fueron los que aguantaron la gastronomía, los monjes cuidaban sus huertos y cada año solían criar a algún cerdo. Así pues en sus despensas siempre había alimentos, tanto para el clero, como para caminantes que pasaban por la zona, o para las personas que estaban en el monasterio.
En los siglos XII y XIII España avanzaba hacia el sur, lo que permitió que la ganadería pudiera divulgarse hacia el sur, donde tenían más praderas y bosques para su alimentación, por lo que hubo un pequeño crecimiento. Los campesinos van teniendo cada vez más acceso a la crianza del cerdo, aunque de una manera más limitada. Poco a poco las matanzas y la fabricación de jamones y embutidos en los pueblos y aldeas era más común.
Ya en el siglo XV y XVI se empiezan a crear libros de cocina, donde nos cuentan como se comía en determinadas sociedades, sus hábitos y sus costumbres alimenticias.


DATOS GENERALES
El jamón serrano es un alimento en conserva obtenido a partir de la salazón y secado al aire de las patas traseras del cerdo. Este mismo producto recibe también el nombre de paleta o paletilla cuando se obtiene de las patas delanteras. También recibe los nombres de jamón ibérico y jamón de bellota. La denominación "jamón serrano" está protegida como Especialidad Tradicional Garantizada (E.T.G.) por el Reglamento de la Unión Europea 2082/92, en el que se definen las características del proceso y del producto terminado.

Son especialmente famosos los jamones que se producen en la sierra de Huelva, especialmente en Jabugo (España), en Guijuelo, pueblo de la provincia de Salamanca (España), en Los Pedroches, pueblo de la provincia de Córdoba (España) y en Trevélez, pueblo de la provincia de Granada (España). También es famoso el jamón con Denominación de Origen "Dehesa de Extremadura". Tiene gran fama el jamón de Teruel, en otra zona diferente a las anteriores, localizado en el Sistema Ibérico donde se dan unas optimas condiciones para su secado. En Portugal se utiliza la palabra "presunto" para denominar este tipo de jamón. En Argentina se distingue el jamón serrano del jamón crudo por estar el primero recubierto de pimentón y por venderse más estacionado.

En el llamado proceso de curación se pueden encontrar tres factores imprescindibles que, al conjugarse, producen una maduración ideal en los jamones.

Los métodos de elaboración artesanal y su tradición, ya histórica, los avances e innovaciones tecnológicas en la producción. Inviernos fríos y secos y veranos suaves y cortos.

Etapas del proceso

Salazón
Después de que los cerdos hayan sido debidamente sacrificados, los jamones y paletas se salan para incorporar sal marina a la masa muscular, favoreciendo la deshidratación de las extremidades del cerdo y su perfecta conservación. La duración aproximada en la sal es de un día por kg de peso, permaneciendo a una temperatura de entre 1 y 5 ºC y humedades relativas en torno al 80-90 %.

Asentamiento
Cuando el jamón se saca de la pila de salazonado ya ha tomado toda la sal que va a tener hasta el final del proceso. Sin embargo, ésta se encuentra concentrada en la superficie mientras que las regiones del interior prácticamente no contienen sal. Por ello es necesario un período de postsalado o equilibramiento, donde por proceso de difusión se tiende a una distribución uniforme de la concentración salina hasta alcanzar el punto exacto de sal. La duración mínima del equilibramiento es variable y va en función del contenido graso de cada pieza ya que la penetración salina por difusión está muy condicionada por la presencia de grasa. Aunque por lo general este proceso suele tener una duración entre los 40 y 60 días. Otro factor importante es que mientras se está produciendo la penetración de sal al interior del jamón, hay un proceso de salida de agua al exterior, con la consiguiente perdida de humedad desde la superficie. Por ello, es necesario tener un estrecho control de la humedad relativa de la cámara donde se mantengan los jamones, amen del propio control de la temperatura, que desde los 5 ºC iniciales ha de evolucionar hasta los 25 ó 30 ºC en el momento en que se les traslada al secadero natural.

Lavado con agua caliente
Se realiza para eliminar la sal superficial, para lo cual se introducen los jamones en un recipiente en el que existen cepillos, cuyas púas por frotamiento ayudan a este proceso. Actualmente existen máquinas automáticas para efectuar el lavado y frotamiento de las piezas.
Es importante que la sal esté limpia y que el lavado sea correcto para evitar que el depósito de la sal en el exterior del jamón inhiba el crecimiento de la flora. Hasta aquí, se ha hecho un buen proceso del jamón que puede servir para cualquier tipo que se elabore; ahora empiezan los problemas, ya que el jamón va a quedar expuesto, sin nada que lo proteja, dado el escaso valor antiséptico que se puede asignar a la sal a las variaciones climáticas, contaminación bacteriana, agresiones del medio ambiente, parasitismo, etc.
El lavado también se puede realizar inmediatamente después de sacar la pierna de la sal. Sí se hace esto, hay que dejar la pierna pocos días más (1,5 a 2 días por kg), para que la sal logre ingresar a los tejidos musculares. También se consigue que una vez hecho el lavado, se pueda inocular con el hongo especial, y no volver a intervenir la pierna hasta el final del proceso.

Secado y maduración
Las piezas pasan a secaderos naturales con un riguroso control de ventilación y temperatura que puede durar entre 6 y 9 meses con temperaturas entre los 15 y 30 ºC.
Este periodo de reposo favorece la fusión natural de parte de las grasas de su protección adiposa, consiguiendo una distribución uniforme de las grasas en el tejido muscular. En estos meses empieza a adquirir su sabor y su aroma característico y único.

Envejecimiento en bodega
Después de una clasificación previa según su peso, calidad y conformación, los jamones y paletas pasan a la bodega donde concluye la última fase de curación, madurando lentamente. Permanecerán entre 6 y 18 meses según la clasificación anterior. En esta fase la temperatura oscila entre los 15 y 20 ºC y con humedades relativas en torno al 60-80%.
Tanto un buen secadero natural, como una buena bodega, deben permitir realizar todas estas operaciones de forma absolutamente natural, sin actuar por ningún procedimiento no consagrado por la tradición y la práctica. Es una cuestión de sensibilidad, pues el resultado final dependerá tanto de las características del propio secadero como de la habilidad de las gentes que en el trabajan, y que con una dedicación total y una experiencia manifiesta, han de combinar los factores de altitud, microclima, grado higrométrico, variaciones diarias de temperatura, y velocidad del aire, dirigiendo un proceso cuyo final es la obtención del Jamón Ibérico de Bellota.

Propiedades nutricionales
Desde el punto de vista nutricional, el proceso de modificación de sus proteínas y sus grasas durante su curación hacen del jamón un producto ligero, con más proteínas y menos grasas que el producto en fresco. Sus proteínas son de alta calidad, es decir, contiene todos los aminoácidos esenciales (100 g de jamón serrano equivalen al 33% del consumo diario de proteínas recomendado).
Además, es un producto que no necesita colorantes. El jamón serrano es muy digestivo y sano. Contiene ácidos grasos insaturados y es un alimento rico en vitaminas B1 y B6, fósforo, hierro, potasio y zinc. De hecho, un estudio realizado por el Centro Grand Forks de Investigación de Nutrición Humana, asegura que el serrano es muy recomendable para retrasar la aparición de la fatiga en los deportistas gracias a sus contenidos en vitaminas y minerales.
Posee un buen equilibrio de ácidos grasos, de similar naturaleza que las del aceite de oliva. Además, pese a que está curado en sal, apenas contiene este mineral. Comer un par de lonchas o tres equivale a tomar 3 g de sal a la semana.

Producción y consumo
España es el primer productor mundial de jamones y paletas curados. En 2003 superó los 41,5 millones de piezas, de las cuales el 86,5 % corresponde a jamones y el 13,5% restante a las paletas. España es igualmente el primer consumidor con un consumo por habitante y año de 5 kg.


La Unión Europea, es la zona en donde se desarrolla el mayor intercambio comercial de jamones y paletas curados. España ocupa un segundo puesto en el ranking exportador Europeo por detrás de Italia. Los países de la Unión Europea son los principales destinos de las exportaciones españolas de jamón curado. Francia, Alemania y Portugal, conjuntamente, concentran el 75,8% del volumen y el 70,6% del valor total de las expediciones.

EL CONSUMO DEL JAMÓN

Para un buen consumo del jamón, lo primero que debemos hacer es realizar un corte adecuado. Debemos aprender a cortar de forma correcta el jamón, así poder aprovecharlo al máximo. Una vez hayamos acabado de cortar la cantidad de jamón deseada debemos conservarlo para que no se estropee.


El corte:
El primer paso a dar en el corte del jamón serrano es su correcta colocación, debemos situarlo en la tabla de corte, con la pezuña hacia arriba. Si lo cortamos en un sitio cálido, como por ejemplo la cocina, será mucho mejor ya que la veta soltará su jugo. Una vez colocado el jamón serrano iniciaremos el corte. Si lo vamos a consumir en un solo día limpiaremos toda la corteza y el tocino exterior, si vamos a tardar más tiempo en consumirlo se va limpiando a medida que se va cortando. En ambos casos, tanto si lo vamos a consumir pronto o tardar más, el jamón ha de tener siempre el borde limpio y bien perfilado, para evitar malos sabores o cortezas innecesarias. Para realizar un buen corte al jamón serrano se pueden utilizar tres tipos de cuchillos: uno alargado con hoja estrecha y flexible que será el cuchillo jamonero (para la extracción de las lonchas), otro corto y fuerte (para cuando se llega al corte de la cadera), y un cuchillo de hoja ancha (para la preparación y limpieza del jamón)
Una vez limpio el jamón, quitada la corteza y el tocino exterior, se da un corte profundo en la caña con el cuchillo de hoja ancha. A partir de aquí se utiliza el cuchillo jamonero, extrayendo lonchas de la maza, que es la parte más rica y jugosa. Después pasaremos a cortar la parte de la cadera, que se realiza con el cuchillo corto y fuerte. Clavaremos la punta del cuchillo haciendo un corte incisivo y cortaremos alrededor del hueso, así las lonchas saldrán limpias. La carne que queda pegada al hueso se puede usar para hacer pequeñas tiras de jamón, que sirven como complemento de guisos o platos, o para sacar taquitos.
Luego seguiremos cortando por la parte de la contramaza hasta llegar al hueso. Una vez terminada se le da la vuelta al jamón y cortaremos la babilla. De la parte del jarrete también se puede extraer taquitos de jamón serrano.
Debemos cortar las lonchas de jamón lo más finas posibles, el corte tiene que ser uniforme, de arriba hacia abajo o viceversa y que abarquen todo el ancho del jamón. Si los trozos llevan grasa serán mucho más jugosos. La hoja del cuchillo nunca tiene que mirar hacia nosotros. A la hora de presentar el jamón en el plato debemos colocar las lonchas de jamón en una sola capa, o ligeramente montadas. El jamón no debemos comerlo frío, ya que pierde gusto, por lo que no debemos guardarlo en el frigorífico. Un consejo para mejorar el sabor del jamón es templar el plato con un poco de agua caliente.
En el caso de que dejemos de cortar el jamón serrano, debemos protegerlo colocando algún trozo grueso de tocino y corteza, sacados del principio, así mantendrá la grasa superficial bien fresca.


La conservación del jamón serrano:
La mejor forma de conservar un jamón serrano con hueso es guardarlo en un lugar seco, y con ventilación suficiente, a temperatura ambiente estable (nunca en el frigorífico), lejos de fríos o calores extremos, y preferentemente colgados o colocados en un jamonero. Al cortar un jamón serrano el corte queda expuesto a la acción ambiental, por lo que se provoca una oxidación que oscurece la superficie de corte, la grasa se pone de un color amarillento, y esto puede provocar sabores y olores desagradables. Por lo que se debe proteger el corte del jamón colocando una loncha de grasa o corteza (de cortes anteriores) para que la grasa superficial se mantenga fresca y no se reseque, o cubriendo el jamón con un trapo de cocina limpio.
Es recomendable cortar la cantidad de jamón serrano que pensemos que vamos a consumir, en el caso contrario habrá que envolverlo en papel transparente para evitar el contacto con el aire.
Si queremos conservar el jamón deshuesado lo deberemos guardar en una bolsa, envasado al vacío, y conforme se vaya consumiendo se deberá guardar en la parte menos fría del frigorífico, y a ser posible cubrirlo con un trapo de algodón seco.

Tipos de Jamón Serrano:
* Jamón de Teruel
La denominación de origenJamón de Teruel, fue la primera que nació en España, creándose en 1984, garantizando así la calidad del jamón serrano de Teruel. La zona de producción se propaga por toda la provincia de Teruel, pero la zona de curación la forman solo las zonas de la provincia que tienen una altura de por lo menos 800 metros. Los cerdos aptos para la producción de jamones de denominación de origen vienen de los cruces de las razas Landrace (tipo estándar) y Large White o cruce de ambos referente a la línea madre, y Duroc para la línea padre. Tienen que ser sacrificados sobre los 8 o los 9 meses, y han de tener un peso entre 110 y 130 kilos. Además estos cerdos han de ser castrados al cumplir los 8 meses.

* Jamón Dehesa de Extremadura
Los jamones y paletas de la denominación de origen Dehesa de Extremadura proceden de cerdos de raza Ibérica pura, o del cruce de raza Ibérica Duroc-Jersey (con un 75% de sangre ibérica y un 25% de la raza Duroc-Jersey) Estos cerdos han de ser marcados (antes de cumplir los siete años) con una pieza metálica en la oreja derecha a los de pura raza ibérica, y en la oreja izquierda a los que son cruzados.

* Jamón de Guijuelo
Los cerdos de esta denominación son alimentados a base de bellotas y de hierbas, o ambas mezcladas con pienso, o a base de pienso sólo. El hábitat de estos cerdos se configura a base de encinas y alcornoques. Estos cerdos son de raza ibérica, bien pura o mezcla con Duroc-Jersey, pero con un mínimo de 75% de raza ibérica.

* Jamón de Huelva
El hábitat donde se alimentan los cerdos de la denominación de origen del Jamón de Huelva, está repleto de dehesas con alcornoques, encinas y quejidos. Su fruto, la bellota, les sirve de alimento en los últimos meses antes de su sacrificio. La curación se realiza de forma natural, y tiene una duración de 18 meses.

* Jamón de Trevélez
El jamón de Trevélez tiene su entorno en la Alpujarra granadina, y se extiende por el sur de Sierra Nevada, Sierra de Lújar y Sierra de Gador, hasta el mar mediterráneo. Cabe destacar que desde el año 1862 a estos jamones se les adjudicó el sello real, por la reina Isabel II, reconociendo así su calidad.

* Jamón de Los Pedroches
El jamón y las paletas ibéricas de Los Pedroches cuentan con una Denominación de Origen avalada por la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía.
Más de 100 ganaderos y 16 industrias de la comarca se han incorporado a la nueva Denominación de Origen de Los Pedroches, comercializando sus primeros Jamones ibéricos con Denominación jamón de Pedroches.
Los productos definidos para su protección son Jamones y Paletas de Bellota y Recebo procedentes de cerdo de raza ibérica pura o sus cruces con Duroc-Jersey, provenientes en todo caso de madres ibéricas puras, y que posean como mínimo un 75% de esta raza.
Estos cerdos se alimentan a base de bellotas, a veces también se les complementa con piensos naturales
En la elaboración de jamones y paletas de la denominación de origen de Pedroches se utiliza siempre como línea madre la raza pura ibérica

LAS PARTES DEL JAMÓN SERRANO
Jamón Serrano

El jamón serrano está divido en diferentes partes: la maza, la contramaza, la babilla, la punta, el jarrete y la caña.

*La maza: es la parte donde el jamón serrano tiene más carne, es la parte principal del jamón, la más rica y jugosa, y contiene mayor cantidad de magro.
*La contramaza: es la parte opuesta a la maza, es la parte del jamón más estrecha y por lo tanto la más curada, además es la que contiene menos proporción de grasa.
*La babilla: es la parte delimitada entre el hueso fémur y el coxal, por lo que contiene menos carne que la parte de la maza. Es por la parte del jamón que se recomienda empezar en el consumo, con el fin de conservar y aprovechar la pieza del jamón.
*La punta o cadera: es la parte opuesta a la pezuña. Es una de las partes más sabrosas del jamón, junto con la maza, por lo que contiene bastante contenido graso.
*El jarrete: esta parte del jamón, se localiza entre la tibia y el peroné, se suele utilizar para hacer taquitos de jamón, la carne suele ser más dura y fibrosa y con diferentes sabores.
*La caña: tiene las mismas características en cuanto a textura y sabor que el jarrete. Esta parte del jamón serrano se suele utilizar en gastronomía para extraer taquitos.

La cata del jamón serrano
jamon

Para apreciar y verificar la calidad de cualquier tipo de jamón serrano se debe realizar una cata, de esta manera se puede comprobar la calidad del jamón de una forma segura. Al realizar la cata debemos de tener en cuenta cuatro aspectos: la vista (aspecto visual), el tacto (textura), el olfato (aromas) y el gusto (sabor) del jamón serrano.
- El aspecto visual: las lonchas de jamón serrano deben tener un color entre rojo púrpura y rosa pálido. Estos colores se deben a un pigmento muscular que se llama mioglobina (muy bajo en la carne de cerdo), este pigmento va aumentando al reducirse el contenido acuoso. Además de esto hay que añadir que al incrementar la concentración de sal se producen modificaciones químicas, lo que producen una coloración roja intensa durante el curado en el secadero. Las lonchas de jamón serrano tienen un aspecto brillante, a causa de la grasa que cubre la superficie de las lonchas. Cuando el jamón está a temperatura ambiente presenta bastante grasa intramuscular, parte de ella está en estado líquido, y se extiende por toda la superficie del jamón cuando se corta, por eso se puede observar ese brillo característico. El vetado también es un símbolo de calidad que se puede ver a simple vista al cortar el jamón, el cuál de debe a la presencia de grasa que se encuentra entre los fascículos musculares. La cantidad de vetado suele ir en aumento con la edad del animal.


Tabla con jamón serrano
Tabla de jamón serrano de Teruel, donde podemos apreciar su color rojo característico.
Respecto a la superficie de grasa que recubre a todo el jamón serrano, suele ser de color amarillo, aunque puede ser de diferente tipo de intensidad según en el periodo de maduración que este el jamón. Las capas internas deben tener un color blanco, o con un pequeño tono amarillo.
- El tacto: al tocar las lonchas de jamón serrano las notamos suaves y deslizantes, a causa de su grasa. El tacto del jamón es blando también por la grasa que contiene. El jamón es más o menos blando según la dureza de la grasa y su fluidez (si hay mayor concentración de lípidos la grasa será más fluida) También debemos tener en cuenta la textura del magro, por lo que tenemos que observar: la sequedad (ver el grado de acuosidad del jamón), la fibrosidad (determinar la tendencia de la loncha de jamón a separarse en fibras, depende de la grasa intramuscular que contenga y del tamaño de los haces de las fibras), la jugosidad (la humedad que contiene el jamón al masticarlo), y la dureza (tienen mucho que ver con la fibrosidad y la infiltración de mayor o menor grasa, el jamón no debe tener una excesiva dureza pero si cierto grado para aumentar el tiempo de masticación y favorecer la secreción de jugos salivares)
- El olfato: el jamón serrano debe tener un aroma intenso, agradable y equilibrado. Para percibir el aroma del jamón debemos unir el olfato con el gusto, fosas nasales y paladar. Los expertos en este tema lo denominan "flavour". Y su clasificación se realiza analizando diferentes elementos: la intensidad, la persistencia, el aroma curado y la ranciez.
· La intensidad, durante la maduración se desprenden sustancias volátiles olorosas, y conforme se avanza en el proceso el aroma se vuelve más agradable e intenso.
· La persistencia, es la permanencia del aroma una vez ingerido el alimento.
· El aroma curado, que sucede por el empleo de nitritos y nitratos naturales de la sal, para la conservación del jamón serrano.
· La ranciez, debe considerarse como positiva hasta cierto grado, si está en exceso se dice que el jamón está pasado de curación.
- El gusto: al hablar del gusto del jamón serrano tenemos que nombrar los siguientes sabores: salado, dulce y amargo.
El contenido de sal en el jamón no debe de ser alto desde un punto de vista nutricional y sensorial, pero tampoco muy bajo por el tema de la conservación.
El sabor dulce del jamón serrano se debe a componentes como aminoácidos y derivados de azúcares. En el periodo de curación no se añaden azúcares, pero en la maduración ocurren reacciones que dan lugar a elementos que sí contienen pequeñas cantidades de sabor dulce.
Respecto al sabor amargo hay que decir que está íntimamente ligado con el sabor dulce. Muchas sustancias que crean al jamón serrano el sabor dulce son las mismas que crean el amargo. Debemos tener en cuenta que el sabor amargo no tiene que ser excesivo, si no indicaría un menor tiempo en la fase de curación o elaborar el jamón serrano a temperaturas muy bajas.


Utensilios para el corte del jamón serrano

Los principales utensilios utilizados en el corte del jamón serrano son:

- Cuchillo jamonero: de forma alargada, con hoja estrecha, flexible y debidamente afilado, para cortar las lonchas del jamón serrano.
serrano

- Cuchillo ancho: para quitar la corteza al jamón y su grasa exterior, vamos su preparación para el corte.

- Cuchillo corto: para limpiar bien la pieza. Este tiene que ser fuerte, del estilo de la puntilla.

- Chaira o piedra de afilar: para afilar y eliminar las irregularidades del metal del cuchillo, para realizar un mejor corte y más cómodo.

- Jamonero: sirve para colocar el jamón serrano. Para que a la hora de realizar el corte lo hagamos con la mayor comodidad, estabilidad y protección.
Crudo

- Un trapo o paño de cocina: para tapar el jamón, con el fin de que no se reseque. En vez del trapo también se puede colocar trozos de corteza o de grasa, de los que se quitan al empezar el jamón serrano. Por otro lado se usa para sujetar bien la pieza y para limpiar bien los cuchillos y las manos. También debemos utilizar otro trapo después de afilar el cuchillo, para quitarle el polvillo gris, y no manchar ni estropear el jamón.
Jamón Serrano


ALGUNAS RECETAS:

Jamón Serrano con pan de pueblo
jamon
Ingredientes para 6 personas:
• 300 gr. de jamón SERRANO del Consorcio, en loncha
• 150 gr. de pan de pueblo en rebanadas gruesas
• 2 tomates maduros
• 2 dientes de ajo frescos
• Aceite de oliva

Procedimiento:
Partir el jamón SERRANO en lonchas cortas y finas. Tostar las rebanadas de pan ligeramente. Restregar el pan con un poco de ajo y tomate y rociar por encima con aceite de oliva. Colocar el jamón SERRANO sobre las rebanadas de pan.


Jamón Serrano revuelto con huevos y setas
serrano
Ingredientes para 6 personas:
• 300 gr. de jamón SERRANO del Consorcio cortado en taquitos
• 7 huevos batidos
• 150 gr. de setas cortadas
• 4 cucharadas de aceite de oliva
• un puñado de perejil fresco

Procedimiento:
En un recipiente amplio, saltear a fuego fuerte el jamón SERRANO y las setas cortadas, con aceite de oliva. Batir los huevos con el perejil y rociarlos por encima a fuego suave, sin dejar de remover. Servir en plato y decorar con pan frito.


Un buen plato de Jamón Serrano
Crudo
Ingredientes :
Jamón Serrano del Consorcio

Procedimiento:
recomendación: para su mejor degustación hay que sacarlo del frigorífico y atemperalo unos 10 minutos antes de consumirlo recomendación de dos formas de corte de la pieza: >
•a cuchillo: forma tradicional. las lonchas deben ser lo más finas posibles. se obtendrá un sabor más intenso.>
•a maquina: con el regulador, ajustaremos el grosor que queramos obtener en cada loncha, procurando que las mismas sean mas o menos finas.


Jamón Serrano con melón
Jamón Serrano

Ingredientes para 6 personas:
• Un melón de 1 Kg. aproximadamente
• 12 lonchas anchas y finas de jamón SERRANO del Consorcio
• 1 zanahoria rallada
• el zumo de un limón
• una cebolleta muy picada
• 6 cucharadas de aceite de oliva
• 1/2 cucharada de vinagre de vino
• sal y pimienta negra

Procedimiento:
Abrir el melón por la mitad y extraer la pulpa con una cuchara especial en forma de bolas (en su defecto, se puede utilizar una cucharilla de moca o postre). Colocar el melón en un ensaladera. Mezclar en un cuenco el aceite con el zumo de limón, el vinagre, la sal y la pimienta, vertiéndolo sobre el melón. Incorporar la zanahoria y la cebolleta. Mezclar bien y refrigerar durante dos horas. Finalmente, sacar el melón del frigorífico. Hacer unos cucuruchos con el jamón SERRANO e ir colocándolos en una fuente de servir.


IMAGENES PARA DARLES HAMBRE:
jamon
serrano
Crudo
Jamón Serrano
jamon
serrano
Crudo
Jamón Serrano
jamon
serrano

Saludos.
Comentar es agradecer

FUENTES:
http://www.consorcioserrano.com/sp/pratical-informations/recipies.php
http://www.sabor-artesano.com/jamon-serrano.asp

Comentarios Destacados

15 comentarios - Jamón Serrano

@cabezadbalon
HDP!!! Q HAMBRE Q ME DIO!!! CON LO CARO Q ESTA EL JAMON!!!
@la-chini
te puedo mandar a la mier***??



@la-chini
te puedo mandar a la mier***??



@manhattan
faaaa, mi vieja compro unajamon crudo pero casero. una pata entera, que es una delicia, y sin esas cagadas que le ponen al \"industrial\"
@MrBook
Post cruel, muy cruel, me abrió el apetito



Con un buen vino
@Chocolato
+10 por HDP y yo no sabia que comer.... ajjajajaj me fui a la fiambreria chicos... chauu uuuuuuuuu

@alo_chan_91
El jamón no es caro, por lo menos en españa...
Viva el jamon!!!
@loligo +6
RaptordeMentes dijo:

jaja, todos caen aca queriendo ver el post que habla sobre julian serrano
@elnicom +2
loligo dijo:
RaptordeMentes dijo:

jaja, todos caen aca queriendo ver el post que habla sobre julian serrano

esos son de salame serrano