La publicidad engaña. Eso a todos nos queda claro. Lo puede hacer con modelos perfectas, sin arrugas ni grasa extra en ningún lugar de su cuerpo. O más fácilmente, con hamburguesas. Sí, hamburguesas que en papel se ven bastante apetitosas, con ingredientes frescos y relucientes, así como de enorme tamaño y colores de lo más sanos. Tan ricas que casi podrías morder el papel. Pero la verdad es que ninguna hamburguesa es así, al menos no las que venden en la vida real.

link: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=oSd0keSj2W8