Como comer un coco

Debajo de sus dos cáscaras, este fruto encierra muchos nutrientes y un sabor inconfundible. Conoce más sobre él


El coco es una fruta proveniente de un árbol perene (el cocotero) que permite su cosecha cada tres meses, por lo que es fácil de encontrar en cualquier época del año y son varios los nutrientes que se adquieren al degustarlo: fósforo, calcio, potasio, magnesio, vitamina E y C, ácido fólico y fibra.

Si se está cuidando la cantidad de calorías que se consumen diariamente, es necesario saber que en 100 gramos ingieres alrededor de 351 kilocalorías.

Como


"Consumir el agua de coco ayuda al control de la diabetes, al buen funcionamiento del sistema urinario, de los riñones", expresa Mauricio Barreto Peralta, presidente del Consejo del Cocotero.

Otros beneficios son el funcionamiento del tracto digestivo, el sistema nervioso y los músculos. Además, posee un suave efecto laxante.

Aunque sus nutrientes nos aportan muchos beneficios, su consumo debe ser moderado, pues también es una importante fuente de grasas saturadas, lo cual puede ocasionar un aumento del colesterol en la sangre.

¿Cómo escoger el mejor coco?

"El coco tiene tres orificios en la parte de arriba que son los tres ojos que le llamamos nosotros", explica Barreto y añade, "cuando vemos uno de los tres orificios que empieza a germinar (se ve alguna pequeña callosidad), ese coco ya esta fermentado; es decir, muy maduro y el sabor del agua es muy fuerte porque la pulpa paso a ser parte del agua y ya esta muy grasoso".

Así que hay que para disfrutar de su fresco sabor hay que elegir aquellos que no tienen estas características. Sin embargo, también el color de la cáscara te puede ayudar en la elección, aquellos con una tonalidad más clara son los más tiernos, según Barreto.

Recuerda que aunque un coco cerrado puede durar hasta dos meses en buen estado, una vez que se abre debe ingerirse porque su tiempo de descomposición es de aproximadamente cinco días.

En la cocina

Además de beber su agua y comer su pulpa, se puede utilizar el coco como ingrediente de algunas recetas caseras. Al licuar la pulpa se obtiene una crema que puede emplearse para condimentar mariscos y también para dar sabor a algunos postres y bebidas.

Ahora, la pulpa rayada también se usa mucho en el mundo de la repostería.

El problema del coco

Aunque es una fruta muy popular, el consumo promedio en México es de 10 cocos por persona, según el presidente del Consejo del Cocotero. Y es que su consumo se presenta habitualmente en la playa, no en las zonas urbanas del interior de la República.

"Es una fruta con un consumo bajo, pues es complicado abrirla", comenta Barreto. "Esta es una de las razones por las que nos detenemos en llevarlo del supermercado. Un plátano o una manzana hasta un niño lo puede consumir sin ningún problema, pero el coco se dificulta".

Y aunque actualmente se está desarrollando un abre cocos que facilite su disfrute, todavía no está listo. Por lo pronto, la técnica más sencilla es introducir un cuchillo por los "ojos" del fruto y extraer el agua. Después, para extraer la pulpa es necesario un martillo para golpear y romper la cáscara.

¿Dónde se cosecha el coco?

Las principales zonas productoras de coco en México son: las costas de Tabasco, Veracruz, Campeche, Yucatán, Quintana Roo, Guerrero, Colima, Oaxaca, Michoacán, Sinaloa, Jalisco y Chiapas.

Todo un ecosistema en torno al coco

Alrededor de las palmas, habitan alrededor de 20 especies de flora y fauna entre ellos: ardillas, armadillos, iguanas, alguna especie de flores y aves.


coco