El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Doce recetas con cerveza

Doce recetas con cerveza
Espero les guste

Doce recetas con cerveza, esta bebida, igual que el vino, es también un ingrediente para cocinar muy apreciado, pollo a la cerveza, masa de pizza con cerveza, salsa de queso y cerveza... recetas con foto y paso a paso de la elaboración.


La cerveza no sólo es una bebida saludable (consumida con moderación), es también un ingrediente culinario que hace que muchos platos resulten exquisitos, seguro que la mayoría de vosotros ha utilizado en alguna ocasión la cerveza para cocinar, incluso tendréis vuestro plato estrella con esta bebida. Igual que hay muchas recetas tradicionales en las que se añade vino, hay muchas recetas con cerveza que si no son tradicionales, se convierten en un clásico de quien las cocina porque suelen tener mucho éxito.

Nosotros utilizamos a menudo la cerveza para cocinar, y como muestra, hemos recopilado Doce recetas con cerveza. Al hacerlo nos damos cuenta además de que cuántos platos de los que mencionábamos, clásicos en nuestro recetario, nos quedan por compartir con vosotros, ¡qué alegría!.

De momento esperamos que encontréis apetecibles varias de las propuestas que os mostramos a continuación, en la foto superior tenéis la presentación, y a continuación podéis acceder a la explicación paso a paso de cada una las recetas con cerveza rubia y negra. Recordad que como el vino, para cocinar hay que utilizar una cerveza que sea buena y que os guste, es la forma en la que se conseguirá que el plato sea sublime.


Dip de queso y Guinness

recetas

En cuanto vimos este Dip de queso y Guinness supimos que sería una salsa ideal para tomar con unos crudités, con tostadas e incluso como salsa para acompañar una carne roja. Y así ha sido en varias ocasiones, aunque hoy os lo presentamos como un aperitivo para que podáis probarlo y ofrecerlos a vuestros invitados en las próximas celebraciones familiares o con amigos.

Nuestra receta de Dip de queso y Guinness está inspirada en esta receta en la que utilizan queso cheddar. Nosotros la hemos preparado con distintos tipos de queso, además del cheddar blanco, con queso manchego, con queso tierno de cabra y con queso de bola. Así que vosotros podéis hacer lo propio, seguro que también probaréis algunas variantes y os resultará difícil decidir con qué queso está más rico.


Ingredientes (6-8 comensales aprox.)

140 gramos de queso de bola tierno , 60 gramos de queso crema (puede ser 0% M.G.), 30 gramos de cerveza Guinness, 30 gramos de mostaza antigua, 20 gramos de cebolla, 5 gramos de Salsa inglesa (Worcestershire), pimienta negra recién molida, 6 hojas de perejil rizado, una pizca de chile o pimienta aleppo (opcional)

Elaboración

Retira la corteza del queso y rállalo con un rallador grueso. Pon el queso rallado en el complemento de la batidora de mano o un utensilio similar, incorpora el queso crema, la cerveza y la mostaza.

Tritura hasta obtener una crema homogénea. Pela y trocea la cebolla e incorpórala al preparado anterior, añade también la salsa inglesa, la pimienta negra, el chile si decides ponerlo y las hojas de perejil.

Tritura de nuevo hasta que vuelvas a obtener una crema o salsa homogénea, puede ser bien fina o un poco tosca si es para untar sobre tostadas. Pruébala por si es necesario rectificar de especias o aderezos.



Receta de Duxelles


cocina


Hace unos días os explicábamos el significado de Duxelles, una elaboración tradicional de la cocina francesa de la que hoy os vamos a mostrar una variante, esta receta de Duxelles es bastante básica e ideal para combinar con distintos ingredientes, tanto para servir como un canapé como para utilizar de farsa en carnes o pescados.

Tomando como base esta receta de Duxelles podéis hacer otras variantes, como sabéis, esta receta se hace generalmente con champiñones, pero hoy en día se elabora con otros tipos de setas como los boletus por ejemplo, también se pueden variar las hierbas aromáticas, siendo principalmente utilizados el tomillo y el perejil, hay duxelles que quedarán muy bien si incorporamos orégano, eneldo, romero… todo dependerá del destino de esta elaboración y del paladar de los comensales.

Incluso el vino, se puede omitir como ingrediente o cambiar por un Oporto, un PX e incluso cerveza, los champiñones cocinados con cerveza y salteados con ajo y perejil son un manjar, así que imaginad una duxelles, o mejor, probadla y nos contáis.

Ingredientes

500 gramos de champiñones, 4 chalotas (unos 140 gramos), 100 gramos de vino blanco dulce, mantequilla o aceite de oliva virgen extra, pimienta negra recién molida, tomillo, perejil fresco, sal.

Elaboración

Pon una sartén antiadherente al fuego con mantequilla o aceite de oliva suficiente para pochar las chalotas, éstas debes picarlas bien pequeñitas, puedes utilizar una picadora eléctrica. Mientras se pochan las chalotas, pica del mismo modo los champiñones que previamente habrás limpiado y secado bien, troceándolos para introducirlos en el vaso de la picadora.

Cuando la chalota esté blandita y empiece a tomar color, incorpora los champiñones, salpimenta al gusto, añade también el tomillo y sube el fuego para que tome temperatura y las setas suelten su agua.

No dejes de mover con una espátula para que se vaya haciendo de forma homogénea. Cuando tengas una pasta seca, riega con el vino y deja cocer a fuego lento hasta que vuelvas a obtener una pasta de setas densa, entonces pruébala por si fuera necesario rectificar de sal o pimienta y añade el perejil picado.

Dale un par de vueltas más y retira del fuego, ya tienes listos los champiñones Duxelles para emplear en la receta deseada, seguro que encuentras muchas opciones. ¡Buen provecho!



Secreto de cerdo con salsa de cerveza y miel


cerveza


Hoy hemos preparado una receta de secreto de cerdo a la parrilla y lo hemos acompañado con una salsa de cerveza y miel, lo que queremos que sepáis es que esta misma salsa es estupenda para otros tipos de carne, otros cortes de cerdo o carne de vacuno. Es una salsa de sabor potente, conserva el toque amargo de la cerveza, por eso es muy importante elegir una cerveza que guste.

Decir también que esta misma salsa la hemos hecho con cerveza rubia (como es el caso de hoy) y con cerveza negra, generalmente utilizamos ésta para las recetas con carne de vacuno, así que también os animamos a que probéis y valoréis para dar con vuestra fórmula preferida. Por lo demás, esta receta de Secreto de cerdo con salsa de cerveza y miel es de lo más sencilla, os lo explicamos a continuación.

Ingredientes

600 gramos aprox. de secreto de cerdo, aceite de oliva virgen extra, sal Maldon.

Para la salsa

200 gramos de cerveza, 100 gramos de miel, 50 gramos de tahini, 15 gramos de mostaza antigua, 1 c/s de zumo de limón, pimienta negra recién molida, sal.
Elaboración

En primer lugar prepara la salsa, ésta puede servirse recién hecha, aunque se suaviza y enriquece una vez templada, está muy rica también fría. Hay que tener en cuenta a la hora de valorar cuándo está hecha, que cuando se enfría espesa más.

La elaboración es muy sencilla, se trata básicamente de una reducción. Pon la cerveza en un cazo a calentar, cuando rompa a hervir, baja el fuego y empieza a incorporar la miel, el tahini, la mostaza, el zumo de limón, dos vueltas de pimienta (del pimentero molinillo) y aproximadamente media cucharada de postre de sal, después puedes rectificar.

Bate con las varillas para que todos los ingredientes se mezclen y se integren bien, deja cocer a fuego lento unos 50 minutos, hasta que la salsa haya reducido, y deje huella en el dorso de la cuchara. Retira del fuego y deja reposar.

El secreto de cerdo como más se disfruta es a la brasa, a la parrilla, a la plancha… con el medio de cocción del que dispongas, haz la carne dorándola por fuera, y dejándola sonrosada en su interior. En el último momento, añade sal Maldon.

Emplatado

Corta el secreto de cerdo en tiras y preséntalo en los platos acompañados de la salsa de cerveza y miel, y si lo deseas, una ensalada. ¡Buen provecho!


Receta de Solomillo Guinness


delicia


La cerveza, como el vino, está considerada un alimento, y es muy apreciada no sólo para nutrir la sed, también para cocinar. En la receta de hoy es la cerveza negra la que aporta nuevos matices al plato, deliciosos como podéis imaginar, por eso os animamos a probar la receta de Solomillo Guinness.

Utilizamos en este plato un solomillo de cerdo blanco, de buena calidad y además económico, una cerveza negra a la altura de esta elaboración es la Guinness, pero podéis utilizar otra si vuestras preferencias así lo estiman, pues esta es buena pero no es la única. Poco más hace falta para disfrutar de un plato principal sano y rápido de hacer, fruta y frutos secos completan esta receta de Solomillo Guinness.

Ingredientes (4 comensales)

1 solomillo de cerdo grueso, 200 ml. de cerveza negra Guinness, 1 cebolla tierna, 2 dientes de ajo, 2-3 centímetros de raíz de jengibre (o sustituye estos dos últimos por la pasta de jengibre y ajo, 1 cucharada generosa), 1 manzana (puedes utilizar la variedad que desees, reineta, granny Smith o fuji), 8 nueces, 1 c/s rasa de azúcar moreno, aceite de oliva virgen extra, sal, pimienta negra recién molida, berros.

Elaboración

Pela la cebolla y pícala en brunoise, haz lo mismo con los dientes de ajo, pela el jengibre y rállalo. La manzana prepárala justo antes de incluirla en el guiso, deberás pelarla, retirar el corazón y cortarla en gajos. Las nueces pélalas y trocéalas.

Pon una cazuela o sauté amplia (en la que quepa el solomillo entero) con un fondo de aceite al fuego, salpimenta el solomillo y dóralo a fuego medio-alto por todo su contorno. Una vez se haya dorado, reduce el fuego e incorpora la cebolla, deja que poche a fuego lento y cuando esté transparente añade el ajo y el jengibre o la pasta de esta mezcla que tenías preparada, prosigue la cocción unos cuatro minutos para que desprendan su aroma y sabor, y el ajo tome un poco de color y vierte la cerveza, sube entonces el fuego para que llegue a punto de ebullición.

Considerando que el solomillo es grueso, cuece a fuego medio para que se vaya reduciendo y continúe la cocción de la carne. Si el solomillo no es muy grueso convendrá reducir algo la cantidad de cerveza.

Cuando la cerveza haya reducido a la mitad, incorpora la manzana cortada en gajos, las nueces, el azúcar moreno y un poco más de pimienta negra y sal. Deja cocer sin tapar, dándole vueltas al solomillo y a la manzana, hasta que tengas un jugo almibarado.

Retira las manzanas cuidadosamente, éstas deben conservar su forma, incluso un punto crujiente en el centro, así te resultará también más fácil que el solomillo quede impregnado de la glasa de cerveza.

Emplatado

Corta el solomillo en las raciones que debes servir, colócalo en el plato en posición vertical. Cúbrelo con cuatro gajos de manzana, las nueces y el jugo de cerveza Guinness. Termina con unas hojas de berro y unas gotas de aceite de oliva virgen extra sobre ellas. Sirve enseguida y ¡buen provecho!


Solomillo glaseado con cerveza negra

Doce recetas con cerveza

Una excelente forma de disfrutar de unos buenos solomillos es la receta que os proponemos hoy, Solomillo glaseado con cerveza negra, que acompañamos con unas zanahorias baby y unas chalotas que se glasearán del mismo modo y aportarán un toque dulzón al plato.

El Solomillo glaseado es una receta fácil y rápida de hacer. Elige la cerveza negra que más te guste, con ella conseguirás un resultado a la altura de tu paladar. Aunque hoy hemos elaborado esta receta con solomillo de cerdo, también puedes utilizar solomillo de ternera, ¿te animas?

Ingredientes (6 comensales)

2 solomillos de cerdo ibérico, 8-10 chalotas, 100 gramos de zanahorias baby, 330 ml. de cerveza negra, 1 c/c de canela, 1 c/c de jengibre molido, 4 c/s de azúcar moreno, pimienta negra, aceite de oliva virgen extra, sal fina, sal Maldon.

Elaboración

Saca los solomillos del frigorífico media hora antes de cocinarlos para atemperarlos, límpialos del posible exceso de grasa del exterior y córtalos con el grosor que quieras darle, salpimenta al gusto.

Limpia las zanahorias baby y pela las chalotas. Pon una sartén con un chorrito de aceite de oliva virgen extra marca los solomillos en todo su contorno dorándolos bien, a fuego fuerte, después retíralos y reserva.

En la misma sartén, saltea las chalotas a fuego fuerte para que se doren, después pon a fuego medio y añade la cerveza poco a poco, cuando empiece a hervir reduce el fuego al mínimo para que se hagan las chalotas, espolvorea la canela y el jengibre, añade el azúcar moreno y sal fina. Deja cocer hasta que la salsa empiece a espesar, incorpora entonces las zanahorias baby, aunque si prefieres que queden tiernas en lugar de ligeramente crujientes, incorpóralas antes.

Finalmente reincorpora el solomillo a la sartén para que se hagan al gusto y se glasee con la cerveza negra reducida y caramelizada.

Emplatado

Sirve el Solomillo glaseado con cerveza negra acompañado de las chalotas y las zanahorias, bañando con el jugo de cerveza negra y terminando con un poco de sal Maldon. ¡Buen provecho!



Estofado de ternera Guinness con castañas


recetas


Ya os comentamos que hoy íbamos a preparar un buen guiso, en principio esta receta de Guinness Beef Stew que Sara se trajo de Irlanda, pero hemos hecho algunos cambios a la receta y es la que vais a ver a continuación. Es el Estofado de ternera Guinness con castañas, un plato exquisito, ideal para la época otoñal y para cualquier momento en el que nos apetezca disfrutar de un completo y nutritivo como este.

Es habitual que cada cocina aporte sus toques personales a los guisos por muy tradicionales que sean, así que imaginamos que no habrá ningún problema, sino todo lo contrario, más posibilidades de disfrutar del Estofado Guinness incorporándole además unas castañas. Generalmente omitimos el paso de añadir harina a las recetas de guisos para ayudar a espesar las salsas, unas veces los reducimos, otras los espesamos con pan tostado o como hoy, con frutos secos. Las castañas, además de aportar su suave sabor al estofado, hacen de la salsa una delicia de la que no quedará rastro en el plato.

Ingredientes (4 comensales)

700 gramos de carne de ternera para guisar, 1 puerro, 4 dientes de ajo, 3 zanahorias, 150 gramos de tomates, 8 patatitas, 500 gramos de caldo ave (el nuestro era de pollo y setas), 300 gramos cerveza Guinness, 16 castañas, romero, pimienta negra recién molida, sal, aceite de oliva virgen extra.

Elaboración

Empieza con la mise en place, trocea la carne en dados del tamaño de un bocado. Pela el puerro, córtalo por la mitad y lávalo bien, a continuación córtalo en juliana. Pela los dientes de ajo y dales un golpe para que se abran un poco. Ralla los tomates para obtener su pulpa. Las zanahorias y las patatas las pelaremos más tarde para que no se oxiden, y las castañas, como habéis visto en el truco de cocina para pelar castañas, también las podemos pelar mientras el guiso se está haciendo.

Pon la cazuela para hacer el estofado al fuego, cubre la base con aceite de oliva y cuando esté caliente incorpora la carne, salpimenta al gusto. Dórala dándole la vuelta para que se haga de forma homogénea y retírala de la cazuela, dejando el jugo y el aceite en la misma, deja que reduzca un poco la temperatura y añade entonces el puerro y los ajos. Pocha a fuego lento, añade una pizca de sal, y cuando el puerro empiece a transparentar reincorpora la carne.

Sobre las zanahorias, comentaros que personalmente no nos gustan mucho cuando están cocidas en un guiso, así que una de ellas la incorporamos para que aporte su sabor (después nos la comemos con menos ganas o la guardamos para un puré) y las otras dos las hacemos a la parrilla con un poco de sal ahumada, ya os mostraremos en otras recetas de cocina que es una guarnición que nos preparamos muchas veces, en otros casos la incluimos en la parrillada de verduras.

Volviendo al guiso, pela una zanahoria (o todas si os gustan guisadas) y córtala en trozos al gusto, añádela a la cazuela e incorpora también el tomate rallado, salpimenta al gusto y añade una pizca de azúcar para equilibrar la acidez del tomate, deja reducir a fuego fuerte un par de minutos e incorpora entonces la mitad de las castañas (éstas se desharán en el guiso espesándolo), el caldo, la cerveza y el romero. Lleva a ebullición y después reduce el fuego para que el estofado se haga lentamente durante 90 minutos.

Cuando lleve una hora al fuego, incorpora las patatas y la otra tanda de castañas. Si queda mucho caldo deja cocer permitiendo que salga algo de vapor, sin encajar la tapa. Una vez que la carne, las patatas y las castañas enteras estén tiernas, apaga el fuego y deja reposar unos minutos. En nuestro estofado añadimos las zanahorias asadas en el reposo, en la degustación resultarán sabrosas y ligeramente crujientes.

Emplatado

Sirve el Estofado de ternera Guinnes con castañas bien caliente y acompañado de un buen pan casero o de una buena panadería, la salsa pedirá pan, y los comensales solicitarán que repitas la receta. Como nos recomendaron, también hemos acompañado el estofado con una cerveza Guinness fresquita, aunque el vino tampoco le viene nada mal. ¡Buen provecho!


Champiñones al cava con gulas


cocina


Los Champiñones al cava con gulas puede ser un entrante o un aperitivo para un día festivo que además de alegrar el paladar, vestirá muy bien la mesa si los sirves en cazuelitas individuales, como suele hacerse con las gulas al ajillo.

La combinación de los Champiñones al cava con gulas al ajillo (y su guindilla) es ideal para iniciar un menú, es una receta sabrosa, muy nutritiva y ligera, aunque ya sabemos que los champiñones son bastante saciantes, por eso, mejor no poner muchos si el menú es muy completo.

Ingredientes (4 comensales)

500 gramos de champiñones, 250 gramos de gulas, 4 dientes de ajo, 1 guindilla fresca, 200 ml. de cava, pimienta negra, aceite de oliva virgen extra, sal.

Elaboración

Limpia bien los champiñones, córtales la parte seca del pie y vuelve a cortar para dejar únicamente el sombrerito. Puedes reservar los pies de los champiñones para otra elaboración (por ejemplo para una salsa) o incluirlos en esta cazuelita de champiñones al cava con gulas.

Pon al fuego una sartén amplia con un chorrito de aceite de oliva, cuando esté caliente incorpora los champiñones, salpimenta al gusto y dales un par de minutos a fuego fuerte, después añade el cava y cuando adquiera temperatura, reduce el fuego y deja cocer con la sartén semi-tapada, hasta que el cava reduzca.

Llegado ese momento, incorpora los ajos pelados y picados, y la guindilla despepitada y picada bien fina, sube el fuego para que se doren los ajos e incorpora las gulas, un poco más de aceite de oliva si fuera necesario y sal al gusto. Retira del fuego.

Emplatado

Sirve este entrante de Champiñones al cava con gulas en cazuelitas individuales, aunque también puedes optar por servirlas como guarnición de un plato de pescado. ¡Buen provecho!


Receta de Pollo al cava y berenjenas con miel de romero

cerveza


Hemos preparado estos muslos de pollo al cava acompañados con berenjenas con miel de romero para comer, nos hemos chupado los dedos y hemos quedado más que satisfechos acompañando esta receta con unas patatas fritas crujientes. Esta receta de pollo es del estilo a la receta más popular de pollo a la cerveza, gusta a todo el mundo.

La guarnición se puede variar, pero os recomendamos probar la receta de pollo al cava y berenjenas con miel de romero como os explicamos a continuación, con combinando sabores dulces y salados, resulta una exquisitez.

Ingredientes (4 comensales)

8 muslos de pollo , 200 mililitros de cava, 2 cebollas francesas, 3 dientes de ajo, orégano, pimienta blanca, pimienta rosa, 1 berenjena, 1 c/s de mostaza antigua, 2 c/s de miel de romero, sal, sal en escamas, aceite de oliva.

Elaboración

Lava la berenjena y córtala en daditos, espolvoréala con sal y déjala en un colador para que desprenda el jugo amargo, después lávalas y sécalas bien.

Nosotros solemos retirar la piel del pollo, a pesar de que está riquísima, es donde se concentra la grasa. Así pues, retira si lo deseas la piel y salpimenta los muslos de pollo. Pon aceite de oliva en una sartén o cazuela amplia y dora los muslos en todo su contorno, cuando se haya dorado, reduce el fuego e incorpora la cebolla picada, deja pochar.

Cuando la cebolla esté tierna, incorpora el cava y deja reducir, ve dándole la vuelta a los muslos de pollo de vez en cuando para que absorban el jugo. Rectifica de sal si fuera necesario. Finalmente, cuando se haya reducido el cava, añade los ajos picados, el orégano y un poco de pimienta blanca, deja un par de minutos más para que se doren los ajos y den sabor al pollo, y retira del fuego.

Pon en otra sartén antiadherente un poco de aceite y rehoga la berenjena salpimentada al gusto, cuando empiece a estar tierna agrega la mostaza, mezcla bien y añade la miel, vuelve a mezclar y deja que las berenjenas se caramelicen ligeramente.

Emplatado

Dispón en los platos una cama de berenjena con miel de romero, espolvorea un poco de sal en escamas sobre ellas y coloca los muslos de pollo al cava. Termina regando con una cucharada del jugo de la elaboración del pollo y un poco de pimienta rosa.



Arroz con pollo


delicia


El arroz con pollo es una receta tradicional de América Latina, aunque en cualquier cocina se elabora un plato con estos dos ingredientes principales, acompañados de distintos vegetales, especias o incluso legumbres.

Dentro de las recetas tradicionales de Arroz con pollo en Latinoamérica, hay también muchas variantes dependiendo del país e incluso del cocinero que la elabore, el resultado puede ser igual de satisfactorio, con distintos matices pero rico y nutritivo.

Hoy hemos hecho esta adaptación de la receta de arroz con pollo en la que hemos prescindido del picante porque teníamos invitados que no lo toleran mucho, pero para nosotros es una delicia incluyendo chile, chipotle o algún pimiento picante similar.

Ingredientes (4 comensales)

360 gramos de arroz, 4-6 contramuslos de pollo (también se pueden utilizar otros cortes), 300 gramos tomates pera, 6 dientes de ajo, ½ cebolla grande, 1 zanahoria, ½ pimiento rojo, 300 mililitros de cerveza, ¾ c/c de cilantro en grano, unas ramitas de cilantro fresco, ¾ c/c de comino en semillas, 1 c/c rasa de pimentón dulce, una pizca de pimentón picante, 3/4 c/c de cúrcuma, 1 c/s de Bovril (opcional), 800 mililitros de caldo de ave, aceite de oliva virgen extra, sal.

Elaboración

Pela la cebolla y córtala en brunoise, lava el pimiento y practícale el mismo corte, raspa la zanahoria y córtala también en brunoise. Pela los dientes de ajo y machácalos en el mortero con las semillas de comino y el cilantro en grano. Ralla los tomates y añádeles media cucharita de azúcar para reducir la acidez.

Pon una cazuela amplia con un buen chorro de aceite de oliva virgen extra al fuego y dora el pollo salándolo al gusto. Cuando esté dorado de forma homogénea, por todos sus lados, baja el fuego y prosigue la cocción. Agrega la zanahoria, el pimiento rojo, la cebolla y sal, sofríe unos minutos, hasta que la cebolla empiece a transparentar y moviendo de vez en cuando, entonces añade el ajo triturado con las especias. Sofríe unos minutos más y agrega el tomate rallado y el extracto de carne (Bovril). Sube el fuego hasta que rompa a hervir, vuelve a bajarlo y deja cocer hasta que el sofrito reduzca casi a la mitad.

Añade entonces el pimentón y la cúrcuma, mezcla bien y riega con la cerveza volviendo a subir el fuego para que entre en ebullición y después deja cocer de nuevo a fuego medio-bajo, tapando un poco la cazuela si los trozos de pollo son muy grandes para que se hagan bien.

Una vez que haya reducido la salsa y el pollo esté hecho, retíralo de la cazuela reservándolo en caliente e incorpora el arroz, mézclalo bien con el sofrito y deja cocinar unos tres minutos para que absorba los sabores. El pollo se puede dejar cociendo con el arroz si lo deseas, pero a nosotros nos gusta más separarlo y volverlo a introducir en la olla en los últimos cinco minutos de reposo del arroz.

Añade entonces el caldo y lleva a ebullición, baja el fuego y deja cocer tapando el recipiente hasta que el arroz esté en su punto, unos 15 minutos. Entonces, incorpora el pollo al arroz, tapa la olla y apaga el fuego. Deja reposar cinco minutos antes de servir, si quedaba algo de caldo se absorberá.

Emplatado

Sirve el arroz con pollo en los platos elegidos y pica el cilantro fresco, espolvoréalo sobre el arroz y a comer, está para chuparse los dedos.


Masa de pizza con cerveza


Doce recetas con cerveza


La masa de pizza con cerveza siempre gusta a quienes la prueban, resulta una masa sabrosa y crujiente, igual de rica que la masa de pizza crujiente pero con matices diferentes, difícil escoger entre ellas. Ya hemos comentado en algunas ocasiones que para conseguir una pizza sublime, lo mejor es preparar la receta de la masa con varias horas de antelación, si la quieres hacer para cenar, ya puedes dejar la masa preparada después de comer.

Así lo hacemos nosotros, después de comer preparamos la masa de pizza, normalmente con la Thermomix, aunque hay días que nos apetece hacerla a mano, es muy agradable trabajar la masa y conocerla. Después dejamos la bola de masa ligeramente enharinada en un cuenco cubierto con un paño limpio.

Un par de horas antes de sentarnos a la mesa damos forma a la masa y la dejamos reposar otro ratito mientras vamos pensando y preparando los ingredientes con los que vamos a elaborar las pizzas, es como darle tiempo para un segundo levado y de sus “burbujas”. Pero al grano, estos son los ingredientes aproximados para la Masa de pizza con cerveza, recuerda que dependiendo de la harina utilizada necesitarás más o menos líquido, que en este caso hemos sustituido por completo con la cerveza.

Ingredientes (3-4 bases de pizza)

300 gramos de harina de fuerza, 10 gramos de levadura fresca, 150 gramos de cerveza, 5 gramos de sal, 15 gramos de aceite de oliva virgen extra, una pizca de azúcar.

Elaboración

Pon la harina en un cuenco amplio y disuelve en ella la levadura, desmenuzándola con la yema de los dedos. Haz un hueco en el centro de la harina e incorpora la cerveza, el aceite de oliva, la sal y el azúcar.

Empieza a mezclar el líquido con la harina hasta que consigas una masa manejable, no debe quedar muy pegajosa. Enharina la superficie de trabajo y vierte la masa para amasarla unos minutos hasta obtener una masa elástica y fina.

Finalmente dale forma redondeada a la masa y puedes untarla con un poco de aceite o directamente espolvorearle un poco de harina y colocarla en un cuenco amplio para que tenga espacio para subir. Tápala con un paño limpio y seco y déjala reposar hasta la hora de la cena.

Con esta masa puedes hacer tres o cuatro pizzas, depende del tamaño que les quieras dar. Cuando vayas a hacerlas, divide la masa en las porciones deseadas y enharina de nuevo la superficie de trabajo para darles forma amasando con el rodillo.

Después cubre cada pizza con los ingredientes que prefieras, algunas ideas pueden ser la Pizza Vegetal o la Pizza con queso de cabra y pimientos confitados, pero os daremos muchas más.

El horneado dependerá del grosor que le des a la masa de pizza con cerveza y de los ingredientes incluidos. Lo ideal es que el horno esté bien caliente cuando introduzcas la pizza para su cocción y en un tiempo de entre 15 y 30 minutos disfrutarás de una pizza casera inmejorable.


Masa de pizza con cerveza Guinness


recetas


Muchas veces hacemos la masa de pizza con cerveza, otras tantas hacemos la masa de pizza crujiente con agua con gas, pero no hay que dejar de probar la Masa de pizza con cerveza Guinness. Con las cantidades que ponemos en esta receta, salen cuatro pizzas finas y crujientes de tamaño medio, que después podréis cubrir como más os guste, seguramente que el resultado os encantará.

Esta receta de masa de pizza proporciona un sabor particular muy agradable, aunque si queréis probar con otra marca de cerveza a la que le tengáis buen aprecio, también podéis hacerlo. Ya nos contaréis cuál es vuestra masa de pizza favorita.

Ingredientes

450 gramos de harina de media fuerza, 10 gramos de levadura fresca, 220 gramos de cerveza Guinness, 5 gramos de sal, 1 gramos de azúcar, 15 gramos de aceite de oliva, 20 gramos de agua (si la demanda la masa).

Elaboración

Pon la harina en un cuenco y disuelve la levadura frotando con los dedos hasta que desaparezca. Añade la cerveza, el aceite, la sal y una pizca de azúcar y amasa. Si ves que le falta un poco de líquido, añade un poco de agua, la que demande la harina, debes obtener una masa elástica, fina, homogénea y apenas pegajosa.

Si utilizas una amasadora o la Thermomix, sigue las instrucciones habituales para hacer una masa de pan o de pizza. A continuación haz una bola con la masa y espolvorea sobre ella un poco de harina, cúbrela con un paño y deja fermentar.

Lo ideal es hacer la masa de pizza varias horas antes de hornearla, así que si quieres hacer pizza para cenar, ponte después de comer a elaborar la masa. Pero si no dispones de tiempo, puedes dejarla fermentar al menos una hora o hasta que doble su volumen.

Llegado el momento de hacer las pizzas, enharina la superficie de trabajo y corta la masa en cuatro porciones. Estira cada una de ellas con el rodillo, al principio la masa puede estar tensa, pero sólo tienes que dejarla reposar cinco minutos y será más manejable. Una buena forma de estirarla cuando está tensa y sin necesidad de rodillo de cocina, es hacer como los pizzeros profesionales, poner la masa sobre los puños e ir dándole vueltas, va cediendo y va tomando bien la forma.

Después sólo te queda cubrir la masa de pizza con cerveza Guinness con los ingredientes que prefieras y hornear, una media hora aproximadamente a 200º C.

Si todavía no te has iniciado en la elaboración de masa de pizza casera, estamos seguros de que una vez que la pruebes, no volverás a comprarlas.


Colines de cerveza

cocina

Hoy hemos preparado esta receta de Colines para el aperitivo, tenemos unas salsas para mojar, jamón serrano ahumado de León, quesos curados… Son unos palitos de pan muy finos y crujientes, fáciles de hacer y gustan a todo el mundo.

Podéis hacer estos Colines de cerveza en cualquier momento, sólo necesitan un ratito para la fermentación de la masa, y sobre los ingredientes, se encuentran fácilmente en cualquier despensa, básicamente harina panificable y cerveza, por lo que son además un buen recurso si en un momento dado te quedas sin pan, sin tostadas, sin levadura… y necesitas algún tipo de pan para acompañar la comida. Probadlos, os van a gustar.

Ingredientes

400 gramos de harina panificable, 225 gramos de cerveza, 15 gramos de aceite de oliva virgen extra, 10 gramos sal.

Elaboración

Puedes hacer la masa a mano o en amasadora, es muy sencilla, basta con poner en un cuenco (o en el vaso de la amasadora) la harina en forma de volcán, añade en el centro la cerveza, el aceite y la sal y empieza a mezclar. Cuando los ingredientes ya formen una masa, pásala a la mesa de trabajo y amasa durante cinco minutos aproximadamente, hasta obtener una masa homogénea, fina y elástica.

Haz una bola con ella y ponla en un cuenco engrasado con aceite de oliva, cúbrela con un paño y déjala reposar una hora, en un lugar cálido y sin corrientes de aire.

Pasado este tiempo, pon de nuevo la masa en la superficie de trabajo ligeramente enharinada, y estira la masa como si fueras a hacer una masa de pizza, ayudándote con un rodillo y dejándole un grosor inferior a un centímetro.

Corta los bordes hasta quedarte con un rectángulo de masa y empieza a cortar los colines con un cuchillo bien afilado, córtalos bien finos, menos de un centímetro, y ve depositándolos en la bandeja del horno cubierta con una lámina de teflón.

Precalienta el horno a 180º C y mientras toma la temperatura, cubre los colines con un paño. Con los recortes de masa puedes hacer dos cosas, volverla a amasar y estirarla para hacer más colines, o recuperarla para hacer unas pequeñas cocas o pizzas para el aperitivo, en este caso, bastará con darles la forma que prefieras, untarlas con aceite de oliva y hornearlas en blanco, para después ponerle una cobertura fría o cubrirla con los ingredientes con los que desees hornear la masa.

Cuando el horno esté a la temperatura indicada, introduce la bandeja de los colines (puedes necesitar dos) y hornea durante 12-16 minutos, hasta que empiecen a tomar color y estén crujientes. Deja enfriar los Colines de cerveza sobre una rejilla.


cerveza

7 comentarios - Doce recetas con cerveza

@Xergito666
muy bueno, te dejo 10 y a favs!
@yoleo01
gracias por comentar los puntos y favoritos amigo
@Cutecakes
Esto si que es rico


delicia
@yoleo01
si estan muy apetecibles manos a la obra jeje gracias por comentar
@MarcellaDS
se ven deliiciosas para invierno.
@yoleo01
exacto la verdad si se tienen que hacer algunas gracias por comentar
@caos_55
hhmmmm... cerveza culinariaaa, asi sii
@yoleo01 +1
es lo que esperábamos gracias por puntos comentar y favoritos
@caos_55
AAyy espero ke no te tiren las imagenes :S esta muy bueno el post
@yoleo01 +1
@caos_55 no hay problema si las quitan las arreglo para que quede bien. Gracias, saludos
@Ramping
Muy bueno +10
@yoleo01
gracias por comentar y por los puntos
@verreq
Mañana te dejo mis 10 muchicimas gracias por el aporte
@yoleo01
gracias por comentar y por los puntos saludos
@verreq +1
@yoleo01 Puntos dados y bien ganados =)
@lauchavoladora
Yo hago la masa de pizza con una botellita de 750 cc de cerveza negra.
Es lo mejor que probé in my life.
@yoleo01
si la verdad es que si le da un sabor muy peculiar muy rico. Gracias por comentar