Hacer queso puede parecer una larga y ardua tarea. Pero no lo es. Sólo hay que armarse de valor y tener un poco de tiempo.

Yo tomé la decisión de hacer mi propio queso ante la imposibilidad de encontrar algunos tipos de queso por mi barrio y porque otros me parecen muy caros con lo sencillos que son de hacer en casa ^_^

¿Qué tipos de queso se pueden hacer en casa? Requesón, ricotta, queso de yogur, feta, mozzarella…. También se pueden hacer quesos duros pero esa es otra historia

Como nota inicial, hay que utilizar leche fresca y que no UHT, ya que el proceso hace que el la leche sea inutilizable para fines queseriles.

Así, me he propuesto hacer este verano diferentes tipos de queso para experimentar. Empecé por una de las que parecían más sencillas: el queso cottage o requesón, que además es el favorito de mi costillo para desayunar y como postre.

Queso cottage


Receta Queso Cottage

Equipamiento
Cacerola grande (que no sea de aluminio) y otra mas pequeña sobre la que pueda posar ésta
Un termómetro
Tazas de medida
Un cuchillo largo
Una cuchara
Un colador
Un trozo de gasta
Un tupper para guardar el queso

Ingredientes
4 litrros de leche fresca
Cuajo

Instrucciones

Asegúrate de que todo el material esté limpio. Ahora tienes que decidir si tienes queso con unas bolas más o menos grandes. Para unas bolas grandes utiliza unos 2 gr de cuajo, y para unos pequeños 1 gramo, disueltos en un par de cucharadas de agua. Pero aún no lo eches a la leche

Ahora pon la leche en la cacerola grande y sobre la cacerola pequeña con agua hirviendo, al baño maria. No lo pongas directamente ya que se podría quemar la leche. Caliéntalo hasta que llegues a 27C. Si no puedes hacerlo al baño maria puedes hacerlo en la pila con agua caliente, echando agua caliente y cambiando el agua hasta llegar a la temperatura deseada. Cuando hayas llegado a los 27C echa el cuajo y remueve bien. Dejalo reposar a temperatura ambiente (preferiblemente calido) hasta que insertes un cuchillo y salga limpio. Cuando esto pase ya podrás manipular el queso.

Para cortarlo, coje el cuchillo y haz cortes hacia arriba y abajo, de izquierda a derecha y en diagonal en las dos direcciones, dejando como 0.5-1 cm entre ellas. Deja reposar el queso durante 10 minutos, y luego remueve con cuidado con las manos.

Luego tendrás que aumentar la temperatura poco a poco a 38C (como en media hora o asi) al baño maria, removiendo un minuto cada cinco. Cuando alcances la temperatura puedes ponerlo directamente sobre el fuego hasta que alcances 46 grados, lo que llevaria unos 15 minutos aproximadamente. Ahora las bolitas deberian de estar duritas.

Echalos al colador con la gasa para asi eliminar el suero. Puedes guardarlo para hacer pan (u otros quesos! - pero eso será otro dia-). Dejalos colar un par de minutos solo, si no se pegarán entre si.

Coje las esquinas y remojalo en agua fria varias veces hasta que salga el agua totalmente clara. Luego deja que el agua escurra del todo. Cuando no escurra agua habrás acabnado.

Para cada taza de queso añade 1/2 cucharadita de sal y remueve bien. Si te gusta el queso cottage estilo comercial añade seis cucharadas de nata para cada dos tazas de queso. O leche desnatada, si estás a dieta

Si el queso sabe acido, es que no lo has lavado y colado lo suficiente.

No hay que decir que a mi costillo y a mi nos ha encantado y ya estoy preparando mi segunda tanda


Fuente:
http://www.lanek0cina.com/?p=443