Mousse de chocolate

Esta mousse se utiliza también como relleno de tortas

Porciones 6

INGREDIENTES
4 yemas
1/2 taza de azúcar (100gramos)
2 tazas de crema de leche (nata) (500cc.)
2 cucharadas de azúcar impalpable (glas, pulverizada)
2 cucharadas de gelatina sin sabor (14gramos)
150 gramos de chocolate cobertura
3 claras
3 cucharadas de azúcar
1 cucharadita de vainilla

PREPARACION
Aparato a bomba. Batir las yemas hasta que estén espesas y más claras.

Aparte, en una cacerola chica poner el azúcar y cubrirla apenas con agua.
Llevar a fuego fuerte hasta formar un almíbar a punto hilo (120º) o hasta que la superficie de llene de globitos y esté más espesa.
Con el almíbar hirviendo se vuelca en forma de hilo sobre las yemas mientras se bate con batidora. Una vez terminado de incorporar el almíbar, continuar con el batido hasta que tome temperatura ambiente.

Espolvorear la gelatina en media taza de agua y dejar que se hidrate durante 10 minutos aproximadamente.
Una vez hidratada llevarla unos segundos al microondas a 60% de potencia o a baño María fuera del fuego hasta que esté disuelta.

Cortar el chocolate en trozos no demasiados pequeños y ponerlos en un recipiente de loza, acero o plástico.
Calentar agua y antes de que llegue a hervir apagar el fuego y poner a baño María el chocolate hasta disolver.

Batir la crema con el azúcar impalpable a medio punto.

Armado de la Mouse. Agregar a las yemas batidas la gelatina disuelta y fría, el chocolate derretido y la crema batida.
Mezclar todo suavemente hasta integrar.

Por último, batir las claras con tres cucharadas de azúcar hasta que su volumen haya aumentado y estén firmes pero no duras del todo.

Agregar la mitad de las claras a la preparación revolviendo hasta integrarlas.
La mitad restante incorporarla en forma lenta y envolvente para no bajar el batido.
Distribuir la Mouse en copas y llevar a la heladera hasta que esté bien firme y fría. Servirla acompañada por obleas.

Información de interés. Si la utilizamos como relleno de torta se deja enfriar hasta que la gelatina comience a coagularse dejando la crema esté algo espesa pero no en exceso como para poder rellenar las distintas capas.