Aprendiendo a amasar: pan casero


Aprendiendo a amasar: pan casero


Con técnicas simplificadas, para que todos se animen, hoy aprenderemos a preparar un pan casero sin fermentos previos ni complicaciones de ningún tipo. Comenzaremos con una cantidad manejable para no morir en el intento: con 600 g. de harina y pocos ingredientes más, tendremos un riquísimo pan casero de casi 1,000 kg. para agasajar a la familia, pareja, y amigos.

Sólo hay que tener la precaución de comenzar la tarea al menos unas 4 horas antes de consumirlo, o bien la tarde anterior. En este caso se convierte en un desayuno especial al presentarlo recién tostado. Se queda alguien a dormir en casa? Quién no se sorprendería al ser despertado con estas tostaditas untadas con dulces caseros o manteca?


Ingredientes para un pan de 900 g. a 1,000 kg.:

500 g. de harina 000 + 100 g. de harina para espolvorear
10 g. de levadura de cerveza
50 g. de materia grasa (manteca/mantequilla-grasa-margarina)
2 cditas. de sal fina
1 cdita. de azúcar
375 c.c. (1 y ½ taza) de agua apenas tibia


Preparación:


Masa:

Colocar en un bol 500 g. de harina 000, agregar 2 cditas. de sal fina. Añadir 1 cdita. de azúcar y mezclar.

Desgranar 10 g. de levadura de cerveza fresca (viene en paquetes de 50g. y se puede congelar el sobrante) y agregar también 50 g. de materia grasa fundida (mantequilla-margarina-grasa). Verter 1 y ½ taza (375 c.c.) de agua apenas tibia y mezclar.

Amasado:

Espolvorear la mesada con un poco de harina y volcar la masa. Comenzar a amasar 10’. Para amasar se debe estirar la masa, doblarla sobre sí misma , repetir 2 o 3 veces y girarla a 90°. Continuar este procedimiento enharinando la mesada cuando se note que la masa se adhiere.

La masa tomará una textura lisa y suave a medida que se amasa y dejará de pegarse a la mesada. Formar un bollo y colocar dentro del bol espolvoreado con harina. Dispersar un poco más de harina en la superficie, cubrir con un repasador y llevar a un lugar tibio y al abrigo de corrientes de aire.


LA MAGIA DEL LEUDADO 1:

Después de 2h. de habernos olvidado de ese bollo de masa, habrá crecido hasta doblar su volumen y lo volcaremos en la mesada enharinada.


Armado:

Aplastar con la mano para quitar el gas que se generó en la masa y para que la levadura adquiera fuerza nuevamente. Se formará un óvalo. Enrollar este óvalo bien apretado, presionando para obtener una masa compacta y con buena forma.

Achatar un poco los extremos de este cilindro y llevar a una placa para horno enharinada. No hace falta enmantecar. Se realizará un corte a lo largo de todo el pan con la hoja del cuchillo acostada.

Espolvorear la superficie con un poco de harina y cubrir nuevamente con un repasador para que leude nuevamente. 30’ a 40’.


LA MAGIA DEL LEUDADO 2:

Al cabo de 30’ a 40’ el pan crudo habrá crecido. El horno ya se habrá encendido unos minutos antes para que esté a 200°C al introducir el pan. También se colocará un jarrito con agua en el piso del horno.


Horneado:

Cocinar el pan 30’ en horno a 200° C (de moderado a fuerte: un poco menos que el máximo). Retirar, dejar enfriar unos instantes y pasar a una tabla sobre la que se cortará el pan en rodajas.


Conservación:

Dura 3 a 4 días fuera de la heladera. Para congelarlo es mejor que esté tibio para que conserve la humedad y puede conservarse 2 a 3 meses en el freezer.


Presentación:

Sirve tanto para sándwiches salados como para preparar tostadas y servirlas con quesos, mantequilla, dulces y mermeladas.


Saludos. No dejen de hacerlo.

Blanconegro


tostadasrecetaaprendizaje