La leche asada es un postre tradicional peruano muy antiguo que se prepara con leche fresca, huevos y azúcar. Su elaboración es muy sencilla aunque como todo en la repostería toma algo de tiempo su cocción, pero vale la pena. Su textura es suave, cremosa y dulce, y se caracteriza por su cubierta dorada; esta delicia puede comerse tibia o fría, debido a que estas temperaturas ayudan a pronunciar su sabor y dulzor.

Su preparación solo requiere de paciencia, más que nada en la cocción, ya que la elaboración es bastante sencilla, pese a que con el paso de los años se le han incrementado algunas otros ingredientes para darle mayor gusto (como la leche condensada). La puedes servir como postre al final de las comidas o como parte de un lonche a tus invitados; la puedes preparar el día anterior y reservarla para tus invitados.

como hacer una leche asada

Ingredientes

•1 litro de leche fresca
•8 huevos frescos
•1/2 taza de azúcar
•1 cucharadita de esencia de vainilla
Preparación

La receta original no lleva caramelo en la base del los moldes, pero si lo deseas puedes hacer un caramelo acuoso, mezclando 1/2 taza de azúcar con 1/2 taza de agua y lo disuelves a fuego lento hasta que tome consistencia (tonalidad marrón). Esta mezcla, la debes vaciar en los moldes refractarios y reservar para la crema.

Luego, a la leche hervida y fría, agrégale uno por uno los huevos, batiendo enérgicamente hasta que queden integrados, luego agrégale el azúcar, la esencia de vainilla. Una vez bien compacto, vierte el contenido en cada uno de los moldes. Enseguida, coloca los moldes dentro de una fuente a baño maría hasta que tomen la consistencia necesaria y se puedan apreciar las costras doradas características de este postre.

El horno debe estar pre calentado a 180º C y el tiempo es más o menos unos 40 minutos. Una vez listos, deja enfriar y servir.