Call of Duty - Modern Warfare 3 [Analisis]-[Review]


El juego del que todos hablan, el más vendido, el más polémico, finalmente nos trae su nueva edición. Call of Duty Modern Warfare 3 está entre nosotros y ASPEB te cuenta la posta ¿Vale la pena? ¿Más de lo mismo? Leé la review y fijate si todos la tienen o no adentro...



"It doesn't take the most powerful nations on Earth to create the next global conflict. Just the will of a single man."

Vladimir Makarov



Pase lo que pase y año tras año hay una sola certeza que se cumple en el mundo gamer. Todos quieren desbancarlo, muchos aman odiarlo, pero cada intento por desbaratar la hegemonía establecida de esta franquicia se escapa como arena entre las manos. Cada arrebato contra este mastodonte llamado Call of Duty choca a la velocidad de la luz con la dura realidad. Esa realidad que confirma de forma anual que el número uno es, precisamente, uno solo. Y en el terreno de los FPS de guerra moderna, el n° 1 es Modern Warfare.

Este año, cuando parecía que el reinado del buque insignia de Activision podía tambalear, cuando muchos se rasgaban las vestiduras diciendo que iban a brindar el shooter definitivo... lo cierto es que el gigante esperaba en silencio. Y como todos saben, no hay nada peor que un gigante con el ego herido, tocado y bastardeado.

Video de YouTube al que entrás, video que le pegan a Call of Duty. Conferencia de presentación de alguna otra franquicia de guerra moderna que uno ve, conferencia donde le pegan a Call of Duty.

No intento hacer una defensa ni ponerme la camiseta de nadie, simplemente me parece apropiado reconocer el lugar, la magnitud, la influencia y la importancia que tiene esta franquicia. Es la más vendida en la historia de los videojuegos, la que más jugadores tiene, la que más controversia genera, la que más plata mueve y la que tiene los mayores valores de producción. No es moco de pavo lograr todo eso. Haciendo un mal producto no se consigue todo lo anteriormente mencionado.

Desde principios de año, la mayoria entrabamos en duda sobre si podría mantener el nivel, de que forma nos iban a seguir convenciendo. Porque lo admito, por mucho tiempo pensé que Call of Duty ya no iba a poder convencer y mucho menos gustar. Pensé que los problemas internos, la partida escandalosa de Vince Zampella y Jason West (co-fundadores de Infinity Ward y quienes definieron el estilo de Call of Duty) iban a perjudicar el producto final, que ya no iba a ser lo mismo. Por Dios, estábamos todos equivocados... todos tan equivocados…

FPS



MW3 = WW3

Realmente se torna difícil la tarea de analizar la campaña de Modern Warfare 3. Lo que sucede es que cuesta compararla con las anteriores. Cuesta porque una vez que la finalizamos, nos damos cuenta que cada una de estas experiencias (Call of Duty 4, Modern Warfare 2 y MW3) fueron tres partes de una sola película. Porque es así, no vimos productos aislados, demasiado distintos entre sí, con temáticas muy dispares; ni siquiera vimos mucha innovación entre una y otra. Pero cuando vemos rodar los créditos de MW3 es cuando nos cae la ficha; cuando el rompecabezas queda armado y entendemos de qué trataba todo esto. Por lo tanto, decir que tal juego te pareció mejor que el otro, simplemente sería decir que tal parte de esta película te pareció más entretenida o mejor armada que la otra...

Ni bien cargamos el juego, es este mismo quien se encarga de decirnos que vamos a retomar la historia exactamente desde donde dejamos en Modern Warfare 2.

*EMPIEZA SPOILER ALERT MODERN WARFARE 2 (Seleccionalo con el mouse para leerlo)

Sopa McTavish y el capitán Price confrontan a Shepherd quien pretendía ser coronado como héroe luego de fogonear una guerra con Rusia. Tras derrotar a Shepherd, Soap queda gravemente herido y es cargado por Nikolai y Price en un avión. Bueno, Modern Warfare 3 arranca con Soap bajando de ese avión y buscando recibir asistencia médica de emergencia.

O sea, el juego retoma en el punto exacto donde dejamos.


*TERMINA SPOILER ALERT MODERN WARFARE 2*

Los eventos sucedidos durante la misión “No Russian”, donde Makarov orquesta una masacre en un aeropuerto que desata la guerra entre Estados Unidos y Rusia, cobran más importancia que nunca. Recién en esta tercera entrega comprendemos la magnitud de los hechos acontecidos ese día.

Si bien MW3 es la directa continuación de MW2, esta tercera intervención en la era moderna para Call of Duty tiene varios elementos que rápidamente la diferencian de sus predecesores.

Quizás su mayor logro sea el de plantear y disponer el hipotético escenario de una Tercera Guerra Mundial. No sé si llamar un reto a esto, pero ciertamente es la primera vez que la saga se atreve a trabajar con un tipo de suceso que todavía no ocurrió. Distinto es recrear la Segunda Guerra Mundial, o la Guerra Fría, o el estallido de una bomba nuclear en un inventado país de medio oriente. Era toda una incógnita ver qué tecnologías se podrían usar, qué estrategias, qué tipo de ataques, quiénes estarían involucrados, etc, etc, etc. Sobre esto MW3 supera ampliamente las expectativas.

Resulta increíblemente inmersivo y todavía más espectacular atravesar las típicas secuencias a las que nos tiene acostumbrados la saga, pero esta vez en ciudades y locaciones que todos conocemos. Sin ir más lejos, la primera misión se desarrolla en Nueva York, una ciudad que ya ha sido tomada como locación por varios juegos, pero nunca por un CoD. Todos los elementos que caracterizan a New York están ahí y se siente en el juego. Realmente es un cambio. Durante la campaña, además, viajaremos por locaciones reconocibles de ciudades como París (mucha atención a la secuencia que tiene como escenario a la Torre Eiffel), Hamburgo, Londres, Praga, Berlín, entre otras. Cada uno tiene sus toques característicos, su arquitectura, sus colores, todo. Realmente no sé con qué exactitud fueron recreadas estas ciudades, pero el trabajo puesto en ellas, en su ambientación y caracterización, es innegable.

A la vez que se desarrolla la Tercera Guerra Mundial, la verdadera trama, esa sobre la cual queremos ver cómo termina, aquella que tiene como protagonistas a Price, Soap y Makarov se va desarrollando paralelamente y en relación directa con lo que va sucediendo alrededor del mundo.

Sin embargo, aquí es donde el juego ingresa en una especie de bipolaridad que ayuda a agregarle un poco de variedad y asi mantener un buen ritmo. Hablar de variedad en un CoD de todas maneras, no significa hablar de innovación. No esperen encontrar ningún tipo de misión que no hayan visto. Es más de lo mismo, pero cuando eso mismo es tan bueno, en general, no nos cansamos. Por lo menos eso es lo que me sucede a mí. Quizás otros no puedan soportar el hecho que, si bien ninguna misión es un calco de otras realizadas en juegos pasados, todo se siente muy familiar.

shooter


Cuando hablo de bipolaridad me refiero a que por un lado jugaremos con un soldado de las fuerzas estadounidenses Delta llamado “Frost”. Por otro, lucharemos junto al legendario Capitán Price y a Soap con un personaje nuevo llamado Yuri. Éste es un ruso que consigue Nikolai para sumarse a la ya desafiliada “Task Force 141”. Sólo voy a decir que Yuri tiene sus propias razones para querer a Makarov muerto... y eso es suficiente.

En el frente norteamericano es donde realmente experimentamos la Tercera Guerra Mundial. Es aquí donde nos chocamos contra lo inmenso que puede ser un conflicto bélico a gran escala en la actualidad. También es aquí donde el juego retoma algunos elementos que no veíamos desde Call of Duty 2. Pues desde las primeras ediciones de este juego que no nos sentíamos parte de algo mucho más grande que nosotros. En los viejos (bue, viejos es una manera de decir) CoD no éramos Rambo ni pichones de Jack Bauer. No, éramos simples soldados que luchaban codo a codo con sus compañeros de escuadrón en campos abiertos intentando inclinar la balanza a nuestro favor. Esa sensación se recupera en las misiones en que usamos a Frost. Si bien no tenemos la libertad de aproximación a nuestros objetivos como teníamos en Call of Duty 2, sí noté unas pequeñas dosis de mayor libertad en algunos casos y ciertas secciones que me recordaron lo que eran los juegos de la Segunda Guerra. Por ejemplo, hay un desembarco en Hamburgo que nos devuelve a las épocas donde desembarcábamos en Normandía.

Mariano “Renton” Martínez, uno de nuestros redactores y nuestra palabra autorizada sobre PC, comparte esta idea y pone un poco de claridad al comentar que este nuevo Call of Duty se siente mucho menos claustrofóbico. Ya no hay tanta sensación de pasillo, los escenarios son más amplios y los combates tienen otra dinámica.

Otro punto a favor de estas misiones es la presencia de nuestro principal compañero de equipo, llamado “Sandman”. Este personaje es genialmente interpretado por William Fichtner (Mahone en Prison Break, un gran actor) y también nos acompañan Foley y Grinch, este último interpretado por Timothy Oliphant, otro tremendo actor. En general el voice acting es superlativo así que no sera necesario aclarar mucho más.

games


Para mi sorpresa y alegría, en las misiones en que usás a Frost no noté demasiada exaltación a lo que representa ser un marine ni ademanes demasiado patrióticos. La verdad, me atrevería a decir que es el CoD menos patriótico de todos. Casi que es una bocanada de aire fresco ante tanto shooter que exalta la figura del soldado; más conociendo los antecedentes de Call of Duty (remember Modern Warfare 2 cuando retomamos la Casa Blanca).

Las misiones donde utilizamos a Yuri, el nuevo miembro que se suma a Soap y Price, son notoriamente distintas. Van mucho más en la onda “spec ops” o lo que se conoce como “black ops”. Es decir, misiones más dedicadas al sigilio, a infiltrarse en algún lugar, a ser unos pocos contra otros muchos. Aquí es donde vemos cómo se va desarrollando la verdadera trama del juego, que es la historia de Price y su incesante persecución a Makarov.

Si bien disfruté muchísimo estas misiones, quizás sea aquí donde más cae en la repetición y en el síndrome “been there, done that” (perdón por la tilingueada pero la expresión es acorde y básicamente significa que ya estuve mil veces en esos lugares e hice las mismas cosas). Que no se malinterprete, son igual de espectaculares y hay momentos sencillamente brillantes, pero resultan más familiar de lo que deberían. Lo mejor de estas misiones realmente es acompañar a Price; convertirnos en espectadores de lo grosso que es este hombre. Porque después de Modern Warfare 3 no quedan dudas de que el Capitán Price es uno de los grandes héroes en la historia de los videojuegos: su tenacidad, su historia, sus discursos, su forma de ser… en fin, todo lo hace gigante, inmenso. Un digno candidato a “The Expendables 2”…

disparos



GAMEPLAY

Ciertamente Call of Duty tiene una fórmula que no pretende romper. Desde las misiones pasando por el el ritmo y la historia, hasta llegar a los controles. A nivel jugable se trata del mismo CoD de siempre. No hay mayores cambios ni pretenciosas innovaciones. Se controla genial, tiene una fluidez envidiable y todo responde como debe hacerlo. Por supuesto que apunta más a las masas, a lo arcade que a la simulación. Las armas no tienen un recoil realista, podemos propiciar headshots a gran distancia, jugar y sentirnos a gusto con cualquier arma. ¿Es esto una crítica? Depende del gusto de cada uno. En lo personal, me siento muy a gusto con el control de los CoD porque es acorde a lo que apunta la saga como juego, a su ritmo, a la velocidad de sus enfrentamientos. En otro tipo de juego quedaría descolgado y probablemente una jugabilidad apuntada al realismo en la montaña rusa y el frenesí que es una campaña de Call of Duty también quedaría descolgada.

Como con todo en este tipo de juegos, dependerá del gusto de cada uno. Pero objetivamente no se puede decir que esté mal. Lo que se busca ejecutar se lo hace de una manera impecable, por lo tanto la única crítica válida será desde lo subjetivo, desde aquello con lo que uno se sienta a gusto o no.

En sí, y a simple vista es extremadamente similar a MW2. La única novedad es un tipo de mira “híbrida” donde podemos combinar de dos tipos, pero la realidad es que las usamos poco y nada. Algo criticable es la falta de nuevas armas para la campaña. Entiendo que todo transcurra al toque de los hechos sucedidos en MW2, pero incluso sentí que había menos variedad.

analisis


Como ya dijimos, lo más variado pasa por los escenarios y ese sí es un logro. Pues en cuanto a lo visual y estético, no hay mayores diferencias. Si bien el juego corre sobre una versión mejorada del engine anterior, no hay notables avances en materia gráfica. Quizás algunos modelos de los personajes han mejorado, sobre todo de aquellos que son principales, pero en sí se ve muy parecido. Nuevamente Mariano “Renton” Martínez me aclara el panorama explicándome que sí hay una notoria mejoría en el sistema de iluminación en tiempo real. Esto se nota bastante a la hora de jugarlo; la iluminación se siente bastante distinta a la de los anteriores.

Algo que me parece un acierto por parte de los desarrolladores es que históricamente han premiado la performance por sobre la calidad. Porque si bien algunos tenemos el privilegio de contar con máquinas que se banquen ciertos tanques, no está mal ampliar la gama para asi abarcar la mayor cantidad de jugadores posibles. Obviamente que la decisión es marketinera y tiene que ver con el hecho de no perder ningún consumidor discriminándolo porque no le da la máquina para correrlo. El hecho de que corra como corre en el tipo de juego que es un CoD es fundamental. No es lo mismo jugarlo a 60fps que a 30fps (incluso mantiene 60 cuadros por segundo en consolas). En otro tipo de shooter se puede entender y está todo bien (y probablemente los gamers de PC exigirán que así sea); pero en un juego de este estilo no se podría sostener una merma en la velocidad y el rendimiento.

Videojuegos



REDONDEANDO

Para ir cerrando con la Campaña de Modern Warfare 3, sólo falta decir que está a la altura de las circunstancias. Honestamente yo no le tenía tanta fe, pero creo que cumple. No es ni la mejor pero tampoco es la peor, sino que se trata deuna buena conclusión a la historia iniciada en Call of Duty 4. El guión es un punto fuerte, es sólido, se entiende muy bien, tiene varios diálogos y frases destacables. Por otro lado, el guión estuvo a cargo de Paul Haggis, director de películas como Crash (2004) y guionista de películas como Million Dollar Baby (2004) y Casino Royale (2006). La música lamentablemente no la hizo Hanz Zimmer, por lo tanto no es espectacular como la de MW2, pero cumple su cometido.

Las principales críticas recaerán sobre la falta de innovación, la sensación de “deja-vu” que nos dejarán ciertas secuencias y el hecho que la inteligencia artificial enemiga no de señales de mejorar en el futuro cercano. Quizás haya sido uno de los CoD más fáciles que recuerdo. No quise arrancarlo en Veteran (la mayor dificultad) para tener una dificultad extra cuando lo rejuege, pero en Hardened no me costó demasiado. Siempre en los CoD todos recordamos alguna secuencia que nos sacó de quicio, pero en este no me ocurrió. Claramente hay una tendencia en cada CoD y es que cada vez son más fáciles. (Nota del autor: sin embargo, aquellos que lo han jugado en Veteran me dijeron que les resultó igual de jodido que siempre. Así que o la estoy rompiendo (?) o en Hardened es evidentemente más fácil que los otros, mientras que en Veteran no.)

En fin, el veredicto final dependerá de lo que uno esté dispuesto a dejar pasar. Si no te molesta seguir jugando una experiencia similar a las anteriores, si no te cansan los increíbles momentos scripteados y el aire cinematográfico y espectacular que tiene el juego, la campaña te va a encantar. Yo admito que tengo una debilidad con las campañas de los CoD; nunca me defraudaron, siempre me divierten y las puedo jugar una y otra vez sin cansarme. Sin embargo, entiendo que no todos estén dispuestos a soportar esto y quieran algo radicalmente diferente. Aqui, lamentablemente no lo van a encontrar.

Bueno, ahora vamos a hablar de lo que más importa del otro lado del charco…

Accion



MULTIPLAYER

Parece que el gamer argentino tiene una filosofía todavía bastante distinta a la del resto del mundo occidental con respecto al aspecto multiplayer de los juegos. Quizás porque muchas cosas nos llegaron tarde, porque a veces las conexiones no son ideales o porque nos costó hacer el paso a la legalidad (que en realidad no está terminado, si no que todavía muchos no pueden lamentablemente hacerlo), pero en general seguimos poniendo a las experiencias Single Player en un lugar de privilegio. No nos basta con decir “bueno, pero el multi la rompe”. No, todavía queremos que nos cuenten buenas historias y que nos sorprendan cuando jugamos solos... por nuestra cuenta.

Si bien el multiplayer del Call of Duty y de muchos otros shooters son tremendamente populares en nuestro país, en el resto del mundo es el principal motivo por el que se juega este tipo de juegos. En gringolandia (?) ignoran por completo la campaña y al día de comprarse el juego ya están en el máximo nivel multiplayer posible. Pero evidentemente nosotros tenemos otra filosofía.

Aquellos que consideran al multiplayer como una porción importantísima de un CoD deberán quedarse tranquilos que este ultimo, supera ampliamente las expectativas y deja hecho un poroto al del MW2.

De todas maneras, probablemente a simple vista les parezca lo mismo de siempre, sobretodo a aquellos jugadores que no puedan reconocer los cambios que tiene. Porque en cuanto a menús es idéntico; no hay muchos cambios en las armas y la estructura es la misma.

review


Lo que cambió son algunos modos muy interesantes y lo balanceado que se encuentra.

Aprendiendo de Black Ops, Infinity Ward supo darle un buen balance al multiplayer de MW3. Ya no hay más Nukes (bombas nucleares) para terminar las partidas; no es tan fácil encadenar killstreaks (aquellas herramientas que se desbloquean al matar enemigos de manera consecutiva), las perks están más balanceadas, entre otras cosas.

El cambio más sustancial se da en lo que se conoce como “Strike Packages”. Básicamente estos son distintos paquetes de killstreaks que podremos armar dependiendo cómo queramos jugar. Hay de tres tipos: Assault, Support y Specialist.

El Assault es el tipo de killstreak que todos conocíamos. Son ayudas que se nos activan cuando hilvanamos varias kills y están destinadas a perjudicar directamente al otro equipo. Hay varias novedades en este tipo de killstreak como el I.M.S. (una especia de “centralita” que explota cuando un enemigo pasa cerca), AH-6 Overwatch (un helicóptero que te sigue de cerca a vos y a tus compañeros, protegiéndolos; el Assault Drone (básicamente uno de los robots que usamos en una misión del single player) y el Juggernaut (nos ponemos el traje y las armas de un Juggernaut luego de matar a 15 enemigos de manera consecutiva).

El Support Package es de los más interesantes y una novedad muy bienvenida. Aquí no importa cuántos matemos en una sola pasada. Acá la killstreak no se resetea cada vez que morimos. Por lo tanto si matamos a 2 personas en un “spawn” y a otras 2 en el siguiente, contaremos con la killstreak de todas maneras. Este tipo de ayudas brindan soporte para nuestro equipo. Ayuda a detectar enemigos, brinda armaduras para todos, helicópteros a control remoto que vigilan enemigos. Realmente hacen la diferencia si son bien aplicadas. Que el equipo tenga un balance en cuanto a los support packages es fundamental y cambia por completo la dinámica de las partidas.

Por último las del tipo Specialists nos van agregando Perks a medida que logramos matar a oponentes. Esta vez sí tienen que ser de manera consecutiva. Lo genial es que si llegamos a una cantidad considerable de kills consecutivas podremos contar con prácticamente todas las perks al mismo tiempo, cuando por default uno sólo puede tener tres. Hasta el momento no vi ni que se utilizara mucho ni que provoquen un desbalance considerable en las partidas; pero habrá que estar atento.

Call of Duty


También hay nuevos modos de juegos: Kill Confirmed y Team Defender.

Kill Confirmed es por escándolo mi modo preferido. Consta de lo siguiente: para que se contabilice nuestra “kill” no alcanza sólo con matar a un enemigo, debemos recoger su “dog tag” (las famosas chapitas de los soldados). Cada vez que nos maten o matemos a alguien veremos estas chapitas flotando en el lugar donde estaba el jugador al momento de morir. Si logramos agarrarla será un punto a favor de nuestro equipo. Si antes que nosotros llega alguien del equipo contrario, nuestra “kill” es denegada.

Por lo tanto conseguimos puntos de experiencia por matar, por recoger la dog tag y por prevenir que otros capturen las dog tags de nuestros compañeros. Este tipo de juego le da una nueva dinámica al clásico team deathmatch. Ya no sirve campear como un idiota sentado en un rincón esperando que pase alguien; los sniper no tienen mucha utilidad tampoco. Aquí es necesario trabajar en equipo, coordinar y pensar más allá de nosotros. Realmente se siente muy distinto al Team Deathmatch y es una adición más que bienvenida.

Team Defender es una variación del clásico Captura The Flag mezclado con Team Deathmatch. En este modo, un jugador debe recoger la bandera y tenerla encima el mayor tiempo posible, mientras sus compañeros de equipo lo defienden. El equipo que la controle sumará doble por cada cosa que haga con respecto al equipo contrario. De esta manera los jugadores reciben el doble de experiencia y benefician a su equipo.

juegos


Sea cual sea el modo, vemos un nuevo énfasis y un cierto viraje hacia el trabajo en equipo. Hasta aquí los Call of Duty siempre privilegiaban la muerte, la kill, por sobre el trabajo en equipo. En MW3 los modos de juego se han adaptado mucho mejor que antes a la distribución de puntos por cumplir con objetivos que benefician a nuestro equipo. Muchas veces lo más importante será asistir de manera correcta, negar una kill en “Kill Confirmed” o defender un control point en “Domination”. Es un cambio ciertamente bienvenido y otra de las novedades que a simple vista no se aprecian, pero que para el jugador veterano son fundamentales.

Una de las últimas novedades tiene que ver con las armas en sí. Ahora, cada arma subirá de nivel de manera independiente al jugador. De acuerdo a la cantidad de oponentes que matemos con esa arma, la cantidad de headshots que hagamos con ella, dependerá cuánto suba de nivel. Al subir de nivel destrabamos distintos tipos de miras y attachments para ponerle a nuestra arma.

Si bien esto no representa ningún cambio radical ni modifica la dinámica de las partidas, de todas maneras se aprecia ya que ahora sí hay novedades en cuanto a cómo podremos ir combinando las distintas mejoras con las que contaremos para nuestra arma.

Es un alivio que los jugadores de PC contemos con servidores dedicados, algo que habían eliminado en Modern Warfare 2. Por otro lado, también es interesante que hayan dejado también abierta la opción para “matchmaking”. De esta manera podemos elegir cualquiera de las dos maneras de unirnos a un server, que puede ser customizado o no, con más o menos jugadores, con distintas reglas; en fin, las posibilidades están abiertas.

Por último y para hablar un poco de los mapas sólo puedo decir que son los típicos mapas de un CoD. No vi ningún tipo de novedad en este apartado. Son 16 los mapas, una cantidad aceptable, y todos tienen la estructura de caja cuadrada a la que estamos acostumbrados. Todos tienen que ver con las distintas locaciones por las que se desarrolla la campaña y todos cumplen con su cometido. El de Nueva York es uno de mis favoritos, al igual que uno que se desarrolla en un centro comercial de Alemania. Pero no esperen nada nuevo aquí, más de lo mismo es lo que salió en el menú.

noticias



JUNTITOS, LOS DOS JUNTITOS…

Uno de los modos estrella de Modern Warfare 2, Spec Ops, está de regreso. En este modo debemos realizar, de manera solitaria o con un amigo, distintos tipos de misiones. Estas van desde llegar de un punto “A” a un punto “B” eliminando a todos los enemigos; recolectar información o armas tóxicas mientras estamos vestidos como Juggernauts (un tipo de armadura especial que brinda más protección pero que limita nuestro movimiento); escoltar a nuestro compañero guiándolo con cámaras de seguridad y limpiándole el camino de enemigos; etc, etc, etc.

Realmente son muy variadas; pueden ser stealth, a lo cabeza, por tiempo. Hay de todo y para todos los gustos. Son bastantes y si las juegan en la dificultad máxima van a largar más de una puteada.

En lo personal, disfrutar de este modo junto a un amigo, ya sea en splitscreen o online, es una gran experiencia. Van a disfrutar horrores de este tipo de misiones, no tienen desperdicio.

activision


De todas maneras, el modo que se lleva todos los aplausos en Spec Ops es el modo Survival. Que en realidad no es otra cosa que el típico modo “horda” que tienen tantos otros juegos, donde nos enfrentamos a olas incesantes de enemigos que cada vez aumentan su número, su equipamiento y su dificultad. Los jugadores ganarán dinero con cada enemigo que matan, dinero que podrán invertir en armas nuevas, distintos tipos de ayudas, airstrikes, misiles, entre otras cosas.

Tuve el placer de jugar este modo y las distintas misiones junto a Luciano “Lucky” Parrao, otro de nuestros grandes redactores, y la pasamos increíble. En el modo Survival hemos tenido partidas de más de media hora y pasamos momentos inolvidables.

Acá también se premiará el trabajo en equipo, el intentar coordinar nuestros movimientos (cuidado porque el Friendly Fire está activado) para poder ganar las misiones y avanzar lo más posible en el modo de supervivencia.

Nuevamente no se inventa la pólvora aquí ni se revoluciona nada, pero Call of Duty ha dominado el arte de hacer lo que hacen todos pero de una manera muy distintiva, particular y 100% efectiva.

infinity war



CONCLUSIÓN

Call of Duty es el Peronismo.

Es el más popular, ese que no es perfecto pero que cuando la oposición por oposición sale a atacarlo, te ponés como loco y saltás a defenderlo. Es masivo, es popular pero infinitamente divertido. No podés evitar sucumbir ante su poderío, no por el hecho de que sea el que la tiene más grande sino porque si dejamos todos los factores externos de lado, si lo analizamos simplemente como un juego tiene muchísimas virtudes que nadie puede negar. Tiene una fórmula que siempre rinde, que parece inoxidable, que cuando todos dudábamos de su efectividad, nos vuelve a demostrar quién manda en este terreno. Porque todos intentan imitarlo, se cuelgan de él, boquean con declaraciones picantes, pero nunca pueden igualarlo. Todo intento de imitar esta fórmula ha fracasado rotundamente. Son los mejores en lo que hacen, de eso no hay dudas.

Call of Duty es AC/DC.

Es como la banda de rock más grande del mundo, que no se preocupa por tener un sonido estilísticamente perfecto ni por pegarle exactamente a cada nota cuando tocan en vivo. Busca romperte la cabeza, hacerte gritar como loco cada hit (en este caso cada secuencia de acción). Porque hizo lo mismo toda la vida, pero siempre fue genial. Todos sus temas/secuencias tienen la misma estructura y aunque por un momento dudes y pienses que no se va a convertir en un hit o no se te va a pegar en tu cabeza, siempre cumple y todo lo que toca se termina convirtiendo en un hit para el recuerdo; en esos temas, en esas escenas que luego de varios años seguiremos recordando.

guerra moderna


Hablando en términos gamers, no es un juego perfecto. Pero lo que quiere ejecutar, sí lo hace de manera perfecta. Pretende ser el equivalente a una película de acción a gran escala, con explosiones por todos lados, que no te deja respirar ni un segundo y lo consigue con creces.

Con un Multiplayer muy balanceado donde se premia el trabajo en equipo, con una campaña muy bien contada y con momentos inolvidables, y un modo Spec Ops que es la frutillita del postre, Modern Warfare 3 aprueba y con méritos la difícil tarea de estar a la altura de sus predecesores y demuestra tener la espalda suficiente para bancarse todo tipo de agravios, prejuicios y ataques injustificados.

Es más de lo mismo. Sí. Pero cuando eso mismo es tan lindo, tan espectacular y tan divertido… ¿por qué no disfrutarlo?

Guillermo "Guillo" Leoz




“Your moves are miscalculated, and underestimating your enemies - your biggest mistake. You will find the will of a single man, can be broken."

Captain John Price