El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Reseña: A Nightmare on Elm Street (1984)

Reseña: A Nightmare on Elm Street (1984)


Perdonen si sueno retro, pero el cine de terror de los 80’s fue lo mejor que le ha pasado al cine. En este contexto, algunos nombres me vienen a la mente y son hoy en día directores de culto: John Carpenter, Tobe Hooper y Wes Craven. Todos ellos tienen varias películas que son el deleite de más de un fanático del género, y han sido inspiración de la gran mayoría de los directores de hoy en día.

Wes Craven, por su parte, no puede dejar de ser mi preferido, ya que su creación, llamada Freddy Krueger, fue el personaje que allá, a mis 9 años, hizo que el cine sea parte de mi vida. El haber visto en ese entonces A Nightmare on Elm Street no solo me hizo saber que el cine iba a ser una parte importante de mi vida, sino que me definió un gran amor hacia el género del terror, hacia los FX old school, hacia las animatronicas, las prostéticas y todas esas magias.

Los años siguen pasando, y cada vez que vuelvo a ver A Nightmare on Elm Street me vuelvo a sorprender de lo mismo. Si bien con el paso de los años la cinta quedo añeja por una cuestión lógica casi evolutiva, la forma de plasmar la historia debería ser referencia para mucho director de hoy en día. Esta primera parte de la saga de Freddy es la más seria, el puntapié inicial. Freddy aun no era un showman como en las posteriores, y ese fue luego el gran acierto de Craven. El personaje “malo” había comprado al público y Craven decidió otorgarle el mayor protagonismo dotándolo de una personalidad abrumadora, casi de un cómico de stand ups. En esta primera parte todo eso no está, Freddy es un asesino despiadado, malo y sin otro objetivo que matar a sus víctimas: no tiene ganas de hacer reír a nadie.

Si bien hoy puede parecer algo trillado, hay que retraerse a 1984 y entender la fuerza que podía llegar a tener una cinta donde un hombre asesinado por un grupo de padres vuelve a vengarse de sus hijos mediante sus sueños, lugar donde nadie lo puede contratacar. Como premisa es genial, siempre y cuando tengamos en cuenta que se trata de una película de terror y que, dentro de ese contexto, vale todo. Y acá es donde destaco la maestría de Wes Craven a la hora de plasmar las escenas de ensueño… mejor dicho, escenas dignas de las peores pesadillas que se puedan tener, sin reparar en nada, solo buscando el impacto por sobre el espectador. La escena donde la litro y litros de sangre salen de la cama hacia arriba, creo que esta entre las mejores escenas oníricas de terror de la historia.

Como ya dijimos, la cinta está escrita y dirigida por el mítico Wes Craven (The Last House on the Left, The Hills Have Eyes, The Serpent and the Rainbow). Actúan Heather Langenkamp (A Nightmare on Elm Street 3: Dream Warriors, Shocker, The Demolitionist), el gran John Saxon (Enter the Dragon, Black Christmas, Tenebre), Johnny Depp (Platoon, Edward Scissorhands, Donnie Brasco) y el icónico Robert Englund (Dead & Buried, Galaxy of Terror, The Phantom of the Opera).

Cuesta sacar el fanatismo de lado, pero más allá de algún que otro error sin mayor importancia, creo que A Nightmare on Elm Street es, por lejos, uno de los mejores comienzos de sagas emblemáticas del terror. Su concepto, los FX, toda la creatividad que tiene puesta encima la película, el trabajo minucioso de los detalles, la música, la fotografía, la creación de ambientes… Wes Craven supo llevar la propia irreverencia de las pesadillas y el terror que contienen a la pantalla grande.

2 comentarios - Reseña: A Nightmare on Elm Street (1984)

@30cmDEPLACER +2
pesadilla

ESTe TIPO De publicidad de los 80 si dan miedo
@anguzhu +1
hace no mucho volvi a verla precisamente en netflix y si, me gusto de nuevo!