Sistema De Seduccion Subliminal Tomas pdf Descargar


¿Alguna vez has escuchado del experimento realizado por un psicólogo famoso llamado Ivan Pavlov? Déjame contarte sobre éste…

En 1902 Pavlov comenzó a notar que cada vez que ponía un plato de comida enfrente de sus perros, los cuales estaban en una jaula y no podían alcanzar la comida, empezaban a salivar. En cuanto los perros veían el plato de comida, sus bocas se llenaban de saliva ya que sabían que estaban a punto de comer.

Después Pavlov decidió poner el plato enfrente de ellos, pero sin comida, para ver si los perros salivaban de todas maneras. Y sí lo hicieron. Esto le causó fascinación. Aunque no tuvieran comida, los perros asociaban el plato, con comida, y por lo tanto sus glándulas salivales enloquecían.

Después de un tiempo Pavlov decidió hacer otro experimento. Cada vez que daba comida a sus perros sonaba una campana. Ponía el plato de comida enfrente de los perros y sonaba la campana. Después les acercaba la comida.

Él hizo esto durante un tiempo porque quería ver si su teoría era verdad. El creía que pronto podría sonar la campana y los perros comenzarían a salivar sin que el plato o la comida estuvieran presentes.

Un día hizo la prueba. Sonó la campana y midió la cantidad de saliva que producieron los perros. ¡Tenía razón! Los perros habían asociado el sonar de la campana con la comida y por lo tanto sus glándulas salivales produjeron la misma cantidad de saliva que cuando el plato de comida estaba enfrente de ellos. A pesar de que la comida o el plato no estaban presentes, al sonar la campana obtuvo los mismos resultados.

¿Qué tiene esto que ver con dormir con mujeres hermosas?

TODO.

El cerebro humano puede ser condicionado de la misma manera que el de los perros. Es el equivalente de que tú suenes una campana y que una mujer hermosa quiera dormir contigo. Puedes hacer que asocie tu cara con los mejores orgasmos de su vida, aunque apenas te haya conocido.

Este descubrimiento en psicología fue hecho por un genio llamado Tomás. Él está compartiendo esta información con muchas personas a través de la página que encontrarås más abajo. Ve su presentación fascinante en este momento, no te cuesta ni un centavo verla, y podrás aprender a reprogramar el cerebro de una mujer de la misma manera que Pavlov reprogramó el cerebro de los perros.