El ejercicio físico regular protege la salud cerebral de los mayores


El ejercicio físico regular protege la salud cerebral de los mayores
Esto es lo que ha revelado un estudio realizado por científicos de la Columbia University de Nueva York, que advierte que los infartos cerebrales silenciosos están relacionados con un riesgo incrementado de reducción de la movilidad
Los científicos señalan que cualquier tipo de ejercicio puede tener otros efectos beneficiosos

Los científicos señalan que cualquier tipo de ejercicio puede tener otros efectos beneficiosos


Ejercicio fisico para mayores


La gente mayor que hace ejercicio regularmente, a un nivel de moderado a intenso, es menos propicia a sufrir pequeñas lesiones cerebrales o “infartos cerebrales silenciosos”, que son el primer signo de enfermedad cerebrovascular.

Esto es lo que ha revelado un estudio realizado por científicos de la Columbia University de Nueva York. Los infartos cerebrales silenciosos están relacionados con un riesgo incrementado de reducción de la movilidad, con problemas de memoria e incluso con la demencia, al igual que los infartos cerebrales corrientes, explican los científicos. Según ellos, animar a las personas mayores a que hagan ejercicio físico puede ser una estrategia clave para la conservación de la salud de sus cerebros.

El presente estudio fue realizado con 1.238 personas que nunca habían sufrido un infarto cerebral. Los participantes completaron un cuestionario sobre la frecuencia e intensidad del ejercicio físico que hacían, al inicio de la investigación. Asimismo, en ese momento a todos los voluntarios les fueron realizados escáneres con tecnología IRM.

Seis años después, cuando los participantes tenían ya una media de edad de 70 años, volvió a evaluarse su estado. Para entonces, un 43% de ellos afirmó que no había realizado ejercicio físico regular; un 36% señaló que tenía costumbre de hacer ejercicio físico ligero, como jugar al golf, caminar o bailar; y un 21% afirmó que hacía actividades físicas regularmente, de moderadas a intensas, como jugar al tenis o nadar.

Escáneres realizados en ese momento mostraron que 197 de los participantes (el 16%) presentaban pequeñas lesiones cerebrales (infartos cerebrales silenciosos). Además, los escáneres demostraron que las personas que hacían ejercicio de moderado a intenso de manera regular eran un 40% menos propicias a sufrir este tipo de lesiones que la gente que no hacía ejercicio.

A pesar de que a partir de estos análisis no se pudo establecer ninguna diferencia entre los participantes que no hacían ejercicio y los que hacían ejercicio ligero en lo que a salud cerebral se refiere, los científicos señalan que cualquier tipo de ejercicio puede tener otros efectos beneficiosos para la salud de los ancianos.

Fuente: Tendencias 21