El tereré o el mate
Los yuyos: Peligros, beneficios y otras yerbas
terere

Infaltable en el tereré o el mate o simples infusiones, los yuyos constituyen parte de la identidad de los paraguayos. Es tradicional su uso en tratamientos contra una extensa gama de enfermedades, que van desde una simple gripe hasta el cáncer. Aunque están comprobadas las propiedades curativas de algunas hierbas, otras -lejos de sanar- pueden generar complicaciones. Sepa por qué.

El uso de los yuyos es bastante extendido en el país, tanto así que los puestos de venta son parte de la cotidianidad de las calles, los mercados y las plazas.

La medicina natural constituye una alternativa accesible para las personas que no tienen recursos suficientes para adquirir medicamentos de las farmacias o simplemente prefieren las infusiones o el tereré con hierbas antes que las pastillas y cápsulas.

Los conocimientos sobre las plantas fueron transmitidos de generación en generación desde nuestros ancestros, los indígenas; pero actualmente surge un problema: el uso inadecuado y descontrolado.

“Las plantas curan, es cierto; pero también pueden enfermar”, indicó Nélida Soria, jefa del Departamento de Registro de Medicamentos del Ministerio de Salud.

La cartera sanitaria actualmente intenta tener mayor presencia en este ámbito e impulsar la utilización correcta de las plantas.

DESCONTROL
Soria indicó que el Ministerio de Salud dispone una serie de requisitos, cuyo cumplimiento en la práctica “es optativo” por parte de los procesadores de plantas.

Generalmente, los vendedores no ofrecen garantías mínimas de salubridad y eficacia.

Aunque hay yuyos cuya efectividad está comprobada, en muchas ocasiones la confianza de los compradores se basa en la tradición o cuestiones místicas, ya que el Estado no cuenta con una guía sistemática que centralice la información sobre las propiedades y el modo de uso de las hojas, raíces, bulbos y semillas que se usan en la medicina natural.

Solo existen aislados estudios científicos realizados por la Facultad de Química de la Universidad Nacional de Asunción sobre los componentes y la acción de los yuyos, precisó por su parte Pasionaria Ramos, directora de Vigilancia Sanitaria.

CONSUMO EXCESIVO Y MEZCLA

Un elemento determinante en los efectos adversos causados por las plantas medicinales es el consumo excesivo, alertó Nélida Soria.

“La gente cree que como nunca le hizo mal (un determinado yuyo) sigue consumiendo diariamente”, expresó.

El uso de las plantas medicinales debe ser similar al manejo que se le da a cualquier medicamento de farmacia, según explicó.

La profesional señaló que hay casos de personas que por desconocimiento abusaron en las dosis y terminaron en el hospital.

Comentó el caso una persona que quedó inclusive en coma debido a la mala utilización de este recurso.

“El problema es que las personas creen que, al ser natural, no va a ser nocivo”, insistió.

Otro problema identificado por el Ministerio de Salud es la costumbre de los paraguayos de mezclar los yuyos para formar un “brebaje”.

Soria indicó que debido a que las propiedades de muchas plantas no fueron determinadas con precisión, no es recomendable combinar plantas, sobre todo en infusiones.

LA CURA PUEDE SER PEOR QUE LA ENFERMEDAD
Soria indicó que el mal uso de las plantas medicinales puede generar intoxicaciones y otras graves afecciones, principalmente en los riñones y el hígado.

“Mucha gente entra a los hospitales por eso”, agregó la profesional, quien consideró que es necesario evaluar si el gran número de afecciones renales y hepáticas no tiene alguna relación con las malas costumbres en este sentido.

Citó el caso del “Ysypo Mil Hombres”, una planta generalmente utilizada como energizante, antídoto de venenos, contra reumas e incluso como anticonceptivo.

Está comprobado que las hojas y las raíces son tóxicas para el organismo, ya que generan problemas hepáticos, aseguró.

Otro caso similar es el “cepacaballo”, al que le adjudican propiedades diuréticas, antiinflamatorias y hasta es usado para combatir los efectos de la embriaguez.

Este arbusto en realidad puede causar problemas renales, según la jefa del Departamento de Registro de Medicamentos.

“Son pocas las plantas que te pueden matar de golpe. Generalmente las consecuencias surgen a largo plazo”, aclaró.

LA POPULAR MORINGA

Julio Balbuena, quien posee un puesto de venta de yuyos en el Mercado 4, comentó que la planta más requerida actualmente es la moringa.

“Dicen que es para todo: para diabéticos, el riñón, la anemia, las infecciones, como analgésico y hasta para bajar de peso”, expresó.

De acuerdo a la presentación, la planta cuesta entre G. 15.000 y G. 35.000.

Al respecto, Nélida Soria aclaró que no hay pruebas que garanticen la efectividad de los productos.

“Aseguran que cura todo, desde el pique que te entra en el pie hasta la caída del cabello. Es mentira”, aseveró la mujer.

PREPARADOS PARA LA TOS

Balbuena mencionó además que otro producto requerido en el ámbito de la medicina natural es el jarabe para afecciones respiratorias.

Se trata de preparados realizados a base de miel, aceite de carpincho, zumo de limón y otros componentes naturales.

Las frascos -con dudosas etiquetas- son ofrecidos a G. 5.000 y G. 15.000, de acuerdo al volumen requerido.

“Yo no consumiría. Primero, porque no sabés las condiciones en que se está preparando eso. Segundo, porque hay que ver qué le ponen realmente”, refirió a su vez Soria.

Las prácticas de higiene en el manejo de los yuyos es otra de las preocupaciones del
Ministerio de Salud.

RECOMENDACIONES DEL MINISTERIO DE SALUD

- Evitar mezclar diferentes tipos de yuyos, especialmente cuando se desconoce los efectos que puede ocasionar la combinación.
- Lavar bien los yuyos antes de consumir.
- Tener cuidado con los preparados cuya composición es desconocida.
- Prestar atención a las condiciones en que se encuentran las plantas a adquirir, ya que son susceptibles a los hongos y otros microorganismos.
- Evitar los excesos, el uso periódico y constante de una determinada hierba, ya que puede generar efectos adversos.

Soria reconoció que resultaría ridículo prohibir el consumo de las plantas medicinales, ya que son parte de la costumbre paraguaya. La idea es simplemente educar sobre el buen uso de los recursos de la naturaleza en el campo de la medicina, finalizó.