Plantas tóxicas o venenosas que habitualmente hay en los jardines


En tu jardín hay plantas venenosas... (o me equivoco?)


Algunas de ellas las tenemos habitualmente en casa y no sabemos si lo són. Pueden estar al alcance de nuestros pequeños y sin quererlo, pueden ser motivo de algún que otro disgusto si no lo tenemos en cuenta. Són las llamadas plantas tóxicas o venenosas, unas plantas que merecen una vigilancia especial.


Hay plantas que esconden tras de sí un componente tóplxico. Es conveniente no demonizarlas, puesto que muchas de estas plantas son muy habituales en nuestros jardines y balcones. Es aconsejable, justamente por su toxicidad, que no se planten en espacios habituados por pequeños. Es muy habitual que nuestros hijos jueguen con las plantas, machaquen sus hojas, sobretodo en esa fase de experimentación que todos hemos pasado. Los niños quieren descubrirlo todo, probarlo todo, por eso es tarea de los mayores prevenir malos tragos como el que nos puede comportar una planta que puede ser tóxica. Los bebés acostumbran a llevárselo todo a la boca, les gusta probar el sabor de las cosas nuevas, por lo que es muy aconsejable que las plantas que a continuación citaremos estén lejos de su alcance.
Además, como padres, estaría bien que des de pequeños empecemos a mostrarles la diferencia entre el huerto, si es que lo tenemos, y el jardín. Es bueno que los niños nos ayuden a cosechar si tenemos alguna tomatera o cualquier otra verdura plantada. Pero es muy importante hacerles diferenciar entre las plantas que son para el consumo de las que son meramente decorativas.


Una de las plantas que son tóxicas y que es muy común, especialmente por navidad, es el acebo, cuyas bayas son muy llamativas para los niños, pero es importante que sepan que no deben metérselas en la boca.


niño



La ponsetia, o flor de pascua, muy habitual en todas las casas durante las navidades, también lo es, aunque deberíamos ingerir cantidades muy grandes para que sea realmente peligroso. Aún así, y especialmente entre los pequeños, es muy difícil preveer la reacción. Una pequeña dosis en un niño es mucho más peligrosa que una dosis alta en un adulto.


peligro


La lista de plantas es bastante asombrosa, podemos incluir la adelfa, el alhelí amarillo, o la amapola. Es recomendable mantenerse al margen de estas plantas. Mirarlas y disfrutarlas pero evitar el contacto y sobretodo su ingestión. Otra planta tóxica es el boj, muy habitual en nuestro país, tanto en la montaña como en la vertiente marítima. No olvidemos la conocida Belladona, otra que es mejor evitar poner al alcance de nuestros pequeños.


planta


pequeños


alcance


tóxicas


En tu jardín hay plantas venenosas... (o me equivoco?)


A parte de tener cuidado con los pequeños. No debemos olvidar los animales. Para ellos ellos es difícil comprender qué es comestible y qué no lo es. Por eso, más vale mantener estas plantas fuera de su alcance o incluso, evitarlas en nuestro jardín si tenemos un perro o un gato con nosotros.Otra planta un poco tóxica, especialmente, sus bayas, es la hiedra. A los niños les encanta jugar con bayas de distintos colores. Es necesario advertir que las bayas son el fruto de las plantas pero no son en ningún caso un juguete. La educación desde una edad bien temprana es la mejor manera de prevenir un disgusto.


niño



Y por lo que respecta a las plantas de interior, tenemos el potos, una gran habitual de todas las casas. El potos es fácil de cuidar, crece con facilidad. La verdad es que es una planta muy agradecida, pero debemos evitar la ingestión de sus hojas, pues nos puede acarrear algún dolor de barriga. Tambien encontramos, ya no de interior, sino de exterior, unas plantas muy habituales especialmente en las fechas de todos los santos. Se trata del Crisantemo, algunas de sus variedades son muy tóxicas, cuando florecen. Debemos tener especial precaución con las flores del crisantemo, aunque su belleza nos atraiga.


peligro



En el apartado de los arbustos, encontramos entre las especies tóxicas los juníperos, la tuya o los rododendros. Si ingerimos alguna parte de la planta, nos vamos a encontrar mal.

planta


La lista de plantas peligrosas o tóxicas es mucho más extensa de lo que alguien puede pensar en un primer momento. Aunque no debemos tomarle manía a estas plantas, puesto que todas son magníficas y tienen su función ecológica y ornamental en la tierra, es básico actuar con prevención. Al fin y al cabo lo que debemos usar es el sentido común. Si no conocemos una planta determinada, es mejor no tocarla demasiado y por supuesto, no ingerirla.
Es fundamental que los niños y las niñas sepan que las flores y las plantas no se ingieren. Es una labor de educación que debemos hacer poco a poco, des de que son pequeños. Pedagógicamente debemos mostrarles como cuidar de ellas, que necesitan agua y luz para crecer, que no les gusta que les arranquen hojas ni flores. Podemos decirles, por ejemplo, a que no te gusta que te arranquen un pelo? Pues a las plantas tambien les duele que les arranques una hojita. Parece una tontería a primera vista pero es muy importante a nivel de prevención.


¿Qué hacer ante la ingestión de una planta tóxica?
Sin ponernos nerviosos ni exclamarnos más de la cuenta, porque eso podría asustar al niño y podría impedir su colaboración, deberemos enjuagarle la boca con agua corriente de manera abundante. Acto seguido, darle un poco de leche, si la acepta. Si no tenemos leche al alcance, también servirá un poco de agua o incluso una clara de huevo. A continuación, será preciso consultar al centro de información toxicológica. Encontraremos el teléfono de este servicio, durante las 24 horas, en cualquier producto de limpieza. De hecho, estos mismos consejos sirven para la ingestión de cualquier producto tóxico como la lejía, aguarrás o similar. Si no sabemos el tipo de planta que ha ingerido, intentaremos describirla de manera precisa por teléfono. Si con eso no es suficiente, des del Servicio de Información Toxicológica nos indicaran cual es el siguiente paso a seguir. Si dirigirnos a un Centro Médico, Hospital, o si tan solo con un poco de leche podemos neutralizar el efecto. Es probable que también nos digan las posibles consecuencias. Si lo que describe el servicio toxicológico coincide con lo que estamos observando, sólamente con seguir sus indicaciones será suficiente. Si observamos alguna anomalía, lo mejor será tomar una muestra de la planta ingerida y dirigirnos al hospital más próximo.



TOMEN PRECAUCIONES!!!!