Medicina Tradicional China


Medicina Tradicional China


medicina


La medicina tradicional china, o "zhong yi", es el corazón de muchas de las terapias y medicinas alternativas que hoy se aplican en el mundo. En esta ley se basan, no sólo la medicina tradicional china, sino también la japonesa y la tibetana, y está vinculada a la medicina de la Grecia Clásica y a la de los alquimistas medievales europeos.


tradicional


hierbas

BIAN QUE [Padre De La Medicina Tracional]


Bian Que, está catalogado como un sabio a la misma altura como Confucio y Sun Zi, autor de la obra militar “Artes de la Guerra”.

Bian Que:
vivía hace unos 2500 años en el Período de Primavera y Otoño, entre los siglos 3 y 8 antes de nuestra era. Y cuentan las crónicas que su fama tuvo el siguente origen : Un día, el Duque Huan, rey del Estado de Qi se entrevistó con Bian Que, quien ya era un doctor famoso. Pero al ver el semblante del monarca, Bian Que le dictaminó una enfermedad que se agravaría si no se trataba a tiempo. Sin embargo, el rey se burló de la advertencia de Bian Que, diciendo que se encontraba de la mejor forma y que los doctores tenían manía de tratar a la gente sana para realizar su fama. Unos días después, el rey cayó enfermo y falleció.
A partir de este hecho, Bian Que fue considerado padre de la medicina tradicional china, y creador de los cuatro métodos de diagnosis de la medicina tradicional china, que son : la observación, la auscultación y la olfacción, la interrogación, y la toma del pulso.


china


Se cuenta que su mayor pericia fue la acupuntura ya que fue él quien utilizó por primera vez agujas de hierro, reemplazando los de hueso y de piedra, práctica que contribuyó al empleo final de agujas de plata. En la actualidad la medicina tradicional china presta poca atención a la virtud en los practicantes de medicina. Enseñan elementos superficiales mientras ignoran las enseñanzas del pasado. Ya no hay ningún Bian Que u otros “doctores milagrosos”.



acupuntura




La Ley De Los Cinco Elementos




La ley de los cinco elementos se desarrolla sobre la idea de que el ser humano está constituido por cuatro elementos cardinales, y uno central:



La madera


feng shui


El fuego


medicinales Medicina Tradicional China


El metal



medicina tradicional


El agua


hierbas china


La tierra

acupuntura feng

Estos elementos son semejantes a los de los alquimistas occidentales, que también tienen su réplica en la mayoría de las civilizaciones arcaicas como la de los griegos, los aztecas o los mayas. Cada uno de los cinco órganos principales del ser humano está especializado en resonar a la frecuencia vibratoria de uno de los elementos.



shui



Meridianos De ACupuntura


medicinales


La energía vital es transferida de unos órganos (o elementos) a otros en ciclos diarios y estacionales. Según la Medicina Tradicional China, los canales por los que la energía circula de unos órganos a otros son los meridianos de acupuntura, manifestados en la piel en ciertos puntos que se encuentran dentro de dichos canales o meridianos. Actuando sobre los puntos con agujas de acupuntura es posible regular el Chi, o energía vital del organismo según los ritmos horarios y estacionales.


Medicina Tradicional China



medicina



Partiendo de la Ley de los Cinco Elementos se han desarrollado diferentes técnicas terapéuticas, además de la acupuntura.



* El Chi-Kung, una técnica similar a la gimnasia occidental suave, pero en la que se trabaja el movimiento consciente de energía a lo largo del cuerpo.


tradicional



* El Tai-Chi, derivado de un arte marcial, que es una disciplina en la que se practica con series de movimientos en los que la cabeza, el tronco, y cada una de las extremidades han de ir perfectamente sincronizadas.


hierbas



* El Shiatsu, es una refinada terapia manual o sistema de masaje originaria de Japón aunque basada en la medicina tradicional china.


china



* El Feng Shui, o arte de equilibrar el flujo de energía en los hogares.


acupuntura



* El Reiki, es una terapia alternativa japonesa en que se trata de lograr la sanación a través del acercamiento de las manos del practicante hacia su objetivo, con el fin de transferirle la "energía universal".


feng



shui



Transferencia de energía.



medicinales



La enfermedad, según la medicina oriental, no es más que el desequilibrio en la transferencia de energía de unos órganos a otros. Cuando en un órgano se estanca la energía, ésta no llega al siguiente y sobreviene la enfermedad. Según la física clásica, este fenómeno de paso de energía de unas partes a otras del cuerpo no puede explicarse debido a la característica dieléctrica -o aislante- de los tejidos de la piel.

Según la medicina china, existen tres tipos de energía: la Yin Chi, o energía que proviene de los alimentos; la Wei Chi, que se forma a partir de Yin Chi y es la que permite protegerse de la agresión de los factores patógenos; y la Jing Chi, que tiene dos fuentes, una de ellas es la transmisión hereditaria proveniente de los padres, mediante el código genético, y la otra fuente es la propia alimentación constituyendo la denominada esencia adquirida que se aloja en los riñones.

La idea de transferencia de energía de unas partes a otras del cuerpo en medicina occidental está ligada sólo a las pequeñas cantidades de electricidad que circulan por las neuronas y las moléculas de ATP que constituyen un almacén químico de energía.

Sin embargo los últimos conceptos biofísicos cuánticos pueden proporcionar un entendimiento de los mecanismos de transferencia de energía en el nivel orgánico de los seres vivos. El depósito principal de energía libre en los procesos biológicos son los estados excitados de electrones en sistemas de conjuntos protéicos. Cuando se realiza trabajo físico o mental, los electrones distribuidos en las estructuras de proteínas son transportados allí donde existe demanda de energía, posibilitando el proceso de creación de ATP (fosforilación oxidativa), que suministra energía para el funcionamiento de sistema donde ésta se necesita.

Los grupos de electrones no localizados dentro de macromoléculas de proteína son la base de este depósito de energía. El organismo forma un depósito de energía en los electrones para momentos en que se requieran grandes recursos o un rápido flujo energético en condiciones de consumos extremos, como por ejemplo en el deporte profesional.



Medicina Tradicional China



Transformación de la energía


medicina


La transformación de energía en los seres vivos puede describirse del modo siguiente, según :

Los fotones solares son absorbidos por las moléculas de clorofila, concentradas en los cloroplastos de las plantas verdes. Al absorber la luz, los electrones de la clorofila obtienen energía suplementaria y cambian de un estado a otro de mayor energía. Un electrón así excitado adquiere una capacidad de vencer la repulsión electrostática y aunque la sustancia próxima tenga un potencial electrónico más alto que la clorofila, ésta entrega un electrón excitado a esta sustancia.

Después de la pérdida de su electrón, la clorofila tiene una nivel libre de electrones y toma un electrón de las moléculas circundantes. Las sustancias con electrones que tienen menor nivel de energía respecto a los electrones de la clorofila servirán como donantes. Así, el agua es un donante clave de electrones pues el fotosistema oxida el agua a oxígeno molecular, tomando electrones de ella. De este modo la atmósfera de la Tierra constantemente es enriquecida por el oxígeno. Los electrones excitados son transferidos a lo largo de la cadena de moléculas de proteínas, para proporcionar su energía a los procesos metabólicos de las plantas, y de los animales cuando éstos se alimentan directa o indirectamente de las plantas.

Posteriormente, como consecuencia de la entrada de electrones en el dióxido de carbono, el agua, nitratos, sulfatos y otras sustancias relativamente simples, se crean compuestos moleculares más complejos: carbohidratos, grasas y ácidos nucleicos. El fenómeno de transferencia intermolecular fue descubierto por J. Weiss en 1942, y el modelo cuántico-mecánico de este proceso fue desarrollado en 1952-1964 por R.S. Mulliken. Estas moléculas son las sustancias nutritivas principales para los heterótrofos, los organismos incapaces de elaborar su propia materia orgánica a partir de sustancias inorgánicas. En el curso de los procesos catabólicos (de liberación de energía), se libera la misma cantidad de electrones que la capturada en la fotosíntesis. Los electrones liberados por el catabolismo son transferidos al oxígeno molecular por la cadena respiratoria de las mitocondrias. Aquí la oxidación permite la síntesis de ATP. Esto proporciona un suministro de energía para todos los procesos de la actividad vital en animales y seres humanos. En el lado opuesto del ciclo, las plantas oxidan el agua convirtiéndola en oxígeno molecular, tomando electrones de ella. Así, la atmósfera de la Tierra es constantemente enriquecida por el oxígeno.



tradicional



Plantas Usadas En Medicina Tradicional China



hierbas


La medicina tradicional china usa dos métodos principales para abordar los desequilibrios energéticos del cuerpo: la acupuntura y las plantas medicinales. Algunas Plantas Y su uso son:


ABEDUL: Diurético y depurativo

ABETO: Afecciones respiratorias: resfriados, gripe, bronquitis, enfisema, asma (ver precauciones y contraindicaciones), faringitis, sinusitis; infecciones de las vías urinarias: cistitis, uretritis, ureteritis, pielonefritis. El aceite esencial, tópicamente

AJENJO:
Febrífugo, antiséptico, diurético

AJO: Hipotensor, antiséptico, estimulante, antivermífugo

ALBAHACA: Antiespasmódica, antiséptica intestinal

ALBARICOQUERO: Estreñimiento, avitaminosis, convalecencia. En uso tópico, como hidratante cutáneo en dermatitis, pieles secas, envejecimiento cutáneo, ictiosis.

ALCACHOFERA: Diurética, arteriosclerosis, anemia

ALGARROBO: Regulador tránsito intestinal, antidiarréica.

ALISO: Diarrea, disquinesia hepatobiliar. En uso externo: estomatitis, parodontopatías, faringitis, vulvovaginitis, heridas, ulceraciones cutáneas, inflamaciones osteoarticulares, mialgias, contracturas musculares.

ALOE: Acíbar: Estreñimiento ocasional, limpieza intestinal previa a exploraciones o a intervenciones quirúrgicas, disquinesia hepatobiliar. Parénquima: Eczemas secos, escoceduras e irritaciones cutáneas, quemaduras, acné, heridas y úlcera.

ALPISTE: Hipercolesterolemia, prevención de la arteriosclerosis. Estados en los que se requiera un aumento de la diuresis: afecciones genitourinarias, hiperazotemia, hiperuricemia, gota, hipertensión arterial, edemas, sobrepeso acompañado de retención de líquidos

BERENJENA: Hipercolesterolemias, arteriosclerosis, disquinesias hepatobiliares.

BORRAJA: Sudorífica, depurativa, emoliente, pectoral

BOJ: Antireumático y laxante

CACTUS: Antiguamente usado en el tratamiento de la angina de pecho, coronaritis, palpitaciones, insuficiencia cardíaca congestiva.

CAFÉ: Astenia psico física, hipotensión arterial, bradicardia, disquinesias biliares, estreñimiento, bronquitis, intoxicación por opiáceos, depresión cardiorrespiratoria. Adiposidades localizadas (celulitis).

CALABAZA: Parasitosis intestinales: oxiuriasis, ascaridiasis. Cistitis, prostatitis, hipertrofia benigna de próstata. Insomnio.

CALÉNDULA: Antiinflamatoria, antiséptica, cicatrizante y sudorífica

CANELA: Inapetencia, dispepsias hiposecretoras, meteorismo, espasmos gastrointestinales, colitis, gastritis, bronquitis, enfisema, bronquiectasias, asma, amenorrea, dismenorrea. En uso tópico: parodontopatías, dermatomicosis, otitis, vulvovaginitis.

CASTAÑO: Estomatitis, parodontopatías, faringitis, bronquitis, tos irritativa, gripe, resfriados, diarreas.

CEBADA:
Diarreas, hiperlipemias, arteriosclerosis, hipotensión, cistitis, litiasis renal. Diabetes. En uso tópico (harina): forúnculos, abscesos e inflamaciones osteoarticulares, mialgias, contracturas musculares.

CEBOLLA: Edemas. Diabetes tipo II. Infecciones de diverso tipo. Prostatismo. Hipercolesteremias, hiperlipidemias, prevención de aterosclerosis y tromboembolismos. Bronquitis, asma. Parásitosis intestinales.

CEDRO: Afecciones de las vías respiratorias: faringitis, bronquitis, sinusitis, gripe, catarros.

CEREZO: Frutos: Fragilidad capilar y estados congestivos venosos: varices, hemorroides, flebitis, tromboflebitis. Pedúnculos: Oliguria, edemas, cistitis, urolitiasis, reumatismo, resfriados, gripe.

CILANTRO: Aperitivo-eupéptico (aceite esencial). Carminativo (aceite esencial). Espasmolítico (aceite esencial). Analgésico local (aceite esencial). Estrogénico (aceite esencial). Antiséptico (aceite esencial). Fungicida (aceite esencial).

CIPRÉS: Enuresis nocturna. Afecciones venosas: varices, hemorroides, flebitis, tromboflebitis. Metrorragias, disturbios menopáusicos. Diarreas. Tos espasmódica o irritativa, faringitis, traqueitis, bronquitis. Heridas, úlceras varicosas.

FRAMBUESO: Hojas: diarreas. Cistitis, oliguria, litiasis renal. En uso tópico: heridas y ulceraciones dérmicas, bucales o corneales, blefaritis, conjuntivitis, parodontopatías, faringitis, dermatitis, eritemas, prurito, vulvovaginitis.

FRESA: Hojas, raíz: diarreas, enterocolitis. Estados en los que se requiera un aumento de la diuresis: afecciones genitourinarias (cistitis, ureteritis, uretritis, pielonefritis, oliguria, urolitiasis), hiperazotemia, hiperuricemia, gota, hipertensión arterial.

LAUREL: Anorexia, dispepsias hiposecretoras, espasmos gastrointestinales, meteorismo, bronquitis crónicas, enfisema, asma. Tópicamente: estomatitis, faringitis, sinusitis; el aceite obtenido de los frutos ( manteca de laurel ), en inflamaciones, osteoporosis

LAVANDA:
Meteorismo. Excitación nerviosa (insomnio, ansiedad, neuralgias, náuseas, vómitos, migrañas). Infecciones respiratorias (faringitis, bronquitis) y uro-genitales (vaginitis, cistitis, orquitis). Taquicardias. Insuficiencia biliar. Cólicos y espasmos digestivos. dolores reumáticos, neuralgias, estomatitis, pediculosis.

LIMONERO - LIMÓN: Fragilidad capilar, púrpuras vasculares. Hipertensoión, arteriosclerosis diabetes. Crisis hemorroidales, varices, tromboflebitis. Metrorragias. Retinopatías e hiperemias conjuntivales. Disquinesia hepatobiliar, diarreas. Infecciones respiratorias. Cólicos nefríticos.

LLANTÉN: LLANTéN: Gastroenteritis, diarreas, disenterías. Catarros, faringitis, traqueitis, bronquitis. Cistitis, pielonefritis, hematurias, metrorragias. Inflamaciones conjuntivales y nasales (blefaro-conjuntivitis, rinitis alérgica). Gingivitis. Ulceras varicosas. Prurito, eccema, urticaria, hemorroides.

MAÍZ: Afecciones de vías urinarias: cistitis, nefritis, cistopielitis, uretritis. Oliguria, litiasis urinaria, gota, edemas. Hipertensión arterial. Enuresis nocturna. Prostatitis. Ulceras gastroduodenales. Heridas. Alergias. Diabetes tipo II. Piorreas alveolodentarias.

MANZANILLA: Carminativa, antiespasmódica, antialérgica, emenagoga

MANZANO: Afecciones gastrointestinales: gastritis, gastroenteritis infantil. Estreñimiento.

MEJORANA: Dispepsias hiposecretoras, meteorismo, espasmos gastrointestinales, gastritis, úlceras gastroduodenales. Ansiedad, hipertensión, insomnio, jaquecas. Asma, bronquitis. En uso tópico: inflamaciones osteoarticulares, mialgias, coriza, sinusitis

MIRTO: Faringitis, laringitis, bronquitis, enfisema pulmonar, asma, rinitis, sinusitis. Cistitis, pielonefritis, prostatitis, uretritis. Tópicamente: otitis, vaginitis, hemorroides.

MORAL:
Frutos: estreñimiento, varices, hemorroides, flebitis, fragilidad capilar. Hojas: hiperglucemia, diarreas, heridas, ulceraciones dérmicas. Corteza: odontalgia, faringitis, estomatitis.

PAPAYO:
Dispepsias hipo secretoras, gastroenteritis, ulcus gastroduodenal, parasitosis, llagas, heridas, forúnculos, neuralgias.

PATATA: Gastritis, úlcera gastroduodenal. En uso tópico: quemaduras, eczemas, síndromes que cursen con prurito.

PEPINO:
Cistitis, urolitiasis, oliguria. En uso tópico, para los cuidados de la piel: cutis grasos, comedones, pieles sensibles, arrugas.

PEREJIL: Afecciones uro-genitales, cistitis, disurias. Dismenorreas, amenorreas Migrañas. Flatulencias, enterocolitis espasmódicas e inflamatorias. Bronquitis, enfisema, asma. Lactancia.

PIÑA: Dispepsias hiposecretoras, reumatismo, artritis, gota, urolitiasis, arteriosclerosis. Bronquitis, enfisema, asma, mucoviscidosis. En uso tópico: limpieza de heridas y ulceraciones tróficas.

POLEO: Dispepsias Meteorismo, cólicos gastrointestinales. Disquinesias hepato-biliares, colecistitis, colelitiasis, angio-colitis. Erupciones cutáneas.

TÉ: Astenia psíco física, diarrea, bronquitis, asma; coadyuvante en el tratamiento del sobrepeso y arteriosclerosis, hiperlipidemias. Los extractos de te y la teína se suele emplear tópicamente, al igual que la cafeína, en cremas y geles para reducir las inflamaciones.

TÉ VERDE: Astenia, hipotensión, diarreas, coadyuvante en el tratamiento de la obesidad. Hipercolesteremias, prevención de tromboembolismos. Migrañas. Celulitis, en uso externo.

TOMILLO: Tos irritativa y espasmódica, laringitis, bronquitis, asma, enfisema, gripe. Meteorismo, flatulencias, enterocolitis. Cistitis, prostatitis, uretritis, pielonefritis. Parasitosis intestinal . Metritis, salpingitis. Disquinesias biliares. En uso tópico: heridas, llagas, vaginitis, otitis, estomatitis, faringitis, sinusitis.

TRIGO: Salvado: estreñimiento, coadyuvante en tratamientos de sobrepeso, hiperlipidemias, urolitiasis, diabetes, diverticulosis, síndrome del intestino irritable. Salvado y|o harina (blanca o integral), en uso externo: Hematomas, contusiones

ZANAHORIA: Astenia, convalecencia, diarrea, gastritis, úlceras gastroduodenales, reumatismo, gota, lactancia, hemeralopia, miopía progresiva, retinopatías, envejecimiento cutáneo, dishidrosis, ictiosis, psoriasis, diabetes. En uso externo: eczemas.


china



acupuntura