Kombucha, el té extraordinario

Hola taringueros,

Recientemente una amiga me obsequió el "hongo" kombucha. Oí de él y su té hace como 15 años, cuando mi padre tomó el té para curarse de la poliglobulia; efectivamente él consiguió hacerlo, tiene el conteo de glóbulos rojos antes y después de haber hecho el tratamiento con la kombucha que lo confirman.

Ahora lo busqué para ayudar a otras personas con poliglobulia, pero leyendo sobre la kombucha me entero que es beneficiosa para otras enfermedades.


I - ¿Qué es la Kombucha?

A simple vista es una formación de aspecto gelati¬noso y color blanquecino, que crece en la superficie del té endulzado con azúcar, cuando se le ha añadido la substancia o substancias necesarias para iniciar el pro¬ceso de fermentación -un poco de té ya fermentado y/o un cultivo vivo- y siempre que las condiciones am-" bientales sean propicias para su desarrollo.
Aunque con frecuencia se le llama hongo, pues su aspecto y su textura le hacen parecerse a algunos hon¬gos que crecen sobre el tronco de ciertos árboles, la kornbucha no es un hongo, sino una colonia de bacte¬rias y levadura, que viven en una simbiosis perfecta y armónica.

Kombucha, el té extraordinario

II - ¿Cómo se prepara el té de Kombucha?

La receta para preparar la kombucha varía ligera-mente de unos autores a otros. Ni los ingredientes ni las cantidades necesarias son algo férrea y unánime¬mente aceptado. En general cada uno habla según su propia experiencia, que a su vez está mediatizada por sus propios gustos y sus necesidades particulares. Las instrucciones que doy a continuación son las usual-mente aconsejadas en los Estados Unidos para la pre¬paración del delicioso y milenario té.
Antes que nada es necesario tener listos todos los ingredientes y utensilios que se van a utilizar:
- Un cultivo sano de kombucha.
- Un cuarto de litro de té ya fermentado
- 250 gramos de azúcar blanca.
- Tres litros de agua.
- Seis bolsitas de té (o dos de tamaño familiar).
- Una olla grande de acero inoxidable, porcelana en buen estado o pirex.
- Un recipiente de cristal para realizar la fermen¬tación.

- Una cuchara de madera o de plástico.
- Un trozo de tela y una goma o elástico.
- Un colador
Al igual que ocurre con otros alimentos tradicio¬nales fermentados, como el yogur o el kéfir, para ini¬ciar la producción casera de kombucha es necesario contar con un cultivo vivo. Así, hay que disponer de un “hongo" o “madre" en buen estado y también de un poco de té ya fermentado. Aunque es posible iniciar el proceso con sólo té fermentado, o únicamente con un cultivo sin té (llamado también "madre" para diferen¬ciarlo del cultivo “hijo” que surgirá a los pocos días de iniciada la fermentación), en estos casos el desarrollo es bastante más lento y el resultado incierto, multi¬plicándose el riesgo de contaminación con moho. Lo ideal es que algún amigo o conocido nos regale un cul¬tivo y un poco de té ya fermentado.

1. Hervir tres litros de agua -mejor si es destilada o purificada- en una olla esmaltada, de acero inoxi-dable o de cristal pirex. ¡Evitar cualquier utensilio de aluminio!

salud

2. Cuando haya hervido durante cinco minutos aña-dirle una taza de azúcar blanco (250 gramos apro-ximadamente) y dejar que hierva dos o tres minu¬tos más.

te

3. Quitar la olla del fuego e introducir seis bolsitas de té negro (o dos bolsas de tamaño familiar) que no tengan grapas metálicas.

hongo

4. Dejar que el té repose en el agua entre 15 y 20
minutos,

kombucha

5. Transcurrido ese tiempo sacar las bolsas de té y dejar que el líquido se enfrie. Cuando haya alcan¬zado una temperatura cercana a la del medio ambiente, pasarlo al recipiente donde se va a fer¬mentar.

Kombucha, el té extraordinario

6. Añadirle un vaso de té ya fermentado.

salud

7. Colocar con cuidado el cultivo sobre la superficie del líquido, con la parte más fina hacia arriba y la más rugosa y obscura hacia abajo. No importa si se hunde.

te

8. Colocar la tela sobre la boca del recipiente de fer-mentación y sujetarla firmemente con una goma o elástico.

hongo

9. Situar el recipiente en un lugar tranquilo, donde no reciba humo de tabaco, esporas de plantas ni los rayos directos del sol y dejarlo reposar entre 8 y 14 días, dependiendo de la temperatura ambiental. Durante la fermentación, desprenderá un cierto olor ácido o incluso avinagrado, es necesario tener¬lo en cuenta a la hora de seleccionar el lugar donde se va a dejar. Una vez en dicho lugar, no es conve¬niente moverlo, pues ello puede alterar y retrasar el proceso. Durante la fermentación el azúcar es des¬compuesto por la levadura y convertido en un gas (CO2), varios ácidos orgánicos y otros compuestos químicos, siendo el conjunto de todo ello lo que da al té de kombucha su característico sabor,

kombucha

10. Entre 8 y 14 días después (en climas templados) se podrá ya cosechar el delicioso té. Al quitar la tela veremos que en la superficie se ha formado otro cultivo (el “hijo", si el primero quedó arriba tal vez ahora estén los dos pegados y será necesario separarlos. Se puede medir el PH del líquido cada pocos días (en las farmacias o droguerías venden unas tiritas de panel a este fin) para cosecharlo en el momento apropiado según el gusto particular de cada quien, pues unos lo prefieren más dulce y otros mucho más ácido.

Kombucha, el té extraordinario

11. Pasar el té a botellas o frascos y guardarlo en el fri¬gorífico (se puede colar si se desea). Las botellas no deben llenarse hasta .arriba y es conveniente uti¬lizar tapones de corcho o de plástico sin rosca, para evitar que a causa del gas carbónico pudieran esta¬llar. Aunque a menor ritmo, el proceso de fermen¬tación sigue en el frigorífico. No olviden dejar un 30% del líquido fermentado para añadirlo a la nue¬va fermentación.

salud

12. Iniciar todo el proceso de nuevo. Para la siguiente fermentación se puede utilizar indistintamente el cultivo nuevo o el viejo. El sobrante se desecha (mejor no tirarlo en el WC, pues según algunos podría seguir creciendo y llegar a taponar los dre-najes) o bien se le puede regalar a alguien que esté interesado en iniciarse en la kombucha.

te


Si quieren saber más de la kombucha, les comparto un libro que me tomé el trabajo de digitalizar de unas fotocopias que me dieron junto con el "hongo". Hace 2 semanas que empece a cultivarlo y van algunos dias que estoy tomando el té, ya les contaré cómo me sienta.


René.


Aquí están dos sitios para bajar el libro, pesa 400 kB en PDF.

Neil Stevens - Kombucha (el té extraordinario) (Servidor Freewebs)

Neil Stevens - Kombucha (servidor Galeon)

Fuentes de Información - Kombucha, el té extraordinario

El contenido del post es de mi autoría, y/o, es un recopilación de distintas fuentes.

Tags: salud | te | hongo | kombucha

Dar puntos
8 Puntos
Votos: 0 - T!score: 0/10
  • 1 Seguidores
  • 1.646 Visitas
  • 1 Favoritos

3 comentarios - Kombucha, el té extraordinario

@Rokydo Hace más de 2 años
Te recomiendo lo decores, asi es mas vistoso
@Robicombi Hace más de 2 años +1
te doy +5 ponele fotitos o algo asi para que sea mas vistoso. saludos!