Mantras, de Susana Zugman

EL PODER CURATIVO DE LOS MANTRAS


Comencemos por definir qué es un mantra

Mantra significa ‘instrumento de la mente’.
Esta palabra ´sanscrita se refiere a una práctica muy usada en el budismo. El budismo es una filosofía y una religión que nació en la India 2600 años atrás.
Los mantras son sílabas o palabras plenas de significado que se cantan repetidamente por un espacio de tiempo variable. Son una técnica de meditación.

Entonces, los mantras pueden ser sílabas, o palabras, o palabras en breves frases, que se cantan repetidamente, a veces por 10 minutos, media hora, todo un día, o durante varios días en ciertas ceremonias budistas.

Los mantras budistas tienen un profundo significado.
Fueron dados y transmitidos por sabios seres iluminados y tienen el poder de transformar la mente (los mensajes de la mente, o sea, los pensamientos conscientes e inconscientes, y también, aunque son más fijos, la mente de las fórmulas orgánicas del cuerpo).
Estos mantras tienen poderes curativos.

Igual sucede con los ‘mantras’ (aunque no se denominan así), o sea, con las palabras que cantan cabalistas hebreos para lograr profundos estados de meditación y la percepción de lo más elevado y universal.

Muchos rezos religiosos de diferentes religiones son ‘mantras’.

Gregory Bateson (brillante científico epistemólogo, demostró muchas de las características de la ‘mente biológica’, porque todo lo que es vida tiene mente=información), señaló que el poder de los rezos es en parte por la mente consciente; pero fundamentalmente por la mente inconsciente, o sea desconocido por la consciencia y profundamente enraizado.
Repito: el rezo o mantar tiene efecto cuando el mensaje está no solo en el deseo o mente consciente sino fundamentalmente también en la mente inconsciente. Eso tiene que ver con la fe.
Si un mantra lo cantamos con toda la fe (inconsciente), con toda la creencia profunda y el sentimos su mensaje como una verdad, su efecto se logra.

Bateson demostró la importancia de la fe no solo en la religión sino en todás las acciones que debemos realizar automáticamente, y que si las pensáramos perturbarían su realización.
Funciones como la vista, lo que vemos en el mundo externo (que en realidad es una imagen mental); o acciones que debemos realizar automáticamente, funcionan efectivamente si hay fe, o sea, si confiamos totalmente en su validez sin pensar (como caminar).
Para mayor información sobre este tema leer ‘Angels Fears’, de G. Bateson.

En este post voy a exponer y desarrollar algunos mantras budistas tibetanos.
Las explicaciones teóricas de esos mantras y el significado de los mismos, son una selección de ideas de A.Govinda, Lama budista de origen alemán, de Tartang Tulku, Lama budista tibetano creador de la Organización Nyingma, radicado en California, USA, de H. Güenter, erudito alemán en temas de budismo.


Crear un mantra personal

Veamos primero cómo muchos de nosotros podemos crear un mantra personal sin estar adheridos a la práctica de una religión, sea esta católica, judía, budista, etc.
Se trata de crear un mantra personal usando un idioma que entendemos. Podemos beneficiarnos mucho usando un mantra que para nosotros tiene significado, ya sean sílabas o palabras o breves frases plenas de significado para nosotros, por ejemplo, un rezo de deseo de transformación de una idea o de una pauta corporal negativa.
Puede ser una sílaba, o sea un sonido donde ponemos un sentimiento positivo, amoroso, y lo sentimos con todo nuestro ser, entonces también con el inconsciente (es como cuando una información está guardada en el disco duro de la computadora).
Todo eso cantado en un ritmo con el que nos podemos conectar con toda nuestra mente, cuerpo y alma.
Y hacer esa práctica durante un cierto tiempo. Puede ser media hora o durante un tiempo de espera angustioso, etc.

Repito un mantra funciona si comprendemos su significado y si tenemos fe, o sea, cuando el mensaje tiene una inscripción inconsciente, y si ponemos toda nuestra mente y corazón en su mensaje.

Estos ‘mantras personales’ puede ser que no tengan el ‘poder’ que se le atribuye a ciertos mantras budistas dados por seres iluminados, pero sí ayudan a tranquilizar y calmar la mente, a positivizarla y a otorgar fuerza en momentos de tristeza, de peligro o de temor.
Ayudan a esperar que pase un mal momento.


Repito, Mantra Significa ‘instrumento de la mente’.
Pero hay muchas personas que en una práctica o ceremonia religiosa trabajan con un mantra sin usar ni el pensamiento ni la mente. Simplemente repiten sílabas y palabras en un idioma sin averiguar su significado. Farfullan ciegamente, esperando que algo suceda.
Es que asisten y se afilian a disciplinas budistas, hinduistas, chinas, japonesas, etc. y repiten palabras en un idioma que no comprenden porque así se les indica en esas ceremonias.
También muchos que practican la religión católica o judía por obediencia a un mandato, pero rezan sin conectarse con la mente y el corazón en el significado e intención del mensaje; rezan distraídos y pensando en otras cosas. O en latín o hebreo sin averiguar el significado de las palabras.

Recordemos: los mantras budistas fueron creados por sabios maestros iluminados, tienen un sentido y una significación intrínsecos, no son una fórmula mágica.
Dije antes que lo mismo vale para las palabras ‘mántricas’ transmitidas por sabios cabalistas hebreos ‘iluminados’.

Un mantra budista entonces revela conexiones que van más allá de lo que puede literalmente explicarse con palabras. Podemos compararlo con la música, que también tiene una significación y un sentido que no puede expresarse en palabras
Pero comprender su significado, su mensaje, es importante para que sea efectivo su uso. Debemos poner la intención, el corazón espiritual, la fe en su mensaje.
Así es como un mantra puede curar, pues todo es en última instancia mente-información.
Vida, biología, sus fórmulas constitutivas, son mente.

La característica diferencial de una célula o un pensamiento es básicamente su mente-información, su fórmula particular.

En el Tibet se usan mantras para ayudar a la curación de la mente y el cuerpo.
Así es también como muchas veces placebos tienen efecto. Claro, eso es cuando la información-enfermedad no es orgánica; pero como siempre hay un componente mental-psicológico no orgánico, un placebo puede mejorar el cuadro. Es la fe puesta en la idea de que ‘es un remedio real que cura’.

Una célula cancerígena es una fórmula dañina que reemplaza la fórmula sana. Entonces un mantra con un intenso mensaje curativo inconsciente puede ayudar a transformar la fórmula, o al menos ayudar al mejor resultado de los medicamentos. Pero nuevamente aclaremos que mensajes- fórmulas biológicas, físicas, son ‘programación dura’ o sea, difíciles de modificar solo con mente.

La fe es mejor que sea con comprensión, inspirada en una sabiduría buena para uno y los demás, y no una fe ciega que puede ponerse a veces en ideas dañinas. Por ejemplo un adicto, o un racista, tienen fe ciega en lo que sus emociones-deseos les dictan, pero están inspiradas en ideas destructivas para uno o los demás.



Algunos mantras budistas.

Cuando hablamos de los mantras budistas debemos distinguir entre los mantras bija (bija significa semilla) y los mantras mixtos.


La naturaleza de los mantra bija antecede al lenguaje. Por ejemplo tenemos los mantras ‘bijas’: OM AH HUM.

Voy a explicar ahora qué significa y cómo practicar el mantra OM-AH-HUM, pues es muy rico su significado y su raíz es universal. Puede entonces ser practicado por todos pues su sonido es el sonido de la Realidad Básica (de la que surge todo lo existencial) y el sonido de la comunicación universal.

Ninguna de estas sílabas (OM-AH-HUM) tiene un significado real pero sin embargo están conectados a determinados significados.
Cada uno es la expresión de una forma de movimiento, de un fenómeno energético-mental; son mente y energía.

Los fenómenos existenciales tienen sonido, luz, color.
Y el sonido se expresa en las letras. Mente información se puede expresar con letras que forman sílabas y palabras.

De la naturaleza básica de la realidad, que en las religiones teísticas es Dios, en términos de la física moderna está formada por Espacio, Tiempo y Mente Absolutos indisolublemente unidos.
Esta Totalidad Básica (Dios) sin divisiones es de donde surge la existencia de nuestro universo y los planetas, y todo lo que existió, existe y existirá. El universo es una continuidad de la Realidad Básica.
El sonido de cada uno de esos fenómenos: lo Básico y lo existencial, puede ser el OM el AH y el HUM.
‘Negar lo Básico (o Dios) es decir que no hay continuidad, que no hay matriz de la mente y de lo existencial, no hay pauta en la cosa de la que estamos hechos’ (Gregory Bateson).

Repito, los mantras bija fueron percibidos y transmitidos por Maestros ‘iluminados’, o sea, seres como el Buda que percibieron lo Básico (experiencia llamada Iluminación) y el sonido de sucesos-movimientos existenciales.

Se puede percibir que el mantra OM es abarcador, universal (como Dios o la Realidad Básica), circular. Se lo puede sentir, al cantarlo, alrededor del espacio rodeando y entrando por la cabeza.
En el budismo el mantra OM tiene una ubicación definida, solo puede ser usado al comienzo, y el HUM al final de un mantra mixto.
La razón es que OM y HUM tienen direcciones distintas de movimiento. El OM representa el nivel universal que todo lo incluye, mientras que el HUM se sumerge en fondo de nuestro corazón, de nuestro centro espiritual, lo podemos sentir en el cuerpo.
Dicho de otra manera se mueve del plano universal al individual.
Solo podemos experimentar lo universal como individuos. La individualidad es por lo tanto tan importante como la universalidad.

El OM y el HUM pueden comparase con el contrapunto musical: uno arriba abarcando todo y el otro en las profundidades donde tiene lugar nuestra experiencia.

El Buda señaló que ninguna experiencia trascendental es útil mientras no podamos anclarla, o sea, ponerla en práctica.
Por lo tanto, si queremos realizar lo universal dentro de nosotros mismos, que se manifiesta como OM en nuestro centro más alto, tenemos que experimentarlo en lo profundo de nuestro corazón pues allí es donde tenemos las experiencias más profundas.

Entre el OM y el HUM que simbólicamente forman una línea vertical, hay un movimiento de sonido que es muy diferente, y que –para permanecer en la metáfora- forma un movimiento horizontal: se trata del AH.
En el OM AH HUM, el AH expresa primariamente las cualidades del lenguaje: el pensamiento, las ideas, los conceptos, en suma, todas las cualidades humanas necesarias para crear una cultura.
Por lo tanto se asigna el AH al centro del lenguaje, al de la garganta, y de ahí viene su importancia en el OM AH HUM: porque sin lenguaje, sin pensamientos, ideas, conceptos, sin palabras ni términos, no podríamos comprender ni expresar lo que estamos experimentando.

Cantar en forma audible o silenciosamente el mantra OM AH HUM; con nuestra consciencia en todo lo que significa y nuestro corazón en ello, tiene efecto calmante, curativo; nos conecta con todo.

¿Cómo proceder?

Puede ser inspirando aire profundamente, con la atención en la sensación física de la inspiración en todo nuestro cuerpo, y sacar el aire con el sonido de OOOOMMMMM-AAAHHHHH-HUUUMMMM, sintiendo la vibración y presencia del sonido en el espacio y en la cabeza (el OM), en la garganta el AH y en el corazón, el cuerpo, el HUM.

O puede ser separados: inspirar y sacar el aire con el OM, inspirar y sacar el aire con el AH, inspirar y sacar el aire con el HUM:

Eso durante 5 o 15 minutos o más tiempo. Cinco minutos por día con toda nuestra mente y sentir en esa práctica tiene efecto positivo.


Ahora voy explicar brevemente dos mantras mixtos budistas.
El primero se asocia a Avalokiteshvara (no fue una persona en particular, sino una deidad representada con los mil brazos abarcando y otorgando compasión a toda la humanidad). Es el sentir de la Sabiduría plena con el corazón, la compasión.
Es el OM MANI PADMA HUM.
Es un mantra mixto, o sea, además de las bijas contiene otras palabras entre el OM y el HUM.
La traducción de las dos palabras intermedias entre las bijas es: ‘la joya en la flor de loto’.
¿Quien es la joya? Por un lado es el Buda, el Dharma (las enseñanzas del budismo) y el Sangha (todo los seres budistas).
Por otro lado la gema preciosa es el Buda como corporización de su iluminación realizada que, aunque nosotros no logremos ila experiencia plena de la Iluminación, la posibilidad de lograrlo es un potencial de nuestro ser.
Padma es un locativo, significa ‘en la flor de loto’, o sea dentro del corazón; no el corazón anatómico, sino el espiritual más profundo.

Repito: lo más importante en el canto de un mantra, es nuestra comprensión y entrega a su significado, sintiendo y con toda la atención en su canto.

Más sobre el significado y acción de los mantras: mantras son sonidos llenos de significados.
Mantra en sánscrito se refiere a una capacidad cognitiva y de ayuda. ‘Man’ es: imprimir un profundo entendimiento y ‘Tra’ es ayuda.

La luminosidad de la sabiduría plena esta presente en el OM-AH- HUM, en sus colores asociados: Blanco, rojo azul, en los centros mento-corporales: mente-cabeza, habla-garganta, cuerpo-corazón.

Todos los sonidos tienen un potente efecto en nuestro cuerpo y mente.
Puede suavizarnos y satisfacernos, o puede tener un efecto disarmónico.

El sonido del mantra, puede aquietar la mente, relajar el cuerpo y conectarnos con una energía curativa natural.

Las energías curativas despiertas por el mantra son inherentes de la mente toda: consciente e inconsciente, pensante o química y biológica.
En la tradición budista las fuerzas positivas están representadas por deidades, como Avalokiteshvara en el OM MANI PADME HUM.
Este mantra transforma emociones negativas y sufrimiento. El sonido del mantra puede aliviar el cuerpo y la mente.

El otro mantra mixto budista es de origen tibetano, el mantra de Padmasambava, el ser iluminado que introdujo el budismo en el Tibet en el 700 de nuestra era.
Es el mantra: OM AH HUM VAJRA GURU PADMA SIDDHI HUM.
Vajra Guru es el Buda primordial, irradiando brillantemente, como un diamante indestructible, puro y transparente; es la Sabiduría Plena. Y Padma Siddhi es el centro espiritual de nuestro corazón, es el acompañante de la Sabiduría plena del Budismo Tibetano, la Compasión.
Sabiduría Plena (comprender lo Básico de lo que todo surge-Dios en las religiones teísticas) y Amor a la vida y a todos.

Este mantra es antídoto de confusión y frustración, de ansiedades, de la confusión emociona de los seres humanos.
También cantado en un ritmo rápido y musical tiene un efecto muy positivo y energizante.

La práctica de los mantras es especialmente valiosa porque es simple y directa. Lo que debemos hacer es relajarnos, y repetir las sílabas del mantra silenciosa o audiblemente, conectados profundamente con el mensaje-‘rezo’ del mismo.
Es una práctica muy útil para personas que no pueden moverse.
El cantar por solo 5 o 15 minutos por día, tiene un efecto curativo en cuerpo y mente.
Cuanto más se repite el mantra, con toda nuestra mente y sentir en ese ‘rezo’, mas poder se activa.

En el Tibet los mantras se usaron para curar enfermedades, en general en conjunción con otros tratamientos médicos.

Cantar un mantra nos puede ayudar también a mantener la atención plena en todas nuestras actividades, concentrados y sintonizados con la experiencia.
Cantarlo silenciosa o audiblemente abre y transforma estados emocionales, ayudándonos a tratar cualquier situación con mayor claridad.
El Vajra Guru mantra de Padmasambava es especialmente beneficioso para estos tiempos problemáticos, pues calma y transforma tensiones y ansiedades tan comunes ahora.

Resumiendo: primero hay que entender y poner la mente y el corazón, la fe, en el mensaje del mantra, y así cantarlo.




Visitá mis anteriores posts

"Meditación, de Susana Zugman"
"Adicciones"
"Cómo curarnos mente, emociones, cuerpo y conducta"
"Salud Humana - Conocimientos que curan la mente y el cuerpo"

Podés encontrarlos a través del siguiente link:

http://www.taringa.net/Susana_Zugman/posts

3 comentarios - Mantras, de Susana Zugman

@bruno_tatengue
Estas lecciones la da usted señora? ..
Estuve viendo en el libro naranja de Osho , decía que la meditación de la mujer tiene que ser distinta a la de hombre , al igual que los mantras .. Solamente por que decía que el hombre y la mujer son dos entidades y cuerpos distintos ...


MUY BUEN POST , BUENA INFO